Manuel Benito de Valle realiza su primera película de ficción, No te supe perder, tras el estreno de su ópera prima, el documental ‘Knockoutkuba‘. El tema principal de la película es el maltrato físico y la violencia de género. El reparto está encabezado por Marisol Membrillo, conocida por películas como ‘Viaje al cuarto de una madre‘ y ‘Magical Girl‘.  Estreno el 22 de febrero en España.



‘No te supe perder’

No te supe perder

Ficha Técnica

Título: No te supe perder
Título original: No te supe perder

Reparto:
Marisol Membrillo (Lucía)
Aníbal Soto (Roberto)
Hieman Casado (Yann)
María Luisa Barrera (Lola)
Elena Rodríguez (Marga)

Año: 2018
Duración: 94 min
País: España
Director: Manuel Benito de Valle
Guion: Manuel Benito de Valle y Salvador Navarro
Fotografía: Manuel Benito de Valle y Manuel León Caballero
Música: Alvaro Rodríguez Barroso
Género: Drama Thriller
Distribuidora: LovetheFrame

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

La perfecta vida de Lucía se desmorona la noche en que es maltratada por su marido. Su éxito laboral como psicóloga, la estabilidad de su perfecta familia y la supuesta felicidad que debería regir su vida, desaparecen y dan lugar a un vacío profundo y oscuramente sensual.

Esa noche maldita se cruza con Yann, un joven radiante y seductor que sufre de su propio éxito con las mujeres. Él busca llenar su particular vacío con un tipo diferente de amor, quizás imposible, que aleje de su mente los fantasmas de un pasado familiar tormentoso.

La familia y amigos de estos dos personajes se entrecruzan en un mosaico de amor, secretos y venganzas, en el que -narrado en clave de thriller- se ahonda en las consecuencias y daños colaterales de la violencia de género. (LOVETHEFRAME)



No te supe perder

Desbocados y sin rumbo

No te supe perder es una película engañosa, que a primera vista puede parecer que bebe del carácter independiente y que puede ser una gran sorpresa como ya han mostrado otras producciones españolas como ‘Techo y comida’, pero no es así. Se puede percibir que la composición narrativa y técnica no están bien planeadas y se nota cierto carácter amateur y no por el presupuesto, sino por la poca habilidad de creación artística del film. Un guion plagado de silencios, que se ven invadidos por diálogos vacíos y flojos que no aportan de forma positiva. En vez de adentrar al público en las entrañas de la emoción, termina por hacer un análisis superficial sobre el maltrato que, además, no se entiende por la confusión que produce desde su primera escena.

El guion es uno de los grandes enemigos del largometraje, dado que hay una planificación muy irregular que lleva por distintos caminos al espectador y no termina de hilar bien el efecto dramático y coherente de la historia. Se entremezclan las tramas principales y secundarias sin llegar a poder discernir qué es lo que intenta contar. Queda muy débil el planteamiento de un mensaje tan fuerte. Apenas se hace un recorrido profundo sobre los personajes y sus historias. El bagaje narrativo junto con el análisis psicológico son bastante limitados. Se ve poco riesgo, poco desgarro y tampoco cumple con el objetivo de entretener. Desgraciadamente, desde sus primeras escenas va hacia abajo y sin frenos. Una buena idea que ha sido mal ejecutada y en resumen, no se entiende la intención ni cuál es la historia realmente. Demasiado confusa.

No te supe perder

El arte brilla por su ausencia

No te supe perder cuenta con Marisol Membrillo, acompañada por una selección de actores más desconocidos. Desgraciadamente, todos presentan interpretaciones carentes de calidad artísticas, muy sobreactuadas y plastificadas. El lenguaje no verbal es terrible, una falta de la utilización de los espacios excesivas, incluido el diálogo; no tiene una entonación dramática acorde a lo que se plantea transmitir con las palabras. Hieman Casado, como Yann, ofrece un espectáculo interpretativo bastante criticable y muy mejorable y es sin duda, el actor que ejemplifica a la perfección el poco cuidado de la dirección actoral. No hay una intención de convencer, no se busca emocionar. El resto del reparto está a la altura de Casado. Una oportunidad perdida para buscar nuevos talentos y en la que ninguna actuación será recordada.

Aníbal Soto, como Roberto, es el único actor que se salva en la varias partes de sus interpretaciones. Es capaz de dar credibilidad a su personaje, crea una conexión con la obsesión y la contrariedad. Es el único que sí se entrega a la actuación. Sin embargo, no es suficiente, dado que no está en él el peso del film. Es un eslabón más. La falta de naturalidad y realidad se ve aumentado por el precario doblaje que hay en el film, que se percibe demasiado plástico. Da la sensación de estar viendo un producto de serie Z con un doblaje de bajísima calidad. Los actores de doblaje terminan por enterrar la poca capacidad artística del elenco y su expresión artística parece una burla en sí misma. Una caricatura interpretativa que deja constancia de la dejadez de la producción y dirección sobre el resultado final.

No te supe perder

El entramado liado

La estructura de No te supe perder viene marcada por una frase que marca el relato de los distintos personajes que convergen en la narración. De forma fallida, se ve la intención de querer crear la tela de araña que tan bien ha funcionado en otras producciones como ‘Amores perros’. Sin embargo, la falta de sustancia y la mezcla de historias, mal unidas, hace que se pierda el foco y el interés. El uso desmesurado del narrador muestra todavía más las flaquezas con las que cuenta el libreto. El montaje se convierte en un sinsentido en varios momentos del metraje. La longitud de cada episodio se ve menguada según pasa el metraje, terminando por convertirse en pequeños clips de intercalados de imágenes. Muy mejorable.

Mencionar que el protagonismo pasa de un personaje a otro de una forma irregular y abrupta, resolviéndose con un final que no es predecible, pero está sacado de la manga y no aporta nada. A nivel técnico, la dirección de fotografía no es tan terrible como los elementos narrativos e interpretativos, pero tampoco se salva de tener una imagen que no sigue un patrón y además, no da una imagen bien construida. Hay planos cortados y un movimiento de cámara que no termina de convencer. Sobre la dirección artística y puesta en escena, se plantea un escenario costumbrista de una Andalucía actual y sin mayor intención de ir más allá con la personalidad del espacio. Incluso, hay escenas, como la del bar entre Rocco y Yann, que se nota la falta de presupuesto y de composición artística del lugar. Un “cuadro” técnico.

No te supe perder

Conclusión

No te supe perder podría haber sido una idea interesante a desarrollar sobre las entrañas del maltrato desde distintos prismas, pero en ningún momento consigue ejecutarse positivamente. Desde el comienzo se puede ver la falta de planificación y profesionalidad de la producción y la dirección. Un guion terrible que realiza una encrucijada de la que no saben salir ni ellos mismo.

Crea confusión y aburrimiento en el espectador a niveles altos. Unas actuaciones muy limitadas e incluso, poco naturales y muy sobreactuadas. Un sinsentido de película que termina como empieza, confusa y a trompicones. Irregular, de baja calidad y que no se encuentra un fin artístico ni de entretenimiento. Totalmente prescindible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí