Sex Education (Temporada 4) se despide de sus fans con una cuarta temporada de ocho episodios que no decepciona. La ficción, creada por Laurie Nunn y con varios directores entre los que destaca Ben Taylor, sitúa ahora a sus personajes en el nuevo Instituto Cavendish. Una institución moderna que, tras el cierre de Moordale, acogerá a los Otis, Eric, Aimee y a otros nuevos que se incorporan. En un entorno totalmente distinto en el que se ofrecen meditaciones diarias, rincones destinados a oradores o discotecas silenciosas. Todo eco-friendly y con instalaciones de género neutro.

La serie sigue estando protagonizada por Asa Butterfield (La invención de Hugo), Emma Mackey (Barbie), Gilliam Anderson (The Crown), Aimee Lou Wood (Living) o Ncuti Gatwa (Barbie). Sex Education estrena su temporada 4 y última el próximo 21 de septiembre de 2023 en Netflix.



Sex Education Temporada 4

Crítica de 'Sex Education (Temporada 4)'

Ficha Técnica

Título: Sex Education
Título original: Sex Education

Reparto:
Asa Butterfield (Otis)
Emma Mackey (Maeve)
Gilliam Anderson (Jean)
Ncuti Gatwa (Eric)
Aimee Lou Wood (Aimee)
Connor Swindells (Adam)
Kedar Williams-Stirling (Jackson)
Mimi Keene (Ruby)
George Robinson (Isaac)

Año: 2019-2023
Duración: 45 min.
País: Reino Unido
Director: Laurie Nunn, Kate Herron, Ben Taylor, Alice Seabright, Sophie Goodhart, Runyarao Mapfumo
Guion: Bisha K.Ali, Sophie Goodhart, Laura Hunter, Laura Neal
Fotografía: Steve Ackroyd, Calum Ross, David Webb, David Key
Música: Matt Biffa, Ciara Elwis, Jake Bourton, Joss Colin
Género: Comedia. Adolescentes
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Sex Education Temporada 4'

Sinopsis

Tras el cierre del instituto Moordale, Otis y Eric se enfrentan a un nuevo reto: su primer día en el Cavendish. Otis ya está ansioso por montar su nueva consulta y Eric reza para que no vuelvan a ser unos pringados. Pero el ambiente del Cavendish es todo un choque cultural para los alumnos del Moordale. Ellos se creían muy modernos, pero este instituto está a otro nivel: hacen yoga todos los días en el jardín comunitario, se vuelcan en la sostenibilidad y hay un grupo de chicos que son populares por ser... ¡amables! A Viv le encanta su enfoque no competitivo donde los estudiantes llevan la batuta, mientras que Jackson sigue tratando de superar lo de Cal.

Aimee quiere probar algo nuevo y se matricula en Arte, y Adam se pregunta si la educación convencional es para él. Por su parte, Maeve cumple su sueño en la prestigiosa Universidad de Wallace, en Estados Unidos, donde asiste a las clases del escritor de culto Thomas Molloy. Otis suspira por ella y entretanto debe acostumbrarse a no ser hijo único ni el único terapeuta del campus... (Netflix)

Dónde se puede ver la serie en streaming



Moordale quedará para siempre en el recuerdo

Sex Education terminaba su tercera temporada con el cierre del Instituto de Moordale, la ruptura de Adam y Eric, el nacimiento de la hija de Jean y el inicio de una especie de relación a distancia para Otis y Maeve. Ya que después de muchos acercamientos y distanciamientos, ella confesaba sus sentimientos hacia Otis justo antes de viajar a EE.UU para estudiar, con una beca, en la prestigiosa Universidad de Wallace. Con estos antecedentes da inicio la despedida de esta exitosa serie que empezó su andadura en el 2019. Ahora con la temporada 4 de Sex Education en la super cool institución de Cavendish.

Un nuevo instituto y un ambiente totalmente diverso para Otis (Asa Butterfield), Eric (Ncuti Gatwa), Aimee (Aimee Lou Wood), Ruby (Mimi Keene) o Isaac (George Robinson). A los que se unirán algunos estudiantes veteranos en Cavendish como Aisha, una chica sorda, (Alexandra James), Abbi (Anthony Lexa) o Roman (Felix Mufti). Así como la nueva competencia en lo que a terapias sexuales se refiere, prestada aquí de forma exitosa por O (Thaddea Graham). Una O que comparte pasado escolar con Ruby.

Novedades que también serán palpables en la familia Milburn, con una Jean adaptándose como buenamente puede a su nuevo rol de madre de una bebé. En una situación que tiene tanto a Jean como a Otis desbordados. Especialmente cuando Jean se postule para ejercer de terapista en una emisora de radio, lo que provocará que Otis ruegue ayuda a su tía Joanna (Lisa McGrillis). Nuevo personaje que dará mucho juego. Sin olvidar a un Adam (Connor Swindells) que definitivamente ha dejado los estudios y ahora hace prácticas en una granja. Mientras su padre ejerce de forma temporal de profesor en Cavendish y sigue intentado reformándose como hombre.

Sex Education Temporada 4
Copyright Netflix

Cada uno tiene su propia batalla

Numerosos personajes que muestran la coralidad de la temporada 4 de Sex Education. Una serie que siempre desde un tono muy accesible y peculiar ha sabido abordar temas de gran calado. Porque todos los personajes, que son muchos, tienen algún conflicto interno importante. Un trauma del pasado, de más o menos intensidad, que influye en su forma de estar en el mundo. Desde Maeve y su familia absolutamente disfuncional que, sin embargo, no le impide ser la mejor de su clase.

Pasando por la identidad no satisfecha de Cal (Dua Saleh), que vive en una prisión sin dinero para vivir en plenitud. A Jackson (Kedar Williams-Stirling) y ese padre no conocido. Jean (Gillian Anderson) y su frágil salud mental que ahora aflorará con mayor claridad. Aimee y los abusos que continuará sanando con la ayuda de un Isaac al que otros se empeñan en imaginar barreras. O Joanna y esos abusos infantiles que le impiden estar mucho tiempo en ningún sitio.

Dificultades que Sex Education muestra con mucha empatía y afecto por sus personajes. Mostrando como muchas veces aspectos de nuestra vida que hemos dejado correr o a los que no les hemos prestado la atención necesaria pueden salir a la luz, cuando menos nos lo esperamos, para sacudirnos. Alterando nuestras vidas y como consecuencia también nuestra relación con el sexo. Por ello es fundamental hablar de aquello que nos suceda, así como compartir nuestros miedos y fobias. Si se puede, en un entorno seguro como el que ofrece un terapeuta mucho mejor.

Sex Education Temporada 4
Copyright Netflix

La unión hace la fuerza en Sex Education

Por eso y por otras muchas cosas, Sex Education debería ser una serie de visionario obligatorio en institutos. Especialmente estos días en los que el consentimiento está en el centro de la conversación. Ya que si en algo incide la serie es en la importancia de la continua puesta en común para conseguir una relación amorosa saludable. Siempre defendiendo el deseo como instrumento que debe ser experimentado sin límites, sin restricciones. Sin importar los prejuicios que otros tengan. Ya que al final somos criaturas que deseamos de forma instintiva. Y bastantes obstáculos nos pone la vida por delante como para que uno mismo se cree los suyos propios. En ese sentido el inicio de esta última temporada es muy divertido.

Una reivindicación de la experimentación que aquí va acompañada de una entrega lo colectivo. Subrayando lo poderoso que puede ser unirse para sobreponerse a los conflictos. Como sucede en el capítulo 7 con la más que justa protesta de Isaac. Y es que son los malos momentos y las conversaciones sobre temas espinosos las que te van a clarificar a las verdaderas amistades.

Aunque generalmente si por algo destaca la serie es por contar con personajes genuinamente bondadosos. A excepción de algunos pedantes y abusones que se reformarán. Si es cierto que en esta nueva temporada habrá un personaje claramente nocivo. Un chico celoso que pondrá las cosas complicadas a una Viv que será capaz de retomar las riendas de su vida gracias, de nuevo, al apoyo del colectivo.

Laurie Nunn
Copyright Netflix

Libres para ser lo que cada uno quiera ser

Otro aspecto interesante de Sex Education es la búsqueda en la que todos los personajes están inmersos. Una búsqueda de su lugar en el mundo que no les hace dar la patada al de al lado para acelerar su proceso. Son libres, pero no son individualistas. En cada esquina de la serie, se celebra lo especial de cada uno y la alegría de ser distintos, peculiares. Sin que ello implique el encierro de aquellos que no comulgan con sus ideas. Mostrándose todo el universo creado por Laurie Nunn como un entorno seguro para ser sin miedos lo que se desee. No obligatoriamente como miembros del colectivo. Significativa es la amistad de Otis y Eric. Uno blanco, heterosexual y de clase media, el otro negro, gay y de clase humilde. Diferencias que aquí no provocan una exclusión compartimentada.

Ahora bien, la crítica también es posible en Sex Education y en esta temporada 4 con el aparentemente perfecto Instituto Cavendish, se pondrá en evidencia ese positivismo forzado. Esa actitud de perpetua felicidad que no parece concebir la tristeza o un simple chismorreo. A pesar de las apariencias y de los esfuerzos nadie es perfecto. A veces no nos gusta el yoga y las circunstancias más rocambolescas pueden propiciar destellos artísticos únicos. Como Maeve y sus relatos sobre el parque de caravanas en el que creció. O Aimee, una negada para la pintura, que descubrirá la fotografía como instrumento para exorcizar fantasmas del pasado.

Sex Education Temporada 4
Copyright Netflix

"With or Without you"

Por otro lado, Sex Education también sabe mostrar que a veces a pesar de tener libertad o un ambiente que te acoge. A veces, a pesar de todo eso y más no es posible. En ocasiones no se puede estar con alguien y tampoco se puede no estar. Porque es compatible echar de menos a esa persona que era la menos intachable del mundo. Y recordar sin querer como te preparaba unos dulces para desayunar. Además, puede ser que te emociones. Y que al mismo tiempo reconozcas que la odiabas, pero que también la querías y la quieres. Lo que duele irremediablemente, pero es que a veces la vida escuece.

El momento musical con el With or Without you de U2 es sencillamente precioso y emotivo. Te saca una lágrima, puede que más de una. No te lo esperas, pero te emocionas e incluso te ríes. Gracias a ese toque de humor tan especial que la serie siempre ha sabido dar a sus momentos más álgidos. Realmente la serie está llena de momentos que se quedan contigo. Por su verdad. Por su acertado tratamiento. Y, por su surrealismo.

Con esa apuesta concienzuda por dar voz a aquellos que hace bien poco no hubieran imaginado tenerla. Por poner sobre la mesa multitud de temas. Como en esta temporada la depresión postparto o la menopausia. La secuencia de la jefa de Jean en la radio poniéndose por error aceite picante en sus partes íntimas es desternillante. Especialmente cuando acaba aliviándose con un chorro de nata. Un ejemplo de la capacidad de la serie para mostrar un tema importante con un toque muy particular.

Sex Education Temporada 4
Copyright Netflix

Una gama brillante de personajes

Verdaderamente es muy difícil lo que hace Sex Education. Con tantos personajes maravillosamente escritos. Siendo fiel a su idea de que todo mejora en colectivo, su creadora ha armado una gran gama de personajes, siempre con su momento de gloria. Liderados por ese Otis experto en dar consejos para luego él ahogarse en un vaso de agua. Tierno, divertido, responsable y de una masculinidad muy de hoy. Asa Butterfield vive el personaje desde lo corpóreo.

Con Maeve, esa chica que se hacía la dura y que no confiaba en nadie, para no sufrir más, hasta que conoció a Otis. Mackey tiene algo poderoso que se inicia en la mirada. Eric y su sonrisa contagiosa, con una personalidad a prueba de bautizos, Ncuti Gatwa es carisma. Sin pasar por alto a Jean, la madre liberal que tiene que aprender a pedir ayuda. Gilliam Anderson se muestra capaz de casi todo.

Solamente cuatro del gran ramillete de personajes que pueblan el universo de Sex Education. Una serie que también se ha sabido diferenciar gracias a sus impactantes escenarios naturales o esa casa preciosa que es hogar de los Milburn. Unas localizaciones que alcanzan su máxima expresión en una comunión perfecta junto a un vestuario que más que describirlo hay que verlo. Una banda sonora animosa, con una mezcla muy bien escogida. Y un guion que no pone en la boca de sus personajes nada que suene artificioso.

Laurie Nunn
Copyright Netflix

Conclusión de 'Sex Education (Temporada 4)'

En resumen, hay que ver Sex Education porque es una serie especial. Con un estilo único porque aborda temas por los que muchos transitamos o transitaremos. Si no en primera persona por boca de alguien cercano. Porque nos enseña a abrazar la diferencia, haciéndonos ver que todos pasamos por oscuridades y que para vencerlas lo mejor es no reprimir nuestras emociones. Porque apuesta por lo colectivo, ante el descreimiento que cada día más se parece querer imponer. Además, porque refleja un mundo seguro abierto a todos. Un mundo sin muros. Porque tiene personajes de esos que te atrapan. Porque no hace siempre lo que esperas o deseas. También, porque te vas a reír. Porque puede que llores mientras cantas. Y por ultimo, porque vas a pasar un buen rato y eso, solamente eso, debería ser más que suficiente.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
10 / 10
100 %
Artículo anterior"La función que sale mal" continúa su andadura madrileña desde el 22 de septiembre en el Teatro Amaya
Artículo siguiente"Desmadre incluido": A ratos y de manera desigual
Laura Tabuyo Acosta
Estudié comunicación audiovisual en la Universidad Carlos III  y posteriormente hice un Máster de periodismo en la Agencia EFE. Soy una amante del cine desde que tengo uso de razón y en los últimos años también me he aficionado a las series. En definitiva, me considero una amante de las historias que aspira a crear las suyas propias.
sex-education-temporada-4-critica-serie-netflix-estrenoHay que ver Sex Education porque es una serie especial. Con un estilo único Porque aborda temas por los que muchos transitamos o transitaremos. Si no en primera persona por boca de alguien cercano. Porque nos enseña a abrazar la diferencia, haciéndonos ver que todos pasamos por oscuridades y que para vencerlas lo mejor es no reprimir nuestras emociones. Porque apuesta por lo colectivo, ante el descreimiento que cada día más se parece querer imponer. Porque refleja un mundo seguro abierto a todos. Un mundo sin muros. Porque tiene personajes de esos que te atrapan. Porque no hace siempre lo que esperas o deseas. Porque te vas a reír. Porque puede que llores mientras cantas. Porque vas a pasar un buen rato y eso, solamente eso, debería ser más que suficiente.