El pasado 10 de mayo de 2019 se estrenó The Society, serie creada por Christopher Keyser, conocido guionista de títulos como «Cinco en familia» o «Hermanas». También hay que destacar que parte del proyecto fue dirigido por Marc Webb, director de la mítica «(500) días juntos». Por otro lado, la ficción contó con una recepción positiva tanto de la crítica como del público. Además, este impacto en la audiencia provocó que Netflix confirmara, el 9 de julio de 2019, la renovación de la serie por una segunda temporada. Sin embargo, el 21 de agosto de 2020 se confirmó la cancelación definitiva de la serie por los problemas derivados de la pandemia de la COVID-19, pese a tener grabados ya algunos episodios. Lógicamente, supuso un varapalo para sus seguidores, quiénes reclama un final cerrado para las incógnitas reveladas en esta primera entrega.



The Society

Crítica de ‘The Society’

Ficha Técnica

Título: The Society
Título original: The Society

Reparto:
Kathryn Newton (Allie Pressman)
Gideon Adlon (Becca Gelb)
Sean Berdy (Sam Eliot)
Natasha Liu Bordizzo (Helena Wu)
Jacques Colimon (Will LeClair)

Año: 2019
Duración: 60 min por capítulo apróx.
País: Estados Unidos
Creada por: Christopher Keyser
Guion: Christopher Keyser
Fotografía: Attila Szalay
Música: Daniel Hart
Género: Drama
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘The Society’

Sinopsis de ‘The Society’

The Society narra la historia de los más jóvenes de West Ham, una próspera ciudad. Deben organizar su propia sociedad para sobrevivir cuando el resto de habitantes se desvanece misteriosamente. (NETFLIX).

Donde se puede ver la serie



The Society
Foto de Netflix

La edad del cambio

Netflix se ha convertido en una de las plataformas que más series juveniles presenta en el momento. Por lo cual, ha conseguido captar la atención de este sector de la sociedad. Una de estas ficciones es The Society, una serie que explora la naturaleza humana desde una visión atópica. No obstante, pese a un contexto fuera de lo común, la realidad es que se exponen algunos dilemas que suceden todavía en la actualidad. En primer lugar, se habla de la necesidad de organización, lo que implica poder en la persona que debe manejar todo ello. Además, se van consolidando distintos tipos de pensamiento político, lo que da mayor profundidad al mensaje que se quiere transmitir. Sin embargo, el problema que se percibe es que simplifica los conflictos en muchas ocasiones, en vez de dejar fluir el paradigma de lo que constituye una población.

A pesar de la falta de riesgo, es innegable que hay una historia con un misterio bien planteado. Por lo que, muestra la facultad de realizar, por lo menos, un relato hilado y con dosis de intriga suficientes para atraer al espectador hasta el final. También sería conveniente destacar que algunas de sus decisiones, en especial, el final del tercer capítulo, son todo un acierto. Gracias a ello, sorprende al público en esas pinceladas que rompen con el esquema estándar que siguen este tipo de series. A causa de esta forma de encontrar estrategias que asombren, no se entiende por qué en otros personajes se queda en un plano excesivamente maniqueo y simple. Luego, no hay un protagonismo único, lo que hace que haya una riqueza en cuanto acción. Incluso, saben dar su lugar a los personajes más relevantes, pero no termina de acotar los detalles y la cohesión.

Christopher Keyser
Foto de Netflix

Extenso pueblo

No son pocos los actores que han pasado por The Society, ya que la lista de intérpretes juveniles es extensa. Por ende, lo mejor es hablar de ellos como grupo coral y después enfocarse en aquellos que han destacado sobre el resto. Para comenzar, se puede percibir una diversidad social, educativa, social y cultural. Pero, a diferencia de otras series, se produce de una forma más orgánica. Aun así, está claro que hay actores que ofrecen una interpretación llena de matices y sensibilidad, mientras que otros pasan sin pena ni gloria. Junto a ello, también hay que decir que no todos los intérpretes más importantes brillan de la misma forma, dado que también caen en una expresividad rutinaria y encastrada. En consecuencia, el retrato que se dibuja desde el elenco actoral es irregular, pero eficiente.

Por otra parte, individualmente, se debe aplaudir el trabajo de Olivia DeJonge, más por su personaje que por su desempeño en pantalla. Tal vez, se echa en falta un poquito más de visceralidad en su actuación. Después, Natasha Liu Bordizzo tiene elegancia y suficiente personalidad ante la pantalla como para ser una de las actrices que más resalta. Además, no se aleja de la identidad de su personaje en ningún momento. Lo mismo ocurre con Rachel Keller, la cual tiene una energía particular, que sabe aprovechar en todo momento. Por otro lado, entre el elenco masculino, Sean Berdy y Jack Mulhern consiguen construir un dúo interpretativo que equilibra la falta de potencia en muchas secuencias. Al contrario que Toby Wallace, que sabe sacar partido a su personaje, quedándose en la mente del espectador. Por último, Kathryn Newton y Jacques Colimon cumplen con su función, pero no van más allá.

Christopher Keyser
Foto de Netflix

¿Quién sabe?

El sello de calidad de Netflix se encuentra perfectamente en The Society, con un despliegue audiovisual asombroso. Como es lógico, la plataforma digital utiliza unos recursos elaborados, con escenarios impactantes y la recreación de lo que podría ser perfectamente un pueblo. Por tanto, la cámara se proyecta sobre una puesta en escena coral, aprovechando los paisajes apocalípticos que envuelven la trama. También es verdad que no hay una innovación exacerbada, o que no se haya visto antes. Por lo menos, sabe utilizar ese microuniverso para dar mayor vida a la imagen. Consecuentemente, mantiene un ritmo vertiginoso y no se estanca en ningún momento la acción, algo necesario para este tipo de ficción más activa. Como resultado, es una carta de presentación con destellos de espectacularidad, que daba pie a querer seguir desengranando esas incógnitas en una segunda temporada.

Luego, la serie pierde más al no tener continuidad, de ahí que sea importante intentar abrir la mente ante un final totalmente inconcluso. En pocas palabras, cada espectador tendrá el poder de decidir cómo acaba la ficción, aunque haya algunas líneas que dejen caer por donde iba la serie. Después, el montaje está bien planteado, con una buena composición estética, utilizando los picos de emoción en el momento justo. Hay varias escenas que brillan por su realización, pero no cuajan en su justificación narrativa. De forma semejante se producen los conflictos, en los que hay una irregularidad en cuanto al tono escogido. Aun así, sabe camuflar esas flaquezas con un dinamismo, que se une a maratón de sucesos que pica la curiosidad de la audiencia. Prueba de ello, es la coreografía que se ve, capítulo tras capítulo, con una dirección actoral grupal excelente. 

The Society
Foto de Netflix

Conclusión

The Society es una serie que busca analizar los modelos en los que se fundamenta la sociedad. Sin embargo, lejos de poner toda la carne en el asador, en varios momentos, se queda en un plano más simple y sin buscar arriesgar. En consecuencia, se percibe una falta de profundidad, aunque se tomen decisiones creativas interesantes. Junto a ello, hay un reparto coral que funciona, a pesar de haber una calidad interpretativa que fluctúa constantemente. Por otro lado, la calidad visual es exquisita, con un ritmo vertiginoso y una gran coreografía. No obstante, esta primera temporada pide a gritos una segunda entrega, dado que es el preludio de lo que estaba por llegar. Las bases de un misterio que sirve para hacer un análisis introspectivo social, acabando en un entretenimiento liviano con resquicios de complejidad.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí