Sputnik (2020) se trata de una producción rusa que en teoría había de haber sido estrenada en cines este año, pero debido a las circunstancias relacionadas con la Pandemia del Covid-19, la película ha sido distribuida por plataformas digitales como IVI, More TV, Wink. La película supone el debut en la dirección de Egor Abramenko, quien trabajó como asistente de dirección en la película también de ciencia ficción Atracction (2017), dirigida por el veterano Fedor Bondarchuk, que a su vez aparece en el filme como actor.



Crítica de ‘Sputnik’

Sputnik

Ficha Técnica

Título: Sputnik
Título original: Sputnik

Reparto:
Oksana Akinshina (Tatyana Klimova
Fedor Bondarchuk (Semiradov)
Pyotr Fiodorov (Konstantin Veshnyakov)
Anton Vasiliev (Rigel)
Anna Nazarova (Enfermera)
Vasily Zotov (Biológo)

Año: 2020
País: Rusia
Duración: 113 minutos
Director: Egor Abramenko
Guion: Oleg Malovichko, Andrei Zolotarev
Fotografía: Maxim Zhukov
Música: Oleg Karpachev
Género:  Ciencia Ficción. Horror
Distribuidor: IFC Films 

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘Sputnik’ en VO con subtítulos en inglés

Sinopsis

En 1983 dos cosmonautas soviéticos regresan a la Tierra después de un viaje especial. Sin embargo, un tercer pasajero, una parásito espacial, vuelve a bordo con ellos. Las autoridades soviéticas deberán decidir que hace con uno de los cosmonautas (Pyotr Fyodorov), que tiene el parásito en su interior…



Cierto revuelo entre la crítica rusa

La crítica rusa ha acogido Sputnik de manera considerablemente más negativamente que el público. Muchos de los críticos han relacionado la película con el nombre de Fedor Bondarchuk, un actor y director, conocido en su faceta de cineasta por realizar películas de consumo fácil, como podría ser la citada anteriormente, Atracction (2017). Pero lo cierto es que la huella de Bondarchuk solo se puede comprobar en su faceta de actor. En contraposición, Sputnik ha recibido mejor acogida entre el público, en la página virtual Kinopoisk, la película tiene un 6,2 de valoración media.

Sputnik
©IMBD

Ciencia ficción y terror

Sputnik se ambienta en el 1983 y nos ofrece un relato de ciencia ficción con toques de terror. En un vuelo espacial de dos cosmonautas soviéticos, a la vuelta en la Tierra se encuentran con que una especie de parásito alienígena se ha apoderado del cuerpo de uno de ellos, y ha matado al otro. Algunos críticos, incluido rusos, han tildado a la película de ser una mera copia de la película Alien (1979) de Ridley Scott, pero lo cierto es que la película tiene pocas semejanzas con dicha obra, más allá de compartir un alienígena, algo que en el cine de ciencia ficción es un elemento más que recurrente y que ya aparecía con anterioridad a la década de los setenta.

Sputnik
©IMBD

Gran diseño de producción y semejanzas con Life

Sí, es cierto que el alienígena de Sputnik tiene varias similitudes con el de la película americana Life (2017), en su concepción artística, pero también que el diseño de producción es notable. A pesar de que se cuida de no explotar localizaciones que podrían ser muy caras (y por eso hay una economía de localizaciones palpable), todo lo que vemos en pantalla denota mimo por representar la época en la que está ambientada el filme. Teniendo en cuenta, claro, que estamos ante una película de ciencia ficción y terror, y no ante una película histórica.

De hecho, Sputnik tiene bastantes similitudes en términos argumentales con Life (2017), película de ciencia ficción reciente. Al igual que en aquella obra, el extraterrestre no aparece definido como un ente peligroso desde el primer minuto (más allá de la secuencia inicial), sino que es un objeto de estudio científico (o de contención) en primera instancia. Los personajes protagonistas se enfrentan a una amenaza desconocida cierto, pero el miedo precisamente viene por lo que no se sabe, y no por la primera reacción.

Eso en cuanto a la primera mitad del metraje, donde Sputnik está más cerca de la ciencia ficción que de otro género. Posteriormente, en la segunda parte la película gira al terror.

Спутник

Efectiva, pero sin sorpresa

Sputnik cumple, aunque se le echa en falta algo de profundidad. Se dedica a limitarse un esquema sin añadir nada complejo o que resulta interesante para un análisis profundo. Una película comercial, en todos los sentidos del término. Además, a mitad de película nos encontramos con un bajón importante dentro del ritmo. La película se estanca y no tiene muy claro que quiere contar, entrando en subtramas (con flashbacks absurdos) sobre traumas infantiles que solo sirven para rellenar metraje. Quizá, a pesar de que pueda sonar tópico, recortando metraje habría funcionado mejor.

Спутник
©IMBD

Los malvados funcionarios

Como ya apuntamos en la crítica hecha a la película Kalashnikov (2020), uno de los leimotivs de las películas rusas comerciales actuales ambientadas en el período soviético es el de presentar a las autoridades soviéticas como funcionarios cuadriculados que son incapaces de seguir lo que no sea seguir los márgenes de la regla. En Sputnik incluso las autoridades dan de comer al parásito para tenerlo bajo control, que por otra parte, en cuanto a términos estéticos resultan los más interesantes, en gran medida por no tener parangón en otras películas contemporáneas rusas.

Conclusión de Sputnik

Sputnik no es la gran obra de ciencia ficción que estábamos esperando, pero tiene un cierto interés para poder ser vista como curiosidad.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí