Sexy Beast es un thriller británico dirigido por Jonathan Glazer (Under the Skin, Reencarnación). Obtuvo el reconocimiento crítico en multitud de festivales y premios de cine independiente como British Independent Film Awards (BIFA), Independent Spirit Awards, Círculo de Críticos de Nueva York, National Board of Review o los BAFTA, recibiendo un sinfín de premios, además de nominaciones al trabajo como actor secundario de Ben Kingsley, incluyendo Óscar y Globo de Oro.

Está protagonizada por Ray Winstone (The Nightmare Worlds of H.G. Wells, The Sweeney), Ben Kingsley (Aprendiendo a conducir, El juego del asesino), Ian McShane (Hellboy, American Gods), Amanda Redman, Cavan Kendall, Julianne White, Álvaro Monje y James Fox. En España se estrenó en salas de cine el día 8 de Marzo de 2002.



Crítica de ‘Sexy Beast’

Sexy Beast

Ficha Técnica

Título: Sexy Beast

Reparto:
Ray Winstone (Gary Dove)
Ben Kingsley (Don Logan)
Amanda Redman (DeeDee)
Ian Mcshane (Teddy Bass)
James Fox (Harry)
Alvaro Monje (Enrique)

Año: 2000
Duración:
89 minutos
País: Reino Unido
Dirección: Jonathan Glazer
Guion: Louis Mellis, David Scinto
Fotografía: Ivan Bird
Música: Roque Baños
Género: Thriller. Drama

Distribuidora: Twentieth Century Studios España

Filmaffinity

IMBD

Tráiler de ‘Sexy Beast’

Sinopsis de ‘Sexy Beast

Tras haber pasado una temporada entre rejas, Gal Dove vive ahora felizmente retirado en un chalet de la Costa del Sol española, junto a su mujer, a quien adora. Sin embargo, su felicidad se empaña con la llegada de Don Logan, un antiguo compinche que intenta convencerle de que vuelva a Londres para un último gran golpe. (Fox España)

Premios

  • Nominada al Oscar: Mejor actor secundario (Ben Kingsley). 2001
  • Nominada al Globo de Oro: Mejor actor secundario. 2001
  • Nominada Premios BAFTA Mejor film británico. 2001
  • National Board of Review: Reconocimiento especial. 2001
  • 2 premios en el Festival de Toronto: Mejor actor, actor revelación (Glazer). 2001
  • Premios del Cine Europeo: Mejor actor (Ben Kingsley). 2001
  • Círculo de Críticos de Nueva York: Nom. Mejor actor sec. (Kingsley) y ópera prima. 2001
  • Asociación de Críticos de Los Angeles: Nominada a Mejor actor sec. (Kingsley). 2001
  • Critics’ Choice Awards: Mejor actor secundario (Ben Kingsley). 2001
  • Premios Independent Spirit: Nominada a Mejor película extranjera. 2001
  • Sindicato de Actores (SAG): Nominada a Mejor actor secundario (Kingsley). 2001
  • Asociación de Críticos de Chicago: Nominada a Mejor actor sec. (Kingsley). 2001
  • British Independent Film Awards (BIFA): 4 premios, incl. Mejor película. 5 nom. 2001

Donde se puede ver la película



La referencialidad en el cine de Jonathan Glazer

El director británico Jonathan Glazer es uno de los cineastas más interesantes y fascinantes que nos ha regalado el cine reciente. Aunque su aportación cinematográfica hasta la fecha es poco prolífica, con solo tres largometrajes en su haber. Sexy Beast fue su ópera prima. Director procedente del ámbito de la publicidad y del videoclip, su primer trabajo para cine es un thriller criminal moderno que muchos quisieron ver como una continuación de los mundos de Guy Ritchie, Quentin Tarantino o los hermanos Coen.

Es cierto que Sexy Beast comparte con ellos un acercamiento desenfadado a la violencia, especialmente a través de diálogos y situaciones repletas de humor negro. Sin embargo, Jonathan Glazer es un cineasta muy culto que bebe de todos los grandes maestros del cine europeo y mundial. Por ejemplo, Stanley Kubrick es una referencia constante en casi todos sus trabajos, sólo hay que ver su videoclip Karmacoma de Massive Attack, con imágenes sacadas de El Resplandor, o su videoclip The Universal de Blur, con imágenes inspiradas por La Naranja Mecánica.

De Kubrick le encanta la simetría de su perspectiva frontal, algo de lo que ha hecho uso constantemente en sus trabajos musicales y publicitarios, y que también utiliza puntualmente en su cine. En Sexy Beast también encontraremos un acercamiento a David Lynch, con el que comparte su afición por las incursiones en los mundos oníricos, aquí representados por un conejo gigante llegado del mismísimo averno. Pero sobre todo hay un respeto por el cine negro y las heist movies clásicas.

Sexy Beast

La importancia de la puesta en escena

Pero más allá de posibles referencialidades y otros detalles, lo que está claro es que Glazer es un cineasta creador de un universo propio. En Sexy Beast coge un buen material de partida, un guion estupendo de Louis Mellis y David Scinto, pero que no es excesivamente original. Es la puesta en escena y la personalidad de las imágenes las que dotan al texto de un nivel superior. La película cuenta con una fotografía luminosa de Ivan Bird, para trazar una propuesta estética tan atractiva como evocadora.

Glazer busca el contraste de forma constante. El retrato de paz y tranquilidad de esos gángsters ya retirados que viven su particular dolce vita en la Costa del Sol española, se trunca con un suspense acumulativo por la irrupción en escena del personaje de Ben Kingsley. Una gran roca que cae a la piscina será la curiosa metáfora que predice esa amenaza, el film está repleto de detalles como ese. Sin grandes secuencias de acción, persecuciones o tiroteos, Sexy Beast te mantiene en una tensión constante y con una permanente sonrisa congelada en tu rostro.

Kingsley se llevó todos los premios y halagos por este film, pero sería injusto no destacar el gran trabajo que realiza el protagonista Ray Winstone. Su expresividad contenida nos desvela todas las dudas e incertidumbres de cada una de sus decisiones en ese contexto idílico al borde del precipicio, donde se escucha de fondo a The Stranglers o Dean Martin cantar rítmicas melodías de los años 60-70 que rememoran con nostalgia una época pasada que ahora adquiere un tono crepuscular.

Sexy Beast

Conclusión de ‘Sexy Beast’

Sexy Beast es la interesante ópera prima de Jonathan Glazer. Un potente y estilizado thriller de intriga criminal que se desprende de los referentes estéticos del género y crea un universo lleno de soluciones creativas propias. Tiene humor negro, violencia verbal y física, varios detalles surrealistas, pero sobre todo, algunos de los mejores personajes del cine de gángsters contemporáneo. Su gran reparto está encabezado por Ray Winstone, Ben Kingsley, Ian McShane y James Fox, actores de carácter que ponen rostro una obra que resulta al mismo tiempo tan reconocible como atípica.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí