Titane es la última película de la directora francesa Julia Ducournau. Su anterior película fue ‘Crudo’ (2016), con la que se presentó ante el público de ‘’La Croisette’’, que le brindó un gran recibimiento. Es la reciente ganadora de la Palma de Oro de la 74 Edición del Festival de Cine de Cannes. Está protagonizada por Agathe Rousselle (primer papel como actriz), Vincent Lindon (‘Cruzando el límite’ (Fred Cavayé, 2008), ‘Welcome’ (Philippe Lioret, 2009)), Dominique Frot y Nathalie Boyer, entre otros. Coproducida por Francia y Bélgica; por las productoras Kazak Productions y Frakas Productions. Se estrenará en España de la mano de Caramel Films y Youplanet Pictures el 8 de octubre de 2021. Puedes leer AQUÍ la crítica realizada por Cinemagavia de esta película.



Titane

Crítica de 'Titane'

Ficha Técnica

Título: Titane
Título original: Titane

Reparto:
Vincent Lindon (Vincent Legrand)
Dominique Frot (La dame Macarena)
Agathe Rousselle (Alexia / Adrien)
Nathalie Boyer (La ambulancia)
Myriem Akeddiou (La madre de Adrien)
Théo Hellermann (Jeune bus)
Anaïs Fabre
Mehdi Rahim-Silvioli
Lamine Cissokho (Jerome / Jupi)
Céline Carrère (La madre de Alexia)
Mara Cisse (Jeantet)

Año: 2021
Duración: 108 min.
País: Francia
Director: Julia Ducournau
Guion: Julia Ducournau
Fotografía: Ruben Impens
Música: Séverin Favriau, Jim Williams
Género: Thriller. Drama
Distribuidor: Caramel Films España

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de 'Titane'

Sinopsis

Un joven con la cara magullada es descubierto en un aeropuerto. Dice llamarse Adrien Legrand, un niño que desapareció hace 10 años. Para su padre, Vincent, esto supone el final de una larga pesadilla y lo lleva a casa. Simultáneamente, se suceden una serie de horribles asesinatos en la región.



Nueva ola generacional

Titane es la reciente ganadora de la Palma de Oro del Festival de Cine de Cannes 2021. Una película que narra la historia de Alexia, una joven que de pequeña sufre un accidente y tras una serie de sucesos decide escapar de su casa y dejar atrás su anterior vida. Para ello se hace pasar por Adrien Legrand, un niño desaparecido hace 10 años, que se reencontrará con su padre, Vincent, quién pondrá fin a tantos años de búsqueda. Una cinta revolucionaria que renueva las reflexiones del cine de autor desde un punto de vista feminista.

A través de la unión de dos almas heridas trata temas como el dolor, la ira, la rabia o la venganza. Partimos de dos personajes que no han cerrado sus brechas del pasado y se encuentran en el camino hacia la reconciliación con su persona, para poder mostrar al mundo la belleza que hay en su interior. El cambio de identidad en Alexia no es casual, tenemos a un individuo despersonalizado que trata de buscar su identidad en una sociedad que le impone unos cánones estéticos desde el principio, expuesto con escenas de bailes muy similares a las que podríamos ver en la saga ‘Fast and furious’.

Titane da un golpe en la mesa y se muestra como una nueva percepción del cine, un cine de autor con más ritmo, que se aleja del estilo pausado y reflexivo de películas como ‘Drive my car’ (Ryûsuke Hamaguchi, 2021), que, para la crítica (normalmente más conservadora) ha sido la clara ganadora (Premio FIPRESCI). En los últimos años estamos viendo más directoras sacar películas adelante, lo que nos ofrece una nueva ola de temáticas y puntos de vista, con una nueva concepción la identidad.

Titane
Copyright Carole Bethuel

Perfecta imperfección

Titane no va a convencer a todo el mundo porque es una película imperfecta, el discurso de Julia Ducournau nos lo dejó bien claro cuando recibió el galardón. Su punto débil se encuentra en la excesiva espectacularidad y en algunas secuencias que no encajan muy bien en el guion. Una película con mucho ritmo y numerosos momentos que harán levantar al público de sus asientos (en el Festival de Cannes esto se acrecentó tras llevar varios días viendo un tipo de cine más pausado).

Uno de los aspectos más destacables de la obra son las actuaciones, con Agathe Rousselle, actriz novel que mueve los sentimientos de los espectadores a base de brutalidad y fuerza interior, pero también del silencio, que vertebra la relación con Vincent, interpretado por Vincent Lindon, con una actuación estelar interpretando a un personaje masculino sentimental que nos enamora.

Uno de los aspectos más destacables de Titane son sus referentes, visibles tanto en la dirección, como en la temática. Podemos ver similitudes con la sensualidad metálica de ‘Crash’ (David Cronenberg, 1996), con imágenes de cuerpos unidos a coches o de coches, filmados como si fueran figuras antropomórficas, pero también con la personalidad alienígena de Scarlett Johansson en ‘Under the Skin’ (Jonathan Glazer, 2013). Una cinta plagada de referentes que harán las delicias de los más cinéfilos.

Titane
Copyright Carole Bethuel

Conclusión de ‘Titane’

Titane es la última película de la directora francesa Julia Ducournau. A pesar de su imperfección estructural es una película que se disfruta mucho y cuenta con algunos de los mejores momentos del cine de los últimos años. Una obra que estarán esperando la gran mayoría de espectadores españoles y que llegará el 8 de octubre a los cines, esperemos que para revolucionar las salas como ya lo hizo ‘Parásitos’ de Bong Joon-ho en 2019.

Si hay una cosa clara es que Titane va a llenar las salas de cine y va cambiar la concepción del cine de autor. Una película subversiva que puede ser llevada a los cielos si Caramel Films y Youplanet Pictures plantean una buena estrategia de distribución en todo el país. Desatará la locura de aquellos que estén esperando cine de calidad en pantalla grande y a los más pedantes les decepcionará.

Reportaje de Titane en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

2 COMENTARIOS

  1. PROGRESO?¿¨Titanio” es cine?
    Tal vez por la continua invasión de temas sobre la búsqueda de identidad; o. tal vez por lo que nadie, parece ser, ha llamado todavía las equivocaciones de la Naturaleza, el falso acercamiento a Natura a lo menos que ha conducido la cultura religiosa desde el siglo IV, o desde antes, es a la aceptación y comunión de una cultura políticamente correcta en que se incluyen las formas de gobierno y las formas de religión. Y seguimos.
    Se debe imponer por cada productora cinematográfica que cada director explique sin filosofías ni lógicas abstrusas qué es lo que entiende que va a hacer y lo que resulta al final antes de entrar en unas elucubraciones preparadas de antemano individualmente o en grupo para epatar al grupo de vanguardia que da la cara, o ,lo intenta, en los festivales de cine y en la prensa especializada. Algunos de los títulos se constituirán en referente, para eso se lanzaron.
    Con estas líneas no hago sino querer comparar mis dudas con premios particulares referidos esta vez a los de Cannes y su palma de oro, a los de San Sebastián, de Toronto, etc. Los premios indicados en los afiches de publicidad espantan a los espectadores. Nombres desconocidos junto a los de alguien con tirón entre el público cartelero son el primer elemento sospechoso.
    Pero aparecen otros elementos como puede ser que el realizador o realizadora haya presentado una primera obra y los turiferarios de turno ya le hayan asentado las columnas de su pórtico Ocurre en este estreno de TITANE con media cobertura publicitaria de cómo por el titanio nos quiere introducir en un tipo de guion de montaje en que al espectador se le deja que elucubre a su antojo sin que ni imágenes ni relaciones verbales añadan ápice alguno a la historia. Al final sea lo que la estructura primaria del guion apuntaba, parezca o no parezca adecuado a las normas de lo políticamente correcto (cuantos más ajustes mejor), el caso es desconcertar.
    Por cierto, el cine promocionado por los movimientos antisistema, contracultura, antihistoria aceptada, en el intento de romper la cultura imperante(¿) es capaz de amalgamar las artes y llamar cine a lo que resulte o exigiendo al espectador grandes –totales a nivel popular- conocimientos de los movimientos actuales de las vanguardias de pintura o de música en las “cuevas” que sustituyen a aquellos centros de protesta que frecuentaban la Greco o la Piaf…
    ¿Se llegará a que las personas puedan llegar no ya al Catálogo del transgénero sino del transhumanismo ayudado por los metales o metaloides? Unos temas que, a poco, serán referencias populares. Procede no perder comba.

  2. TITANE: Un nuevo modo de hacer cine
    Parece obligado que al hablar de TITANE de Julia Ducournau haya que referenciarla con CRUDO. De un tiempo a esta parte parece que las series que emiten las cadenas de televisión impactan y las referencias, gestos de personajes –perfil- se repiten o se citan de proyecciones anteriores tanto en personajes como de actores.
    Parecen decir estos comentarios concretos: si no has visto CRUDO, no te vas a enterar en TITANE. Y la verdad es que me parece que ni es para tanto ni un buen entendimiento de Titane obliga a ver CRUDO para saborearla cinematográficamente al máximo. Ocurre que más bien da la impresión de que el cine se está semejando muy mucho a las series de televisión. Ni para bien ni para mal. Es por la forma de tratar los guiones y los contenidos. Por otra parte el cine juega con las características humanas del espectador con memoria, con capacidad auditiva, con capacidad de procesamiento, índices de relación, efecto de la risa (risa/silencio, tan difícil de conseguir con los públicos actuales y la capacidad de aprovecharlo por el artista…)Y abusa de otras artes en detrimento del concepto de cine.
    Ahora , se suma la serie de efectos, cuantos más se superpongan más anonadado queda el espectador. Algún técnico apuntaba como ilustración una secuencia del EXODO. MOISÉS ( el no va más en destrucción y masas). Y TITANE será referente en cuanto a efectos de colores, luces, música, efectos especiales innovadores…
    Una placa de titanio, simplemente, pudo ser el título. La placa como significativo de cuerpo invadido por el metal, por las máquinas. Placa aceptada, ente mixtura de parte humana y parte de metal, aceptación humana del hijo que es hija, pero en el fondo de la lectura querer parecerse no basta para parecerse. Para los posibles escandalizados, también el padre, personaje lejano en edad y profesión al Alexia -.Adrian (jóvenes) o al grupo de bomberos (adultos), se pone esteroides queriendo alterar su cuerpo. Si esos comentarios pueden percibirse en la evolución física de los protagonistas, sigue en el fondo el claro y potente lacra en la conducta humana de la ausencia de características de maternidad y paternidad tanto en el acercarse para emparejarse como en la unión y rápida separación de las parejas de hecho y de derecho.
    Ni compromiso ni responsabilidad. Ambos conceptos rompen la ortodoxia de identidad personal en sus conductas: mujer, hombre, homosexualidad, heterosexualidad y otros componente humanísticos… Una película para darle muchas vueltas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí