Dos Monjes, del realizador Juan Bustillo Oro, retrata un triángulo amoroso combinado con terror psicológico. Protagonizan Víctor Urruchúa, Carlos Villatoro y Magda Haller.



Dos monjes

Crítica de ‘Dos monjes’

Ficha Técnica

Título: Dos monjes
Título original: Dos monjes

Reparto:
Víctor Urruchúa (Juan
Carlos Villatoro (Javier)
Magda Haller (Ana)
Beltrán de Heredia (Prior
Emma Roldán (Gertrudis)

Año: 1934
Duración: 85 min.
País: México
Director: Juan Bustillo Oro
Guion:
Juan Bustillo Oro, José Manuel Cordero
Fotografía:
Agustín Jiménez
Música:
Max Urban
Género: 
Drama. Fantástico
Distribuidor:
Producciones Proa S. A

Filmaffinity

IMDb

Película completa de Dos monjes

Sinopsis

Drama mexicano -con matices de expresionismo tardío- dirigido por Juan Bustillo Oro. En un monasterio del siglo XIX, dos monjes se reencuentran, pero resurge el odio entre ambos. Al ser llamados a confesión, cada uno relata una versión diferente de la misma historia.



El expresionismo alemán 

El realizador Juan Bustillo Oro aborda una perspectiva gótica nutrida del expresionismo alemán de Nosferatu (1922), El gabinete del doctor Caligari (1920) y El golem (1920).

La fotografía de Agustín Jiménez enfatiza en el monasterio, su claroscuro en habitaciones, rasgos asimétricos y en el atrio, así como el punto de quiebre para Javier (Carlos Villatoro). El joven, con el rostro marcado por ojeras y una enfermedad crónica, refleja el tormento, la reclusión y la locura. Todo ello con las ligeras inclinaciones del encuadre y sus instancias subjetivas.

A su vez, el relato remarca la condición de psique de Javier por el reencuentro con Juan (Víctor Urruchúa), viejo amigo a quien guarda rencor. A través de la transición entre un lúgubre presente entre paredes y un pasado agridulce, Bustillo Oro retrata la precariedad existencial. La segunda oportunidad para Javier llega tras conocer a Ana (Magda Haller), su vecina.

La joven detona de manera inadvertida un conflicto, mostrando un sólido desarrollo de los monjes protagonistas.

Dos monjes
Foto de IMDB

El doble punto de vista narrativo 

En Dos monjes, Bustillo Oro contrasta las confesiones de Juan y Javier, así como la concordancia que une sus perspectivas del incidente. Adelantada a su época, la narrativa presenta a Javier en un entorno más humilde, reservado y con un don como pianista y compositor. A Juan en un origen de abolengo y alma viajera.

Convertidos en monjes por la culpa y en una búsqueda de expiación personal, sus testimonios enmarcan los acontecimientos hacia su perdición. El relato intercambia narradores y el foco de atención. Quien narra viste en tonos claros, mientras que la persona opuesta porta color oscuro.

Dos monjes
Foto de IMDB

Amor y terror psicológico

El filme conjuga también una historia de amor con tintes de terror. La atracción y el enamoramiento de Javier hacia Ana y su compromiso matrimonial transitan hacia un triángulo amoroso completado por Juan. Se entreteje una lucha psicológica por conquistar los afectos de la mujer.

Así, Dos monjes traza un descenso a causa de las mentiras. El guion del propio Bustillo Oro construye una paulatina confrontación trágica a causa de las mentiras entre sus personajes. Las confesiones de ambos hombres ante Prior (Beltrán de Heredia) resaltan la importancia de la veracidad.

Los interiores del monasterio son el telón de alucinaciones, entre sonidos fuertes de un órgano y las máscaras en los rostros de los monjes. Todo ello remarcando la distorsión ambiental y psicológica del relato.

Magda Haller
Foto de IMDB

Conclusión de ‘Dos monjes’

Dos monjes, entre el drama y el terror, es un retrato oscuro sobre el perdón y la culpa.

Con tintes experimentales y su notorio estilo visual gótico, crea tensión gracias a su ambientación y la intercalación protagónica de los dos hombres.

Un clásico del cine mexicano.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí