Como cada año, Cinemagavia cubrirá el mejor Festival de Cine de Terror y Fantástico de España, el Festival de Sitges 2020. Cada día os iremos contando nuestras primeras impresiones de todas las películas que tengamos la oportunidad de ver. También os comentaremos como es el funcionamiento del Festival en un año raro, con muchos cambios organizativos por culpa de la pandemia de la COVID-19. En esta primera jornada del Festival de Sitges 2020 (#Sitges2020), hoy os hablamos de: Península, Amulet, Black Water: Abyss, Last Words, La Funeraria y Saint Maud.

Primera jornada del Festival de Sitges 2020

Península (Train to Busan 2)

Dirigida por: Yeon Sang-ho.
Intérpretes: Gang Dong-won, Lee Jung-hyun, Lee Re, Kwon Hae-hyo, Kim Min-jae.
País: Corea del Sur.
Sección: Oficial Fantàstic Competición.

Sinopsis: Cuatro años después de los acontecimientos narrados en Train to Busan, el virus que desató el caos zombi se ha propagado por la península de Corea. En un desierto postapocalíptico, un grupo de supervivientes vaga de noche huyendo de los muertos vivientes.

Primeras impresiones

La secuela de Train to Busan es una de las películas más esperadas del año. Reventando taquillas en Corea del Sur, al igual que su predecesora, ahora pretende hacer lo mismo en el resto del mundo. Sin embargo, no esperes una continuación fotocopiada de la primera, porque son dos películas muy distintas entre sí. En Península nos encontramos con una distopía apocalíptica que sustituye el tren, por multitud de persecuciones en coche al estilo Mad Max.

Hay mucha más acción, pero también menos sustancia. El inicio es muy bueno y mantiene el nivel de la primera entrega, para proceder después a dibujar una estampa apocalíptica demasiado reconocible en otros filmes similares. Pocas sorpresas encontraremos en el argumento, donde los zombis pasarán a ser parte del decorado y siendo más temibles los propios humanos. Muchos se han aventurado a decir que es una mala película, no lo es. Simplemente no es la secuela que te esperas.

Península es un entretenimiento palomitero, sin sentido, que busca el impacto inmediato. Atrás quedan las alegorías simbólicas de anteriores trabajos del director. Aquí se regala a sí mismo un divertimento lleno de excesos, muertes y sangre que desemboca en un desenlace demasiado alargado y que tiende a lo melodramático. Son las mismas armas que ya utilizó en su anterior trabajo, pero aquí se le ve más el truco. Sin profundidad psicológica en los personajes, todo se reduce a la acción. Si te dejas llevar por ella y te olvidas de la primera, la disfrutarás.

Calificación: 68/100


Amulet

Dirigida por: Romola Garai.
Intérpretes: Carla Juri, Alec Secareanu, Imelda Staunton.
País: Reino Unido.
Sección: Noves Visions.

Sinopsis: Tomaz es un soldado traumatizado por la guerra que se ha refugiado en Inglaterra. Quizá por eso, cuando le ofrecen cuidar de la joven Magda y de su enferma madre, él no duda en aceptar. Sin embargo, no le han hecho ningún favor. La mayor no sale del piso de arriba, y el caserón está en ruinas.

Primeras impresiones

El debut en la dirección de la actriz británica Romola Garai, tiene un resultado desconcertante e irregular, pese a estar plagado de buenas ideas visuales. Un hombre traumatizado por su pasado en la guerra, acaba en una extraña casa, donde una joven cuida de su moribunda madre a la que tiene encerrada. Los flashbacks del pasado se narran en paralelo al presente, que cobrará mucho más peso narrativo. Lo mejor de la película es la ambientación lúgubre de la casa, una atmósfera decrépita y asfixiante que se transmite al espectador. Sin embargo, el filme conserva un ritmo tan pausado y la historia avanza tan lentamente, que no siempre resulta efectivo concentrar todo el esfuerzo en el aspecto ambiental.

La parte final guarda una sorpresa que puede descolocar a muchos. Un giro de los acontecimientos con acento feminista, pretende dar sentido al sinsentido de hechos que ya llevamos acumulados. Ese quiebro en estilo y forma, resulta demasiado forzado y aunque las intenciones son buenas y me gustan los cineastas que arriesgan, en esta ocasión, no me convence del todo. Amulet es una película de terror atmosférico con algunas secuencias verdaderamente desagradables, funciona mejor cuando se concentra en los pequeños detalles que cuando se vuelve ambiciosa, pero puede convertirse en una de las películas destacadas del Festival.

Calificación: 68/100

 

Black Water: Abyss

Dirigida por: Andrew Traucki.
Intérpretes: Jessica McNamee, Luke Mitchell, Amali Golden.
País: Australia / Estados Unidos.
Sección: Panorama Fantàstic.

Sinopsis: Mientras una tormenta tropical se aproxima, un grupo de amigos decide explorar un remoto sistema de cuevas en las profundidades de los bosques australianos. Las cuevas comienzan a inundarse, y la tensión va en aumento. Pero todo esto no es nada comparado con lo que está por venir: unos cocodrilos hambrientos.

Primeras impresiones

Terror australiano de la mano de Andrew Traucki, autor de “joyas” del género como El Arrecife o La jungla. El director se ha convertido en todo un especialista en las monster movies de Serie B. Es una secuela de una película dirigida por él mismo en 2007 y tiene a un peligroso y hambriento cocodrilo como rey de la función. La acción sucede casi íntegramente en el interior de una cueva y se vuelve muy monótona. Los protagonistas son unos millenials bastante estúpidos que no tienen otra ocurrencia que ir de excursión al lugar donde han desaparecido dos japoneses y no contárselo a nadie.

Tras una breve incursión espeleológica, el incauto grupo quedará atrapado en el interior de una cueva llena de agua en la que habita el susodicho reptil. Para ponerle salsa al asunto, los guionistas introducen algunos líos sentimentales entre los integrantes del grupo y se inventan excusas absurdas para que deban meterse constantemente en el agua. Un despropósito argumental que además tiene una realización aséptica y aburrida, llena de planos subjetivos en los que vemos la luz de las linternas iluminando el agua. No hay suspense ni terror. El cocodrilo apenas tiene un par de apariciones en toda la película y para entonces ya poco nos importará el destino de esos pobres infelices.

Calificación: 35/100

Last Words

Dirigida por: Jonathan Nossiter.
Intérpretes: Nick Nolte, Kalipha Touray, Charlotte Rampling, Stellan Skarsgard, Alba Rohrwacher.
País: Francia / Italia.
Sección: Noves Visions – Inauguración.

Sinopsis: 2085. La Tierra se ha convertido en un gran desierto. El joven Kal se dirige a Atenas cargando con diversas bobinas de celuloide, que proyecta en compañía del anciano Shakespeare. Entonces, surge en ellos un deseo: construir una cámara para filmar los instantes finales de una humanidad devastada. 

Primeras impresiones

Este año, la película inaugural de la Sección Noves Visions, ha sido Last Words. Basada en la novela de Santiago Amigorena, estuvo seleccionada para el Festival de Cannes 2020. Extraña, densa, irregular y sugerente, podrían ser algunos calificativos para esta distopía apocalíptica que se aleja un poco de los tópicos del género. Se nos presenta al último hombre vivo tras la hecatombe que luego descubrirá que aún quedan otros como él, aunque una pandemia irá acabando poco a poco con todos ellos.

La película es un poco dispersa y contemplativa, fruto de la experiencia en el documental del director Jonathan Nossiter, pero destaca la estupenda fotografía del desierto efectuada por parte de Clarissa Cappellani. En el reparto contrasta la participación de actores y actrices consagrados como Nick Nolte (espléndido), Charlotte Rampling, Stellan Skarsgard o Alba Rohrwacher, con un protagonista que nunca había actuado delante de una cámara, Kalipha Touray, un refugiado de Namibia en la vida real.

Más allá de aspectos estéticos y de su profético final para el mundo actual, destaca el diálogo que plantea el filme sobre el cine y la experiencia compartida de disfrutar de una película y/o hacerla. Esos últimos habitantes de la Tierra, construirán una cámara casera con la que darán testimonio de su existencia y también proyectarán retazos de películas antiguas como simulación de un mundo ya extinguido. Es una experiencia exigente y desafiante, pero muy interesante.

Calificación: 67/100

La Funeraria

Dirigida por: Mauro Iván Ojeda.
Intérpretes: Luis Machín, Celeste Gerez, Camila Vaccarini.
País: Argentina.
Sección: Panorama Fantàstic.

Sinopsis: La muerte no es algo extraño para Bernardo, su esposa Estella y su hijastra Irina, ya que regentan una funeraria. Pero una cosa son los cadáveres inertes y otra muy distinta los espíritus que vagan por el lugar y que fuerzan a la familia a limitar los espacios de la casa por los que pueden transitar. La mayoría son presencias tétricas pero inofensivas, hasta que un día se hace evidente que hay algo entre las sombras que realmente quiere hacerles daño…

Primeras impresiones

Terror argentino con una premisa atractiva, pero que acaba cayendo en el ridículo durante su desenlace. Una familia convive con los espíritus de los muertos casi con normalidad. Hay un hombre que incluso tiene una relación sentimental (y sexual) con uno de los fantasmas… Tras un inicio prometedor, la película cae en los lugares comunes del género en las set pieces de terror. No consigue dar miedo y, lo que es peor, en determinados momentos da un poco de risa.

Una buena ambientación, unos actores esforzados y varias ideas originales desaprovechadas, son lo más destacable de esta propuesta pobre y aburrida, de la que se deduce que no es conveniente ir al baño de noche (son varias las secuencias de apariciones fantasmales mientras la gente hace sus necesidades).

Calificación: 40/100

Saint Maud

Dirigida por: Rose Glass.
Intérpretes: Jennifer Ehle, Morfydd Clark, Turlough Convery, Lily Knight, Lily Frazer, Faith Edwards.
País: Reino Unido.
Sección: Noves Visions.

Sinopsis: Cuando la apocada y abnegada Maud llega a la casa de Amanda, una bailarina postrada en su hogar por una enfermedad, su cometido es el de atender a la paciente. Pero Maud se excede en sus funciones, convencida de que más allá de cuidar el maltrecho cuerpo de Amanda, tiene que salvar su alma. 

Primeras impresiones

La mejor película del día ha sido, sin duda, Saint Maud. Absorbente y inquietante, propone el retrato enfermizo de una mujer con tendencias psicóticas derivadas de su obsesión por la fe. Rose Glass firma una ópera prima potente en lo visual, de belleza casi pictórica, con la colaboración en la fotografía de Ben Fordesman. Los clarososcuros del alma de la protagonista quedan subrayados por la utilización de la luz y las sombras, que a menudo inundan el rostro de la joven beata con una intencionalidad narrativa. La actriz galesa Morfydd Clark realiza una interpretación prodigiosa de esa mujer obsesiva y masoquista.

La película trasciende el puro género para acercarse al cine de autor, con una enorme elegancia que no elude la sangre ni las escenas incómodas. El descenso a los infiernos de la locura de esta salvadora de almas, tiene una primera parte muy claustrofóbica que se cuece a fuego lento. Después de eso hay un pequeño bajón de interés, donde la película parece perder un poco el rumbo (igual que la protagonista), pero el tercer acto vuelve a ser un espectacular viaje por los recovecos más oscuros del alma, con un tratamiento visual asombroso e imaginativo (como ese plano final). Saint Maud es la primera joya de este Sitges 2020.

Calificación: 82/100

Si quieres conocer más información sobre la primera jornada del Festival de Sitges 2020 visita la web del Festival.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí