Crítica de Jupiter’s Moon dirigida por Kornél Mundruczó

El director húngaro Kornél Mundruczó, ganador hace tres años del Premio a la Mejor Película en la sección Una Cierta Mirada del Festival de Cannes con “White God (Dios Blanco)“, regresa este año para participar en la Sección Oficial con Jupiter’s MoonKornél Mundruczó pasa de una población canina, sedienta de venganza, que se rebela contra la crueldad de los seres humanos, a un thriller sobrenatural donde aborda la crisis de los refugiados en Europa. Estreno el 17 de Noviembre.



Jupiter's Moon

Crítica de Jupiter’s Moon

Ficha Técnica

Título: Jupiter’s Moon
Título original: Jupiter holdja

Reparto:
Merab Ninidze (Gabor Stern)
Zsombor Jéger (Aryan Dashni)
György Cserhalmi (László)
Mónika Balsai (Vera)
Majd Asmi (Refugiado)
Zsombor Barna (Pareja en la fiesta)
Szabolcs Bede Fazekas (Policía)
Ákos Birkás (György)
Mátyás Bodor (El chico del hospital)
Soma Boronkay (Trabajador de György)
András Bálint (Voz Gabor Stern)
Bálint Bán (Fuerza especial 2)
Brigitta Egyed (Edit)
István Fillár (Guarda)
András Gombai-Nagy (Hombre de las vías)

Año: 2017
Duración: 123 min.
País: Hungría
Director: Kornél Mundruczó
Guion: Kornél Mundruczó, Kata Wéber
Fotografía: Marcell Rév
Música: Jed Kurzel
Género: Ciencia Ficción. Drama
Distribuidor: Wanda Visión

Tráiler

Donde comprar la película

Jupiter's Moon [DVD]
  • Cameo (03/09/2018)
  • DVD, No recomendada para menores de 12 años
  • Tiempo de ejecución: 123 minutos
  • Zsombor Jéger, Mónika Balsai, Merab Ninidze, György Cserhalmi
  • Español, Húngaro, Inglés

Sinopsis

 Un joven inmigrante recibe un disparo cuando está cruzando ilegalmente la frontera. Aterrorizado, herido y en estado de shock, Aryan se da cuenta de que es capaz de levitar. Le envían a un campo de refugiados del que escapa con ayuda del cínico Dr. Stern que quiere aprovecharse de su extraordinario secreto. Perseguidos por Laszlo, el enfurecido director del campo, se desplazan continuamente buscando la forma de ponerse a salvo y conseguir dinero. Inspirado por los asombrosos poderes de Aryan, Stern da un salto de fe en un mundo donde los milagros sirven de moneda de cambio…

Premios

  • Festival de Cannes: Sección oficial. 2017
  • Festival de Sitges: Mejor película, Mejores efectos especiales. 2017


Jupiter’s Moon

La crisis de los refugiados es uno de los mayores retos a los que se enfrenta la Unión Europea y un problema de difícil solución, mas cuando vemos el creciente aumento de ciertas ideologías populistas y xenófogas, que aprovechan este fenómeno para ocupar cuotas de poder en los parlamentos de sus respectivos países. Hungría probablemente sea el país más hostil para el refugiado en Europa, con un gobierno populista de derechas encabezado por Viktor Orban que mantiene a los refugiados fuera de sus fronteras nacionales. Hungría tiene sus fronteras cerradas, cercadas con alambre de púas, impidiendo el tránsito por su territorio de millones de personas, especialmente de Siria, que escapan del terror de una guerra y buscan destino en otros lugares de Europa. Una Europa que para muchos de ellos se convertirá en un verdadero infierno.

Jupiter’s Moon se inicia con un grupo de refugiados sirios en terreno serbio preparados para buscar su salvación en Europa. Intentarán cruzar la frontera con Hungría desde Serbia a través de pequeñas embarcaciones proporcionadas por las mafias tras cobrar grandes sumas de dinero. Un poco antes, se hace una pequeña introducción donde se indica que Júpiter tiene 67 lunas, de las cuales, 4 fueron descubiertas por Galileo y de estas, tan solo una, Europa, podría ser capaz de soportar vida debido a sus características geográficas. De esta forma Kornél Mundruczó crea su metáfora desde un inicio, la luna de Júpiter también simboliza un ocaso de esperanza para aquellos que buscan una mejor existencia.

El jóven Aryan (Zsombor Jéger) y su padre (David Yengibarian) están a bordo de un barco para cruzar la frontera húngara con destino al interior de Europa, pero inmediatamente son atacados de forma indiscriminada por la guardia fronteriza. Durante el caos del ataque padre e hijo se separan. En la huida, Aryan es disparado a quemarropa por László (György Cserhalmi), el jefe de un centro de detención, con tres balas en el pecho y estómago. Una muerte que parece inevitable da paso a un suceso milagroso: las primeras gotas de sangre se elevan del cuerpo y flotan lejos de él como pequeñas pompas de jabón rojizas, y todo su cuerpo se eleva lentamente en el aire hasta que se estrella con la copa de un árbol. Posteriormente, vemos como recupera la conciencia en la enfermería de los campos de refugiados.

Este acontecimiento propio del realismo mágico se convertirá en la fuerza motriz de la trama. En la enfermería, Aryan, será tratado por el Dr. Gabor Stern (Merab Ninidze), un cínico médico, adicto al alcohol que al descubrir los poderes milagrosos del joven verá la oportunidad de ganar mucho dinero. No como una atracción de feria, sino como una especie de sanador mesiánico para ricos enfermos. Gabor Stern, necesita desesperadamente el dinero, porque quiere pagar una indemnización provocada por una negligencia suya cometida por culpa del alcohol.

Los primeros diez minutos de Jupiter’s Moon son frenéticos y electrizantes. En ellos vemos a los refugiados sirios tratando de cruzar de Serbia a Hungría por la noche en un bote improvisado controlado por codiciosos contrabandistas, escapando de las balas de la guardia húngara y corriendo por el bosque desesperadamente. Una espectacular persecución con imágenes sorprendentes captadas con gran precisión y belleza en una sola toma larga. Las elevadas expectativas generadas al principio acabarán en frustración para la mayoría de los espectadores al no mantener el ritmo de la narración durante el resto de la trama. Este inicio junto a una impresionante persecución de automóvil por las calles de Budapest y un ataque terrorista en el metro es posiblemente lo más destacado de Jupiter’s Moon.

Jupiter’s Moon decae y entra en terrenos farragosos cuando se convierte en un discurso filosófico-moral sobre la presencia de Dios. Aryan es sobrehumano, es referido varias veces como un ángel, y el personaje central, el doctor Stern, en un inicio se manifiesta como un ateo convencido para poco a poco, gracias a su experiencia con el joven refugiado comenzar a creer en lo divino. Stern es un ateo desilusionado, le dice a unos testigos de Jehová que cree en la “resurrección de Hungría”, pero paulatinamente va descubriendo su alma a través de la inocencia y el poder de Aryan. Existe una conexión entre los dos, Aryan confía plenamente en su tutor húngaro y Stern confiesa sus fechorías pasadas al joven extranjero, aparentemente como una especie de despertar espiritual. La parábola de Cristo es mas que evidente a lo largo de la película donde Aryan simboliza a un Cristo resucitado, con los agujeros de bala como si fueran clavos y un padre carpintero.

Conclusión

Jupiter’s Moon intenta ser tremendamente ambiciosa, y para ello, Kornél Mundruczó, realiza una apuesta arriesgada que es de agradecer. El director quiere abordar, los controles fronterizos, la xenofobia, la corrupción de las instituciones y las mafias existentes alrededor de la problemática de los refugiados, junto a otros más personales como los prejuicios, la culpa, la redención y lo místico bajo el formato de un thriller de Ciencia Ficción. Sin embargo, todas esas grandes ambiciones marcadas como objetivo se quedan a medio camino. Tanto la persistente utilización de simbolismos como las continuadas metáforas sobre el mismo tema terminan por resultar un poco cansado, además los efectos especiales se vuelven algo repetitivos después de un tiempo. Las más de dos horas que dura la película seguramente tiene algo que ver.

CALIFICACIÓN: 6/10

Reportaje de Jupiter’s Moon en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduardo Gil Rodríguez

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *