Comparar el debut en el largo de Egor Abramenko, Sputnik, con el Alien de Ridley Scott es inevitable. Al menos en su concepción inicial. Ambas películas comparten un parásito alienígena viscoso, un entorno cerrado (rodada en el Instituto Shemyakin-Ovchinnikov de química biorgánica de Moscú) y una protagonista femenina, Oksana Akinshina (The Bourne Supremacy), que como la teniente Ripley, posee una fuerza y determinación capaz de llevar la película a sus espaldas. Pero es solo en esos elementos donde ambas cintas comparten universo. A partir de ahí, la cinta de Egor Abramenko se emancipa y vuela sola. Puedes leer AQUÍ otra crítica de esta película realizada por Cinemagavia. El 15 de febrero se puede ver en Movistar.



Sputnik

Crítica de ‘Sputnik’

Ficha Técnica

Título: Sputnik
Título original: Sputnik

Reparto:
Oksana Akinshina (Tatyana Klimova
Fedor Bondarchuk (Semiradov)
Pyotr Fiodorov (Konstantin Veshnyakov)
Anton Vasiliev (Rigel)
Anna Nazarova (Enfermera)
Vasily Zotov (Biológo)

Año: 2020
País: Rusia
Duración: 113 minutos
Director: Egor Abramenko
Guion: Oleg Malovichko, Andrei Zolotarev
Fotografía: Maxim Zhukov
Música: Oleg Karpachev
Género:  Ciencia Ficción. Horror
Distribuidor: Movistar

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘Sputnik’ en VO con subtítulos en inglés

 

Sinopsis

Un astronauta soviético vuelve a la Tierra tras una misión fallida. Pronto descubrirán que no ha regresado solo.

Premios

  • Festival de Sitges: Sección oficial largometrajes a concurso. 2020


Un estreno agridulce

Esta película etiquetada como terror de ciencia ficción, aunque predomina más lo segundo, había elegido el Tribeca Film Festival para su estreno mundial. Sin embargo, tras la cancelación del evento por culpa de la pandemia, tuvo que conformarse con un menos glamuroso estreno en VOD en Rusia, donde se convirtió en la película más vista en ese formato en los últimos dos años.

Sputnik
Fotos de IMDB

La URSS como contexto

La historia se sitúa en 1983. En la ficción, dos astronautas soviéticos han terminado su misión en el espacio y están preparados para volver a la Tierra. Ese año, en el mundo real, una falsa alarma nuclear recibida por las fuerzas aéreas soviéticas, estuvo a punto de provocar una guerra nuclear cuyos efectos hubieran sido devastadores. Y es con esa tensión, en medio de la guerra fría, donde los personajes se desenvuelven.

En palabras del coronel Semidarov, a cargo de la operación, (el prolífico director, productor y actor Fyodor Bondarchuk): “Las armas garantizan la paz. Una manada de perros se despedazaría entre sí. Para vivir en paz, necesitan un líder“. Y aún defendiendo la patria, ninguno se libra tampoco del temor a ser condenado por sus acciones en el Colegio Militar de la Corte Suprema de la URSS. Amado y temido líder a parte iguales.

Спутник
Fotos de IMDB

La Ciencia en la ficción

Konstantin (Pyotr Petrovich Fyodorov), el único de los dos astronautas que ha sobrevivido a la misión, pierde la memoria en el proceso y es trasladado a unas instalaciones militares para ser sometido a algunas pruebas médicas. Es ahí donde se hace necesaria la presencia de la doctora en neurofisiología Tatyana Klimova (Oksana Akinshina), elegida por sus métodos poco convencionales.

Sin ser expertos en medicina, nos atrevemos a asegurar que las explicaciones científicas resultan creíbles y sólidas para el espectador de a pie. Sustentan la historia y ayudan a desvelar paulatinamente una trama, que navega con el ritmo justo hasta su clímax final.

Sputnik
Fotos de IMDB

Conclusión de ‘Sputnik’

Sputnik es un largometraje efectivo. Sabe aprovechar las convenciones del género a su favor para generar una historia que entretiene y provoca tensión a partes iguales. Es cierto que no todo funciona en la película, algunas situaciones se resuelven de manera demasiado simple, la motivación que provoca el cambio de actitud de algún personaje no acaba de convencernos y en bastantes ocasiones, tenemos la sensación de haber visto ya lo que sucede ante nosotros.

A su favor, unas actuaciones notables, una gran química entre los personajes, el diseño artístico de los escenarios, algún giro interesante y el diseño de una criatura con la que llegamos a empatizar a medida que avanza el metraje.

Démosle la bienvenida al noveno pasajero.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,5 / 10
75 %
Artículo anterior“Confinados”: el trauma de la pandemia
Artículo siguiente“Felicidad (Bliss)”: No eres tú, soy yo
Nacido en Las Palmas de Gran Canaria (España) en 1979 y madrileño de adopción, Iván Sabau pronto mostró interés por el cine y la literatura. En 2014 publicó la novela Las sombras que fuimos (Ed. Idea) y, cuatro años después, el libro de relatos Siluetas (Ed. Playa de Ákaba). Es el fundador de la página especializada en cine de bajo presupuesto Entre ninjas y lagartos y del podcast del mismo nombre. Actualmente reside en EEUU.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí