El placer de los extraños es una coproducción inglesa e italiana presentada fuera de competición en la Sección Oficial del Festival de Cannes de 1990. Dirigida por Paul Schrader sigue siendo considerada una gran película de autor por la crítica especializada.

La trama desarrolla el segundo viaje a Venecia de una pareja joven que está en crisis y su encuentro con otra sofisticada pareja de extraño comportamiento.

Disponible en la plataforma audiovisual Filmin, recomendamos la visión de éste drama psicológico tanto por su guion e interpretaciones como por la música y fotografía diurna y nocturna de la siempre atractiva Venecia.



El placer de los extraños

Crítica de ‘El placer de los extraños’

Ficha Técnica

Título: El placer de los extraños
Título original: Confort of strangers

Reparto:
Christopher Walken (Robert)
Rupert Everett (Colin)
Natasha Richardson (Mary)
Helen Mirren (Caroline)

Año: 1990
Duración: 117 min
País: Reino Unido
Dirección: Paul Schrader
Guion: Harold Pinter (Novela: Ian McEwan)
Música: Angelo Badalamenti
Fotografía: Dante Spinotti
Género: Drama. Romance

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘El placer de los extraños’

Dónde se puede comprar la película

El Placer De Los Extraños [DVD]
  • Christopher Walken, Rupert Everett, Natasha Richardson (Actors)
  • Paul Schrader (Director) - Angelo Rizzoli Jr. (Producer)

Sinopsis

Colin y Mary, una pareja con dudas acerca del futuro de su relación, van de vacaciones a Venecia donde conocen a un extraño, Robert, que les cuenta historias acerca de su abusivo padre y la humillante venganza que sufrió por parte de sus cuatro hermanas. Aunque Colin y Mary encuentran a Robert y a su esposa, la elegante y recatada Caroline, una compañía poco agradable, están inexplicablemente, casi hipnóticamente, atraídos hacia la pareja…

Dónde se puede ver la película



Vacaciones de una joven pareja en Venecia

El placer de los extraños comienza con la voz en off de la narración de un recuerdo infantil de su protagonista Robert. Tras éstas en principio misteriosas palabras sobre una bella vista de Venecia las primeras escenas nos presentan a una joven pareja inglesa en el selecto y lujoso Hotel Gabrielli. Colin (Rupert Everett) y Mary (Natasha Richardson) están de vacaciones habiendo vuelto a la ciudad de los canales después de tres años y en plena crisis de pareja.

El misterio crece cuando son seguidos y fotografiados en su paseo por Venecia. La gran música inquietante de Angelo Badalamenti aumenta la tensión cuando se pierden por la noche en el laberinto de callejuelas en su camino de vuelta al hotel.

Inseguros y desconcertados encuentran a Robert (Christopher Walken), un misterioso hombre con traje blanco que se ofrece a llevarles a un bar para cenar. Mientras beben vino el nuevo acompañante les relata episodios dolorosos sufridos en su infancia con su padre y cuatro hermanas.

También parece muy interesado en hablar sólo de su vida familiar y de cómo conoció a su mujer cuando tenía once años, una chica canadiense hija de unos amigos de sus padres.

Tras despedirse tratan de volver a su hotel perdiéndose de nuevo sin encontrar el camino de vuelta y sintiéndose indispuesta Mary por la ingesta de alcohol. La gran fotografía nocturna de Venecia recrea muy bien el aspecto misterioso y sombrío de sus canales para ésta joven pareja perdida.

El placer de los extraños
Fotos de IMDB

Un aristocrático, elegante e inquietante palacete

Una siguiente secuencia lleva a la joven pareja hasta la Plaza de San Marcos en busca de una cafetería para sentarse en una terraza. Allí después son encontrados por Robert que les propone le acompañen a su casa. Se trasladan en taxi lancha hasta un palacete lujoso donde el guion da nuevo giro introduciendo el personaje de Caroline (Helen Mirren), mujer de Robert.

Al despertarse la pareja inglesa están totalmente desnudos habiendo desaparecido sus ropas. Aceptan la propuesta de quedarse a cenar para poder recuperar sus vestidos. Caroline es una mujer afable, madura, atractiva, elegante y enigmática, que en seguida hace amistad con Mary.

La gran fotografía de Dante Spinotti se recrea en la distinguida elegancia clásica del palacete, lleno de obras de arte y muebles de época. También el vestuario de los cuatro personajes principales resulta muy acertado para el conjunto de las escenas. Localizaciones en las calles y canales de Venecia añaden gran valor estético a “El placer de los extraños”.

Algunas secuencias de sutil erotismo juegan al misterio con la ambigüedad moral de los personajes que el guion deja a propósito abierto. Una subterránea atracción entre las parejas es el hilo conductor latente a lo largo de la trama de la película. Caroline acaba confesando a la pareja que les  observaba mientras dormían desnudos.

En un extraño incidente Robert pega un puñetazo a Colin mientras hablaban quedando silenciado por el ahora ya receloso joven inglés. La pareja invitada decide irse tras cenar y Caroline les pide que vuelvan pronto.

The Comfort of Strangers
Foto de IMDB

Una perversa pareja de anfitriones

En su parte final la joven pareja parece reconciliarse en una salvaje entrega sexual de muchas horas en su habitación del hotel Gabrielli. Continúan su excitación en un restaurante distinguido hablando descarnadamente sobre sus apetencias eróticas mientras los otros comensales se sorprenden de la conversación. De nuevo en la habitación del hotel, Mary continúa contando su fantasía de ofrecer a Colin como esclavo sexual para sus amigas.

La trama comienza a intercalar conversaciones entre la joven pareja inglesa con secuencias de los extraños anfitriones. A partir de aquí distintas escenas ayudan a entender las peculiares personalidades de Robert y Caroline así como la motivación para retener a sus invitados.

Cuando la joven pareja está dando un paseo son invitados a subir al palacete por la manipuladora Caroline.

Las dos mujeres se sienten atraídas y la anfitriona se sincera sobre su peculiar vida sexual con Robert. La tensión aumenta cuando Mary descubre sorprendida el dormitorio principal del palacete totalmente lleno de fotos de Colin motivados por su atracción.

El ya barroco guion da vueltas sobre sí mismo para dar a entender las personalidades narcisistas y perversas de la pareja anfitriona. Las escenas finales continúan el descenso a los infiernos de las dos parejas hasta el impactante desenlace final no apto para corazones y estómagos sensibles.

Las escenas finales de El placer de los extraños completan la comprensión de las peculiares relaciones entre los cuatro personajes principales bien dirigidos por Paul Schrader. La personal adaptación por Harold Pinter de la novela de Ian McEwan mantiene hasta el final la emoción dramática. Cualquier otro final hubiera sido posible según el deseo de cada espectador.

The Comfort of Strangers
Fotos de IMDB

Conclusión de ‘El placer de los extraños’

Recomendamos ver atentamente El placer de los extraños en sus 117 minutos de metraje por el análisis psicológico de la complejidad de las personalidades humanas. Una joven pareja en crisis enredada fatalmente entre sus perversos y polimorfos anfitriones.

Buena dirección por Paul Schrader del cuarteto protagonista, destacando especialmente la gran fotografía de Dante Spinotti recreando la siempre atractiva diurna y enigmática nocturna Venecia. Muy buena es también la banda sonora del gran Angelo Badalamenti que complementa magistralmente el tono dramático de ésta película atemporal.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí