The one I love es una curiosa mezcolanza de comedia indie romántica, thriller y ciencia ficción. Partiendo de una premisa relativamente común, como el desgaste de una pareja por el tiempo y la rutina, la película se adentra en un territorio extraño e inquietante. Está excelentemente interpretada por Elizabeth Moss y Mark Duplass y eficazmente dirigida por Charlie McDowell. La ingeniosa trama hace participar activamente al espectador, habiendo diversas posibilidades de interpretación de la historia. Modesta en sus medios, se las apaña para conseguir y mantener nuestra atención durante todo el metraje.



The one I love poster

Crítica de The One I Love

Ficha Técnica

Título: The One I Love

Reparto:
Mark Duplass (Ethan)
Elisabeth Moss (Sophie)
Ted Danson (Terapeuta)
Kiana Cason (Camarera)

Año: 2014
Duración: 91 min.
País: Estados Unidos
Director: Charlie McDowell
Guion: Justin Lader
Fotografía: Doug Emmett
Música: Danny Bensi, Saunder Jurriaans
Género: Drama romántico. Ciencia Ficción

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de The One I Love

Sinopsis

Sophie (Elisabeth Moss) y Mark (Mark Duplass) están casados, pero su matrimonio está a punto de desmoronarse. Por orden de terapeuta (Ted Danson), y para intentar salvar su relación, deciden pasar un fin de semana en una idílica casa de campo.

Premios

  • Film Independent Spirit Awards: Nominado a mejor guion debutante. 2015
  • San Francisco Film Critics Circle: Mención especial a Charlie McDowell. 2014


Una nueva terapia

Ethan (Mark Duplass) y Sophie (Elizabeth Moss) están avistando el final de su matrimonio. Tienen la amarga certeza de que ya no conectan como deberían. Además, Ethan ha cometido una infidelidad. Tratando de reflotar su relación, ambos acuden a un terapeuta interpretado nada más y nada menos que por Ted Danson. El genérico diagnóstico que éste les ofrece es «descoordinación» y les prescribe ir a pasar un fin de semana a un apartado chalet y, sencillamente, ver qué pasa.

Esta introducción terapéutica tiene el único fin de mostrarnos la información imprescindible sobre Etha y Sophie. Nada nuevo bajo el sol; son un matrimonio desgastado por la desidia  y la rutina que acaba viéndose torpedeado por una infidelidad. Resultan pintorescos estos primeros minutos en buena medida por la testimonial participación de Ted Danson y por los primeros equívocos entre Ethan y Sophie. Hasta aquí todo en orden; todo normal; una premisa de matrimonios en crisis como tantas otras.

The One I Love 1

Fenómenos extraños en la casa de invitados

El chalet es suntuoso y acogedor, y las primeras horas resultan bastante auspiciosas para Ethan y Sophie. Vuelven a reírse juntos, y tras la degustación de la cena, y un par de porros, parece que la jornada va a concluir felizmente. Sin embargo a partir de aquí comenzamos, poco a poco, a pisar terreno resbaladizo. Empiezan a pasar cosas extrañas. Por una serie de malentendidos, algunos de ellos hilarantes, Ethan y Sophie comienzan a verse de forma extraña. No reconocen el comportamiento del otro, como si fueran personas distintas.

El misterio es revelado pronto en The one I love, así que no supone destripar nada si decimos que Ethan y Sophie pronto descubren que cuando uno de ellos entra en la casa de invitados se encuentra con un doble de su pareja. Pero no con un doble cualquiera. Las nuevas versiones de sí mismos están «mejoradas» (al menos desde su punto de vista). El Ethan doble es sensible, se cuida y hace deporte, sabe escuchar y es encantador. La Sophie doble es menos exigente, deja comer comida no muy saludable (panceta en el el desayuno, p.ej) y siempre está risueña. Los Ethan y Sophie reales, impelidos por la curiosidad, tratarán de curiosear en este extraño fenómeno, todavía no explicado, y buscar una respuesta. La interacción entre originales y dobles irá dando lugar a unas relaciones cada más complejas. Aquí es donde las cosas comienzan a irse de sus manos.

The One I Love 2

Ideal y realidad

Una de las tesis de la película es dilucidar si debemos aceptar a quien amamos tal como es, imperfecciones incluidas, o hay que intentar denodadamente cambiar su conducta. ¿Es mejor amar un ideal artificioso o ser indulgente? Y del otro lado, ¿merece la pena luchar por alguien, no dar tu brazo a torcer e intentar cambiar? Todas las cuestiones, además, vienen contaminadas por la rutina y el aburrimiento.

Lo bueno de The one I love es que no se convierte nunca en un melodrama de reglamento, no pontifica y evita exhibir una trascendencia sentimentalizada. Adopta la forma de un thriller pespunteado de ciencia ficción e invita a jugar al espectador a un puzzle, aunque algo alambicado, bastante ingenioso. La narración está cerca de seguir los cánones aristotélicos y tiene un nivel bastante elevado de unidad de espacio y de tiempo. El 95% de la película transcurre en los mismos lugares. Solo hay tres actores. Esto nos acerca a cintas como Coherence, estrenada el mismo año, o The man from earth (2007), pero con un trasfondo más íntimo.

The One I Love

Ethan y Sophie

The one I love indudablemente se basa en la construcción y en la idiosincrasia de sus personajes, de ahí que el trabajo de los actores sea fundamental. Además, hay que añadir la existencia, y por lo tanto la dificultad, de dobles papeles. Elizabeth Moss, antes de El cuento de la criada y antes de acabar Mad Men, cumple sobradamente interpretando a las dos Sophie. Particularmente interesante es el matiz enérgico y desencantado de la Sophie original y el cambio de actitud de la Sophie doble. Realmente Elizabeth Moss es una interesante actriz que ya ha dado otras muestras de su valía en, por ejemplo, la desconcertante The square.

Mark Duplass  adopta un tono más humorístico, en parte por el toque desastrado del Ethan original y en parte también por la exagerada idealización del Ethan doble: culto, sensible, deportista, sincero. El contraste entre los dos es tan acusado que acaba siendo uno de los motores de la vena humorística de la película. Ethan (el original) será, en buena parte, el nudo de varios de los dilemas de The one I love y deberá meditar qué hacer para mantener a la Sophie original. El encargado de dirigir todo esto es Charlie McDowell, que desde entonces ha venido colaborando con Netlix; de hecho dirigió en 2017 el largometraje The Discovery para la para la plataforma de streaming, incluyendo a Robert Redford en el reparto. La resolución y conclusión de la historia es algo ambigua, acaso confusa en algunos aspectos, pero eso no emborrona el resultado final de The one I love.

Charlie McDowell

Cabos sueltos

El guion de The one I love es estupendo, pero estudiemos algunos aspectos que pudieran queda en el aire

Spoiler

El misterio y el propósito de la casa no quedan muy claros. Cuando Ethan se queda atrapado en la casa de invitados y ve las grabaciones de las sesiones, parece que los dobles están ensayando para sustituirlos. El caso es que según la Sophie doble, la intención inicial era que los Ethan y Sophie originales se acabaran separando y que los dobles pudieran salir de la casa en su lugar ¿Qué es la casa? ¿Es una puerta dimensional? De esto no sabemos nada, pues el «ideólogo» Ted Danson desaparece.

El Ethan doble da la pista sobre la manía de querer explicarlo todo, mediante la fábula del cerdo hormiguero. Mejor es dejarse maravillar. Sea como sea el Ethan original tendrá que luchar por recuperar a la Sophie original y alejarla del Ethan doble. Al final, cuando el Ethan original va a huir no sabe a qué Sophie llevarse. Ambas van vestidas igual. Él desde luego prefiere a la Sophie original, y ésa parece ser la elección.

Sin embargo al día siguiente, desayunando, cuando todo parece haber ido bien, Sophie pregunta si Ethan quire panceta con los huevos. Ethan recuerda que su mujer no quería que desayunara ese tipo de comida. En realidad ha escapado con la Sophie doble. Tras pensarlo un minuto decide darlo por bueno y se encoge de hombros. Ethan acepta la vida que le espera, da igual con quién, pero la rutina volverá y parece darle igual. O puede ser que la que ha regresado sea la Sophie original y halla dejado de ser tan exigente con la comida de Ethan. Como si fuera un esfuerzo de adaptación al otro. En fin, ¿quién sabe? La película queda inevitablemente abierta.

[plegar]

Conclusión 

The one I love hace una aproximación audaz y entretenida a los dilemas propios de la convivencia en pareja. Contiene suficiente ligereza como para divertir, suficiente profundidad para reflexionar, misterio de sobra para constituir un thriller y unos interesantes toques de ciencia ficción. La viga maestra de la película son las actuaciones de Elizabeth Moss y Mark Duplass y la originalidad del guion. En el debe podemos anotar algunos virajes sobrantes en la historia y una mejorable definición. Por lo demás, es un film interesante y recomendable.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí