Tres veces (2020) es el primer cortometraje de Paco Ruiz, producido por Elamedia. Durante sus 20 minutos, este thriller cuenta con pelos y señales lo que sucede cuando un joven invita a un europeo de edad madura a tener un encuentro sexual en su casa. Está protagonizado por el belga Frank Feys y por el bilbaíno Koldo Olabarr, a quien se le ha podido ver recientemente en El ministerio del Tiempo interpretando a L. G. Berlanga.



Tres veces

Crítica de ‘Tres veces’

Ficha Técnica 

Título: Tres veces
Título original: Tres veces

Reparto:
Koldo Olabarri (Mario)
Frank Feys (Sören)
Ione Irazábal (Madre)

Año: 2020
Duración: 20 min
País: España
Dirección: Paco Ruiz
Guion: Paco Ruiz
Música: Luis Hernaiz
Fotografía: César Pérez Herranz
Género: Drama
Producción: Elamedia Estudios
Producción: Distribution With Glasses

IMDb

Sinopsis de ‘Tres veces’

El cuento nos presenta a Mario, que está solo en casa. Sus padres se han ido y les llevará un tiempo regresar. Tiempo suficiente para que su hijo organice una cita sexual en Internet con un extraño. (IMDB)



Tres veces
Foto de Elamedia Estudios

Uno, dos y tres

Tres veces inicia con el informativo dando parte sobre algunas medidas económicas de la Unión Europea. Un chico de 21 años espera la llegada de un desconocido mucho mayor que él a su casa particular. Frank Feys (El fotógrafo de Mauthausen, Como reinas) es Sören, un europeo procedente de Hamburgo que se encuentra en España por motivos de trabajo. Ambos mantienen un encuentro sexual.

Cuando Sören es apresurado y su fantasiosa diversión se ve truncada, su actitud cambia. Lo que al principio era una actitud soberbia y descarada, se vuelve arrasadora y ansiosa, retadora. Es un europeo con ínfulas que abusa de su poder ante un chico que se somete a la amenaza del desconocido. Se cree con derechos porque cree que después de trabajar puede divertirse como le parezca

Spoiler

y que puede humillar y hasta violar.

[plegar]

Además de lo que sucede en el piso, existe un interesante diálogo entre los familiares del protagonista. En él, la hermana llega al hogar por unos días y quiere desahogarse porque tiene un trabajo que detesta, por el que no se siente valorada y hace un interesante apunte sobre muchos inmigrantes que llegan con estudios superiores a España y que, a pesar de ello, nunca prosperarán.

Foto de Elamedia Estudios

¿Toallas?

Con Tres veces te dan ganas de asearte, de quedar limpio. Confieso que, a pesar de gustarme el cortometraje, me costó visionarlo nuevamente. Y no se debe a las explícitas escenas sexuales que aparecen en él, sino al personaje de Sören, que resulta impertinente, acosador y sumamente molesto. Es desagradable e incómodo hasta el extremo. El chico, por el contrario, está un poco desconcertado hasta que empieza a recelar. Finalmente, quedará agotado y exhausto emocionalmente. Quizá la próxima vez sea más cauteloso al elegir a quién mete en casa.

La narración sigue en la mayor parte del cortometraje una consecución lineal, no obstante, avanzada la cinta se nos saca del piso que se ha convertido en una burbuja asfixiante y nos sitúa en otro lugar de la historia. Estos intervalos narrativos son liberadores, dotan ritmo y aumentan el interés por el relato.

Por último, con el final se incide en la denuncia del abuso, en la auténtica ofensa que se hace contra el personaje de Koldo Olabarri y, también queda patente que, para algunos turistas y visitantes, España es una fiesta continua y que pueden pisotear a sus habitantes si lo desean porque los considerarían en un estatus inferior al resto de europeos.

Tres veces
Foto de Elamedia Estudios

Conclusión de ‘Tres veces’

Tres veces es un drama que se mueve de manera dolorosa por el thriller. Mantiene la tensión gracias al personaje interpretado por Frank Feys que consigue repulsarnos a todos con su convincente actuación, al elemento temporal (la urgencia), y a la grave presión a la que el chico más joven se ve sometido. La narración también es relevante y el final sorprende por la última obscena desfachatez del personaje de Feys. Pero, sobre todo, Tres veces es un cortometraje con un duro mensaje acerca de las actitudes de algunos extranjeros que vienen a España, tocando también el abuso de poder que se produce entre personas con grandes diferencias de edad.

Este artículo también puedes leerlo en Fancine Jurásico

Guerreros

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí