Tesla es un peculiar drama biográfico inspirado en la vida del célebre inventor de origen croata. A los mandos está Michael Almereyda (Hamlet, Experimenter). En el reparto encontramos a Ethan Hawke (Boyhood, Antes del amanecer), Kyle MacLachlan  (Twin Peaks, Terciopelo azul) y Eve Hewson (The knick, Un lugar donde quedarse). La premier de la película fue en el Festival de Sundance, el 27 de Enero de 2020. En España pasó por el Atlàntida Film Fest el 1 de Agosto. En Movistar se podrá ver el 13 de Enero.



Tesla

Crítica de ‘Tesla’

Ficha Técnica

Título: Tesla
Título original: Tesla

Reparto:
Ethan Hawke (Nikola Tesla)
Kyle MacLachlan (Thomas Edison)
Eve Hewson (Anne Morgan)
Jim Gaffigan (George Westinghouse)
Hannah Gross (Mina Edison)
Josh Hamilton (Robert Underwood Johnson)
Ebon Moss-Bachrach (Anital Szigeti)
Lucy Walters (Katherine Johnson)
James Urbaniak (Profesor Anthony)
Rebecca Dayan (Sarah Bernhardt)
David Kallaway (John Kruesi)
Vincent De Paul (Westinghouse Assistant)

Año: 2020
Duración: 102 min.
País: Estados Unidos
Director: Michael Almereyda
Guion: Michael Almereyda
Fotografía: Sean Price Williams
Música: John Paesano
Género: Drama. Biográfico
Distribuidor:

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Tesla’

Sinopsis

Indaga en los esfuerzos que tuvo que realizar Nikola Tesla a la hora de presentar al mundo una revolución energética que cambiaría para siempre el curso de la humanidad.

Dónde se puede ver la película



La mente de Tesla

El biopic es una especie de activo refugio al que se recurre frecuentemente en el cine moderno, aunque siempre estuvo ahí, como comodín de buenos resultados. A favor de este tipo de películas está el prestigio asociado a la figura cuya vida se quiere detallar, y cierta percepción didáctica por parte del público. No obstante, como con cualquier género, no es conveniente generalizar. El drama biográfico que ha dirigido Michael Almereyda sobre el genial inventor Nikola Tesla dista mucho de ser un ejemplo del canon sobre películas de personalidades célebres.

Tesla cuenta a su favor con que la personalidad del genio, fue hermética, introspectiva, misteriosa, y hasta cierto punto, maldita. Estas figuras de trato difícil o de personalidad poco estandarizada, por no decir rayando con la locura, son un buen material para biopics. Es el atractivo del malditismo, de los personajes impares, y algo dolientes. Más interesantes que los perfectamente equilibrados, ponderados y felices. Así pues, en un acto de relativa coherencia Michael Almereyda nos ofrece un biopic que imita algunos rasgos de su protagonista.

Tesla es un drama biográfico psicologista, que no pretende ser una relación cronológica de la vida del inventor, ni ofrecer un repaso canónico de su vida y milagros. Almereyda nos ofrece una serie de pinceladas sueltas, que acaban totalizando un retrato robot de la inusualmente compleja mente de Nicola Tesla. Los detalles ofrecidos están visto a través de los ojos de su mente. Salvando unas cuantas distancias, puede evocar a la semblanza de Billy El Niño, que hizo Arthur Penn con El zurdo en 1958.

Tesla
Copyright 2020 LEONINE DISTRIBUTION GMBH

Algunas transgresiones

Tesla, como decíamos, es un biopic fuera de lo común. Algunas de las transgresiones que comete se cuentan entre varias de las siguientes. La historia la cuenta Anne Morgan (Eve Hewson), filántropa y benefactora de Tesla (Ethan Hawke), pero de un modo infrecuente. Aunque Anne murió en 1952, en un aparte rompe la cuarta pared y nos suministra datos sobre el inventor… a través de Google. Es decir, aunque tengamos el hilo conductor de un narrador, conceptualmente tiene dentro de sí una importante veta de anacronías. Y no es la única. Estamos en el últimos tercio del siglo XIX, y se puede ver perfectamente un teléfono móvil o escuchar una canción de los Tears for Fears, etc.

Otro recurso inusual es la continuidad y el montaje. Si bien lo que se muestra sigue, más o menos, un cauce cronológico, la ilación entre escenas y eventos es dispersa. Asistimos a una concatenación de escenas, algo sueltas, donde se pretende mostrar un aspecto concreto de Nicola Tesla. Ello no quita para que algunos hitos estén y se entiendan perfectamente: su difícil relación con Thomas Alva Edison (para el que llegó a trabajar), la Guerra de las Corrientes (continua y alterna), la Feria Universal de Chicago en 1893, sus trabajos con George Westinghouse (Jim Gaffigan), los experimentos en Colorado…

Las transiciones de unas situaciones a otras son a veces demasiado abruptas, como si el argumento se formase a base de pequeños comportamientos estanco. Sin duda, es una forma audaz de contar una vida, pero algo confusa. Cada paso que se da es para mostrar una característica de Tesla, pero a costa de perder el hilo de la narración y provocar más confusión que complicidad con el espectador.

Ethan Hawke
Copyright 2020 LEONINE DISTRIBUTION GMBH

Tesla y alrededores

La plasmación de un personaje biografiado en última instancia depende también del trabajo de los actores. En ese aspecto Tesla no funciona mal. Ethan Hawke realizada una interpretación esforzada, configurando un Tesla ensimismado, brillante pero desapegado de la realidad. Es una actuación circunspecta, algo persistente pero efectiva. Cumple dando la visión de Almereyda respecto a Tesla. También está sostenido sólidamente Thomas Alva Edison, a través del desempeño de Kyle MacLachlan. Es lo más parecido a un villano que encontraremos.

Edison, de este modo, aparece reflejado tal como se nos suele figurar. Arrogante, trapacero y dominador de un encanto personal muy utilizable para manipular. Este es el contraste entre ambos hombre. Edison, el hombre que sabe venderse, el perfecto entendedor del capitalismo, y también el parasitario tomador de ideas. Tesla es el hombre inadaptado, difícil en el trato personal, movido por la grandeza de la ideas, y en cierto sentido de cambiar el mundo. Una mezcla entre idealismo y una pizca de megalomanía. El trabajo actoral da sentido a todas estas sensaciones.

Y es que Tesla es precisamente eso, una película de sensaciones, no un discurso estructurado. Sin duda Michael Almereyda ha querido subvertir el biopic clásico y ha querido armar algo diferente. El resultado es dispar. Es apreciable su voluntad de salirse del molde, pero no todas las ideas están a la misma altura. Hay cierta tendencia a la auto indulgencia, donde el encono de hacer una película autoral acaba desdibujando un poco al personaje de Tesla. También hay ideas interesante como el hecho de que la película se sitúe casi siempre en lugares cerrados, dando un aire claustrofóbico. Alguna idea escenográfica es cuestionable, como los simples telones de fondo emulando a paisajes.

Tesla
Copyright 2020 LEONINE DISTRIBUTION GMBH

Conclusiones de ‘Tesla’

Tesla es un original drama biográfico, que posee afán de originalidad, pero que finalmente ofrece un interés desigual. La película, si bien muestra los hechos básicos de la vida del inventor, es más bien un estudio de su psique que acaba la trastornando la narrativa. Como si el celuloide fuera una somatización de la mente de Nicola Tesla. No esperen un biopic al uso que desentrañe al personaje. Su misterio incluso aumenta tras el visionado. De este modo Tesla, oscila entre el interés y el desconcierto, algo árido en algunos momentos.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí