The Bra (2018), película alemana sin diálogos hablados dirigida por el director alemán Veit Helmer, con banda sonora a cargo de la Orquesta Sinfónica de Budapest, Desarrolla en forma de sencilla comedia las anecdóticas andanzas de un maduro y solitario maquinista de tren en la búsqueda obsesiva de la dueña de un sujetador. Su vieja y decrépita locomotora se llevó por bandera el top de encaje azul a su paso por una populosa barriada de una pequeña ciudad en Azerbaiyán. Estrenada en salas de cine españolas el 31 de julio de 2020.



The Bra

Crítica de ‘The Bra’

Ficha Técnica

Título: The Bra
Título original: Vom Lokführer, der die Liebe suchte…

Reparto:
Miki Manojlovic (Nurlan)
Paz Vega (Daria)
Denis Lavant (Kamal)
Chulpan Khamatova (Nesrin)
Maia Morgenstern (Fidan)
Irmena Chichikova (Widow)
Boryana Manoilova (Mira)

Año: 2018
Duración: 90 min.
País: Alemania
Director: Veit Helmer
Guion: Veit Helmer, Leonie Geisinger
Fotografía: Felix Leiberg
Música: Cyril Morin (Película muda)
Género: Drama. Comedia
Distribuidor: Puntal Films Distribución

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘The Bra’

Sinopsis

Un tren de mercancías cruza un verde y extenso paisaje frente a las montañas del Cáucaso. A lo mandos, Nurlan  (Miki Manojlović ), el maquinista que día tras día atraviesa un suburbio densamente poblado de Bakú en Azerbaiyan, donde los rieles están tan cerca de las casas que su locomotora prácticamente atraviesa los vestíbulos y jardines. En su camino diario encuentra niños corriendo, hombres que beben té y juegan al ajedrez y mujeres que cuelgan su ropa en los tendederos. El último día antes de su jubilación, un regalo especial de despedida, que cuelga de un tendedero, se enreda en la locomotora: un magnífico sujetador de encaje azul ¿a quién puede pertenecer ese pequeño trozo de tela? Impulsado por la curiosidad, Nurlan decide comenzar la búsqueda de la dueña del sujetador para devolvérselo. (Suria Comunicación)



Un pueblo entre las vías del tren         

Comienza The Bra con un surtido de sujetadores de encaje de colores acariciados por la  envolvente música compuesta por Cyril Morin. La cámara nos traslada a una barriada de las afueras de Bakú (Azerbaiyán). Un tren de mercancías atraviesa el extrarradio interrumpiendo la tranquila vida de sus habitantes que disfrutan tranquilos. Un niño muy despierto que va avisando con su silbato de la llegada del tren para que la gente salga de las vías.

Ésta última película del director de Tuvalu (1999) y Absurdistán (2008) nos ofrece una comedia pintoresca que pone el énfasis en la gestualidad de sus personajes. Un tenaz maquinista protagonizado por el actor Miki Manojlovic (actor recurrente del director Emir Kusturica). Unos maridos celosos que darán buena cuenta de quien ose acercarse a sus mujeres. Algunos vecinos ociosos que juegan sus partidas sobre los raíles del tren hasta que éste pase. La ropa tendida de casa a casa por encima de las vías.

The Bra sigue el estilo habitual de Helmer en comedias excéntricas que describen mundos propios sobre una anécdota principal en torno a la cual construye sus tramas. En esta ocasión prescinde intencionadamente de diálogos para hacer una comedia marcadamente visual. Su realismo mágico recuerda el mundo de “Amelie” o “Como agua para chocolate”, pero sin llegar a su brillantez.

Miki Manojlovic, Paz Vega
Copyright Bodega Films

Un maquinista haciendo de Cenicienta  

Al jubilarse el solitario maquinista se instala en un pequeño hotelito del pueblo con la intención de encontrar a la dueña del sujetador. Allí observa con calma la vida de sus vecinos para averiguar cualquier cosa que le ayude en su misión. Para ello, acaba haciendo amistad con el espabilado niño que va avisando del paso del tren.

Nos muestra la vida sencilla de sus habitantes mostrando un variado surtido de personas de todas las edades. Tras fallar en su propósito persiste con una nueva treta convirtiéndose en vendedor ambulante de sujetadores. La búsqueda incansable retrata con breves trazos las diferentes mujeres del lugar. Desde la viuda necesitada de ternura, la madre desbordada por sus niños, la arisca mujer madura, la vieja burlona o la joven narcisista entre otras.

La fotografía sobria pero realista muestra el entorno de las montañas de las localizaciones de la película en entornos reales de Georgia. Dejaron de filmar en Azerbaiyán porque la gran pobreza de las casas parece fue motivo obligado por las autoridades, que no querían  esa imagen del país. Los planos de interiores de las diferentes casas retratan sus realidades domésticas cotidianas.

Una banda sonora envuelve el conjunto de las secuencias para dar unidad a éste micromundo mágico donde sitúa la acción. Una mezcla poética de sonidos de ambiente, además del sempiterno ruido del tren avisando de su paso y otros sonidos diarios hilvana las distintas escenas.

The Bra
Copyright Bodega Films

Un sujetador sin dueña       

El reparto variado cumple discretamente su cometido actoral que se apoya tanto en el protagonista principal como su sustituto al jubilarse. A modo de comedia coral los pequeños episodios van dando sucesivas pinceladas para componer el cuadro final. Acierta con el último subterfugio ocurrente del protagonista para tratar de localizar a la, hasta entonces, anónima dueña del sujetador.

La parte final de The Bra baja el tono narrativo echando de menos un mejor trabajo de guion para cohesionar la historia. El exceso de anécdotas acaba empachando sin que logre saber darle una salida exitosa a la devolución del ya famoso sujetador.

El cierre de la película nos deja una cierta insatisfacción al no saber los guionistas cómo terminar la historia con naturalidad. En cierto modo, se echa de menos que hubieran puesto un desenlace más acorde al atribulado protagonista. Así, los espectadores, probablemente hubieran quedado más satisfechos del conjunto de la trama.

La secuencia final parece rodada para terminar a cualquier precio la historia, resultando poco convincente. Los créditos finales nos detallan los distintos equipos y escenarios de rodaje. Ésta coproducción de Alemania y Azarbaiyán  reunió a varios directores de casting para la selección final de actores y actrices de diferentes países.

The Bra
Copyright Bodega Films

Conclusión de ‘The Bra’

The Bra como especial interés reúne en el reparto a la actriz española Paz Vega que cumple sin problemas su papel. Ésta comedia está enmarcada en el realismo fantástico que es muy habitual en las películas de Helmer. The Bra promete una mayor brillantez que luego no acaba de alcanzar y, sobre todo, falla en ese final deslavazado. Como puntos fuertes, la fotografía y la banda sonora, que apoyan en buena base las aventuras del maquinista.

Reportaje de The Bra en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí