En Cinemagavia tuvimos la inmensa suerte de charlar con el dramaturgo Ramón Paso y la actriz Ángela Peirat, que, recientemente, estuvieron con una versión maravillosa del clásico La importancia de llamarse Ernesto, de Oscar Wilde, en el Teatro Maravillas. Para todos lo que queráis saber más de esta versión, podéis leer la crítica que realizamos AQUÍ. De antemano, agradecemos el tiempo que tanto Ramón y Ángela nos brindaron, para poder hablar de esta obra. Actualmente, están llevando a cabo otra obra llamada “El móvil” en el Teatro Lara; una comedia de chicas divertidísima, que no os podéis perder.

Ramón Paso y Ángela Peirat
Foto de Ramón Paso y Ángela Peirat con el reparto de “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

Entrevista a Ramón Paso y Ángela Peirat

Daniel Jiménez / Cinemagavia: Ramón Paso, ¿qué es lo que te impulsó en primer lugar, a llevar a cabo esta versión de La importancia de llamarse Ernesto de Oscar Wilde?

Ramón Paso: Bueno, a mí siempre me ha fascinado la obra de Oscar Wilde. Me parece una de las figuras artísticas más interesantes que alguien puede abordar.  Recuerdo leer esta obra suya hace mucho tiempo y maravillarme con sus personajes y su trama. Afortunadamente, se me propuso hace un tiempo versionar esta obra en concreto; cosa que  yo no dude ni por un momento.

D.J. / CG: Para una actriz supongo que también debe ser algo muy especial, cuando se os brinda la ocasión de interpretar obras tan universales como esta…

Ángela Peirat: Totalmente, para mí es una obra que me encanta por lo divertida e ingeniosa que llega a ser. Oscar Wilde tenía un humor muy inteligente pero que lo manejaba con sutileza. Es un humor que si entras en él, acabas divirtiéndote muchísimo, tanto los que estamos en el escenario como el público que nos ve.

La importancia de llamarse Ernesto
Foto de “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

El personaje de Lane

D.J. / CGMe gustaría preguntaros por el personaje de Lane. Porque creo que es uno de los puntos fuertes de esta versión y, además, tengo la suerte de tener delante a la actriz que la interpreta. Este personaje en la obra original hace un papel muy testimonial, pero, en cambio, en esta versión llega a ser fundamental. ¿Cuál fue el proceso que seguisteis a la hora de reinterpretar este personaje y cuál fue el proceso actoral que seguiste Ángela para preparar el papel?

R.P.: Tenía en mente hacer un versión en donde la mujer tuviera un mayor protagonismo en la obra. Es algo que venimos haciendo desde hace un tiempo, ya que al tener dentro de la compañía a tantas grandes actrices, pues te propones revisionar ciertos clásicos desde una mirada feminista. Aquellas obras que lo permiten, porque muchos se afanan en realizar versiones desde un prisma totalmente equívoco. En este caso, lo vimos claro, ya que la obra te permite absolutamente moverte desde esa perspectiva.

El papel de Lane era parte de ese cambio que queríamos brindarle a esta versión, ya que en la obra de Wilde estamos ante una mujer sumisa y aquí tenemos a una mujer que no duda en expresar lo que piensa en todo momento.

Á.P.: Es algo que mucha gente nos lo ha comentado y que llega a funcionar muy bien. Creo que la comedida es de los géneros más difíciles a los que una actriz se enfrenta y más en este tipo de comedia tan sofisticada. Llegas a tener miedo por si vas a llegar a ser graciosa o no, pero creo que es algo de lo que te  tienes que olvidar completamente.

En esta versión, el personaje de Lane me pareció genial por las réplicas tan ingeniosas que da, desde la absoluta seriedad. No solo se limita a su carácter, también en lo que se refiere a su vestimenta, es totalmente diferente al tipo de criada de la época victoriana. Esta Lane es como si de una muñeca sacada del manga se tratase.

La importancia de llamarse Ernesto
Foto de “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

Los elementos contemporáneos de Ramón Paso y Ángel Peirat

D.J. / CG: En la obra jugáis con elementos contemporáneos, que pueden parecer una nimiedad o algo simbólico, pero que le dan un toque distinto a la obra. ¿Cuál fue el motivo por el que decidisteis introducirlos en una obra ambientada en la época victoriana?

R.P.: Normalmente, nos atrevemos hacer cosas locas, como fue el caso de Otelo. Le da un toque gamberro a la representación, que funciona muy bien con el espíritu de la obra original. Por ejemplo, los vestidos no son pertenecientes a la Inglaterra victoriana, sino a la Belle Époque francesa. Al final, cuando versionas una obra tienes que tener clara la esencia de la misma, pero también tener la libertad de jugar con ella. Las convers, los móviles… Al final, todo le dan un toque particular a la obra, pero sin dejar de ser lo que es.

Á.P.: Yo creo lo mismo que ha comentado Ramón, de que estos detalles hacen de la obra algo más gamberra y divertida de ver. Ya desde el cartel de la obra es algo que llama la atención. Una mujer vestida de época mascando un chicle, llama fácilmente la atención del espectador. Por lo que es otra de las razones, por las cuales esta versión funciona tan bien, porque no se ciñe a lo que uno se acostumbra a ver.

Paso Azorín Teatro
Foto de “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

El reto de versionar a Oscar Wilde

D.J. / CG: Ramón, eres una de las figuras del teatro español que mejor han sabido reinterpretar algunos de los clásicos más atemporales. ¿Os llega a imponer el tener que trabajar con obras de autores tan inmortales como Oscar Wilde o Shakespeare?

RP: No te voy a mentir, impone bastante. De hecho hubo una vez que llegué a pensar antes de una primera función, que me había cargado una obra; luego llegó a gustar mucho y fue bien recibida, pero de primeras uno puede llegar a sentir eso. Aunque a fin de cuentas, es algo necesario y que, probablemente, en España no haya una cultura sobre ello como en otros países.

Por ejemplo, Kenneth Branagh ha hecho cosas brutales con ciertas obras de Shakespeare. Uno no puede tomarse demasiado en serio una obra, porque él que se lo toma de tal manera demuestra una absoluta irresponsabilidad hacia el autor y hacia la obra en sí.

ÁP: Como actriz, no puedes dejar que te imponga en exceso. Tienes que dejar de lado todos esos miedos e, inseguridades en casa y dejarte llevar en el escenario. No puedes pensar o llevarte contigo esas sensaciones, simplemente confiar y soltarte.

Ramón Paso y Ángela Peirat
Foto de Ramón Paso, Ana Azorín, Inés Kerzán y Ángela Peirat (Paso Azorín Teatro)

La falsedad de la sociedad, según Ramón Paso y Ángela Peirat

D.J. / CG: En La importancia de llamarse Ernesto, Oscar Wilde retrataba de una forma mordaz la falsedad de la sociedad británica de aquella época. Me gustaría preguntaros, ¿Cuál creéis que es la sociedad más llena de falsedad, la victoriana o la actual?

R.P.: Si me hubieras preguntado hace 10 años, probablemente te hubiera dicho la victoriana. Ahora yo creo que está igualada la cosa, ya que creo que estamos en la época de lo políticamente correcto. Hay un discurso aceptado que si te sales de él te apalean por un lado o por otro. Eso hace que muchas veces un creador se piense dos veces si realizar o no una obra; porque lo más probable es que sea criticado por cierto sector de la sociedad. Yo me considero una persona de izquierdas, pero también crítico cuando alguna figura pública de izquierdas lo hace mal. Ya por ello, mucha gente cree que uno pierde credibilidad por mostrarse así.

ÁP: Creo que es difícil de elegir entre estas dos épocas. En la época actual hay mucho postureo y la gente parece no querer mostrarse tal y como son. También como dice Ramón, vivimos en unos tiempos en los que si te sales del discurso mayoritariamente aceptado, te apedrean. No debería ser así, la gente debería mostrarse ante los demás, sin fingir ser lo que no son en realidad.

Paso Azorín Teatro
Foto de “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

Sobre la pandemia

D.J. / CG: En cuanto a la compañía teatral de la que sois parte, me gustaría preguntaros, ¿Cómo habéis llevado esto de la pandemia, a nivel laboral?

R.P.: Bueno, yo creo que los que peor han salido parados han sido los sanitarios. Yo tuve la mala suerte de pillar el COVID y debido al asma que sufro, tuve que estar alrededor de 30 días en el hospital. La labor que han hecho es impresionante, sacrificándose de una manera tremendamente heroica y profesional. Luego, sectores como el cultural, evidentemente, hemos salido muy mal parados y estamos sufriendo en la actualidad bastante. Muchos proyectos se cayeron por culpa de la pandemia y ahora se está intentando tirar para adelante con los medios de los que disponemos.

ÁP: Una época extraña, pero que tienes que aceptar la situación y mirar para adelante. De hecho, nosotros fuimos de las primeras compañías teatrales en volver después del confinamiento. Por lo cual, hemos seguido al pie del cañón en ese aspecto.

D.J. / CG: Habéis estado trabajando durante bastante tiempo juntos. ¿Cuál es el secreto de vuestro éxito como compañía teatral?

R.P: El trabajo. Desde que empezamos allá por 2012 con la compañía, no hemos parado de trabajar para sacar adelante esto. Tenemos la fortuna de trabajar en lo que nos gusta, pero todo lo que se ha ido logrando ha sido en base al trabajo.

Á.P.: Estoy de acuerdo de que todo los proyectos que vamos sacando con la compañía, son posibles gracias al esfuerzo colectivo de todos los que formamos parte de ella.

La importancia de llamarse Ernesto
Foto de “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

Si Oscar Wilder estuviera vivo

D.J. / CG: Por último, como Ramón Paso y Ángela Peirat, ¿Qué creéis que es lo que pensaría Oscar Wilde si viera esta versión?

R.P.: Eso me pregunto siempre cuando versiono a un autor tan grande como lo es Oscar Wilde. He tenido la misma pregunta con Shakespeare, o con Jardiel. Lamentablemente eso no lo sabremos hasta que vayamos con él y nos lo pueda aclarar él en persona.

Á.P.: Yo creo que pasaría un buen rato, ya que es una versión muy divertida y gamberra. Definitivamente, pienso que sería de su agrado, ya que era alguien que le gustaba reírse de sí mismo.

Puedes leer la crítica de La importancia de llamarse Ernesto, obra teatral de Ramón Paso, en la que participa Ángela Peirat como parte del reparto actoral, pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí