Creación Guiones

Una de las novedades presentada por Movistar+ en la 69 Edición del destacado Festival de Cine de San Sebastián, es la formidable serie documental dedicada a "Raphael". La proyección del segundo episodio de los cuatro que la forman, ha sido una clara muestra del indudable éxito con que contará su estreno el próximo año.

Raphaelismo es la vida de este gran icono del pop español desde hace más de sesenta años y que continúa en activo. Cuenta, además, con vídeos inéditos, recreaciones y la participación de su familia y de otras figuras relevantes del panorama musical español e internacional.

Charlie Arnaiz y Alberto Ortega, entusiastas fundadores de la productora Dadá Films & Entertainment S.L, han sido los creadores y directores de tan peculiar y completo documental. No es de extrañar considerando su probada experiencia, sinónimo de calidad. Como también lo es la productora discográfica Universal Music Spain, una de las más importantes del mundo.

Creación Guiones

No han escatimado en medios, apareciendo algunos lugares que influyeron en su carrera y donde viven personajes que lo conocen, admiran o trabajaron con él. Sus testimonios hacen resaltar la humanidad de la gran estrella. Por eso ha sido rodado entre Madrid, Barcelona, Linares (Jaén), Tamajón y El Cubillo (Guadalajara), Benidorm (Alicante), México, Miami y Los Ángeles.



Raphaelismo

Crítica de Raphaelismo

Ficha Técnica

Título: Raphaelismo
Título original: Raphaelismo

Reparto:
Raphael

Año: 2022
Duración:
País: España
Director: Charlie Arnaiz (Creador), Alberto Ortega (Creador)
Guion: Casandra Valdés, Luis Sánchez-Polack. Idea: Charlie Arnaiz, Alberto Ortega
Fotografía:
Música: Raphael
Género: Documental
Distribuidor: Movistar+

Filmaffinity

Tráiler de 'Raphaelismo'

Sinopsis

La historia de Raphael es la historia de todos. Se trata de un icono que, sin cambiar su estilo único y personal, ha resistido al paso del tiempo, las modas y las críticas. Raphael es hoy leyenda viva de la música. Ha pasado la mayor parte de su vida encima de un escenario, seguido por una legión de fans alrededor del mundo, que van desde España a América Latina, pasando por Rusia. Un artista extraordinario que sigue en activo y se mantiene fiel así mismo tras 60 años de carrera. (Movistar+)



Eurovisión

Ahí comienza el segundo episodio de la serie Raphaelismo. Año 1966, Luxemburgo. El compositor Manuel Alejandro compuso dos canciones de las que se eligió Yo soy aquel. Un gran gancho en toda Europa, aunque no ganara el Festival significó un trampolín hacia la fama y la popularidad, como el propio cantante reconoce.

Quedar en séptima posición se consideró en la España franquista como una afrenta geopolítica, "una víctima de Eurovisión". Sin embargo no supuso ningún drama, fue el triunfador moral. De golpe le conocieron millones y millones de personas.

De nuevo lo intentaría en 1967, ésta vez en Viena ya que el ganador de la edición anterior había sido el austríaco Udo Jürgens. Hablemos del amor fue la canción que interpretó entonces. Una canción moderna, poderosa, de las que crecen al final, según la cantante y compositora "Vega".

Tampoco ganaría, quedando en sexta posición, pero sería el espaldarazo internacional necesario para lanzar su meteórica carrera: salir en todas las televisiones del mundo. Toda la prensa estaba volcada con él y eso era casi tan importante como haber ganado.

De esta manera comienza su gira por Europa. Su intachable muestra de profesionalidad sería fundamental para un país que comenzaba a cambiar de imagen. Su meta estaba en el Olympia de París, donde los grandes de la música, incluida su venerada Édith Piaf actuaban. Y en tres meses lo consiguió. De hecho iba a actuar con ella pero poco antes de la fecha prevista enfermó, muriendo un tiempo después.

Aquella aparición en la meca de cualquier cantante de la época, estuvo llena de emoción. No sólo porque estuviera cumpliendo un sueño, sino porque su padre viajó hasta allí para asistir. Su felicitación en el camerino ha quedado inmortalizada en una bella foto en la que se aprecia la mirada de orgullo de su progenitor.

Raphaelismo
El cantante Raphael durante su concierto en el Wizink Center en Madrid. Europa Press

Hasta el infinito y más allá

Según palabras de Alaska, conocidísima cantante y compositora mexicana, vocalista de los grupos Alaska y los Pegamoides y Alaska y Dinarama, Raphael forma parte de la cultura popular. Su amplio "cancionero" es el responsable de que sus conciertos duren, como mínimo, tres horas porque...¿Qué canción quitas?

Para Lucas Vidal, compositor y productor musical, Raphael demostró ser muy listo a la hora de elegir sus canciones. Mi gran noche puede ser un ejemplo. Y es que la buena música siempre emociona. Los jóvenes las conocen, aunque no sepan el título.

Y no sólo se trata del triunfo de su carrera musical, se atrevió incluso con el cine. Un total de doce películas, de las cuales en nueve sería el protagonista. Habitualmente, su filmografía estaba encaminada a su promoción como cantante. Por ello, la mayoría llevaban el título de sus canciones.

En Raphaelismo nombran su viaje a Argentina en 1968, donde filmó su cuarta película, titulada Digan lo que digan. Una historia de amor y celos entre dos hermanos por la misma mujer.

Ya no tenía fronteras: Londres, Puerto Rico, Nueva York, Colombia, Chile, Miami, México, etc. Sería él quien abriría las puertas del público latinoamericano a otras relevantes figuras como Rocío Dúrcal, Camilo Sexto, Rocío Jurado...

En México tendría lugar una anécdota que le llevó a vestir de negro sobre el escenario a partir de entonces. Y es que le perdieron el equipaje en la compañía aérea, dejándolo sin el vestuario que había llevado. Entonces mandó que le compraran un pantalón y una camisa, ambas prendas de color negro. A partir de entonces comenzó a salir con ese atuendo, allí nació su característica "seña de identidad".

Raphaelismo
© Jesús Romero de Luque

Mito viviente

Hombre avanzado a su tiempo. Esto queda patente en el documental seriado Raphaelismo, incluso se ha concebido el término "Raphaelista". Un adjetivo que demuestra respeto y cariño hacia este mito viviente. Resulta inevitable querer curiosear acerca de él.

Tenía una gran facilidad para conectar emocionalmente con el público, la sigue teniendo no obstante. Y no sólo latino. El público norteamericano, aún sin comprender las letras de sus canciones, llenaba un día detrás de otro el Madison Square Garden, el Carnegie Hall o el Show de Ed Sullivan. Pertenece al mundo de los "grandes" de la interpretación: sus gestos, su originalidad no tienen comparación con los artistas de hoy en día.

En Las Vegas estaban Frank Sinatra y Liza Minelli cuando él llegó y su triunfo no tendría discusión. Inmensos carteles rojos con su nombre llenaban las amplias avenidas de la ciudad. Allí iría acompañado de su madre, una pésima idea considerando que las fans no dejaban de perseguirlo en todo momento. Ella lo pasaría mal y también se lo hizo pasar mal a Raphael.

Lo cierto es que ya llevaba varios años de continuas giras, sin descanso. Podía cantar durante cuatro o cinco horas seguidas al día durante semanas. Estaba deseando terminar allí, se sentía agotado. Finalmente, el Palacio de la Música suspendió el recital.

Las especulaciones no tardaron en llegar sobre el lugar de su recuperación. Sin embargo, él estuvo en Madrid, en casa de su amigo Jaime Azpilicueta, renombrado director de teatro. Él es responsable de grandes éxitos musicales como Jesucristo Superstar, Evita, Sonrisas y lágrimas, My Fair Lady y un largo etcétera.

Charlie Arnaiz, Alberto Ortega

Su mayor éxito

Mientras corrían rumores de su ocaso, de haber perdido la voz, de no poder volver a cantar, Raphael conocía a la que será su gran y único amor: Natalia Figueroa.

Nieta del Conde de Romanones, escritora y periodista, atrevida y progresista, "entró a matar", expresión que usa el propio cantante en Raphaelismo.

Aquellos meses de recuperación sirvieron para que la pareja se fuera conociendo mejor. A pesar de provenir de mundos totalmente opuestos, lo pasaban muy bien juntos. Natalia, con luz propia y una gran inteligencia, le iba dando al artista, en pequeñas dosis, una profunda adoración a la estrella y sincero amor al hombre.

La feliz pareja culminaría su relación en Venecia, en 1972, con una pretendida discreta boda. Por mucho que quisieran silenciar aquella ceremonia, sería inevitable que toda la prensa internacional se hiciera eco de ella.

Mas en el plano profesional, se avecinaban nuevos tiempos. Los "baladistas" iban perdiendo paulatinamente protagonismo en los medios.

Había llegado el momento de la "Reinvención".

Así termina el segundo episodio de Raphaelismo, con un irremediable toque de intriga por seguir conociendo los siguientes pasos de este legendario personaje.

Conclusión de 'Raphaelismo'

Magnífica serie documental sobre el exitoso artista incombustible, capaz de seguir emocionando con sus canciones desde hace más de sesenta años ininterrumpidamente.

Raphaelismo cuenta con un exclusivo archivo fotográfico y audiovisual, participando la propia familia del cantante y numerosos personajes cercanos a su carrera profesional.

Una visión tremendamente humana del artista, quien va comentando sus emociones a medida que su carrera iba ascendiendo. Su historia es la historia de todos, porque ha formado parte, y la sigue formando, de nuestra vida.

Su estreno en Mosvistar+ tendrá lugar el próximo año, 2022, y sin duda se convertirá en un gran éxito de audiencia. Consta de cuatro episodios, desde sus orígenes hasta la actualidad.

El formidable documental sobre Miguel Rafael Martos Sánchez, sobre Raphael.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí