Solo di que sí (Just Say Yes), o como a mí me gusta llamarla Novios a la fuga, es una simpática comedia romántica, de nacionalidad holandesa, dirigida por Appie Boudellah y Aram van de Rest.

Con un guion escrito a ocho manos, entre ellas las de Appie Boudellah también, la cinta se enmarca dentro del subgénero de las bodas y sus temibles consecuencias.

Producida por AM Pictures por encargo de la plataforma de streaming Netflix, para ser distribuida a nivel mundial el 2 de abril de 2021.



Solo di que sí

Crítica de ‘Solo di que sí’

Ficha Técnica

Título: Solo di que sí
Título original: Just Say Yes

Reparto:
Yolanthe Cabau (Lotte)
Huub Smit (Fritz)
Jim Bakkum (Chris)
Amy Homberg (Participante de Dicky)
Noortje Herlaar (Estelle)
Nick Golterman (Entrenador)
Pip Pellens (Kim)
Edwin Jonker (John)
Juvat Westendorp (Alex)
Nienke Plas (Pam)
Winston Post (Beau)
Lisa Michels (Robin)

Año: 2021
Duración: 97 min.
País: Países Bajos (Holanda)
Director: Appie Boudellah, Aram van de Rest
Guion: Appie Boudellah, Mustapha Boudellah, Marie Kiebert, Maarten van den Broek
Fotografía: Max Maloney
Música:
Género: Comedia romántica
Distribuidor: Netflix

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Solo di que sí’

Sinopsis 

En Solo di que sí (Just Say Yes), nos encontramos con Lotte (Yolanthe Cabau), una romántica incurable que ha estado planeando su boda perfecta durante años.

Lastimosamente, ve como todos sus sueños se derrumban cuando el novio decide cancelarla casi en el último minuto.

Dónde se puede ver la película



Lotte y su entorno

Como en la mayoría de películas sobre bodas, amén de los dos/tres personajes principales, es justo y necesario un acertado reparto coral y Solo di que sí, lo tiene.

Estelle (Noortje Herlaar), la egocéntrica hermana de Lotte, que se transformó de patito feo en cisne a base de cirugía y que ahora es una importante influencer en las redes sociales.

Guusje (Kim-Liam van der Meij), quizás la más humana del grupo, casada con un hombre que no la toca ni con un palo, pero dispuesta a revertir la situación.

Pam (Nienke Plas), amante de la soltería y maestra de escuela, aunque odia a los niños, gracias a sus satisfactorios encuentros con el director de la misma.

Kim (Pip Pellens), íntima amiga de la hermana de Lotte, mala, malita, mala….

Solo di que sí
© Netflix

Lotte y sus circunstancias

Lotte, una abnegada trabajadora en un canal de televisión detrás de las cámaras, se enamoró del guaperas de la cadena, además de gilipollas Alex (Juvat Westendorp).

Este esperpento, no solo la tiene totalmente fuera de juego, sino que además se aprovecha para robarle sus excelentes ideas creativas, que sin embargo no funcionan en manos del guaperas embaucador.

Ni que decir tiene que Lotte es un bellezón espectacular, pero que presta poca atención al tema de la indumentaria y a la banalidad del mundo en que se mueve.

Just Say Yes
© Netflix

La llegada de Chris

Antes de la ruptura entre Lotte y Alex, llega a la empresa Chris (Jim Bakkum), un experto de la cadena en reflotar programas y nuevas emisiones.

Tras un desagradable primer encuentro fortuito, Cris se da cuenta de que Lotte posee unas habilidades para la cámara que ella misma desconoce.

Justo en esos momentos, Alex deja tirada a Lotte y para colmo de males, su arpía hermana empieza a conquistar al gran jefe de la cadena John (Edwin Jonker).

Solo di que sí
© Netflix

El renacer de Lotte

Sumida en el pozo más hondo de la frustración, con su moral hecha añicos por la anulación de su boda y casi empezando a preparar la de su hermana con el jefe de la cadena, Chris le hará una sencilla proposición.

Pasa delante de la cámara, sé tú, déjate guiar por mí y dentro de poco volverás a tener a Alex comiendo de tu mano.

Efectivamente, los reportajes de Lotte empiezan a ser un gran éxito para la cadena que sube y sube sin parar, ya que derrochan simpatía y naturalidad, mientras que los de Alex van de mal en peor, porque el cerebro de la pareja era ella y Alex se acaba de dar cuenta.

Chris, trabajando codo a codo con Lotte, le insinúa que lo único que le falta para conseguir su propósito final, es un pequeño cambio de look y de indumentaria.

Y Lotte le hace caso, cuando Alex la ve en la cadena, se echa las manos a la cabeza por haber dejado escapara a Lotte, una mujer tan explosiva sexualmente como mentalmente.

Comienza el nuevo y fácil asedio de Alex a Lotte, pero ahora será Chris, el bueno de Chris, quien tenga que analizar sus sentimientos y preguntarse si ha hecho realmente lo correcto.

Y hasta aquí puedo contar, mis queridos navegantes.

Solo di que sí
© Netflix

Lotte y Chris

Lotte (Yolanthe Cabau), actriz y presentadora de televisión en Holanda, aunque nació en Ibiza, tiene doble nacionalidad, Dios salve a la Patria.

Muy famosa en Holanda y varias veces considerada como la mujer más sexy de su país en la revista FHM.

Aunque sea una película coral, que lo es, la parte importante y que de verdad le importa al público es la de Yolanthe, que poco a poco va mostrando su cambio de personalidad frente a los demás, incluida a su hermanita del alma.

No le importa salir fea (bueno, eso es imposible), menos agraciada, para pegar el pelotazo final con un cambio de look que haría temblar a los cimientos de la única pirámide que existe en Europa.

Muy bien Yolanthe, no había tenido el placer de verla antes en ninguna cinta y me parece una actriz con un potencial enorme y no solo a comedias me refiero. Aún es joven y lo bueno puede estar por llegar, querida ibicenca. Actriz a seguir, por supuesto.

En cuanto a Chris (Jim Bakkum), yo lo tenía por un excelente cantante y actor musical de teatro, holandés también.

Pero por lo visto ha intervenido en varias películas de su país, yo lo desconocía, me ha gustado mucho en Solo di que sí (Just Say Yes), pero entiendo que le ha faltado tiempo e intensidad a su papel, aun haciéndolo muy bien, para poder destacar un poco más entre tanto reparto coral.

A veces lo breve, si bueno, dos veces bueno. Actor a seguir.

Para no cansar, no voy a entrar en un reparto coral, que cumple bien su cometido, que conoce su espacio en la cinta y que además aporta a la misma la mayor intensidad en la carga de comedia.

Just Say Yes
© Netflix

Los del catering

Esto va a sonar un poco extraño, pero como con Netflix todo es posible.

Appie Boudellah, prolífico escritor y productor, solo le conozco una película como director anterior a Solo di que sí (Just Say Yes), otra comedia romántica F*ck de liefde (2019), con división de opiniones y Aram van de Rest, actor con múltiples series en su país, en lo que creo que es su debut en la dirección. No lo puedo asegurar.

Pues queridos, habéis acertado. Poco más de hora y media que nos deja con ganas de más, quizás no le hubiesen sobrado quince minutitos más a la relación Lotte-Chris.

Con la seguridad de Yolanthe Cabau como bandera y un reparto coral donde nadie se sale de la foto, con pocos gags pero los justos y muy buenos y sin caer nunca en la grosería.

Solo di que sí (Just Say Yes) tiene ritmo, tiene su cuota de mala leche porque así se demandaba pero es bastante entretenida y en ningún momento desvía al espectador hacia lo que no quiere ser la película.

Bien la parte romántica, mejor la comedia (quizás por la falta de minutos de la primera), pero en conjunto forman un todo agradable de ver para todos los gustos y paladares.

Solo di que sí
© Netflix

Conclusión de ‘Solo di que sí’

Solo di que sí (Just Say Yes), cinta para disfrutar de un rato agradable solo o en compañía.

He querido correr un tupido velo por el tema de la boda, porque habrá boda y no empezar a hacer referencias a películas de bodas. Ni es mi estilo ni me gusta avasallar a los lectores, creándoles ideas preconcebidas que los puedan defraudar después.

Solo di que sí (Just Say Yes) no es La boda de mi mejor amigo (1997) ni La boda de Muriel (1994) ni La boda de mi novia (2008).

Solo di que sí (Just Say Yes), para bien o para mal, tiene su personalidad propia y tira por otros derroteros, siempre de marca blanca, que lo último que buscan es la trascendencia que quizás tampoco buscaron en su día ninguno de los tres títulos citados.

Netflixnianos y acoplados, deben verla obligatoriamente, olvídense de nacionalidades y yanquilandias, aunque yo sea el primero que las consuma, pero hay que aperturar la mente a otro tipo de cine, ni mejor ni peor, solo diferente y ahí rompo una lanza por Netflix que nos hace llegar cine de casi todas las nacionalidades del mundo.

Que todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel.

Enhorabuena y Bienvenidos al Espectáculo

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí