‘The Night Sitter’: Terror del Todo A Cien

The Night Sitter es la segunda película con Abiel Bruhn y John Rocco como directores. Cuenta con Elyse Dufour como principal protagonista, conocida actriz por su papel de Frankie en ‘The Walking Dead’ y recientemente, como Alexandra Blackwell en ‘Dinastía’. Producida por Roller Disco Massace, una de las compañías especializadas en filmes de bajo presupuesto. Un regreso a las cintas de terror de serie B con Final Girl incluida. Todavía no hay fecha de estreno.



The Night Sitter

The Night Sitter

Ficha Técnica

Título: The Night Sitter
Título original: The Night Sitter

Reparto:
Elyse Dufour (Amber)
Jack Champion (Kevin)
Jermaine Rivers (Rod)
Amber Neukum (Lindsey)
J. Benedict Larmore (Martin)
Ben Barlow (Vincent)
Bailey Campbell (Ronnie)
Joe Walz (Ted Hooper)
Deanna Meske (Charlotte)
Manny Sandow (Crispy)
Luna Devika (Slimy)
Victoria Graham (Noose)
Alyx Libby (Sr. Willard)

Año: 2018
Duración: 88 min.
País: Estados Unidos
Director: Abiel Bruhn y John Rocco
Guion: Abiel Bruhn y John Rocco
Fotografía: Scotty G. Field
Música: Rob Himebaugh
Género: Terror
Productora: Roller Disco Massacre

Filmaffinity

IMDb

Tráiler

Sinopsis

Una joven decide hacerse pasar por una cándida niñera llamada Amber para un plan de robo. El padre de la familia se dedica a los casos paranormales. El hijo y el hijastro del padre consiguen entrar en el despacho prohibido, desencadenando una serie de poderes que inundarán la casa de sucesos paranormales. Lo que parecía un robo fácil y de guante blanco, se convertirá en la peor pesadilla de los que se encuentran dentro de la casa.



Sé lo que hicisteis la última noche

La intención de The Night Sitter se percibe desde la primera escena: una joven atractiva acepta un trabajo como niñera. Como se puede observar, guarda un comportamiento bastante extraño. Las intenciones de ser una cinta para adolescentes no están mal expuestas, el principal inconveniente es la forma de exponerla. Se cae en una vorágine de escenas yuxtapuestas a la fuerza y sin ningún tipo de ritmo. Parece una sucesión de ideas alocadas y sin ningún orden. Hay ciertas partes que no cobran un gran sentido en la acción y dejan en el espectador la pregunta de: “¿Qué estoy haciendo aquí?”.

El género de serie B en el terror puede ser un gran acierto si no las tomas en serio o incluso, ser un referente sí acaban siendo pequeñas joyas independientes. Desgraciadamente, éste no es el caso de este proyecto. Deja un cierto tono irrisorio que deja sus costuras ante el público. El guion es bastante precario y no tiene una finalidad clara. Los giros son bastante predecibles, por lo que sabes perfectamente lo que va a ocurrir. El intento de mezclar “otra estúpida película americana” con los aquelarres y los fantasmas podría haber sido una buena excusa para inundar la sala de risas, pero no ha sido así. Una falta de sustancia que se hace patente desde las primeras secuencias.

The Night Sitter

Ladrones de guante roto

Los protagonistas de The Night Sitter son el típico grupo de adolescentes y/o niños que se ven envueltos en una situación paranormal. La resolución de su papel en el film es irreverente y sin ninguna gracia. En películas como ‘No respires’ se llega a una buena conjunción entre estos personajes, incluso en ‘The Babysitter’, de Netflix, tiene una cierta sintonía. Si hay que ser ridículos, seamos ridículos hasta el final. En la historia del cine ha habido películas consideradas “malas” que se han amado, pero esta vez será olvidada en el tiempo.

Se tienen unas antagonistas que a primera vista parecen interesantes, pero que luego van perdiendo fuelle. Además, el otro personaje al que se puede considerar antagonista, se vuelve un elemento previsible y un tanto tróspido. Por lo tanto, no se puede considerar que sea una comedia mala o una cinta de terror para pasar el rato. Las interpretaciones de los actores son bastante flojas y no hay ninguno que brille.

The Night Sitter

Subestimar al espectador

Se puede intuir que se quiere vender este título para la gente más joven, adolescentes en concreto. Aun así, es una manera de subestimar al espectador. Hace tiempo que los chistes “de pedos” no hacen gracia por hacer gracia y se busca un humor ingenioso. Lo que se muestra en pantalla da la sensación de a veces querer tomar el pelo al público. Rompiendo una lanza a su favor, se puede decir que tiene ciertos puntazos en alguna que otra escena. Una película perfecta para utilizarla en los famosos juegos de “tragos”.

Técnicamente, pese a las limitaciones de presupuesto, tampoco ha habido un gran esfuerzo en dar un resultado satisfactorio. Los efectos visuales tiran mucho de la bomba de humo y de no dar algún que otro momento de suspense. Ni siquiera puede decirse que las secuencias de mayor acción consigan aportar un mínimo de sorpresa en la persona. En resumen, el público joven se merece algo de calidad, incluso si es un film considerado “pésimo”. Se necesita ese humor que no se toma en serio y hace partícipe al espectador de ello. The Night Sitter no lo consigue.

The Night Sitter

Conclusión

The Night Sitter es una película que no llega a terror de Serie B. El guion es bastante anodino y el resultado está acorde a ello. No hay una necesidad de verla, dado que finalmente se tiene en la industria cinematográfica filmes con una calidad mayor y sin demasiado esfuerzo. Como se menciona en el título, terror del todo a cien. Lo único que se puede comentar a su favor es los contados momentos de humor histriónico. Ni siquiera los actores puede decirse que se luzcan.

CALIFICACIÓN: 3/10

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Comunicólogo por la UCM. Proyecto de director de cine. Como diría Elizabeth Taylor: “Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos”.

Diego Da Costa

Comunicólogo por la UCM. Proyecto de director de cine. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share This