Susana Hornos se ha convertido en uno de los grandes fichajes de la última temporada de Estoy vivo, donde da vida a Elena Gamboa. Esta actriz española ha forjado su amplia trayectoria artística en Argentina. No obstante, las primeras piedras se remontan a Zaragoza, en el Teatro de la Estación. Después, la artista se mudó a Argentina, donde ha labrado una carrera de grandes éxitos, sobre todo en el mundo del teatro. Prueba de ello, son varias distinciones a su carrera, destacando el recibido por la Asociación de Periodistas Españolas en Argentina, por ser una embajadora de la cultura española en el país sudamericano. También cabe destacar que su nombre se encuentra ligado al emblemático Federico Luppi, con el que estuvo casada, y que, tristemente, nos dejó en octubre de 2017. Actualmente, la actriz se encuentra residiendo en Madrid, volviendo por la puerta grande a la industria española.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistar a Susana Hornos por su trabajo en Estoy vivo. En primer lugar, nos desvela cómo está viviendo su papel de Elena Gamboa en la ficción de TVE. Asimismo, nos habla de la evolución y profundidad de los villanos en la ficción actual. Por otro lado, expone su visión sobre el avance de la industria española y argentina. También nos expone su perspectiva como productora y la necesidad de compañerismo en el medio artístico. Sobre sus últimos trabajos en teatro, reflexiona con nosotros sobre “María Teresa y el León”, con el teatro como telón de fondo de personajes históricos no tan mediáticos. Por último, nos responde a si hay que dejarse llevar por lo que uno siente y nos confiesa sus próximos proyectos.

Susana Hornos
Foto de “Estoy vivo” (TVE)

Entrevista a Susana Hornos

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Qué tal estás?

Susana Hornos: La verdad es que bien, estoy en Madrid, así que eso es estar bien en estos momentos para mí, en concreto, que llevo tantos años dando vueltas por aquí y por allá. Con estoy ya un poquito más relajada. No sé si ha sido la pandemia o yo misma la que me ha hecho parar.

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Cómo estás viviendo esta temporada como Elena Gamboa en Estoy vivo?

Susana Hornos: Pues, mira, algo que, para los actores, cuando trabajamos en un medio, lo que es la ficción, me refiero, no al teatro que es la inmediatez, que es cómo lo vives cuando grabas y luego cómo lo vives cuando ya forma parte del público y tú ya eso lo has dejado atrás. Entonces, lo viví con mucho disfrute, era la primera vez que hacía televisión en España. He estado 20 años en Argentina y la verdad que es caer de pie, ¿no? Digo, con el equipo, los actores con los que me tocaba…

Casi todas mis escenas eran con Javier Gutiérrez, con Alejo Sauras… Entonces, fue como un parque de atracciones para mí y ahora estoy en la otra fase. Lo estoy viviendo con mucha expectación, porque es todo un personaje, es la villana. Nunca sabes cómo van a caer estos personajes, cómo te vas a ver, cómo te van a ver tus compañeros. La verdad que lo estoy disfrutando, hoy justo le decía a la directora de casting: “Todos los jueves me empiezan a llegar llamaditas, mensajitos, de la gente que ha visto la serie el miércoles”. Creo que es una serie que la gente tiene mucho cariño y es muy bonito formar parte de un equipo así.

Estoy vivo
Foto de “Estoy vivo” (TVE)

La profundidad de los villanos

Diego Da Costa / Cinemagavia: Aunque se presenta como la villana de la temporada, también tiene su corazón. ¿Qué fue lo que más te impactó de tu personaje?

Susana Hornos: Mira, es curioso. Por un lado, gran parte del discurso de Elena Gamboa me hacía reflexionar mucho, porque, bueno, pues yo vengo… Soy viuda… Ella habla mucho de la vida y la muerte, la necesidad de estar con los nuestros. De pronto ese mismo discurso lo decía desde un punto de vista casi mercantilista, que quieras que no, es como hoy nos ofrecen tanto la muerte, como los hospitales, como sanar, como tener vacunas, como tener gente que te cure.

Entonces, digo: “Es como alguien que ha vivido mi misma experiencia, porque, de hecho, el personaje es también una viuda. Mira como la vida te puede situar en un sitio u otro, ¿no?”. Entonces, creo que eso era lo que más me resonaba, como teníamos un pasado tan parecido ella y yo, y como, en cambio, estamos en lugares tan diferentes en la vida. Hay veces que hay palabras que yo digo, y discursos que dije, de Elena Gamboa, y digo: “¡Dios mío!” Hay veces que he podido soñar con ello, porque incluso hay veces que decía: “¿Y si pueden regresar las personas a las que amamos?” y yo decía: “Sí, sí, que venga mi marido de vuelta”. Pero, evidentemente, es ficción.

Susana Hornos
Foto de “Estoy vivo” (TVE)

La evolución de la profundidad

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Tú crees que la ficción ha evolucionado de tal forma que ya no hay buenos ni malos, sino hay protagonistas y antagonistas con trasfondos para comprenderlos?

Susana Hornos: Sí, de hecho, ni siquiera sé si para comprenderlos, pero, por lo menos, para preguntarse, ¿no? Porque, de hecho, tiene ver más con lo que somos en la vida real, tú en cuanto rascas puedes odiar a una persona, incluso ideológicamente siempre he sido muy antagonista todos los aspectos de mi vida. Pero, de pronto, agarras una de estas figuras, que tú seguro sueñas con conectar en contra, con que todo lo que esa persona hace y dice está en contra de tu opinión, de ideología…  Pero, seguramente, si te tomas un café con esa persona y, de pronto, encuentras puntos en común.

Y dices: “No quiero esto, quiero odiarla, quiero tenerle un asco profundo de por vida” y resulta que, seguramente, tiene la familia, igual te habla de cuando lleva el chico al colegio… O que de pronto te habla de sus amigos, o de su padre, o de la infancia… Y dices: “Uf, y entonces, eso tiene que ver con una honestidad de los personajes. Creo que, hoy por hoy, los guionistas y las guionistas, cada vez, se están metiendo más en ese terreno y se agradece, porque, para mí, tiene que ver con la vida real. Ha habido un mundo mitómano, de los buenos, los malos, los héroes… y creo que, bueno, Joseph Campbell hablaba mucho de eso, pero me parece que hoy ya más que dioses y heroínas, estamos queriendo más al vecino que tenemos al lado.

Estoy vivo
Foto del rodaje de “Estoy vivo” (TVE)

Ir más allá

Diego Da Costa / Cinemagavia: Totalmente, y se agradece esa profundidad.

Susana Hornos: Para los actores, imagina la satisfacción es… Imagínate la película de “El hundimiento” si ese Hitler no hubiera sido atacado, digamos, desde lo actoral, desde ese punto de vista tan crudo y a la vez tan honesto y tan sincero, lo que hizo el director. Me parece que todos agradecimos ver esa otra cara.

Diego Da Costa / Cinemagavia: Una versión que va más allá de lo que ya sabemos…

Susana Hornos: Exacto, es no quedarte en esa superficie. Insisto no es para… No necesito para nada que nadie me defienda a Hitler, ya sabemos todos quién fue, pero lo que sí quiero es que me dejen esas preguntas sobre este personaje, o sobre el otro. Es verdad que, a veces, la televisión, más que el cine, tiende a los negros o blancos. Pero, por eso, se agradece cuando de pronto hay ficciones que se meten en otros terrenos.

Susana Hornos
Foto de Susana Hornos y Federico Luppi (Twitter)

Susana Hornos y su visión de Argentina y España

Diego Da Costa / Cinemagavia: Tu carrera artística se ha desarrollado sobre todo en Argentina, ahora te tenemos en España, ¿cómo estás viendo a la industria española, habiendo vivido la de argentina?

Susana Hornos: Mira, fíjate, ayer justamente… Yo cada cuanto me gusta cenar, evidentemente, ahora no más de 6 y ayer me tocaba con mi equipito argentino, que tengo aquí un montón de amigos. Además, estuvimos hablando mucho de la industria argentina y la española, que, justamente, es una artista argentina la que está aquí trabajando por una serie. Entonces, empiezas a saber las dos visiones, ¿no? Por un lado, hay que reconocer que España ahora mismo, tanto por las plataformas como por el riesgo de muchas productoras y…

En ese sentido, yo soy un afortunada, que estoy con Globomedia y Good Mood Producciones. Me parece que ha habido riesgo y una apuesta, ha habido mucha gente, ha habido no un ministro de Cultura muy ocupado en ello, pero, por lo menos, lo estamos intentando pelear en eso. Hay gente como ALMA, como DAMA, desde el punto de vista de los sindicatos peleando por nuestros derechos. Se está dando un movimiento que, la verdad, yo agradezco. También ha pasado algo, o por lo menos lo que yo siento, que el mercado español se ha abierto a otros países. Hoy por hoy hay una gran coproducción, en seguida haces un casting que tienes que hablar en inglés y, de pronto, te piden: “Oye, que esto es para Colombia, esto va para Perú”.

Javier Mantrana
Foto de Susana Hornos (Javier Mantrana)

Una Argentina diversa

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿En Argentina es diferente?

Susana Hornos: Sí, en ese sentido, por ejemplo, en Argentina, – que yo soy una defensora a muerte del teatro argentino, y, por supuesto, también de la ficción -, en los últimos 20-30 años ha sido muy endogámica. Yo les adoro y los quiero, pero es muy difícil que tú veas en una ficción argentina, ya sea de televisión, o de cine, por supuesto… De televisión, casi imposible que veas actores que no sean argentinos. Argentina no ha abierto la puerta a actores paraguayos, colombianos, de otras nacionalidades, de otros países, de otros acentos. En ese sentido, ahora ves que el mundo de la coproducción…

Para mí, no es lo mismo lo que está ocurriendo en Colombia que, enseguida, la gente va, pese ahora cómo está. Siento que… Es una visión mía, porque siento que es una pata que les ha fallado, y digo que le está fallando, porque, desde mi punto de vista, abogo porque la televisión y el cine cuenten la vida real. En ese sentido, tanto Argentina como España, son países llenos de acentos, de colores, de diferentes razas, de inmigrantes… Yo extraño verlo en la pantalla y, en la ficción argentina, lo echo muchísimo en falta, muchísimo.

Susana Hornos
Foto de “María Teresa y el León” (Javier Mantrana)

Falta de multiculturalidad

Diego Da Costa / Cinemagavia: Más diversidad…

Susana Hornos: Es algo que igual que, en otras cosas, para mí, son dioses: el mundo de la verdad, la organización con la que trabajan en Argentina, los guionistas que tienen son maravillosos… Pero, me parece que han sido muy cerrados, y no a nivel mercado, hablo más profundo, a nivel historias. No han sabido reflejar esa parte argentina. Creo que ahora que el mundo ha cambiado, la pandemia nos ha cambiado. Todo ahora es Zoom, es digital, todo es online…

Espero que ahora sea un buen momento para que se den cuenta que Argentina no es solo argentinos. Y lo mismo aquí, que no digo que estemos avanzadísimos en eso, pero sí que es cierto que, en películas y series españolas, mínimamente ha habido cierta amplitud en ese sentido. Criticamos muchas veces al mundo yanqui americano, pero yo lo llevo viendo años así. Cualquier serie o película que veas es porque es lo que son, es un crisol de razas y de colores. Esa es la parte que yo siempre he extrañado en Argentina.

Diego Da Costa / Cinemagavia: Llama la atención siendo Argentina es uno de los mercados que más presencia ha tenido a nivel mundial y a nivel artístico…

Susana Hornos: Sí, porque, de verdad, el nivel que hay, a nivel de creatividad, y no hablo solo de los actores, hablo de absolutamente todo: desde el técnico a los directores de arte, el mundo de las luces, sonidistas… Todo el equipo de gente que escribe, que dirigen, tan jóvenes, las escuelas que hay… En ese sentido, Argentina sí ha sido ejemplo, desde luego, para Latinoamérica y creo que para el mundo. 

Estoy vivo
Foto del rodaje de “Estoy vivo” (TVE)

La producción en Susana Hornos

Diego Da Costa / Cinemagavia: También ejerces de productora, desde los últimos años se demandan más mujeres en puestos de responsabilidad. Como productora, ¿estás viviendo ese cambio real?

Susana Hornos: Yo todavía no, en lo personal, creo que porque, quizás, yo llegué a la producción desde el teatro. Ahí hace ya como 15 años que empecé a producir, en Argentina. En Argentina, no tienes un proyecto y te quedas en casa esperando que alguien te llame y te lo produzca. Ahí existe una figura, que se llama la cooperativa, de hecho, es una figura legal, la cooperativa teatral. Inscribes tu cooperativa, te juntas con un grupo de compañeros, os ponéis a trabajar y sacáis adelante el proyecto. Esa energía yo la contagié, la viví, la absorbí y me adapté y ha sido maravilloso. Cuando llego aquí, digo: “Vale, Susana, ¿y ahora qué?”. Entonces, digamos que recién estoy empezando.

Lo que sí estoy haciendo es dejarme asesorar y aconsejar por gente que sabe mucho. Pues, quieras, que no, conozco mucha gente en el mundo de la producción, los considero compañeros, amigos… Entonces, durante todo este año, cuando empecé a producir de verdad, a nivel cine, he levantado el teléfono muchas veces, les he dicho la verdad: “No sé absolutamente nada de esta parte, ¿qué me aconsejas?”. Y, ese sentido, me han tratado con muchísimo cariño, muchísimo respeto. No me han visto como una recién llegada, porque, saben que había todo un trabajo detrás. Entonces, todavía no estoy en esa posición de sentirme siquiera como una mujer con cierto poder de decisión. Lo que tengo es que me gusta crear, me gusta armar equipos. Me di cuenta que la forma de crear y sacar adelante proyectos es estar también del otro lado.

Susana Hornos
Foto de “María Teresa y el León” (Javier Mantrana)

El compañerismo artístico

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¿Es importante tener en la industria ese compañerismo, rompiendo con la imagen de competitividad que se puede creer desde fuera?

Susana Hornos: Mira, para mí, esto es algo que, cuando en Argentina te preguntaban: “¿qué es lo que tienes que hacer para dirigir?”, aunque se referían principalmente al teatro y yo siempre decía: “Equipo, lo primero, el equipo, lo segundo, equipo y lo tercero, el equipo”. Hasta que no armas un buen equipo, absolutamente, nada puede salir adelante. Para mí, es indispensable. Un equipo significa que uno sepa delegar, por un lado, pero que a la vez uno confíe en la otra persona. Yo he sido muy afortunada en el equipo que siempre trabajamos juntas, digo juntas porque éramos casi todas mujeres en Argentina, y además éramos todas mujeres españolas, que trabajábamos allí durante 5 años seguidos sin parar.

Hicimos tres montajes, hicimos dos giras y fue un no parar. Habíamos armado un engranaje. Cada una sabíamos de qué pie cojeábamos, respirábamos juntas… Eso, para mí, es fundamental. La competición tendrá que existir, pero tú no te enteras. Tú haces un casting y tú no sabes quién más lo va a hacer y, muchas veces, me ha pasado que hemos coincidido varias compañeras y hemos hecho el mismo casting y no se te pasa por la cabeza que “si se lo han dado a ella, no me lo han dado a mí”.

Stoyan
Foto de “Stoyan” (American Road Films) y “María Teresa y el León” (Javier Mantrana)

La competitividad actoral

Diego Da Costa / Cinemagavia: No es vuestra percepción…

Susana Hornos: Lo que saben es que hay un director de casting, o directora, o un director, que es quien le encaje en ese personaje, pero tú no tienes que competir con tu compañera, porque no se trata de quién lo hace mejor. Se trata de a quién ellos ven en este personaje. Entonces, yo creo que, en ese sentido, el ego tiene que existir, la ambición tiene que estar. Yo, la competición, de verdad lo digo, no la vivo. Vivo otras cosas, no vivo la depresión a nivel enfermedad, pero esos bajones que te dan. Vivo, de pronto, amigas que lo están pasando mal… Pero así competitividad…

Pienso en toda la gente que me rodea, a nivel compañeros, y creo que estamos en lugares muy parecidos. Cuando uno ve un personaje, no está pensando: “Ay, a ver si no me lo dan a mí”, porque sabes que no tiene nada que ver con él, ni contigo. Esto, de verdad, es así, y no verlo así, es un error de concepto grande. Lo real y concreto es que te lo dicen todos los directores de casting: “Cuando hacéis un casting, y no os damos a vosotros el personaje, no es porque lo hayáis hecho mal, es porque lo que veíamos en el personaje, lo hemos visto en otra persona, pero no tiene nada que ver con vuestro trabajo”. Y si no lo ves así, vas a tener un problema, porque va a estar todo el día con un látigo detrás. Entonces, apaga y vámonos (risas).

Susana Hornos
Foto de “María Teresa y el León” (Javier Mantrana)

Susana Hornos y ‘María Teresa y el León’

Diego Da Costa / Cinemagavia: Uno de los personajes más reconocidos en tu trayectoria teatral es la de “María Teresa y el León”, ¿crees que el teatro da un valor especial a personajes históricos que no se les ha dado el valor en su momento?

Susana Hornos: Pues, quiero creer que a través del cine también. Es verdad que el teatro, por ejemplo, para mí, siempre te permite más eso. Pues, por ejemplo, date cuenta que hay una cosa que yo hago en el teatro, en esta obra, y es que yo cuento la vida de María Teresa de León desde cuando tiene 20 años y cuando tiene 70 años. El teatro permite ese juego. Entonces, te permite adentrarte en personajes desde un punto de vista más lúdico, más metafórico y, quizás, eso es lo que te permite justamente atreverte con personajes que, quizás, en el cine dices: “Uh, ¿esto cómo lo hacemos?” y plantea más problemas.

Pero, igualmente, fíjate, que me acuerdo, cuando estábamos haciendo “María Teresa y el León”, hicimos un coloquio, no sé si fue el Día de la Mujer, pero, bueno, me acuerdo que estaba Elvira Mínguez, Ana Rayo… Estábamos mujeres que habíamos representado, tanto en cine como en teatro, mujeres muy reivindicativas, luchadoras, peleadoras…

María Teresa y el León
Foto de “María Teresa y el León” (Javier Mantrana)

Seguir el corazón

Diego Da Costa / Cinemagavia: ¡Qué interesante!

Susana Hornos: Estaba Elvira Mínguez, que había hecho Clara Campoamor, y lo había hecho en cine. En ese sentido, me parece que los dos deberían ser un lugar dónde poder reivindicar a esas mujeres, o a esos hombres, de nuestra historia, o no de nuestra historia, no tienen ni siquiera que ser reales. Para mí, todo lo que tenga que ver con memoria, tiene que ver con presente. En realidad, lo que agradezco es el compromiso, no el mensaje, no necesito un mensaje ni en el cine ni en el teatro, pero sí el compromiso.

Diego Da Costa / Cinemagavia: Hablando del compromiso, sorprende como dejaste España para irte a Argentina, ¿hay que dejarse llevar por lo que uno siente?

Susana Hornos: Yo creo que sí, y a día de hoy, lo sigo pensando. De hecho, a veces, cuando me dicen cómo te definirías, digo: “Me defino como una mujer con una maleta siempre preparada”, pero porque tiene que ver conmigo. Primero, dejé Logroño con 17 años, me fui a Zaragoza y después a Buenos Aires. Y, ahora, el tiempo dirá… que hay un proyecto maravilloso que me encanta y, de pronto, significa vivir un año en Colombia, pues allá voy.

No le tengo miedo ni al cambio, ni a adaptarme, y es porque tiene que ver con lo que yo soy. Pero, creo que, en ese sentido, me parece que, a la larga, y más en este trabajo… Date cuenta que, en este trabajo, y no lo digo desde la queja, siempre insisto en esto, – porque no me gusta quejarme -, pero es arriba y abajo, continuamente. Es una carrera de fondo, de pronto tienes 6 meses…

Susana Hornos
Foto de “Estoy vivo” (TVE)

Una montaña rusa

Diego Da Costa / Cinemagavia: Claro, es una montaña rusa…

Susana Hornos: Yo, ahora, por ejemplo, estoy en Estoy vivo y estás en televisión todos los miércoles y, luego, puede pasar un año hasta que vuelva a aparecer un personaje, o no. Entonces, tienes que saber que esto puede pasar y adaptarte a esto y decir: “Bueno, no pasa nada” y en el camino seguiremos haciendo otras cosas… Si, encima, no lo haces siguiendo tu corazón, o tu pasión, o tus sentimientos… Estos momentos de bajón te van a golpear muchísimo. No es lo mismo que te golpeé algo que dices: “Bueno, no importa, porque lo voy a seguir disfrutando. Tengo un plan B, hago esto, armo lo otro, pero sé que está ahí”.

Pero, si encima es algo que tú no disfrutas, que no estás haciendo lo que de verdad quieres hacer, cuando de pronto viene ese momento de bajón, tiras la toalla. Desde ahí, me parece que es fundamental. Yo ahora con mis sobrinos, que tienen estas edades, 15-16 años, los más chiquitos, y a veces hablo con mi cuñado y demás, y le digo lo importante que son estas cosas, que hagan, por favor, lo que les gusta, lo que de verdad les apasiona. Luego, ya veremos si ganan dinero o no, ya iremos armando el camino, pero si hacen lo que les apasiona, hay parte del camino que está hecho.

Staf
Foto de Susana Hornos

Arriesgar en la vida

Diego Da Costa / Cinemagavia: Es bonito ver esa perspectiva a la hora de escucharte, sobre todo, con personas que les da vértigo arriesgarse…

Susana Hornos: Sí, y muchas veces dices: “Ay, ¿en qué momento me metí en esta, no?”. Pero, es que, de verdad, te das cuenta, además, en la vida. Hay veces que te pasa, vas al supermercado y, de pronto, está una cajera, o un cajero, que te dice: “Hola, buenos días”, con una sonrisa y te dice: “¿quieres esto?” y te das cuenta que está, en ese momento, disfrutando de lo que hace, y la misma persona, u otra persona, hace el mismo trabajo, pero está que te ladra, porque está en un lugar que no le gusta, que no se siente bien.

No depende tanto del trabajo, sino lo que la persona le pone a ese trabajo y eso me parece que en cada minuto de nuestra vida debería… Es que, además, acabo de tener una perdida que ha sido dolorosísima, que ha sido la de mi hermana, con 50 años, y el otro día hablaba con mi sobrina, que tiene 15 años, y me decía: “¿Sabes qué, tía? Yo lo que me alegra, es que yo sé que mi madre era feliz hasta el día que murió. Yo sé que ella era feliz”, y yo digo: “¡Wow, ¿Cuántas personas pueden decir eso?”, digo, porque… eso es la vida, podemos no tener por qué llegar a los 80, puede ser mañana mismo.

Susana Hornos
Foto de “Stoyan” (American Road Films)

La generosidad de Susana Hornos

Diego Da Costa / Cinemagavia: Muchas gracias Susana por compartirlo, de verdad.

Susana Hornos: Hemos visto en esta pandemia de la COVID cómo arrastra y se lleva la gente y, entonces, la pregunta es: “Vale, hasta el día que me fui, ¿de verdad estoy haciendo lo que quiero con mi vida? Lo que quiero no siempre podemos, pero, ¿por lo menos, estoy tratando de ser feliz poniendo todo en eso, o estoy dejando que pase? Y yo es algo que, antes, siempre he dado muchas vueltas, yo he tratado de seguir el camino que quiero y desde luego, ahora, pues, primero fue la muerte de mi marido y ahora la de mi hermana y digo: “Por supuesto que es lo que tengo que hacer, me tiene que ir la vida en disfrutar cada hora del camino, sino nada tiene sentido”.

Diego Da Costa / Cinemagavia: Mirando hacia el futuro, ¿qué es lo próximo que vamos a ver en Susana Hornos?

Susana Hornos: Pues, bueno, estoy también en un capítulo de la segunda temporada de “Nasdrovia”. Es una cosita muy chiquita, pero a mí me encantó. Es que Marc Vigil, el director, es un genio y todo el equipo que se ha armado en esa serie. Me encanta el humor, lo genuina que es. Y “Stoyan”, que es la película que hice con Tristán Ulloa. Parte de la película la produzco, y la interpreto junto a Tristán Ulloa y Marta Milán, de “El embarcadero” o “White Lines”. Esa creo que será a finales de año, creo. Ya sabes que en el cine depende mucho del mundo de la postproducción, y como hay muchos efectos especiales, – es cine fantástico -, no sé bien si da tiempo para fin de año, pero, en principio, sí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí