Mathieu Kassovitz escribió y dirigió en 1995 La Haine (El Odio, en España) una de las mejores películas europeas de la década de los noventa. El filme le valió a Kassovitz el galardón como mejor director en Cannes además de obtener el Premio César a mejor película.



La Haine (El Odio)

Crítica de ‘La Haine (El Odio)’

Ficha Técnica

Título: El odio
Título original: La haine (Hate)

Reparto:
Vincent Cassel (Vinz)
Hubert Koundé (Hubert)
Saïd Taghmaoui (Saïd)
Abdel Ahmed Ghili (Abdel)
Solo (Santo)
Joseph Momo (Chico ordinario)
Héloïse Rauth (Sarah)
Rywka Wajsbrot (Abuela de Vinz)
Olga Abrego (Tía de Vinz)
Laurent Labasse (cocinero)
Choukri Gabteni (Hermano de Saïd)
Nabil Ben Mhamed (Boy Blague)

Año: 1995
Duración: 95 min.
País: Francia
Director: Mathieu Kassovitz
Guion: Mathieu Kassovitz
Fotografía: Pierre Aïm (B&W)
Música: Assassin
Género: Drama. Crimen
Distribuidor: Universal Pictures International Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘El odio’

Sinopsis

Tras una noche de disturbios en un barrio marginal de las afueras de París, tres amigos adolescentes, Vinz, Saïd y Hubert (un judío, un árabe inmigrante y un boxeador amateur negro, respectivamente), son testigos de un hecho, en el que su amigo Abdel resulta herido por la policía. El deambular por la ciudad, la violencia entre bandas y los conflictos con la policía son las constantes en las 24 horas siguientes de la vida de estos jóvenes.

Premios

  • Festival de Cannes: Mejor Dirección. 1995
  • Premios del Cine Europeo: premio de la juventud. 1995
  • Premios Cesar: Mejor película y montaje. 10 nominaciones. 1995
  • Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor película extranjera. 1996

Dónde se puede ver la película



El odio en los tiempos del cólera

El Odio es el retrato de una sociedad desarraigada y sin propósito, una muestra de nuestro exilio interior para evitar conocer otras realidades existentes. Rodada en blanco y negro para igualar a todos los personajes, la película es una reflexión acerca de nosotros como individuos y como sociedad.

Vinz (Vincent Cassel), Saïd (Saïd Taghmaoui) y Hub (Hubert Koundé), judío, musulmán y negro respectivamente son el trio protagonista de esta historia. El director se basó en el caso real de Makome M’Bowole, un joven asesinado por la policía en el barrio parisino de Les Muguets, para retratar un día de la vida de estos jóvenes marginados por la sociedad.

El espectador recorre de la mano de los tres protagonistas las calles de un suburbio de la ciudad de la luz y descubre las miserias de sus habitantes. Vinz, Saïd y Hub dejan correr las horas mientras intentan sobrevivir al odio que reciben de la policía y del estado. De hecho, el fondo negro que nos informa de la hora transmite la sensación de que algo va ocurrir sin que ocurra realmente mientras vemos a los protagonistas dando tumbos por una ciudad que los rechaza constantemente.

El odio, Mathieu Kassovitz

La oscuridad de la ciudad de la luz

Para crear el paisaje del odio, el director cuenta con tres actores que interpretan perfectamente a sus personajes. Destacaré en esta crítica a Vincent Cassel, cuyo personaje vive en un estado permanente de furia. La actuación de Cassel merece la pena y nos deja momentos increíbles como la escena del espejo en homenaje a Taxi Driver.

Más allá de las actuaciones, que dan vida a unos personajes bien construidos, con sus luces y sus sombras, me gustaría destacar el catalizador de la trama: la pistola.

El arma es el símbolo del poder, del control sobre los demás. Ejerce atracción y rechazo en los personajes y todos se mueven en relación a la pistola como si fuera una especie de tótem a reverenciar.

Spoiler

Vemos la relación entre atracción y rechazo en Vinz y Hub. Mientras que el primero no se quiere deshacer de ella y presume constantemente, Hub se siente incómodo. Pese a ello, Vinz es incapaz de usar el arma mientras que Hub termina viéndose obligado a ello.

[plegar]

El odio, Mathieu Kassovitz

Conclusión de ‘El Odio (La Haine)’

El Odio (La haine) muestra aquello que no queremos ver de una manera brutal, sin medias tintas. La falta de expectativas de los protagonistas, la furia que albergan y el odio que se genera conforman la trama de esta película imprescindible que cuenta con un gran Vincent Cassel y una cruda reflexión acerca de cómo vivimos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí