El pasado 25 de agosto se estrenó Primera cita en el Teatro Muñoz Seca, de Madrid. Basada en la obra de teatro "Jamais le deuxième soir", de Patrik Hernández y Enver Recepovic. En esta ocasión, Pedro Llamas realiza la adaptación, con dirección de Tuti Fernández. Además, Llamas protagoniza la pieza, junto a Elena Lombao y Cristina Acosta. También cabe destacar que es uno de los espectáculos de mayor éxito en París. Se podrá disfrutar hasta el 16 de octubre en el Teatro Muñoz Seca.



Estreno de Primera cita

Crítica de 'Primera cita'

Ficha Técnica

Título: Primera cita
Título original: Jamais le deuxième soir

Reparto:
Elena Lombao (Cintia)
Pedro Llamas (Lorenzo)
Cristina Acosta (Maribel)

Duración: 95 min. apróx.
Dirección: Tuti Fernández
Versión y traducción: Pedro Llamas
Autoría original: Patrik Hernández y Enver Recepovic
Música:
Tuti Fernández
Iluminación:
Carlos Alzueta
Escenografía:
Javier Ruiz de Alegría, basada en una idea original de Carmen Castañón
Producción: Nearco Producciones

Reportaje sobre 'Primera cita'

Sinopsis de 'Primera cita'

Primera cita nos presenta a Maribelm harta de que los hombres se aprovechen de ella nada más conocerla, prepara junto a su íntima amiga Cintia un plan: Tener una cita con un apuesto desconocido para “usar y tirar”. Vamos, lo que los hombres hacen habitualmente. Pero cuando aparece Lorenzo, un tipo romántico que solo busca el amor verdadero, todos sus planes saltan por los aires. (TEATRO MUÑOZ SECA). 



Primera cita
Foto de Pedro Gato

El hombre imperfecto

Pedro Llamas adapta “Jamais le deuxiéme soir” en su versión española, bajo el nombre de Primera cita. Esta obra original de Patrik Hernández y Enver Recepovic reflexiona en tono de humor sobre las relaciones amorosas, apostando por la comedia de enredos. La historia propone una experiencia ligera, siendo su mayor afán entretener a los espectadores. Por lo cual, la narrativa se deshace de cierta profundidad para dar paso más a la propia acción. Así permite que sea una espectáculo mayormente físico, orientado hacia un público generalista, que pueda conectar con algunas bromas fáciles. Aun así, hay algunos gags que vienen impregnados de crítica de la idiosincrasia española así como la cultura popular nacional. En este sentido, se valora positivamente que hayan sabido traerlo a la realidad española para acercarla todavía más a la realidad de los asistentes.

Lógicamente, repite esquemas que ya se han podido ver en otras obras de la misma índole, donde se producen distintas situaciones que, a través del disparate, pretenden despertar las carcajadas de los espectadores. Por lo cual, esta producción apuesta por este tipo de dramaturgia. Sin embargo, a pesar del esfuerzo, hay algunos gags excesivamente naifs, que pueden dar la sensación de ser algo infantiles. Asimismo, varias de las risas que se desean oír, no llegan y eso provoca algún momento incómodo en el que la broma realizada se queda en el limbo. A pesar de ello, la segunda parte es más solvente, obteniendo un ritmo mejor ejecutado y así el público entra más de lleno en la pieza. En resumen, hace pasar un buen rato, perfecta para desconectar del exterior y dejarse llevar por la comedia fácil, aunque podría potenciarse un carácter jocoso más efectivo.

Nearco Producciones
Foto de Pedro Gato

Un cumpleaños especial

Cristina Acosta, Elena Lombao y el propio Pedro Llamas son los protagonistas de Primera cita. Para comenzar, Cristina Acosta se mete en la piel de Maribel, principal protagonista de la pieza teatral. Por un lado, se sienten las ganas y el compromiso de la actriz con su labor sobre la escena. Sin embargo, por otro, se consolida una interpretación en la que necesita más verosimilitud. En consecuencia, hay partes en las que hay una exageración mayor de la que demanda el personaje y la situación. Pese a ello, según va avanzando la obra, se siente más cómoda y va remontando favorablemente. Además, sabe aprovechar la química que tiene con sus compañeros de reparto. Seguramente, según vaya rodándose la obra, terminará por afianzar y se mostrará un trabajo dramático más robusto.

Por su parte, Elena Lombao desprende un carisma muy acertado para este tipo de producciones. Desde el principio se puede ver cómo se maneja de una forma muy suelta sobre el escenario, lo que hace que se disfrute en todo momento. De esta manera, aprovecha todo aquello para estimular su actuación, comprendiendo a la perfección en qué momento golpear con esas dosis de locura y cuándo apostar más por la cotidianidad. Gracias a ello, obtiene un resultado muy positivo y se convierte en el perfecto engranaje de esta comedia. Después, Pedro Llamas también entinede el lenguaje de esta pieza teatral, así como la personalidad de su personaje. También hay que señalar que Llamas tiene una personalidad singular, lo que hace que pueda sacar partido de ello. Y así sucede. Dentro de esa tranquilidad y ligereza, hay ese punto estrambótico que le da cuerpo a su interpretación.

Nearco Producciones
Foto de Pedro Gato

Entre hipnosis y tácticas del amor

La puesta en escena de Primera cita se estructura en una visión apoyada sobre todo en la acción. Por ende, la escenografía se convierte en uno de los principales pilares y, por ello, se agradece que haya una construcción muy atractiva y simpática. Así, se fabrica el salón de la casa de Maribel, emanándose una percepción acogedora, sencilla y efectiva. Por tanto, recuerda al tipo de producciones de aire francés, que últimamente están inundando la cartelera madrileña, sobre todo en comedia. Luego, las transiciones consiguen que el ritmo no se vea afectado, aunque tampoco responden a un coherencia bien perfilada con la historia principal. Aun así, artísticamente, resuelve. Después, el vestuario no es un diseño complejo, pero responde a las necesidades que piden los personajes. Con lo cual, mantiene la intacta la esencia de la obra.

El ritmo de la obra es plausible, no logra grandes momentos de hilaridad ni golpes de efecto impresionantes, pero tampoco se dispersa ni da la sensación de aletargarse en el tiempo. Por tanto, la obra se desarrolla sin problemas y hay ese carácter liviano que agradecerán los espectadores que buscan este tipo de espectáculos. La dirección realiza un buen trabajo, tal vez, podría dotarla de más elementos que pudieran matizar y dar más sustancia a la comedia física que toma una parte importante del montaje. Por último, finaliza con un resultado que cumple, jugando sobre seguro, lo que hace que, técnicamente, también se quede en un plano más discreto y menos sorprendente. Como detalle, se agradece que los actores durante los saludos también busquen animar el patio de butacas, dejando un buen sabor de boca.

Primera cita
Foto de Pedro Gato

Conclusión

Primera cita es una comedia ligera, que buscar entretener y hacer desconectar a los espectadores. Así, tiene momentos graciosos, pero podría potenciarse más la comedia y apostar más por su vertiente extravagante. Por tanto, se queda en un humor más blanco y fácil. Por otro lado, el reparto cumple con su labor, destacando una estupenda Elena Lombao. A nivel técnico y artístico, hay que señalar el buen trabajo de la escenografía, que se convierte en uno de los mejores aspectos de la obra. Un juego de enredos para todos los públicos que divierte, pero no va más allá.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
6,6 / 10
66 %
Artículo anterior"Mamma Mia! El musical" se estrena en octubre en el Teatro Rialto de Madrid con una nueva superproducción
Artículo siguiente"El caso Figo: El fichaje del siglo": el gran Caballo de Troya del fútbol español
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
primera-cita-critica-teatroUna comedia ligera, que buscar entretener y hacer desconectar a los espectadores. Así, tiene momentos graciosos, pero podría potenciarse más la comedia y apostar más por su vertiente extravagante. Por tanto, se queda en un humor más blanco y fácil. Por otro lado, el reparto cumple con su labor, destacando una estupenda Elena Lombao. A nivel técnico y artístico, hay que señalar el buen trabajo de la escenografía, que se convierte en uno de los mejores aspectos de la obra. Un juego de enredos para todos los públicos que divierte, pero no va más allá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí