Canti Vaganti cumplió 10 años sobre las tablas el pasado septiembre. Para celebrarlo, se subía a las tablas del Teatro Infanta Isabel con Pinocchio, una historia delirante. Desde el pasado 4 de septiembre se puede disfrutar los sábados a las 12:30 horas. Además, este espectáculo fue candidato a los Premios Max 2021 en la categoría de mejor espectáculo familiar. Dirigida por David Ottone y José Luis Sixto, está protagonizada por Bruno Gullo y Kataleine van der Maas. Asimismo, Alberto San Juan y Pilar Gómez se han unido a la obra como las voces en off en este montaje. Se podrá disfrutar hasta el 18 de diciembre de 2021 en el Teatro Infanta Isabel.



Pinocchio una historia delirante

Crítica de 'Pinocchio, una historia delirante'

Ficha Técnica

Título: Pinocchio, una historia delirante
Título original: Pinocchio, una historia delirante

Reparto:
Bruno Gullo
Kateleine van der Maas

Voces en off:
Alberto San Juan
Pilar Gómez

Duración: 55 min. apróx.
Dirección: David Ottone y José Luis Sixto
Dramaturgia: Carlo Collodi
Adaptación: Kateleine van der Maas y José Luis Sixto
Escenografía y máscaras: Eleni Chaidemenaki
Diseño de iluminación: Raúl Baena
Diseño de Vestuario: Anna Tusell
Música y espacio sonoro: Mauri Corretjé (Riera Sound)
Producción: Canti Vaganti

Tráiler de 'Pinocchio, una historia delirante' 

Sinopsis de 'Pinocchio, una historia delirante'

Pinocchio vive aventuras fantásticas. Se arriesga, se atreve, se equivoca. Siempre le va mal, siempre se salva.

Teatro de objetos, cargado de humor, cuenta con la cálida voz narradora de Alberto San Juan y una banda sonora original.

La compañía ítalo-holandesa Canti Vaganti recupera el cuento crudo y cómico de Carlo Collodi, y nos cuenta la historia de un ser diferente que aterriza en una sociedad llena de peligros. A través de experiencias extraordinarias y el encuentro con personajes grotescos Pinocchio aprende a ser “como los demás”.

¿Realmente queremos ser todos iguales?

Canti Vaganti es una compañía de teatro, fundada en 2011 por la holandesa Kateleine van der Maas y el italiano Bruno Gullo, que crea espectáculos en los que se funden el teatro físico, la música, el teatro íntimo y el humor.

Pinocchio, una historia delirante, su última creación, es un espectáculo sorprendente, divertido y original de teatro gestual y de objetos, en el que Canti Vaganti explora nuevos lenguajes, de la mano de un gran equipo de artistas de la escena.

Van der Maas y Gullo son unos juglares modernos en continuo movimiento, al igual que sus creaciones con las que han sabido conmover los corazones de todos los colores mediante propuestas tan arriesgadas como accesibles; tan atrevidas como familiares. (TEATRO INFANTA ISABEL). 



Pinocchio una historia delirante
Foto de Canti Vaganti

La artesanía del clásico

Canti Vaganti recupera la esencia primigenia de uno de los cuentos más queridos por todo tipo de generaciones en Pinocchio, una historia delirante. En esta ocasión, rompe con lo ya conocido, para ahondar en la parte de la fábula infantil que ha quedado olvidada por su carácter más maduro y pedagógico. De esta manera, no reitera en un relato ya conocido, sino que aprovecha el aprendizaje generalizado para transformarlo en un arma que le permite exponer los orígenes de esta historieta. Por tanto, su principal interés se halla en dejar salir ese homenaje a la tradición, pero mezclándolo con un lenguaje accesible para todo tipo de públicos. Gracias a esa combinación entre ambas construcciones, tanto adultos como niños pueden disfrutar de la pieza teatral en todo momento, lo que indica una buena gestión en el tono de la obra.

Hay partes que difieren de algunas versiones más populares como la realizada por Disney y es ahí donde obtiene, paradójicamente, su genuidad. Aun así, hay que destacar que, a pesar de ser un homenaje al cuento histórico, lo hace suyo al otorgar varias pinceladas que consiguen una modernización muy interesante de los personajes y los acontecimientos. Se suplen algunos personajes míticos y muy queridos por el público, pero sabe introducir otros elementos que funcionan con la misma eficacia. Por otro lado, la comedia tiene puntos muy bien traídos hacia el público juvenil, al igual que pequeñas perlas para los más adultos, que solo son comprendidas por éstos. Únicamente, la fórmula que se utiliza en el Hada Madrina no termina de casar con la esencia de la pieza teatral, siendo una atribución algo más forzada y no logrando fluir con el resto de elemento narrativos.

Canti Vaganti
Foto de Canti Vaganti

Los cuentacuentos

Bruno Gullo y Kateleine van der Maas son los únicos intérpretes sobre las tablas. Sin embargo, éste no es obstáculo para ofrecer un espectáculo de calidad. Pinocchio, una historia delirante es una oportunidad estupenda para Gullo y van der Maas de lucirse sobre la escena. En primer lugar, ambos realizan una carta de presentación que anima a los asistentes desde el principio. Mediante este ejercicio dinámico, se produce un intercambio directo con los espectadores, quienes se acomodan en el teatro y se sumergen a la perfección en ese universo lleno de movimiento. Indudablemente, es una forma de crear una sinergia entre los artistas y el público, dado que así se rompe con la idea de espectador-observador y pasa a formar parte de la acción. No obstante, no hay que confundir estar en una posición activa con convertir la obra en un espectáculo totalmente inmersivo.

Tras analizar su trabajo en conjunto, se procede a hablar de su labor de forma individual. Para comenzar, Bruno Gullo se transforma en el querido Pinocchio, mimetizándose en todo momento con el famoso muñeco de madera. La mejor parte de su interpretación es la gran capacidad expresiva que presenta, tanto en su ejecución facial como en el movimiento corporal. De principio a fin, tiene una capacidad artística de gran nivel. Asimismo, la entonación y la proyección de la voz son dos de los atributos que más sorprenden en el trabajo del actor. Luego, Kateleine van der Maas también realiza una labor brillante, manteniéndose en todo momento en acción. Además, su transformación a lo largo de la obra expone el esfuerzo físico que realiza sobre las tablas. Por tanto, unido a ese despliegue, su trabajo se eleva también por su capacidad de hablar de forma corporal, sin necesitar la palabra.

Canti Vaganti
Foto de Canti Vaganti

Un viaje mágico y familiar

Pinocchio, una historia delirante propone una puesta en escena muy atractiva para los más pequeños de la casa, pero también para todo tipo de públicos. De esta manera, lleva a un mundo de ensueño, siendo uno de sus principales sellos de identidad. La metamorfosis de la escenografía se completa con una sensación de preciosidad en cada uno de los cambios de escena que ofrece el espectáculo. Gracias a esta transformación, se produce una sensación de navegación por un sueño visual, que encaja con el atributo de cuento que lleva inscrita la propia historia. También fomenta esta ambientación de fábula con diversos golpes de efecto, como la entrada en el teatro de marionetas, que otorgan una sorpresa agradable. Por otra parte, el vestuario y el maquillaje son elementos fundamentales, cuidándose los detalles que recuerdan a esa simbología de una realización más física.

Dentro de esa composición basada en el movimiento, el encanto se mantiene en el compendio total de la pieza teatral, con un ritmo fluido, que se agradece en este tipo de producciones. La razón no es otra que logra mantener la atención del público infantil, que necesita de estímulos constantemente. Por ese motivo, vence en este reto dramático, al llegar a las últimas escenas con los espectadores totalmente dentro de la obra. Otro de los aspectos que llama la atención es la música elegida. Obviamente, en este montaje, se ha apostado por una ambientación más festiva y actual. Ese toque de electrónica se convierte en vehículo de danza, que se acompaña con una coreografía sencilla y pertinente para ser realizada en el patio de butacas. No son pocos los atributos que recordarán fácilmente los niños y adultos, ya que han sabido hacer memorable varias símbolos identitarios.

Pinocchio una historia delirante
Foto de Canti Vaganti

Conclusión

Pinocchio, una historia delirante es un cuento teatralizado que une la historia original con la modernidad de los nuevos tiempos. Recupera atributos que se han ido perdiendo en la cultura popular, aprovechándolos para convertirlos en un homenaje de la tradición. Por otra parte, Bruno Gallo y Kateleine van der Maas se meten de lleno en la acción, dejándose el cuerpo y el alma en ella. Además, su mayor éxito es su excelente capacidad expresiva no verbal. Lo mismo sucede con la puesta en escena, que es una auténtica aventura visual y sonora, dejando varios momentos memorables. Una forma de recuperar los clásicos, adaptándose a tiempo modernos sin dejar de lado su propio sello de identidad.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí