Su estreno en la 70º edición del Festival Internacional de Cine de Berlín fue tan discreto como su posterior recorrido. Siberia, una de las cintas más personales de Abel Ferrara, narra con pocas palabras la búsqueda de la absolución. Willem Dafoe, interpretando el personaje de Clint, recorrerá un camino plagado de situaciones y atmosferas donde explotar su poder interpretativo.

La película se aleja del cine comercial. Su narrativa es confusa y su puesta en escena cambiante. Todo en la película evoca a un sueño donde los momentos tiernos se vuelven tenebrosos y viceversa. Una lucha entre atractivo y rechazo es su principal baza. Las opiniones serán dispares por la ambigüedad de su significado, ya que es imposible que afecte a todos los espectadores de la misma manera.



Siberia

Crítica de ‘Siberia’

Ficha Técnica

Título: Siberia
Título original: Siberia

Reparto:
Willem Dafoe (Clint)
Dounia Sichov (Esposa)
Daniel Giménez Cacho (Doctor)
Anna Ferrara (Hijo de Clint)
Simon McBurney (Mago)
Cristina Chiriac (Muchacha rusa)
Trish Osmond (Dama en el sótano)
Laurent Arnatsiaq (Esquimal)
Fabio Pagano (Monje)
Phil Neilson (Leñador)
Valentina Rozumenko (Madre rusa)

Año: 2020
Duración: 92 min.
País: Italia
Director: Abel Ferrara
Guion: Abel Ferrara, Christ Zois
Fotografía: Stefano Falivene
Música: Joe Delia
Género: Drama psicológico
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Siberia’

Sinopsis

Un hombre huye de su mundo a otro que es extraño y frío, un hombre destrozado que quiere estar solo. Las pieles y el fuego son su único abrigo. Una cueva entre las montañas le sirve de refugio y de hogar. Pero incluso este aislamiento extremo no le trae ninguna paz interior. Una vez más, emprende un viaje, pero esta vez al interior de su ser. Explora sus sueños, confronta sus recuerdos y busca su verdad entre alucinaciones.



Atractivo

Una de sus principales características su creación de atmosferas. Al tratarse de un recorrido por el subconsciente del protagonista, la película se permite el lujo de crear situaciones dispares en escenarios diferentes. Aunque el sentido de estos cambios no está siempre justificado, Siberia consigue atraparnos con su fotografía. No estaría de más, exaltar el trabajo de Stefano Falivene en esta cinta.

Otro de sus rasgos seductores, como bien describía al comienzo, es la interpretación de Willem Dafoe. Sin duda, se podría decir que carga el peso de la película a sus espaldas. Observarle bailando por los pasillos de su pequeño refugio es una maravilla, sin hablar del carisma que desprende en sus primeros planos.

Por último, Abel Ferrara con Siberia consigue introducirnos fácilmente en su juego. La apertura en off nos introduce en un cuento contado por el personaje principal. Todo cambia en ese universo, traumas y culpas se exponen de mil maneras. Esta forma de representar la historia obliga al espectador a realizar un esfuerzo frente a la pantalla tan bonito como desesperante.

Siberia
Copyright PORT AU PRINCE PICTURES 2020

Rechazo

Aunque el ritmo de la película pueda parecer idóneo respecto a lo que estamos observando. Siberia podría haberse realizado perfectamente en una hora. Muchos de los planos se exceden en duración, lo que hace imposible no visualizar los posibles cortes.

La variedad en los significados no siempre es un rasgo desfavorable, pero esta película no parece incluir información suficiente para desvelar sus intenciones. Es totalmente ambigua, todo queda en la imaginación de los espectadores. Esto provoca que los pensadores, término que valdría para hacer referencia a sus consumidores, se aburran al no poder validar en ningún momento sus continuas hipótesis.

Willem Dafoe
Copyright PORT AU PRINCE PICTURES 2020

Cambios

Siberia es un experimento controlado por el subconsciente de una persona con traumas. Los momentos de felicidad quedarán eclipsados por el terror más abominable (cueva), el baile terminará con un golpe de realidad, y la pasión sexual se transformará en amor maternal. La película no para de causar cortocircuitos Algunos de estos provocan rechazo, otros atraen, y otros causan indiferencia. Esto provoca que la película sea inestable como la mente del protagonista. El subconsciente lucha por sacar al exterior los traumas y la culpa, con la finalidad de que Clint encuentre la absolución. Podría decirse que nunca sabremos como termina este viaje, pero las experiencias contempladas en el trayecto son cuanto menos interesantes.

Siberia
Copyright PORT AU PRINCE PICTURES 2020

Conclusión de ‘Siberia’

Sin duda, Siberia de Abel Ferrara no es una película que encaje en todo momento, en concreto donde se busque una desconexión total. Probablemente, sean varios los visionados para descifrar el verdadero significado de muchas de sus secuencias, por ello, obtendrá críticas enfrentadas.

No es una obra de arte, pero tampoco una mala película. Considero que sin la actuación de Willem Dafoe no hubiera tenido el mismo impacto. Su estructura tiene fallos, al igual que su raccord y su ritmo. Esto baja la temperatura y deja bastante frío a todo aquel que se enfrente a la película.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí