Quisiera que alguien me esperara en algún lugar, es un melodrama francés dirigido por Arnaud Viard. Es una adaptación del bestseller de la escritora Anna Gavalda, publicado en 1999 bajo el mismo nombre. El director de la película, con el que tuvimos el placer de conversar durante el BCN Film Festival, lleva a cabo esta adaptación de una manera algo libre, pero manteniendo la esencia de la obra literaria. La entrevista a Arnaud Viard, la podéis encontrar AQUÍ. La película es una bella alegoría de la perdida y como cada individuo, lidia de manera distinta con ella. Aunque pueda parecer una cinta muy desoladora a priori, el mensaje final que deja la película es muy esperanzador.  Una de las películas más intimistas y personales de lo que va de año, que consigue ser mucho más que un simple melodrama.

La película está protagonizada por Jean-Paul Rouve, Alice Taglioni, Aurore Clément, Benjamin Lavernhe, Camille Rowe y Elsa Zylberstein, entre otros. La película se estrenara en los cines españoles, el próximo 14 de Agosto.



Quisiera que alguien me esperara en algún lugar

Crítica de ‘Quisiera que alguien me esperara en algún lugar’

Ficha Técnica

Título: Quisiera que alguien me esperara en algún lugar
Título original: Je voudrais que quelqu’un m’attende quelque part

Reparto:
Jean-Paul Rouve (Jean-Pierre Armanville)
Alice Taglioni (Juliette Armanville)
Aurore Clément (Aurore Armanville)
Benjamin Lavernhe (Mathieu Armanville)
Camille Rowe (Margaux Armanville)
Elsa Zylberstein (Héléna Litowski)
Sarah Adler (Nathalie)
Christophe Paou (Thierry)
Elsa Damour Cazebonne (Charlotte)
Flore Bonaventura (Sarah Briot)
Yannick Choirat (Alex)
Eriq Ebouaney (El médico)
Gregoire Oestermann (El ginecólogo)
Pierre Guénard (Músico de Radio Elvis)
Manu Ralambo (Músico de Radio Elvis)

Año: 2019
Duración: 89 min.
País: Francia
Director: Arnaud Viard
Guion: Emmanuel Courcol, Vincent Dietschy, Thomas Lilti, Arnaud Viard (Novela: Anna Gavalda)
Fotografía: Emmanuel Soyer
Música: Clément Ducol
Género: Drama. Familia
Distribuidor: Karma Films

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Quisiera que alguien me esperara en algún lugar’

Sinopsis

En la bonita casa de verano familiar, Aurore (Aurore Clément) celebra su 70 cumpleaños rodeada de sus cuatro hijos. Jean-Pierre (Jean-Paul Rouve) es el mayor y ha asumido el rol de cabeza de familia desde la muerte de su padre; Juliette (Alice Taglioni), de 40 años, está embarazada de su primer hijo y desea convertirse en escritora; Margaux (Camille Rowe), la artista de la familia, es una talentosa fotógrafa que aspira a llegar a lo más alto y Mathieu (Benjamin Lavernhe), el más joven, sueña con seducir a su compañera de trabajo Sarah. Un día, uno de ellos tomará una decisión que cambiará la vida de los demás para siempre. (Karma Films)



La exploración de los nexos familiares

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar comienza con el encuentro familiar que se ocasiona en la bella casa de verano de Aurore (la madre de los cuatro hijos), con motivo de su setenta cumpleaños. Desde el inicio del film, podemos observar como cada personaje es muy dispar entre sí, dada la diferencia de edad y motivaciones personales de cada uno. Esa idealización, que a veces vemos en este tipo de películas sobre los vínculos familiares, aquí se explora con una mayor honestidad y complejidad. Quisiera que alguien me esperara en algún lugar es una aproximación más fehaciente a la realidad familiar, donde puede a ver roces entre los distintos miembros, pero eso no quiere decir que se tengan en menor estima.

Cada personaje parece ser la consecución vital del otro, como si se nos mostrara las distintas perspectivas que uno adopta, a medida que se va haciendo mayor.  Para entender esto, podemos partir del personaje de Margaux, para luego ir viendo los demás personajes. Margaux es una joven artista,  que todavía no ha conseguido despegar en el mundillo del arte, y poder vivir de su pasión. Ella representa la rebeldía y las ganas de comerse el mundo, tan propias de la juventud. Después tenemos al personaje de Mathieu, un treintañero que su máxima preocupación, es la de conseguir liarse con una compañera de oficina llamada Sarah.

Por otro lado  tenemos al personaje de Juliette, una profesora de literatura francesa que está esperando a tener su primer hijo. Ella en comparación de su hermano Mathieu, representa una mayor madurez ante la vida, donde se replantea muchas cuestiones de vital importancia, como el amor o su profesión. Finalmente tenemos a Jean-Pierre, el hermano  mayor que trabaja como encargado en un gran almacén. Podemos considerar a este personaje el protagonista de la cinta y de alguna manera, la personalidad más crepuscular de todas.

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar
Foto de Karma Films

Lidiar con la perdida

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar ofrece pasajes bastante dramáticos, donde la tragedia golpea a todos los personajes por igual. Es interesante de ver, como cada uno lo interioriza y lo afronta, de una manera totalmente distinta. Da la sensación tan real, de que somos incapaces de apreciar lo que tenemos, hasta que lo perdemos. Esa incapacidad, no solo para apreciar los seres queridos que les rodean, sino para  percibir ese dolor ajeno que pueden estar atravesando, será una de las piedras angulares de toda la película.

La pérdida se presenta como un golpe de realidad, para el que uno no está preparado. Más allá de la pérdida de un ser querido, este elemento se presenta de diversas formas, a lo largo de la película. Como la perdida sentimental, en el caso de Jean- Pierre con el personaje de Héléna o la perdida que uno siente a causa del paso del tiempo.

Es por ello que esta cinta, no se limita únicamente a ofrecer un contexto dramático forzado, sino que trae consigo una reflexión profunda, sobre lo que supone la pérdida para un individuo. La adaptación narrativa en este sentido es impecable, ya que el director consigue llegar a la esencia de la obra literaria de Anna Gavalda.

De la misma manera, resulta muy fácil sentirse reflejado en uno o en varios de los personajes de esta historia.  Por el motivo que se ha mencionado previamente, que es  el hecho de que cada personaje representa una época vital distinta, que va desde la juventud hasta la vejez.

Je voudrais que quelqu'un m'attende quelque part
Copyright Céline NIESZAWER © EASY TIGER – UGC IMAGES – FRANCE 2 CINEMA – LES MILLE ET UNE MARCHES

Un canto a la vida

Uno como espectador no sale del cine con el ánimo bajo por lo que acaba de ver, ya que el mensaje final que deja la cinta, está lleno de optimismo y esperanza. Una vez que los personajes afrontan la dura perdida, llegan a la conclusión de que quieren vivir y disfrutar de todo lo bueno que les rodea. Pese a que sus vidas, son muy distintas de lo que se habían imaginado, llegan a permitirse ser felices y dejar el pasado atrás, después de todo.

El arte tiene una importancia vital en Quisiera que alguien me esperara en algún lugar, que se pone de manifiesto como el medio perfecto, para afrontar los demonios que uno lleva consigo mismo. Una bella alegoría, del poder del arte y  su capacidad sanadora  en las personas. Hay una escena en particular, que pone los bellos de punta. Dicha escena la protagonizan el personaje de Juliette y un alumno suyo que está analizando un poema de Ribaun. En apenas diez minutos de metraje, el director consigue evocar de una manera sencilla y totalmente poética, toda la esencia de la película. Esta escena en concreto, fue creada por el propio director, ya que no aparece en la obra de Anna Gavalda.

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar
Copyright Céline NIESZAWER © EASY TIGER – UGC IMAGES – FRANCE 2 CINEMA – LES MILLE ET UNE MARCHES

Conclusión de Quisiera que alguien me esperara en algún sitio

Quisiera que alguien me esperara en algún lugar, es una gran adaptación cinematográfica del gran actor y director francés Arnaud ViardEs una cinta realmente intimista, que cuenta con un elenco de personajes totalmente formidables.

Una película que pese a contar con instantes bastante melodramáticos, llega a dejar un buen sabor de boca en el espectador. Un film que hará reflexionar y replantear al espectador muchas cuestiones, en las que puede llegar incluso a sentirse reflejado.

Una bella historia sobre como la vida florece con mayor intensidad, cuando somos capaces de lidiar con la inevitables perdidas que trae consigo la vida. Una película totalmente recomendable, que se podrá disfrutar en España, a partir del próximo 14 de Agosto.

Reportaje en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí