Reencarnación (Birth) es la segunda película dirigida por el británico Jonathan Glazer (Under the Skin, Sexy Beast). En esta ocasión, nos ofrece un melodrama con tintes sobrenaturales, centrado en la relación de una mujer con un niño que dice ser la reencarnación de su esposo muerto. La película estuvo en la Sección Oficial del Festival de Venecia y en el Festival de Sitges, recibiendo Nicole Kidman una nominación a los Globos de Oro.

Está protagonizada por Nicole Kidman (El jilguero, El sacrificio de un ciervo sagrado), Cameron Bright (La saga Crepúsculo, Las últimas horas de la Tierra), Danny Huston (Big Eyes, Wonder Woman), Lauren Bacall (Dogville, El sueño eterno), Anne Heche (My friend Dahmer, Psicosis), Peter Stormare (Bailar en la oscuridad, Rupture), Arliss Howard, Ted Levine, Cara Seymour y Alison Elliott. La película se estrenó en España el día 25 de febrero de 2005.



Reencarnación (Birth)

Crítica de Reencarnación (Birth)

Ficha Técnica

Título: Reencarnación
Título original: Birth

Reparto:
Nicole Kidman (Anna)
Cameron Bright (Joven Sean)
Danny Huston (Joseph)
Lauren Bacall (Eleanor)
Anne Heche (Clara)
Peter Stormare (Clifford)
Arliss Howard (Bob)
Ted Levine (Mr. Conte)
Cara Seymour (Mrs. Conte)
Alison Elliott (Laura)

Año: 2004
Duración: 100 min.
País: Estados Unidos
Director: Jonathan Glazer
Guion: Jean-Claude Carrière, Milo Addica
Fotografía: Harris Savides
Música: Alexandre Desplat
Género: Drama. Intriga
Distribuidor: Tripictures

Filmaffinity

IMDB

Tráiler

Sinopsis

Diez años después de la muerte de su marido Sean, Anna acepta casarse con Joseph. Pero un día Anna conoce a un niño que dice ser la reencarnación de Sean, y que le pide que no se case con Joseph.

Premios

  • Globos de oro: Nominada Mejor actriz drama (Nicole Kidman). 2004
  • Asociación de Críticos de Los Angeles: Nominada a Mejor banda sonora. 2004
  • Festival de Venecia: Sección oficial a concurso. 2004
  • Festival de Sitges: Sección oficial largometrajes a concurso. 2004
  • Nominada a Critics’ Choice Awards: Mejor actor joven (Bright). 2004


Una relación imposible

Tras su interesante debut con el thriller criminal Sexy Beast (2000), el director Jonathan Glazer tardó 4 años en dirigir su siguiente película, la enigmática Reencarnación (Birth). Un melodrama de corte clásico en su formulación visual, pero tremendamente arriesgado en cuanto a su temática. De hecho, fue una película que dividió por completo a la crítica y que pasó de puntillas por la taquilla. Sin embargo, creo que con el tiempo será considerada una película de culto.

Un niño de 10 años se presenta ante una mujer como la reencarnación de su esposo, un punto de partida muy potente. Pero cuando se estrecha esa relación entre una mujer adulta y un menor, deslizándose por terrenos pantanosos donde predomina la piel, no todo el público va a tener la mente abierta para aceptarlo. Y eso que la película es tremendamente respetuosa, bella y elegante, nunca busca explotar el morbo de esa relación, como demuestra la famosa escena de la bañera.

Reencarnación (Birth)
© 2004 New Line Cinema

La vinculación con el cine de Buñuel

El guion está escrito por el propio Jonathan Glazer, junto a Milo Addica (Monster’s Ball) y el francés Jean-Claude Carrière (La insoportable levedad del ser, Amante por un día). No es para nada casualidad la colaboración entre Glazer y Carrière, colaborador habitual de Luis Buñuel que participó en obras como Belle de jour, Ese oscuro objeto del deseo o El discreto encanto de la burguesía.

Buñuel es uno de los cineastas preferidos de Glazer que ya ha manifestado muchas veces que La Edad de Oro (1930) está entre sus películas preferidas. En el guion de Reencarnación (Birth) encontramos algunas de las obsesiones habituales del cineasta de Calanda. La película ahonda en el subconsciente y el deseo, para adentrarse en las zonas más oscuras de la mente y de la sexualidad prohibida. Ese túnel del principio parece querer anticipar todo esto.

Reencarnación (Birth)

Otras referencias estéticas de Jonathan Glazer

En cuanto a la puesta en escena de Reencarnación (Birth), el director británico se fija nuevamente en su admirado Kubrick, como demuestran los exquisitos movimientos de cámara que utiliza en el seguimiento de sus personajes. También hay un tratamiento estético que le acerca a otros de sus grandes referentes.

Esos primeros planos de Nicole Kidman son absolutamente bergmanianos y el aspecto filosófico de la dilatación temporal de la imagen es propia de Tarkovski. También hay algo de los ambientes opresivos inherentes a la sexualidad que suele plantear Polanski, por eso no es baladí que el corte de pelo de la protagonista recuerde al de Mia Farrow en La semilla del Diablo. Pero igual que hacía en Sexy Beast, todos esos referentes cinematográficos están pasados por el filtro del propio Glazer, quien es capaz de imprimir su propio sello autoral en el resultado final.

Reencarnación (Birth) es un drama romántico tan trágico como bello. Nos habla sobre la superación del duelo y la pérdida, así como sobre la necesidad de creer y aferrarse a las cosas que nos hacen felices. Tiene un halo de misterio sobrenatural que sobrevuela por sus imágenes, provocando en el espectador una constante sensación de desasosiego y zozobra. Es lo mismo que siente en su corazón el personaje de una maravillosa Nicole Kidman, en uno de los mejores papeles de su extensa carrera.

Jonathan Glazer
Foto de James Bridges – © 2004 New Line Cinema

Un desenlace más ambiguo de lo que parece

Hay muchas secuencias inolvidables en Reencarnación (Birth). Por ejemplo, la que abre la película con el corredor en la nieve que finaliza en la oscuridad de un túnel, mientras suena la fantástica banda sonora lírica de Alexandre Desplat. O ese último plano, grabado con una cámara en mano nerviosa que recuerda a las mejores épocas de Lars Von Trier. Y por encima de todos, ese primer plano sostenido de casi 5 minutos donde vemos el rostro de Kidman pensativa durante un concierto donde suena Wagner. Cine en estado puro.

Son algunos ejemplos, el film tiene un tratamiento visual casi pictórico, donde la fotografía de Harris Savides juega un papel fundamental. Mucha gente se sintió estafada con el desenlace que a primera vista puede parecer algo tramposo. Sin embargo, precisamente creo que se quiere ofrecer una explicación lógica para contentar al gran público que necesita siempre una explicación racional, pero que en realidad esconde todo lo contrario.

Spoiler del final

Aunque al final se nos da a entender que el niño no es la reencarnación del esposo y que se lo ha inventado todo a raíz de encontrar unas cartas de amor enterradas, en realidad me parece más coherente la respuesta sobrenatural. Glazer nos muestra al principio el nacimiento del niño en el mismo instante de la muerte del marido. ¿Una mera coincidencia? Creo que Sean entiende que es imposible mantener la relación con su mujer desde ese cuerpo de niño y decide dejarla marchar para no trastornarla por completo.

El niño conoce mucha información que no puede hallarse en las cartas y el hecho de no reconocer a su amante se debería simplemente a que era una relación sin importancia para él, su verdadero amor es Anna. Se trata de un final ambiguo que cada espectador puede asimilar en un sentido lógico o sobrenatural.

[plegar]

Jonathan Glazer
© 2004 New Line Cinema

Conclusión de ‘Reencarnación (Birth)’

Reencarnación (Birth) de Jonathan Glazer, es la confirmación definitiva de que nos encontramos frente a un autor con mayúsculas. Tomando como referentes cinematográficos a los grandes maestros, no renuncia nunca a su propia identidad como creador de atmósferas cimentadas en lo visual. En su segundo largometraje como director, nos entrega un melodrama romántico perverso que utiliza lo sobrenatural como elemento generador del suspense.

Una película visualmente bellísima que reflexiona sobre el vacío existencial en que nos sume el luto y sobre la superación de la pérdida perpetuando el recuerdo emocional. Obra arriesgada y de culto, a menudo incomprendida e infravalorada, además nos regala una de las mejores interpretaciones de Nicole Kidman.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí