Esta semana terminé de ver por segunda vez The Office sabiendo de primera mano lo que esto conllevaría para mi salud mental. Todo aquel que la haya visto sabe la tristeza y vacío existencial que el final deja en ti. Por eso, sin más ánimo que el puro desahogo, la reivindicación y el amor por esta serie, me dirijo a escribir unas líneas cargadas de subjetividad y para nada análisis crítico. Se puede ver en Amazon Prime Video.



The Office

Crítica de ‘The Office’

Ficha Técnica

Título: The Office
Título original: The Office

Reparto:
Steve Carell (Michael Scott)
Rainn Wilson (Dwight Schrute)
John Kransinski (Jim Halpert)
Leslie David Baker (Stanley Hudson)
Brian Baumgartner (Kevin Malone)

Año: 2005-2013
Duración: 30 min por capítulo apróx.
País: Estados Unidos
Creado por: Greg Daniels, Ricky Gervais y Stephen Merchant
Guion: Greg Daniels, Mindy Kaling, Caroline Williams, Anthony Q. Farrell, Lee Eisenberg, Gene Stupnitsky, Paul Lieberstein, B.J. Novak, Jennifer Celotta y Michael Schur
Música: Jay Ferguson
Fotografía: Matt Sohn y Randall Einhorn
Género: Drama
Distribuidora: Amazon Prime Video

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘The Office’

Sinopsis de ‘The Office’

En la primera temporada de The Office comienza con Michael Scott, gerente regional de Dunder Mifflin. Guiará al equipo que rueda el documental y a sus empleados a través de comportamientos inapropiados, comentarios bienintencionados pero descaminados y una miriada de nefastas técnicas de dirección. (AMAZON PRIME VIDEO).

Dónde se puede ver la serie



The Office
Foto de Amazon Prime Video

Cómo crear personajes

La primera vez que me lancé a ver The Office no pude evitar pensar en cómo conseguirían mantener el listón de tramas entretenidas y divertidas para cada uno de los 188 capítulos que conforman la serie. Al fin y al cabo, la mayoría de la serie se desarrolla en el interior de una pequeña sucursal de una empresa de papel y los personajes se reducen a sus empleados en su horario laboral. Pero esta duda fue fácilmente resuelta. Estaba a la vista desde el minuto uno: sus personajes. Al igual que en el caso de series como Los Simpson, la variedad de personajes y su preciso dibujo convierte a la serie en autosuficiente. No necesitamos más que juntar a X personajes en un determinado lugar y los gags saldrán solos.

Por muy secundario que el personaje sea, lo conocemos tan bien que un simple movimiento de cámara o zoom en el momento preciso nos hará reír a carcajadas. Y esto se aplica desde Michael Scott (Steve Carrel) a Creed Brratton, pese a que el primero carga gran peso de la serie y el otro apenas tiene algunas líneas de diálogo por temporada.

Amazon Prime Video
Foto de Amazon Prime Video

El triunfo de la mediocridad

No tenemos personajes extraordinarios o alejados de la realidad (dentro de los patrones de una sátira caricaturesca). Sus preocupaciones o motivaciones son iguales a las que podemos encontrar en nosotros mismos o a nuestro alrededor todos los días: frustraciones laborales, búsqueda del amor, el paso del tiempo… y esto es lo que hace a The Office una serie enormemente humana, en el mejor de los sentidos.

Porque en un mundo en el que nos rodea lo extraordinario y lo excepcional parece la tónica habitual, ver a personas normales que evolucionan, crecen y consiguen sus objetivos nos sirve como vía de escape a los que no nos queda otra que vivir nuestra monótona, vívida y aburrida normalidad.

Pam Beesley cerrará la serie con una reflexión que lo resume todo: “Me pareció extraño que nos eligierais para hacer un documental, pero vistas las cosas, creo que una empresa corriente como Dunder Mifflin es un tema genial para un documental. Hay mucha belleza en las cosas normales, ¿no era ese el objetivo?“.

The Office
Foto de Amazon Prime Video

La comedia como punto de partida

La comedia es, posiblemente, el género más difícil de ponderar. Tendemos a pensar que si una comedia no nos hace gracia es mala. Y puede ser un pensamiento racional, entendible y para nada exagerado. Pero debemos tener en cuenta que la comedia es totalmente subjetiva y variante de una persona a otra. Sino que se lo digan a las ¡doce! temporadas de Big Bang Theory.

Pero yo no quiero hablar del humor incómodo y ácido del que tan bien hace gala The Office, sino que quiero centrarme en como a través de él, encuentra el mejor camino para llegar al corazón del espectador.

Amazon Prime Video
Foto de Amazon Prime Video

Una serie de amor

El amor es el tema principal en The Office. Ya sea en su búsqueda, en su desarrollo o en su final. Y así lo vemos a través de numerosas relaciones que copan el metraje de la serie que van desde una relación tóxica pero altamente libidinosa entre Ryan (B.J. Novak) y Kelly (Mindy Kaling) o una relación hipersexualizada pero llena de ternura como la de Phyllis (Phyllis Smith) y Bob Vance (Robert Shafer).

Y como el amor es el tema principal en The Office, Jim (John Krasinsksi) y Pam (Jenna Fischer) son los protagonistas de esta historia, que aguantan sobre sus hombros desde la primera temporada a la última. Y permitidme decirlo para quedarme más tranquilo: su relación es, además, la historia de amor más grande que haya dado jamás la televisión.

Porque The Office hace humor en lo cotidiano, lo cuál es fantástico. Pero también encuentra en ello motivos para emocionarte, lo cual es admirable.

The Office
Foto de Amazon Prime Video

El paso del tiempo

La elección del falso documental no solo tiene fines cómicos o dirigidos a conocer más fácilmente los pensamientos de los personajes. Este formato nos traslada de una forma realista al lado más personal de los protagonistas, hasta el punto de convertir la cámara en un personaje más, en la proyección del espectador en la oficina.

Y si el amor es el pilar sobre el que se asienta The Office, el paso del tiempo y su efimeridad es el contrafuerte que lo acompaña.

La búsqueda de la felicidad es un tema recurrente durante toda la serie. Cada personaje lo busca de una manera, igual que cada uno de nosotros lo hace día a día. Pero entonces, ¿qué lo hace extraordinario?

Amazon Prime Video
Foto de Amazon Prime Video

El poder de The Office

Amparado en el mockumentary, The Office tiene el poder de convertir unos personajes ficticios de una serie en personas reales que dan vida a un documental. Y cuando te desquitas de la etiqueta de ficción, es más fácil empatizar y encariñarte con los personajes, sobre todo cuando formas parte de su vida durante nueve largos años y conoces con total sinceridad sus deseos, sus miedos y sus frustraciones.

Esta idea se refuerza en los últimos capítulos de la serie, en la que se decide no solo romper, sino destrozar y reconstruir la cuarta pared. El final de la serie coincide con el final del documental y todo lo que ello conlleva. Todas estas personas verán al fin todo lo que hemos visto nosotros. Todos sus errores, todas sus indecisiones y en esencia, el tiempo que han gastado y no volverá jamás.

Parafraseando a Andy Bernard (Ed Helms) en el último capítulo “Ojalá hubiera una manera de saber que estás viviendo los mejores momentos de tu vida antes de que ya hayan pasado“.

The Office
Foto de Amazon Prime Video

Conclusión

Si la pregunta es qué hace tan buena The Office, puede haber muchas respuestas válidas. Pero al final la que verdaderamente importa es que The Office acaba llegándote al corazón como ninguna otra serie podría hacerlo. Es, sin duda alguna, una de las más grandes que veré jamás. That’s what she said.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí