Luis Lucía dirigió la tercera película protagonizada por Marisol, bajo el nombre de Tómbola. Anteriormente, la niña prodigio por excelencia de España consiguió el éxito con «Un rayo de luz» y «Ha llegado un ángel». El film se estrenó en España el 2 de julio de 1962. El largometraje gozó de éxito internacional y se estrenó en países como Brasil, Italia o Perú. Fue la última cinta de Marisol durante su etapa infantil y uno de los proyectos más conocidos de la actriz malagueña.



Tómbola

Crítica de ‘Tómbola’

Ficha Técnica 

Título: Tómbola
Título original: Tómbola

Reparto:
Pepa Flores/Marisol (Marisol)
Rafael Alonso (Pepe ‘Joe Carter’)
Roberto Camardiel (Batacazo, el Gordo)
Enrique Ávila (Mario)
Joëlle Rivero (María Elena)

Año: 1962
Duración: 103 min
País: España
Director: Luis Lucía
Guion: José Luis Colina & Luis Lucía
Fotografía: Antonio L. Ballesteros
Música: Augusto Algueró & José Torregrosa
Género: Comedia
Distribuidora: Divisa Home Video

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Tómbola’

Sinopsis de ‘Tómbola’

Por mucho que los demás se empeñen en lo contrario, la vida es, para Marisol, una emocionante combinación de fantasía y realidad. Y los demás son las personas «formales»; como su tío y tutor, don Pablo, sus profesoras y sus mismas compañeras de colegio, que sólo creen en la prosaica realidad de cada día, pero a quienes Marisol consigue embarcar con frecuencia en sus desbordantes invenciones… (FILMAFFINITY).



Tómbola
Foto de Divisa Home Video

Universo de fábula

No se puede negar que Tómbola es una de las películas más famosas de Marisol, la niña prodigio por excelencia de la España de los 60. El largometraje firmado por Luis Lucía transporta al espectador a una España antigua, encorsetada en una imagen de perfección y alegría. Una estela de las dos primeras cintas protagonizadas por la famosa niña rubia platino, que va alejándose de su niñez, para ser ya una jovencita en ciernes. La historia parte de una sencillez tan propia del ser humano como es la imaginación de un niño. La manera de crear esta comedia de enredos es entretenida, pero se puede percibir perfectamente la intención aleccionadora del guion sobre las buenas costumbres, la influencia de la religión y la importancia de decir la verdad. Por estas razones, lejos de ser una película meramente simpática de antaño, el paso del tiempo no le ha favorecido.

Es curioso la apertura hacia personajes de origen africano, pero incluso teniendo esta intención de diversidad, caen en unos clichés que no son positivos para los niños. Pese a la imagen alegre y pizpireta de Marisol, el contexto no termina de ser verosímil. Un pasatiempo que, sin duda, crearán sonrisas en el público de ternura, pero su historia no quedará marcadas en sus retinas. Es un largometraje de lucimiento para su principal protagonista, un “blockbuster” de los de entonces. Sin embargo, es un técnica que todavía a día de hoy se sigue utilizando, aunque hubiera sido más acertado buscar cierta complejidad y no traer únicamente una comedia simpática con un humor superficial. A pesar de ello, la manera de encajar los números musicales en el film se hace de una forma muy natural y orgánica, convirtiéndose en lo mejor de esta cinta.

Tómbola
Foto de Divisa Home Video

El prodigio infantil

No se puede hablar de Tómbola sin analizar el gran trabajo interpretativo de Pepa Flores, entonces conocida como Marisol. La actriz malagueña se consolidaba como todo un referente cinematográfico en el cine español con este papel, tras los dos grandes éxitos de “Ha llegado un ángel” y su debut, “Un rayo de luz”. La naturalidad, la frescura, la inteligencia emocional, la presencia escénica… Se convierte en cada escena en la protagonista absoluta y encandila al público con su carácter. Una actriz con un temperamento innato. Es lógico que sus primeros filmes, en especial éste, se enfoquen en resaltar sus grandes cualidades artísticas. No es extraño que todavía en la actualidad se sigan recordando el mítico número de “Tómbola”. Una estrella infantil que con tan sólo 14 años demostró una gran valía actoral, aunque tristemente haya una historia negra detrás.

El trabajo de Flores viene acompañado con muy buenos trabajos de Rafael Alonso, Roberto Camardiel y Enrique Ávila, como el trío antagonista de la acción. Los tres tienen una gran química escénica con la entonces niña, siendo un cuarteto más que variopinto y humorístico. Un dinamismo en escena que crea un buen ambiente. Destacar también la interpretación de Joëlle Rivero, actriz nacida en Guinea Ecuatorial, que se estrenó con este film como María Belén. Pese a su participación más acotada, hace un buen combo con el personaje de Marisol. El contraste entre ambas no es del todo acertado en el guion, pero desde una perspectiva interpretativa no se puede negar que hay una buena conexión entre las dos y también con el público. Una inocencia en pantalla que brilla, dando razones suficientes para ver el film.

Tómbola
Foto de Divisa Home Video

Bienaventurados los ladrones

La dirección de Luis Lucía con Tómbola está bien planteada y cumple con la dirección a la que va dirigida el film. No arriesga, pero por lo menos su propaganda no es hacia el franquismo del momento. Hay una intencionalidad moral, pero el fin de entretener es mayor por lo que opaca esta naturaleza aleccionadora. Es interesante ver la forma de realización del momento y es inevitable no comentar esos primeros planos que embellecen el film totalmente. La puesta en escena es más trabajada al hacer utilizar un decorado real, en especial en exteriores. No está tan conseguido algunos elementos extravagantes como el coche empotrado en el salón, pero está dentro de las limitaciones técnicas de aquel tiempo. Los movimientos de cámara son maravillosos durante los momentos musicales, le dan el dinamismo y el ritmo necesarios.

Pese a la buena relación técnica, no es una película que destaque por su dirección fotográfica o artística, aunque tenga muy buen material. La razón es que no le da una mayor importancia y no se percibe por el público. Queda meramente el espacio de escena a merced de las interpretaciones, pero no hay una intención contemplativa o artística detrás. Se convierten los escenarios en meros decorados de la acción. La composición de la banda sonora es preciosa y sin duda, hay un gran trabajo artesano detrás. Es cierto que tira hacia la música popular, pero lo hace con estilo, jovial y espontáneo. No es música elevada, pero con el paso del tiempo se ha podido ver su importancia en la sociedad española. Por último, el vestuario y la composición escénica trasladan al espectador a la artesanía del cine de antes que, a veces, se echa mucho de menos.

Tómbola
Foto de Divisa Home Video

Conclusión

Tómbola es un referente del cine español gracias al gran trabajo interpretativo de Pepa Flores, conocida entonces como Marisol. Una trama sencilla que termina enredándose pero sin mayor complejidad. Entretenida y con grandes números musicales, que no termina de cuajar en tiempos actuales por su aroma aleccionador en su línea narrativa. Una realización técnica más que notable, que no intenta destacar y no brilla tanto como podría. Merece la pena verla para conocer más sobre el cine patrio, en especial, los fenómenos musicales que se popularizaron durante los años 50 y 60. Una manera de conocer la historia artística y socialmente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí