Panic es la nueva serie de Amazon Prime Video creada, escrita y coproducida por Lauren Oliver, que se basa en el libro homónimo de la autora, publicado en 2014. El best seller es llevado a nuestras pantallas con las caras de Olivia Welch, Mike Fait, Jessica Sula, Ray Nicholson, Enrique Murciano, Camron Jones y Jordan Elsass.

Diez episodios que han visto la luz este 28 de mayo, junto con un spin-off en Audible (Amazon) a modo de audio novela, bajo el nombre Panic: Ghosts and Legends.



Panic

Crítica de ‘Panic’

Ficha Técnica

Título: Panic
Título original: Panic

Reparto:
Jordan Elsass (Tyler Young)
Olivia Welch (Heather Nill)
Mike Faist (Dodge Mason)
Jessica Sula (Natalie Williams)
Cosme Flores (Drew Santiago)
Todd Williams (Capt. John Williams)
Lee Eddy (Sgt. Christine Langley)
Kariana Karhu (Lily Nill)
Sharmita Bhattacharya (Leela Agerwal)
Walker Babington (Luke Hall)
Eyland Gaddy-Brewer (Town’s Teen)
Martin Bats Bradford (Little Bill Kelly)
Derrick Gilbert (Miembro de la familia)

Año: 2021
Duración:
País: Estados Unidos
Director: Megan Griffiths, Gandja Monteiro, Viet Nguyen, Jamie Travis, Ry Russo-Young, Leigh Janiak
Guion: Lauren Oliver. Autor: Lauren Oliver
Fotografía: Todd McMullen, Robert LaBonge, Kyle Klutz
Música: Brian H. Kim, Isabella Summers
Género: Drama. Thriller
Distribuidor: Amazon Prime Video

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Panic’

Sinopsis

Cada verano en un pequeño pueblo de Texas, los estudiantes de último año compiten en una serie de desafíos en los que el ganador se lo lleva todo, creyendo que ésta es su única oportunidad para escapar de su entorno y mejorar así sus vidas. Pero este año, las reglas han cambiado: el bote de dinero es más grande que nunca y el juego se ha vuelto aún más peligroso. Los jugadores se enfrentarán a sus miedos más profundos y oscuros y se verán obligados a decidir cuánto están dispuestos a arriesgar para ganar. (Amazon Prime Video)

Dónde se puede ver la serie



Las reglas de Panic

Había una vez, un juego llamado Panic. Cada año, al inicio de las vacaciones de verano, sus participantes se reunían para dar comienzo a la primera de las pruebas. Preuniversitarios. Todos ellos estudiantes de último curso, recién graduados en el instituto de Carp, Texas. Un pueblo en el que, como carpas, sus habitantes viven estancados y sin medios para poder salir (dicen). A no ser que ganen Panic.

En esta edición, 47 jóvenes arriesgan su vida por un bote de 50.000$, resultante de la recolecta de un dólar al día por parte de cada estudiante durante ese último año.

Un Fear Factor de instituto. Una especie de versión light de Battle Royale y Los Juegos del Hambre, que bien podría ser obra de A de Pretty Little Liars. Todo esto en un universo que presume ser un poco más plausible. Porque no sería nada raro pensar en una hipotética realidad en la que esto pasara. Todos recordamos la masiva oleada de suicidios que en su momento produjo la llamada “ballena azul” entre los jóvenes (aquel juego de retos ruso que no acababa bien), y Panic recuerda un poco a eso. La diferencia principal es que, esta ficción, al lado de la ballena azul, es tan inofensiva como jugar al póquer con el hijo de un mafioso. Vale, quizá no parezca el ejemplo más seguro del mundo, pero si juegas bien tus cartas, ¿qué puede salir mal?

Nuevas caras cada año, distintas pruebas, distintos miedos, distintos motivos, distintos jueces… Nada tiene porque pasar, siempre y cuando respetes las dos normas más importantes: mantener el juego en secreto, y que no te entre el pánico.

Panic
Fotos de Amazon Prime Video

Conocer al rival

Como si de un cuento se tratara, Heather Nill nos introduce dentro de sus pensamientos para narrarnos los hechos acontecidos ese verano. Esta joven aspirante a escritora, es la encargada de conducir la trama, contrastando con la historia original, en la que los hechos nos los cuenta una tercera persona de manera omnisciente, ofreciendo protagonismo, no solo a Heather, sino también a Dodge.

De hecho, ambos, junto con Ray, forman los personajes más desarrollados de la serie, aunque cabe decir que no siempre actúan de la manera que uno esperaría.

En cuanto al resto, cada uno de los sujetos que aparecen tienen su propia historia, su propio mundo lleno de matices. Pero a expensas de saber si habrá segunda temporada, su potencial aún no ha sido totalmente explotado.

Por un lado tenemos a Bishop, mejor amigo de Heather, al que no nos queda claro si debemos amar u odiar y con el que nos resulta incapaz establecer un ápice de empatía. Lo mismo ocurre con Nat, hasta cierto punto. O Sherri, la madre de Heather, un personaje de lo más impredecible.

Luego están los considerados menos relevantes, aquellos de los que no sabemos gran cosa, pero cuyo peso en la trama nos va dejando caer información importante sin un desarrollo.

Y por último, el cuerpo policial. Los responsables de una investigación sorprendentemente ridícula, en la que el espectador parece estar viendo a un grupo de niños intentando resolver un escape room.

Con todos ellos y pese a sus carencias y excentricidades, la serie trata una gran variedad de temas, entre los cuales destacan el tráfico y abuso de drogas, el alcoholismo, las desigualdades sociales, el suicidio y los prejuicios. Encauzando una historia que fluye y desemboca por si sola, manteniendo la tensión hasta el último momento.

Panic
Fotos de Amazon Prime Video

Conclusión de Panic

Panic tiene una trama que engancha, y diez capítulos no son suficientes para todo lo que abarca. La sensación que transmite es la de un guion con recortes.

En esta adaptación, Lauren Oliver apuesta por acotar. Y acotar, muchas veces también significa expandir. A medida que reduce el protagonismo de unos, el universo de otros se amplía. Un ejemplo claro es la motivación de la protagonista, que respecto al libro, da un giro de 180º, pasando de ser un cliché adolescente, a algo más complejo.

La autora consigue aportar un grado de cohesión a la trama, aunque en algunos momentos la pierde llevándola al extremo. Aun así, opta por una adaptación que a grandes rasgos, mejora la historia del propio libro.

Temas más trascendentales y personajes lógicos con un arco muy marcado, en un contexto de pobreza, en el que la miseria no queda demasiado clara a nivel visual. Una trama que pese a la cantidad de contenido que abarca, sabe ordenar los diferentes contextos que nos plantea.

Y no me gustaría acabar sin mencionar la elección de la banda sonora, que consigue mantenerte inmóvil durante los créditos finales, aun dentro de la atmósfera del capítulo.

En definitiva, una historia pequeñita, pero contundente, sobre un grupo de carpas en un estanque, nadando a contracorriente. Un entramado con un gran ángulo de mejora aun por descubrir, que os dejará con ganas de más.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior“Despierta la furia”: Poca broma con Jason Statham
Artículo siguiente“El experimento fantasma”: con los espíritus no se juega
Ariadna Lock empezó su carrera en el mundo de las Bellas Artes, pasando por dos másters, de Cine y Periodismo Literario. Y todo esto, de alguna manera, la ha conducido a escribir críticas para distintos medios y a colaborar en programas de radio, además de locutar y codirigir un podcast, LASCENSOR. Todo esto compaginado con su trabajo de diseño gráfico. En enero de 2021 publicó su opera prima, "La Ciudad de Plata", y con ella inicia su camino en el mundo editorial.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí