¿Quién puede matar a un niño? es el segundo largometraje del director que quitó el sueño a muchos con sus relatos. La adaptación de la novela El juego de los niños de Juan José Plans se llevó a la gran pantalla inquietando a mucha más gente. Narciso (Chicho) Ibáñez Serrador fue escritor y director de películas como La residencia o la maravillosa serie de televisión Historias para no dormir que mantuvo en vela a sus espectadores. En 1976 estrenó una película inquietante y perturbadora, ¿Quién puede matar a un niño?.



Quién puede matar a un niño

Crítica de ‘Quién puede matar a un niño

Ficha Técnica

Título: ¿Quién puede matar a un niño?
Título original: ¿Quién puede matar a un niño?

Reparto:
Lewis Fiander (Tom)
Prunella Ransome (Evelyn)
Antonio Iranzo (Padre)
Miguel Narros (Guardacosta 1)
Marisa Porcel (Enrique Amorós)

Año: 1976
Duración: 100 min.
País: España
Director: Narciso Ibáñez Serrador
Guion: Narciso Ibáñez Serrador
Fotografía: José Luis Alcaine
Música: Waldo de los Ríos
Género: Terror. Intriga
Productora: Penta films

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ¿Quién puede matar a un niño?

¿Dónde comprar la película?

¿Quién puede matar a un niño? [Blu-ray]
  • Precio mínimo ofrecido por este vendedor en los 30 días anteriores a la oferta: 8.99€
  • Lewis Fiander, Prunella Ransome, Antonio Iranzo (Actors)
  • Narciso Ibáñez Serrador (Director)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades
Oferta
¿Quién puede matar a un niño? [DVD]
  • Lewis Fiander, Prunella Ransome, Antonio Iranzo (Actors)
  • Narciso Ibáñez Serrador (Director)

Libro recomendado

Oferta
Los mejores relatos de terror llevados al cine
  • Plans Martinez, Juan Jose (Author)

Sinopsis de ¿Quién puede matar a un niño?

El segundo largometraje de Ibáñez Serrador está basado en un relato de Juan José Plans, en el que volvía a mostrar, como ya lo hiciera en su primer largo, La Residencia, y en numerosos programas de televisión, su dominio del cine de terror sin necesidad de recurrir a los trucos habituales del género. Todo ocurre a la luz del día. La crueldad y el horror los llevamos dentro.

Tom y Evelyn son una pareja de turistas ingleses que viaja a una población costera española para disfrutar al fin de una tardía luna de miel. Sin embargo, cuando llegan, se quedan decepcionados: el lugar es demasiado bullicioso para pasar las tranquilas vacaciones que ellos habían planeado. Deciden entonces alquilar una barca para visitar una pequeña isla en la que Tom había estado cuando era más joven. Su sorpresa será mayúscula cuando descubran que los únicos habitantes de la isla son niños, unos niños que, animados por una misteriosa fuerza, se rebelan contra los adultos. (Filmin)

Donde se puede ver la película



Los créditos iniciales

El director comienza su película con unos títulos de crédito bastante escalofriantes. ¿Quién puede matar un niño? comienza mostrándonos duras imágenes de las mayores atrocidades que ha cometido este mundo. A la hora de tratar cada conflicto se pone el foco de atención en los niños, esos seres angelicales e inocentes que poca culpa tienen de los problemas de los adultos, pero que, aun así, sufren las terribles consecuencias de los terribles actos. Dándonos la información de las elevadas cifras de muertos que causó cada conflicto, le sigue la cifra de muertos de niños y niñas que causó el conflicto, otra vez poniendo como centro de atención a los niños.

Estableciendo el pacto audiovisual, el título de la película y sus créditos ponen de manifiesto quienes van a ser los protagonistas del film y el tono de este. Asimismo, a las crudas y desgarradoras imágenes captadas por el sentido de la vista, le acompañan unas risas y cantos de niños inocentes, pero que con esas imágenes de guerra ponen un mal cuerpo a cualquiera, a uno se le eriza la piel y llega a emocionarse sin apenas haber comenzado la película. Unos créditos que nos hacen sentirnos muy incómodos, adelantándonos así las sensaciones que nos producirá la cinta.

Foto de IMDB

Matar a un ruiseñor y ¿Quién puede matar a un niño?

Al ver los títulos de crédito de ¿Quién puede matar a un niño? es inevitable establecer una relación con los créditos de Matar a un ruiseñor. Si bien es cierto, en contraposición con el primer film, la adaptación cinematográfica de la novela de Harper Lee nos presenta unos créditos tiernos e inocentes apoyándose con los cantos del niño. Unos créditos que establecen el pacto audiovisual a la perfección y mantienen la línea que va a tratar el filme. Por el contrario, el comienzo de la película de Ibáñez Serrador es duro y angustioso generando un malestar en el espectador, e incluso tristeza. Sin embargo, ambos se asemejan en el ámbito sonoro, donde nos acompaña la inocencia con los cantos y las risas de los más pequeños.

Por otro lado, la semejanza de los títulos también cabe señalarla. Ya que al final matar un ruiseñor en consonancia con la película podría significar acabar con la inocencia. Lo mismo con el título de la obra española, donde acabar con la inocencia es como matar a nuestro niño interior.

Quién puede matar a un niño
Copyright Carlotta Films

El comienzo alegre de un inquietante film

Tras la inteligente combinación de crueldad e inocencia en los créditos, la cinta cambia de atmósfera optando por un ambiente fiestero y cálido. Es aquí cuando se nos presentan a los protagonistas de la película, una pareja de extranjeros que han venido a pasar sus vacaciones a España. Lewis Flander y Prunella Ransome interpretarán a la joven pareja de enamorados que transmiten una química increíble, algo que engancha al comienzo del film.

Con una hermosa playa de Almuñécar que se visualiza de fondo a través de la ventanilla del autobús, se nos presentan a nuestra querida pareja dentro del bus. Encontraremos un primer acto ligero, fácil de ver y con buen ritmo que no permite vislumbrar lo que viene a continuación. Al igual que encontramos una contraposición en los créditos, también observamos una contraposición entre el primer acto y el resto del filme. Encontraremos un primer acto fiestero, tranquilo, tierno, dulce, inocente etc. Algo que poco tiene que ver con la sensación que nos producirá el segundo y tercer acto.

Who Can Kill a Child
Copyright Carlotta Films

No hay vuelta atrás

Cuando nuestra pareja de ingleses coge el bote para ir a la isla donde nuestro protagonista varón estuvo en su infancia, sentencia su destino y el de su pareja. Es así como se cambia la atmósfera de la película dando cabida a la intriga y al suspense inquietante. Antes de pasar a comentar el segundo acto, hay que alabar el trabajo de Ramiro Gómez, quien ha conseguido transformar un pueblo de Toledo en un paraíso mediterráneo.

Con la llegada a la isla, el ritmo del filme se ralentiza para dar paso a una nueva atmósfera, algo más pesada, pero llena de suspense. No tardaremos en descubrir que los niños son los protagonistas del filme, algo que ya vaticinaba el prólogo que ayuda a hacernos una idea del porqué del comportamiento de los niños de la isla.  Sin ninguna duda, Narciso Ibáñez Serrador narra en ¿Quién puede matar a un niño? una historia perturbadora y macabra con una estética que rompe con los cánones establecidos por el género.

Se ha alabado a Ari Aster y a su película Midsommar por la capacidad de transmitir terror a plena luz del día, no obstante, esto ya lo hizo Narciso Ibáñez Serrador con su segundo largometraje mucho antes. Es increíble la atmósfera que se construye a plena luz del día con una fotografía luminosa y convencional que va en consonancia con la película. Una fotografía perfecta e innovadora en sus encuadres nos hubiera sacado de la propia película perjudicando la experiencia con esta. Por eso mismo, a veces, menos, es más.

Who Can Kill a Child
Copyright Carlotta Films

Los niños protagonistas del terror

¿Quién puede matar a un niño? como dije antes, rompe con toda la estética del género de terror. Se acaban las casas de terror, ambientes oscuros, fantasmas y solo acudimos a los niños como motor de acción. Es innegable la semejanza del segundo largometraje del director con una adaptación cinematográfica de uno de los relatos de Stephen King que llegará ocho años después de la película española, Los chicos del maíz.

Asimismo, también encontramos semejanzas con una de las obras del gran Alfred HitchcockLos pájaros. La semejanza a parte de en algunas escenas, se encuentra en como a los pájaros de Hitchcock les ocurre algo desconocido que les motiva a atacar a las personas. La misma línea sigue ¿Quién puede matar a un niño?, sin embargo, aquí el prólogo nos sirve para poder entender lo que ocurre con los niños, algo que en la película de Hitchcock no tenemos.

Quién puede matar a un niño
Copyright Carlotta Films

La evolución en el tercer acto

A medida que avanzamos en la película y llegamos al tercer acto, vemos como la estética se aproxima algo más a la estética del género con planos claustrofóbicos y un ritmo vertiginoso acompañado de una música que hace que nos agarremos al asiento. Por otro lado, encontramos una escena correspondiente a un giro de guion inesperado y sorprendente, que se mantiene en la mente del espectador.

Spoiler

Creo que es difícil que alguien sea capaz de olvidar la escena de la barriga, y la increíble interpretación de Prunella Ransome y sus escalofriantes gritos de “¡ME ESTÁ MATANDO!”. Sencillamente increíble esa escena, tanto a nivel emocional para el espectador, que se agarra al asiento sorprendido y asustado, como a nivel interpretativo. Realmente sobrecogedora y difícil de olvidar.

[plegar]

Tom y Evelyn

Hablando de interpretaciones, nos falta tratar la de nuestros protagonistas. Lewis Fiander y Prunella Ransome como dije anteriormente poseen una química en la película increíble, sobre todo en el primer acto. Nos creemos fácilmente el amor entre ellos, y la pareja que hacen nos resulta encantadora y entrañable. Sin embargo, con la llegada a la isla es cierto que parece que ambos se alejan un poco, en parte por el papel protector que toma el personaje de Tom que se aleja de su mujer para protegerla. No obstante, el amor del uno por el otro sigue siempre presente.

Por otro lado, destaco la fuerza de Prunella Ransome en el filme, incluso a veces sobresaliendo por encima de Lewis Fiander, quien en algunas pocas veces puede pecar de contenerse demasiado en su actuación. Sin embargo, ambos llevan muy bien el peso de la historia y hacen por lo general un buen trabajo.

Who Can Kill a Child
Copyright Carlotta Films

Conclusión de ¿Quién puede matar a un niño?

¿Quién puede matar a un niño? supone el segundo largometraje de Narciso Ibáñez Serrador. Un inquietante film, cruel, perturbador y macabro que no necesita de fantasmas ni de poca luz para generar malestar en su espectador. Asimismo, el título de la cinta, los créditos iniciales y el argumento de la trama parten de una naturaleza incómoda, pero que también lanza una pregunta al espectador e invita a su reflexión con un macabro relato.

Una película de terror que rompe la estética de las películas del género nadando a contracorriente. Sin embargo, eso no le permitió gozar de reconocimiento en el extranjero, llegando incluso a superar al temible Tiburón de Spielberg en Italia. Además, es una película que como no podía ser de otra manera, pertenece a una de las personas encargadas de mantener en vela a la población española a partir de la segunda mitad de los años 60, el gran Narciso Ibáñez Serrador.

“El mundo está loco. Lo malo es que siempre los que pagan el pato son los niños. Si hay guerra, los niños; si hay hambre, los niños.”

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí