Tres veranos (2019) es la última película de la directora brasileña Sandra Kogut, vídeo artista durante 15 años y luego documentalista. Su tercer largometraje después de “Mutum” (2007) y “Campo grande” (2015).  Desde una sencilla trama muestra la desmembración de una familia de clase alta. De manera paralela se muestra la reacción del personal doméstico de la mansión ante la situación creada por la detención de su jefe.

La acción se desarrolla en tres veranos brasileños, desde las navidades de 2015 a las de 2017, transcurriendo mayoritariamente en el interior de la gran finca.

Es una nueva película del escaso cine brasileño que llega a las pantallas españolas. Con estreno programado para el próximo diciembre en salas comerciales en estos inciertos tiempos de la COVID-19.



Tres veranos

Crítica de ‘Tres veranos’

Ficha Técnica

Título: Tres veranos
Título original: Três Verões

Reparto:
Regina Casé (Madá)
Rogério Fróes (Lira)
Gisele Fróes (Marta)
Jéssica Ellen (Vanessa)
Alli Willow (Jessy)

Año: 2019
Duración: 94 min
País: Brasil
Dirección: Sandra Kogut
Guion: Iana Cossoy Paro y Sandra Kogut
Música: Berna Ceppas
Fotografía: Ivo Lopes Aráujo
Género: Drama
Distribución: Elamedia Estudios

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Tres veranos’

Sinopsis de ‘Tres veranos’

En busca de Summerland narra la historia de Madá, una mujer de unos cincuenta años. Trabaja como limpiadora en una urbanización de lujo cerca de la costa, donde la exhuberante vegetación tropical rodea las mansiones veraniegas y los yates privados de la élite de Río de Janeiro. (ELAMEDIA ESTUDIOS).



Tres veranos
Foto de Elamedia Estudios

Disfrutando las fiestas familiares navideñas de 2015

Edgar y Marta son una pareja que disfruta de un alto estatus económico y relaciones influyentes. Viven con su familia en una gran mansión situada en una amplia parcela ajardinada. Para ellos trabajan varios empleados domésticos, el ama de llaves y otras tres personas. Con el matrimonio viven todo el año su hijo adolescente, el abuelo, o señor Lira (Rogerio Froes), y el ama de llaves Madá (Regina Casé).

En este primer verano brasileño de 2015 todo les va estupendamente mostrando su desahogada vida con lujos que comparten familia y amistades. Es diciembre y disfrutan intensamente las fiestas entre Navidad y Año Nuevo. Gastan sin recato alguno ni reparar en nada.

En la gran celebración familiar Edgar recibe algunas llamadas telefónicas preocupantes mientras uno de sus invitados lleva un grillete electrónico de vigilancia. Madá, tras mucha persistencia solicitando un préstamo, consigue instalar un pequeño kiosco de bebidas para aumentar su escaso sueldo

Tres veranos compitió en la Sección Oficial del 23.º Festival de Málaga consiguiendo el Premio de la Crítica y ex aquo el Premio a la Mejor Actriz Secundaria para Regina Casé. Anteriormente, en 2019 consiguió el Premio al Mejor Montaje en el Festival de la Habana.

La documentalista y directora Sandra Kogut en rueda de prensa virtual en el Festival de Málaga nos comentó que quiso hacer una película hablando de las personas “invisibles” que trabajan para los ricos. Por algunos casos reales que había conocido, quería reflejar cuando sus jefes se arruinan, cómo les afecta y lo viven sus empleados.

Brasil del año 2015 estaba todavía lejos de la gran hecatombe económica ocurrida tres años después. La corrupción política crónica  continuaba sucediendo de manera silenciosa pero real. Grandes desigualdades como telón de fondo en la sociedad brasileña.

Três Verões
Foto de Elamedia Estudios

Cancelación de la fiesta de 2016

La acomodada familia sigue disfrutando su alto estatus mientras tanto en su condominio de lujo junto a una playa de Río de Janeiro. De pronto, una situación totalmente imprevista lleva a la policía a su  mansión.

La mujer de Edgar presencia el registro y detención de su marido. Su único hijo y el abuelo se quedan estupefactos. Al parecer, el motivo es un gran fraude económico.

El desconcierto se expande por la familia y los empleados se quedan bloqueados sin saber qué hacer ante el impago acumulado de sus sueldos. El ama de llaves, mujer de carácter fuerte y emprendedora toma la iniciativa reuniéndose con sus compañeros.

La situación creada bruscamente en Tres veranos muestra la personalidad de cada uno de los personajes. La directora nos sitúa el cuadro actoral de sus distintos personajes según sus actitudes y reacciones.

A partir de la detención la perspectiva de viabilidad económica de familia y empleados da un vuelco. Madá, protagonista principal de la película, se pone al frente de la supervivencia.

Las escenas de fiestas familiares y el disfrute de la piscina, jardines y la mansión desaparecen para dar paso a las distintas reacciones personales. Marta y el hijo adolescente se van de la casa con mucho dinero, quedando el abuelo en la casa con los empleados.

El destino es incierto en los siguientes meses por lo que Madá no puede abrir su kiosco. El abuelo es un hombre honesto, culto que entretenía su tiempo entre los libros y la música.

Três Verões
Foto de Elamedia Estudios

Tercer verano con Madá al frente

Pasado el año nuevo de 2016 sin nada que celebrar, Madá capitanea la reacción del personal apoyada por el abuelo (señor Lira). Se reúnen para proponer posibles soluciones y alternativas ante la ruina económica.

La desolación generada no tiene apoyo ninguno por ninguna institución pública y privada. Ellos se dan cuenta que deben buscar como grupo su propia salida a la situación liderados por Madá.

La unión del grupo de trabajadores con la lucidez y sensatez del abuelo más la fuerza del ama de llaves empiezan a encontrar algo de salida. El barco no naufraga por su ímpetu y creatividad. Comanda una piña de sobrevivientes para hacer frente el drama.

El equipo de rodaje estuvo rodando Tres veranos en la mansión donde sus propietarios reales seguían viviendo como manera de vivir en la crisis económica. Esto y otros casos que conoció la directora le ayudó en la elaboración del guión.

El final en la película es incierto como la situación actual real de Brasil y más en estos tiempos que la pandemia está golpeando duramente su sociedad. Mientras tanto, el quinto país más grande por la extensión de su territorio sigue gobernado por la alianza de Bolsonaro con el respaldo de las Iglesias evangelistas.

Tres veranos
Foto de Elamedia Estudios

Conclusión

Tres veranos es un retrato alegórico de la situación socioeconómica y política generada en los últimos años en Brasil. Corrupciones de empresarios y políticos de distintos signos ideológicos. Caos socioeconómico, crisis y encarcelamientos por corrupción hasta llegar a la situación actual.

El descriptivo guión dramático elaborado por la propia directora, junto a Iana Cossoy, parte de la hecatombe económica de una familia muy rica para diseccionar una realidad social muy reconocible.

Correcta interpretación de los protagonistas y secundarios, especialmente a destacar las brillantes actuaciones de la premiada Madá y del abuelo señor Lira. Buena dirección actoral por Sandra Kogut.

Algunos críticos la han comparado con la magnífica y ácida película “Parásitos” del surcoreano Bong Joon-ho, sin embargo aún siendo interesante “Tres veranos” a nuestro criterio es menos brillante.

Ambientación adecuada que es mostrada con la luminosa fotografía de Ivo Lopes Araujo. La coproducción brasileña y francesa rodada en 2019 está previsto se estrene en cines en diciembre, verano en Brasil. Crónica sociológica de la realidad actual del gigante sudamericano con la incertidumbre situación económica, sanitaria y política debida a la pandemia.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí