Oda a Joy es una comedia romántica, aunque la explicación que sigue, no tenga nada de chistoso. Dirigida por Jason Winer se puede ver desde el 17 de mayo en Movistar.

Oda a Joy empieza explicando una enfermedad que se llama Cataplejía, y dice: “La Cataplejía, es un desorden neurológico qué provoca ataques repentinos de debilidad muscular.” Corte. De repente, aparece gente muy contenta, riendo en un día soleado. “La provocan emociones intensas como: el enojo, sorpresa o miedo; pero sobre todo…” La gente sigue súper contenta, riéndose, están todos vestidos de fiesta.    “ LA ALEGRIA.”

Finalmente, la cámara nos regala un plano general visto desde el cielo, donde vislumbramos la puesta en escena de un casamiento. En ese ambiente, aguardamos a nuestro protagonista y obvio, a su enfermedad.

La explicación del inicio, pone una bomba frente nuestros ojos y esperamos a ese personaje, que la haga explotar y… nuestro protagonista, Charlie, concuerda perfectamente con esa definición medica de la enfermedad. Su rostro, nos dice que en pocos minutos, vamos a ver la primera explosión.



Oda a Joy

Crítica de ‘Oda a Joy’

Ficha Técnica

Título: Oda a Joy
Título original: Ode to Joy

Reparto:
Martin Freeman (Charlie)
Morena Baccarin (Francesca)
Melissa Rauch (Bethany)
Jake Lacy (Cooper)
Shannon Woodward (Liza)
Jane Curtin (Sylvia)
Ellis Rubin (Victor)
Adam Shapiro (Marvin)
Jackie Seiden (Jan)
Alex Perez (Fotógrafo de bodas)
Jason Altman (Banquero de alimentos)

Año: 2019
Duración: 97 min.
País: Estados Unidos
Director: Jason Winer
Guion: Max Werner (Historia: Chris Higgins)
Fotografía: David Robert Jones
Música: Jeremy Turner
Género: Comedia romántica
Distribuidor: Sony Pictures Entertainment Iberia

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Oda a Joy’ en VO sin subtítulos

Sinopsis de ‘Oda a Joy’

Charlie intenta no ser feliz porque, debido a una enfermedad, cuando siente alegría pierde el control sobre su cuerpo. Sin embargo, cuando la mujer de sus sueños se enamora de él, Charlie no sabe cómo evitar estar alegre.

Donde se puede ver la película



El peor regalo: la alegría

La alegría, es la verdadera arma fatal que lleva consigo Charlie, ya que no puede sentir alegría extrema. Para su pésima suerte, está en la boda de su hermana. A su lado, está su hermano Cooper, que lo mira y lo ve luchar contra la alegría, de ver tan feliz a su hermana y… la bomba explota y empieza la película.

Charlie no puede más de la emoción y cae desmayado, como nos prometieron. Generando un clima de asombro, horror y al mismo tiempo, de risas, porque sabíamos que iba a pasar, y pasó. De modo que nos reímos, sin culpa, de un evento tan desafortunado.

Oda a Joy

Buscando lo negativo de nuestro mundo

Cuando diariamente sale de su casa para ir a trabajar (una secuencia que se repite en toda la en toda la película) dónde saca el cable del celular, se pone la mochila y abre la puerta de la calle y sale a un mundo de alegría, que no puede soportar. Por esta razón y para salir triunfante de esta caminata cotidiana, llena belleza, le pone play en su celular a “Richard Wagner. Siegried´s Funeral (I) Arch”

El director y el guionista, crean inteligentemente, un mundo bello frente a sus ojos. Y cuándo lo vemos en la simple acción de caminar por la calle: nos genera suspenso, risa y al mismo tiempo, ternura. Porque sabemos que se va a desmayar de alegría. Frente a imágenes como: un perrito con una señora, un padre con sus hijos en hombros, un abuelo de la mano de su nieta, una embarazada que se le cae una bolsa y un hombre trata de ayudarla.

Oda a Joy

Mi médico me prohíbe ser feliz

Su médico, le ha prohibido que tenga emociones fuertes y sobre todo de alegría. Charlie vive sin alteraciones. Y está rodeado de gente tranquila y que realmente, lo quiere, como su hermano menor, Cooper, que lo cuida y apoya con palabras depresivas, muy gracioso el juego que hacen. Cooper, apodo de un perro que tenían, cuida como un perro de acompañamiento,  todo el tiempo a su hermano de las cosas bellas del mundo.

El director juega mucho con la mirada y el silencio del actor, que es excelente, tiene unos silencios de construcción de su enfermedad, como diciendo:¡¿ A ver si me entiendes?!  ¡Me pasa esto! La fotografía es muy cálida y esperanzadora, nos remite siempre al comienzo o de fin de algo, el color de las escenas en las calles, es siempre de amanecer o atardecer.

Martin Freeman, Morena Baccarin

Recursos efectivos

Es buenísima la foto de la boda de la hermana, y dura solo unos segundos en pantalla.  Recordemos que él, se desmayó en el medio de la ceremonia… y se despertó cuando ya todos se habían ido. En la foto grupal de la familia, lo sostienen desmayado como si estuviera muerto, y todos alegres alrededor. Una genialidad de segundos, muy efectiva.

Es muy acertado que Charlie trabaje en una biblioteca, es claro que allí, no sucede nada que lo pueda exaltar. Hasta que llega a la biblioteca, el personaje de Francesca, (se parece mucho a Ashely Judd cuando era joven) y su novio la deja en la biblioteca, ella se exalta y allí empieza nuestra comedia romántica. Francesca en ataque de furia empieza romper todo.

Martin Freeman, Morena Baccarin

Un romance sin muchas alteraciones

El director construye con la mirada en silencio de todos los personajes (casi diez personas en escena)  muy buenos tiempos de comedia, la mirada habilita la acción graciosa que va a venir. Charlie convence a Francesca para que no siga rompiendo todo y la alienta que rompa un libro de edición única, allí termina el momento de tensión donde hubiéramos pensado que quizás… se hubiera desmayado.

Vemos a nuestro personaje suspirar profundo con más frecuencia y en busca de cosas desagradables en el mundo exterior y dentro de sí mismo, como repetirse: delfines atrapados en una red, hambruna, hombre blanco rastras… parece que eso a él, le genera indignación, son cosas terribles y otras graciosas para algunos, ya que Charlie no tiene empatía con los hombres blancos que tienen rastras.  Pero a él le funcionan como algo desagradable.

Oda a Joy

Una enfermedad tierna

Según su hermano Cooper cuando le explica a Francesca porque se desmayo en la primera cita. La familia intenta tomar con la mayor gracia posible, lo que le sucede a Charlie.

Cooper repite frente al médico, que es adorable, pero el médico le dice: es una enfermedad provocada por la falta de hipocretina en su cerebro, es una señal química que nos mantiene despiertos a casi todos pero el cuerpo de Charlie, sufre un engaño y piensa que está dormido.

Los separadores de las secuencias y las elipsis de tiempo son secuencias muy cortitas de todas cosas bellas, que pasan en la ciudad, como pajaritos en una fuente sacudiéndose mujeres con globos, niños jugando y sonriendo en cámara lenta, la banda de sonido es muy buena.

Las profesiones de los hermanos

Ver a estos dos hermanos, en estos entornos como, una biblioteca, leyendo en tranquilidad. O que Cooper sea maestro de jardín de infantes, nos da un enfoque de sensibilidad distinto a los hombres, que siempre es bienvenido. El director muestra a nuestros dos personajes, en entornos de trabajo, como es sacar a pasear a los niños y niñas del jardín de infantes. Muy buena apuesta del guionista y director de hablar de mujeres haciendo un trabajo, que solo está destinado socialmente a mujeres.

Oda a Joy

Dos escenas muy interesantes

Para remarcar la escena cuando van a la casa de antigüedades y Francesca toca el órgano de tubos imitando una de las canciones de “El Fantasma de la ópera” y Charlie se pone una tela de capa, tapandose la mitad de la cara y cantando la opera: … el mundo no tuvo compasión conmigo… se reían a carcajadas. Es un momento muy alegre y como espectador esperamos que se desmaye.

Cooper se enoja ante tanta felicidad porque sabe lo que sigue y saca a Charlie llevándolo casi a las rastras mientras él se ríe con Francesca. El hermano tiene miedo y lo saca del lugar, ya que realmente, la está pasando muy bien y cuando la pasa muy bien, se desmaya y hasta se puede morir. Pero milagrosamente su cerebro no recibió la señal química de alegría y no sucede, nada.

Un lugar poco común para declarar el amor a una persona. Charlie necesita estar en lugares deprimentes, para que su incipiente alegría se vea aplacada.

Spoiler

Por eso decide declarar su amor en una sala de quimioterapia. Muy buena la puesta en escena que hace director, de dos personas enamoradas, que declaran su amor frente a todos enfermos terminales de cáncer y haciendo quimioterapia.

La escena podría ser un golpe bajo, pero esta muy bien, sale bien parado siempre, de esas secuencias que podrían ser herir susceptibilidades, pero que no lo hacen. Oda a Joy es una película inteligente.

[plegar]

Beethoven. Himno A La Alegria Sinfonia No 9 (Fragmento Coral)

Todos las desmayos que tiene Charlie, están filmados de una forma que no hace desagradable ni dramática, su enfermedad.  De hecho hasta parece placentera…  en cámara lenta. El último desmayo que tiene, es con música de Beethoven.

Podemos decir qué es el retrato de un personaje con una enfermedad desagradable ya que su propio cuerpo lo expulsa de la felicidad, pero esperanzadora, porque el personaje logra aceptar y manejar de una manera muy inteligente, la enfermedad. 

Oda a Joy posee un guión muy inteligente, con una muy buena dirección y un gran protagonista. Oda a Joy, es para reírse, para entrar en los pensamientos retorcidos de una persona que tiene una enfermedad retorcida e increíblemente, pasar un buen rato. Es una comedia, pero si nos queremos poner filosos, es un drama… pero pasado por alto, y esto es lo que la convierte en una película, muy interesante.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí