Crítica de Un pequeño favor dirigida por Paul Feig

Un pequeño favor (A Simple Favor) es la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Darcey Bell con la que el director especializado en comedias femeninas Paul Feig (“La boda de mi mejor amiga“) pasa el thriller sin abandonar su particular sentido del humor. Anna Kendrick (“Dando la nota“) y Blake Lively (“Infierno azul“) dan vida a dos amigas muy opuestas entre sí pero con secretos que saldrán a la luz cuando una de ellas desaparece en extrañas circunstancias. El nuevo actor de moda en Hollywood, Henry Golding (“Crazy Rich Asians“), cierra el trío protagonista. Un pequeño a favor se estrena en cines españoles el 28 de septiembre.



Un pequeño favor

Crítica de Un pequeño favor

Título: Un pequeño favor
Título original: A Simple Favor

Reparto:
Blake Lively (Emily Nelson)
Anna Kendrick (Stephanie Smothers)
Henry Golding (Sean Townsend)
Glenda Braganza (Mrs. Kerry Glenda)
Zach Smadu (Oficial Blanco)
Eric Johnson (Davis)
Sarah Baker (Maryanne Chelkowsky)
Kelly McCormack (Stacy)
Cyndy Day (Funeral Guest)
Gia Sandhu (Valerie)
Kerry-Lee Finkle (Signing Teacher)
Joshua Satine (Miles Smothers)
Lucas Kalechstein (Cool Kid)
Patti Harrison (Kiko)

Año: 2018
Duración: 117 min.
País: Estados Unidos
Director: Paul Feig
Guion: Paul Feig, Jessica Sharzer (Novela: Darcey Bell)
Fotografía: John Schwartzman
Música: Theodore Shapiro
Género: Intriga. Drama
Distribuidor: Entertainment One Films Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Donde comprar la novela

Oferta
Un pequeño favor (FUERA DE COLECCION SUMA.)
  • Darcey Bell
  • Editor: SUMA
  • Edición no. 1 (09/07/2018)
  • Tapa blanda: 376 páginas
Un pequeño favor
  • Darcey Bell
  • Suma
  • Versión Kindle
  • Español

Sinopsis

Emily (Blake Lively) le ha pedido un pequeño favor a su mejor amiga Stephanie (Anna Kendrick): que cuide de su hijo una tarde. Cuando Emily no pasa a recoger a su hijo, Stephanie comienza a preocuparse. Stephanie buscará descubrir la verdad detrás de la repentina desaparición de Emily.



Un pequeño giro

Tras el batacazo de “Cazafantasmas” (2016), el nuevo proyecto de Paul Feig se anunció como un radical cambio de registro del director, aparcando la comedia femenina, género en el que se ha especializado, por el thriller. Sin embargo, el titular tiene trampa como la película resultante, pues aunque Un Pequeño Favor parta de una novela de suspense escrita por Darcey Bell, cuenta con unas buenas dosis de humor negro muy marca de la casa; un estupendo ejemplo de lo interesante que puede ser que un director se lleve un material ajeno a su terreno y lo haga suyo, en vez de ser esclavizado por esa absurda norma no escrita de que una adaptación debe ser fiel a su referente a pie juntillas.

Amigas y (des)conocidas

El buen hacer de Feig orquestando historias de mujeres queda evidente desde el comienzo del film, al empezar a trazar la psique y la relación de las dos protagonistas, radicalmente opuestas entre sí en carácter (Emily es una pantera, Elizabeth un conejito de pascua) pero unidas por un extraño vínculo sustentado por una mezcla de empatía, curiosidad, atracción y necesidad. De repente, la que llevaba una vida aparentemente perfecta pero ahogada en ginebra desaparece sin dejar rastro, y su candorosa amiga se implica demasiado en su búsqueda.

 Un Pequeño Favor

El planteamiento del misterio y la presentación de los personajes son el marco perfecto para montar una suerte de revival de “Mujeres desesperadas” con mujeres fabulosas, secretos turbios, amistades peligrosas, vecinos criticones, mucha mala baba y mucha insatisfacción emocional, revestida por un lado de glamour y por el otro de maternidad y vlogs.

La inesperada virtud de no tomarse en serio a sí mismo

Hacia la mitad de la película empiezan a sucederse los giros de guion, a cada cual más rocambolesco. Sin embargo, lo que salva a Un pequeño favor de convertirse en un telefilm de sobremesa de domingo o de caer en la sobriedad soporífera de “La chica del tren” (2016) es que Paul Feig, que también ha escrito el guion junto con Jessica Sharzer, no se toma nada en serio la trama.

 Un Pequeño Favor

Sabiendo que no tiene entre manos un material tan jugoso que el que tenía David Fincher con “Perdida” (2014), Feig ha optado por la vía de la parodia, y lo que podría haber sido un thriller absurdo y decepcionante con aspiraciones ‘hitchconianas’, se transforma en una elocuente comedia en torno a los mecanismos trileros del cine de suspense. Eso no quita que la resolución del misterio sea un poco chusca y que la jugada no sea del gusto de aquellos que esperaban un thriller puro y duro, pero dota a la película de una identidad peculiar y atractiva.

Conclusión

En cualquier caso, Un pequeño favor no sería tan efectiva sin la complicidad de Anna Kendrick y Blake Lively; Ambas igual de reinas y entregadas a sus respectivos registros, tan efectivas en los momentos cómicos como en los más dramáticos.

El fondo de armario que luce Lively es espectacular, al igual que la mansión donde se desarrolla buena parte de la trama, una lujosa jaula de cristal que tiene como hilo musical un repertorio de canciones francesas con temazos de Serge Gainsbourg, Zaz o Jacques Dutronc en el que de repente suena Mala Rodríguez.

Resulta igual de sencillo como injusto depreciar los placeres que encierra Un pequeño favor, que es algo así como cuando en un bar se equivocan con el cocktail que has pedido, pero está tan rico que acabas pidiendo otra ronda de lo mismo.

CALIFICACIÓN: 7/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Comunicólogo cinematográfico que salió de Tenerife para estudiar comunicación en Salamanca y cine en Córdoba,  actualmente afincado en Lisboa, ciudad de la luz, donde afortunadamente solo se doblan las películas infantiles. Devora cine pero ve series a su ritmo, no al que le marca el mundo. No le hace ascos a ningún género, aunque reconoce que los mafiosos le dan un poco de pereza si no salen del cine de James Gray. Una vez persiguió en enjambre a Isabelle Huppert por una exposición fotográfica sobre ella. Siendo el otro fanboy desde el 2007.

Jorge Blanch

Comunicólogo cinematográfico que salió de Tenerife para estudiar comunicación en Salamanca y cine en Córdoba,  actualmente afincado en Lisboa, ciudad de la luz, donde afortunadamente solo se doblan las películas infantiles. Devora cine pero ve series a su ritmo, no al que le marca el mundo. No le hace ascos a ningún género, aunque reconoce que los mafiosos le dan un poco de pereza si no salen del cine de James Gray. Una vez persiguió en enjambre a Isabelle Huppert por una exposición fotográfica sobre ella. Siendo el otro fanboy desde el 2007.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *