Panamá es la tercera película del director ecuatoriano Javier Izquierdo. No confundir con la de igual título, realizada en 2015, por el director serbio Pavle Vuckovic.

Ha sido proyectada en la 3ª Muestra de Cine Ecuatoriano en Madrid, organizada por Periscopio Sud (Asociación por el Cine Latinoamericano en Madrid). Celebrada del 18 al 26 de septiembre de 2020, presencial en la Cineteca de Madrid (Antiguo Matadero), y por internet a través de su página oficial.

Película basada en hechos reales durante el gobierno del presidente León Febres, narra el encuentro aparentemente casual de dos antiguos compañeros de un prestigioso colegio privado. A través de sucesivas conversaciones ambos amigos se ponen al corriente de sus vidas veinte años después.



Panamá

Crítica de ‘Panamá’

Ficha Técnica

Título: Panamá
Título original: Panamá

Reparto:
Diego Coral López (Esteban de Guzmán)
Jorge Alejandro Fegan (José Luis Espinoza)
María Josefina Viteri (Yulene)

Año: 2019
Duración: 75 min
País: Ecuador
Dirección: Javier Izquierdo
Guion: Javier Izquierdo y Jorge Izquierdo
Música: Natalia Guayasamín
Fotografía: Tomás Astudillo y María Grazia Goya
Género: Drama
Producción: Vaivem y Ostinato Cine

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Panamá’

Sinopsis de ‘Panamá’

Panamá muestra una larga conversación entre dos amigos del pasado que se encuentran por coincidencia en una ciudad extranjera para averiguar cuánto han cambiado y todo lo que comparten. Uno es banquero y el otro guerrillero, y ambos están atrapados en sus actividades. La ciudad de Panamá en los años ochenta, tanto un paraíso fiscal como un lugar de asilo político, es el telón de fondo de esta historia sobre amistad e identidades falsas que tiene lugar durante las 24 horas. (VAIVEM).

Donde se puede ver la película



Panamá
Foto de Vaivem y Ostinato Cine

Encuentro casual en el cine Presidente

Panamá comienza con el encuentro en 1985 en un cine de Ciudad de Panamá de dos antiguos compañeros del prestigioso Colegio Americano de Quito (Ecuador). José Luis (Jorge Alejandro Fegán) y Esteban (Diego Coral) empiezan a hablar de manera informal y luego comiendo juntos a propuesta de Esteban.

Durante la conversación pasan a recordar muchas cosas de sus años escolares, a la vez que se ponen al corriente de lo que han sido sus vidas desde entonces. Repasan sus opiniones, a veces, divergentes sobre muchos temas diversos. Esteban más abierto lleva la iniciativa, mientras José Luis se muestra más reservado.

La película está rodada en blanco y negro, probablemente, por razones presupuestarias, aunque también va bien al contexto temático. Con un reducido reparto de seis actores, pero donde el peso casi total de la película se centra en sus dos protagonistas principales.

En la larga conversación durante la comida salen sus diferentes opiniones sobre Estados Unidos, el gobernante Noriega, los movimientos revolucionarios latinoamericanos y la ayahuasca entre otros temas.

El guion intimista del director, así como de Jorge Izquierdo, describe las procedencias sociales de sus protagonistas. Esteban, de familia humilde y ahora Director de Relaciones Internacionales del Banco Equinocio y José Luis, de familia pudiente, hijo de ministro y actualmente dice ser periodista de investigación. Esteban prosperó al casarse con la hija del presidente del banco donde trabaja, siendo partidario del gobierno que preside León. José Luis no se manifiesta manteniendo una postura reservada y ambigua.

La conversación nos va dando a conocer a los personajes mostrando sus distintas personalidades.

Javier Izquierdo
Foto de Vaivem y Ostinato Cine

Conversando entre “tragos”

Terminada la sobremesa en el restaurante del hotel donde se aloja, Esteban sube a su habitación, porque quiere mostrarle el libro de “Rayuela”, que su amigo José Luis le regaló cuando estudiaban juntos.

Mientras el banquero prepara unos “tragos”, continúan recordando veinte años después sus tiempos adolescentes y aventuras juveniles.

El periodista aprovecha una llamada telefónica que recibe su amigo para fisgonear su armario y los papeles que tiene sobre la mesilla. Siguen hablando de las relaciones de pareja y de las “cholas” (mujeres mulatas).

Luego, Esteban le comenta por qué se casó con la hija del presidente del banco, aunque mantiene una relación con su amante.

Hablando sobre las mujeres, salen a relucir sus diferencias sobre las relaciones con ellas por sus distintas maneras de afrontarlas. La actitud del periodista sigue siendo distante y reservada mostrándose tajante con sus opiniones.

La sobria, pero adecuada, fotografía de Tomás Astudillo y María Grazia Goya así como la dirección de arte de Priscila Zumárraga apoyan la atmósfera cuasi detectivesca de Panamá. Las localizaciones, especialmente las nocturnas en Quito y Guayaquil, también van en la misma línea.

Esteban propone a su amigo salir a tomar unas copas fuera del hotel. Toman un taxi para ir a un local de alterne en la noche panameña. Apoyados sobre la barra siguen desenredando sus recuerdos, mientras beben y escuchan ritmos latinos. El exceso de alcohol de Esteban favorece que hable de sus infidelidades con “cholitas”.

Al quedarse el periodista solo en la barra, es abordado por una joven prostituta. José Luis rechaza subir con ella al reservado, aunque acepta pagarle una copa mientras sigue su conversación.

Al estar Esteban bastante bebido, José Luis le lleva en taxi hasta su hotel, entrada la madrugada.

Javier Izquierdo
Foto de Vaivem y Ostinato Cine

Las diferentes identidades del supuesto periodista

Amanece un nuevo día con el supuesto periodista informando por teléfono de su seguimiento al banquero y ofreciéndose para realizar el secuestro. También da detalles de las finanzas del suegro de Esteban, así como dónde tiene depositado la mayor parte de su dinero.

En una nueva secuencia, nos muestra de nuevo a Esteban, que viaja sólo en taxi por las calles panameñas. Va al alojamiento de su amigo para devolverle sus gafas que se dejó olvidadas. En recepción no figura nadie alojado con el  nombre de José Luis Espinosa. Tan sólo otro ecuatoriano llamado Alberto Paladine.

Al oírle se acerca el periodista invitándole a entrar en su habitación. En un momento que José Luis va al servicio, Esteban coge de la mesilla y se guarda un pasaporte con una tercera identidad.

Salen a tomar café a propuesta del periodista y sentados en la cafetería, Esteban le reprocha su ocultamiento y falsedad de identidades. Sintiéndose descubierto se justifica con excusas e invenciones, varias poco convincentes. Esto vuelve receloso al banquero que le propone regresar juntos a Guayaquil para lo que quedarían dentro de dos horas.

Panamá en éste momento de clímax e incertidumbre narrativa, da un salto alegórico mostrando el movimiento exploratorio de los peces en un acuario al encuentro de sus verdaderas identidades.

Cuando termina el metraje a los 75 minutos, los créditos finales nos informan de la inspiración de la película en hechos reales. Juan Carlos Acosta (1958-1985) miembro del grupo guerrillero ecuatoriano “Alfaro Vive ¡Carajo!”, quien cayó abatido durante el secuestro al banquero Nahim Isaías. Y, luego, torturado hasta la muerte por el gobierno de León Febres Cordero.

Panamá
Foto de Vaivem y Ostinato Cine

Conclusión

La película Panamá, del director ecuatoriano Javier Izquierdo, aborda el encuentro aparentemente casual en un cine de dos antiguos compañeros de un prestigioso colegio privado de Quito. Veinte años después durante la comida y una larga noche de copas van recordando acontecimientos y vivencias, así como conociendo sobre sus distintas vidas desde entonces.

El guion se centra en sus diferencias y su reencuentro actual situando las localizaciones en Quito y Guayaquil fotografiadas con sobriedad en un blanco y negro de clásica serie negra.

Ajustada interpretación actoral de sus dos protagonistas principales siendo los demás ocasionales y resueltos con figurantes. Muestra interesante del modesto cine ecuatoriano, que llega en muy escasas dosis a su proyección en España.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí