Vicente Bonet estrenó en 2016 el cortometraje Sputnik. Para el realizador fue su sexto trabajo cinematográfico. Ha estado en más de 130 selecciones y ya acumula un total de 30 premios, entre los que destacan los premios a mejor vestuario y a mejor fotografía en los Premios Fugaz, después, a mejor cortometraje en el Festival de Cine de Roswell, los premios a mejor diseño de producción y mejor interpretación masculina en el OutlantaCon Short Film Festival y también se alzó con el galardón a mejor cortometraje en los Blogos de Oro. Tanto el público como la crítica destaca el gran despliegue técnico que se observa en el cortometraje.



Sputnik

Crítica de ‘Sputnik’

Ficha Técnica 

Título: Sputnik
Título original: Sputnik

Reparto:
Nikita Yashchuk (Nikolay)
Sofía Feord (Sarah)
Oleg Kricunova (Comandante militar)
Amiran Terekhov (Control militar)

Año: 2016
Duración: 23 min
País: España
Dirección: Vicente Bonet
Guion: Vicente Bonet y Fiana Marín
Música: Pablo Cebrián y Francis Hernández
Fotografía: Guillem Oliver
Género: Ciencia ficción
Producción: The Social Dog Productions
Distribuidora: YAQ Distribución

Filmaffinity

IMDb

Cortometraje completo de ‘Sputnik’

Sinopsis de ‘Sputnik’

Sputnik nos presenta a Nikolay, un cosmonauta ruso que se convierte en el primer ser humano en salir al espacio, pero un fallo técnico le impedirá volver con vida. Mientras orbita en su cápsula a la espera de su trágico final un encuentro fortuito le cambia la vida. (YAQ DISTRIBUCIÓN)



Sputnik
Foto de The Social Dog Productions

Sueños como estrellas

Vicente Bonet estrenaba en 2016 Sputnik, un cortometraje que llevaba al espectador a la ferviente batalla por la conquista del espacio de la URSS y Estados Unidos. Sin embargo, el libreto se distancia de un relato de intrigas y poderes, para ofrecer un retrato más íntimo y cercano de lo que hay detrás de todos esos acontecimientos. A través de la piel de Nikolay, el guion de Bonet y Fiana Marín, teje una historia de superación, de batalla personal y de herencia familiar. Por lo cual, aunque ofrece pequeños matices del mecanismo del gobierno comunista ruso, tampoco se detiene en profundizar sobre ello. Gracias a este enfoque, se plantea desde una perspectiva distinta, recomendable para todo tipo de públicos, incluyendo a un sector más familiar y con un aura más positiva.

No obstante, esa luminosidad y esa ligereza narrativa, en ciertas ocasiones, se vierte en el tono, provocando que alguna secuencia sea más ingenua y blanca. Aun así, el resultado global es un mensaje de esperanza y de lucha continua, por lo que tampoco interfiere en la calidad del libreto. Es más, construye dos personajes que, pese a la distancia espacio-temporal, conectan muy bien con el público. Además, tiene ese punto tierno e inocente, que contrasta con el trasfondo complicado en cada uno de sus personajes. Por lo tanto, hay un buen equilibrio emocional, que hace que la audiencia entre en un ambiente cándido y distinto. Luego, por otra parte, destacar la oda a la diversidad, que se hace de una forma sutil, pero certera, aunque tenga ciertas pinceladas de sensibilidad lacrimógena, como sucede en títulos como “Un monstruo viene a verme” de J.A. Bayona.

Foto de The Social Dog Productions

El viaje sideral

Por otra parte, las interpretaciones protagonistas de Nikita Yaschuk y Sofía Feord son muy delicadas, sensibles y lo hacen de una forma totalmente orgánica. Además, entre los dos surge una sinergia que consigue hacer que el espectador empatice con ellos en todo momento. A ello hay que añadir que saben controlar el peso emocional del cortometraje y sacan partido para brillar interpretativamente. Luego, el resto de actores cumplen con su función dentro del espacio interpretativo, destacando la fuerza de Oleg Kricunova, que pese a no salir tantos minutos, se queda en la retina. Luego, uno de los elementos que hace de Sputnik un cortometraje recomendable es el despliegue técnico. Para comenzar, la dirección de fotografía guarda una calidad excelente, acompañada de una selección de encuadres y movimientos de cámara que aumentan ese atractivo visual. Es innegable que la forma de crear la imagen es magnetismo puro hacia el público.

Después, la dirección artística es otro gran regalo, cómo fabrica esos escenarios, dando mayor verosimilitud a la ficción que hay ante los ojos de la audiencia. Además, sería importante subrayar el desempeño artístico de vestuario, dado que encumbran el cortometraje con un detalle exquisito. Por otra parte, hay una buena composición sonora. La selección musical y los efectos de sonido son todo un acierto, envolviendo de una forma natural la imagen. Sin embargo, hay ciertos diálogos que no terminan de empastar como debieran. Después, el montaje es dinámico, en todo momento se encuentra en plena forma y no decae el ritmo. Incluso, el clímax se desarrolla de una forma muy personal. Únicamente hay alguna secuencia que ralentiza un poco la forma de ejecutar la acción, pero en ningún momento se estanca. 

Sputnik
Foto de The Social Dog Productions

Conclusión

Sputnik, de Vicente Bonet, es un cortometraje que aborda la guerra de la conquista de la galaxia desde una perspectiva distinta. Con un mensaje luminoso, el guion explora la necesidad de la diversidad y de luchar por los sueños. No obstante, hay ciertas pinceladas con claridad emocional muy naif, aunque no rompe la línea narrativa. Después, Nikita Yashchuk y Sofía Feord realizan unos papeles llenos de vida y naturalidad, mantienen una energía muy pura entre ellos. Por otra parte, técnicamente ofrece un trabajo impecable con un gran atractivo visual y un alto nivel estético y artístico. Un viaje hacia una órbita de superación envuelto en una vorágine de positividad.

Guerreros

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí