Creación Guiones

Una niña (Little Girl) es una película dirigida por Sébastien Lifshitz. Un documental con gran recorrido en los festivales ganando innumerables premios muy reconocidos internacionalmente. 

Fue presentado internacionalmente en la Berlinale- Festival Internacional de Cine de Berlín (Panorama), ganó el Premio a la Mejor Película No Ficción (Las Nuevas Olas) del Festival de Cine Europeo de Sevilla 2020 y ha sido nominado a Mejor Documental Europeo en los Premios del Cine Europeo 2020. Estreno en España en cines el 12 de marzo de 2021.



Una niña (Little Girl)

Creación Guiones

Crítica de ‘Una niña (Little Girl)’

Ficha Técnica

Título: Una niña
Título original: Petite fille

Año: 2020
Duración: 85 min. 
País: Francia
Director: Sébastien Lifshitz
Guion: Sébastien Lifshitz
Fotografía: Sébastien Lifshitz, Paul Guilhaume
Música: Thibault Deboaisne
Productora: Agat Films
Género: Documental
Distribuidor: Good Films

FilmAffinity 

IMDb

Tráiler de ‘Una niña (Little Girl)’

Sinopsis de ‘Una niña (Little Girl)’

Sasha, de 7 años, siempre ha sabido que es una niña, aunque naciera atrapada en un cuerpo de niño. A medida que la sociedad fracasa, al no tratarla como a las demás niñas de su edad, sea en su vida diaria en la escuela, en clases de ballet o en fiestas de cumpleaños, su comprensiva y empática familia lidera una batalla constante frente a la violenta rigidez de los prejuicios sociales, para hacer que su diferencia sea entendida y aceptada por todo el mundo. (GOOD FILMS)

Festivales y Premios

  • Premios del Cine Europeo 2020Nominada a Mejor Documental Europeo y Premio al Mejor Sonido Europeo
  • Festival Internacional de Cine de Chicago 2020: Premio al Mejor Documental
  • Berlinale-Festival Int. de Cine de Berlín 2020Sección Panorama (Premiere mundial)
  • Festival de Cine Europeo de Sevilla 2020(Las Nuevas Olas) Premio a la Mejor Película No Ficción
  • Festival Internacional de Cine de Gante 2020Premio a la Mejor Película


Una niña 
Foto de Good Films

No es una fase 

Una niña (Little Girl) comienza con una gran conversación de la madre contando directamente que su hijo no quiere ser su hijo sino su hija, Sasha. En los inicios de la cinta se manifiestan los temores recurrentes de una madre que siente culpa y dolor al saber que su hija, en este caso, se ha tenido que enfrentar a ese dolor sola al darse cuenta un poco tarde de que no era una fase, sino algo mucho más profundo y serio. En primer lugar, está parte está narrada con suma delicadeza y a través de los diálogos entendemos inmediatamente el dolor de la niña y eso es indescriptible. Hay que verlo, sentirlo y dejarse llevar

En este tipo de narraciones es crucial el tono con el que se narra pero también tiene que ser apoyado por un buen “personaje” que sienta lo que dice y que sepa a lo que se va a enfrentar. Sin duda, en Una niña (Little Girl) se consigue y francamente, conectamos enseguida con lo que su hija intenta decir y ser. Además, las imágenes de archivo junto con la música son maravillosamente increíbles adquiriendo un sabor agridulce mezclado con dulzura y un hilo de esperanza por ser quien ella quiere ser. 

Una niña (Little Girl) es tierna, amable, empática y resolutiva. El montaje del documental es precioso y es aquí cuando se le da unidad teniendo constantemente un hilo conductor con el que podamos sentir que estamos yendo hacia un buen puerto donde tomar aire. Y todo esto se traduce a la empatía que sentimos por Sasha y a su compleja situación en un mundo que parece que no la quieren aceptar. 

Little Girl
Foto de Good Films

Narrativa y belleza 

El tratamiento narrativo en el que se ha apoyado la cinta es muy recurrente pero para nada es un impedimento para contar una buena historia. Los personajes se encuentran en un punto A y tienen que conseguir un objetivo que tiene un plazo determinado de tiempo para hacerse realidad. Es en ese punto B donde se decide una parte importante de la vida de Sasha. A priori, no parece algo significativo y la estructura es sencilla. Lo es. Sin duda. No obstante, es en ese plazo que hay entre el punto A y el punto B, donde se encuentra la evolución de Sasha y los rasgos identificativos de su personalidad. 

Por ende, Una niña (Little Girl) tiene una delicadeza inmensa. El corto pero intenso camino que ha recorrido Sasha hasta lograr un primer paso hacia su felicidad conlleva una carga emocional extrema y una belleza inconmensurable. Lo bonito de un documental es hacer transmitir la historia de personas reales con problemas reales desnudando sus mas e íntimos secretos. Así pues, exponer unos hechos y poner en valor una historia de este calibre es sin duda muy positivo para el conjunto de LGTBI

En consecuencia, Una niña (Little Girl) era necesaria para entender por lo que pasan los más pequeños y lo humano que es sentirse de una manera a pesar de que lo que se ha decidido por normalizado, sea lo contrario. Este documental es un ejemplo de superación de los miedos más profundos, de la necesidad de sentirse libre, de ser uno mismo mientras respetes y seas respetado y de ser quien tú quieras ser. Es liberador, renovador y aporta mucha frescura a un mundo que poco a poco se va encerrando cada vez más, en sí mismo.

Una niña 
Foto de Good Films

Humanizar un proceso de adaptación

Da igual si es el mejor documental o si se lleva más o menos premios pero la visibilidad que va aportar al panorama nacional de Francia y a todo el mundo en general, va a ser increíblemente novedoso y humano. Una niña (Little Girl) va a convertirse en una lanzadera hacia nuevos frentes sentimentales, hacia nuevos horizontes que humanicen y respeten esta disyuntiva que presentan muchos niños a una temprana edad. Lo que la gente tiene que entender es que es humano y no hay nada detrás por lo que se ha decidido ser de una manera u otra. Se siente y punto.

Por consiguiente, humanizar ese proceso de adaptación de ese niño o niña hacia una nueva vida es prioridad número uno para que los más pequeños no se sientan diferentes, raros y avergonzados por ser o sentirse de manera diferente a otros niños. En el documental todo esto se trata de una manera muy humana a través de unos padres que entienden a la perfección lo que quiere su hija. Es bello, enternecedor y muy esclarecedor para tratar estos temas con más humanidad y normalidad. 

Little Girl
Foto de Good Films

Conclusión

Una niña (Little Girl) es muchas cosas y todas ellas, son calificativos buenos y agradables. Se convertirá en un documental que va a dar mucho que hablar en el mundo del transgénero con una sensibilidad, aceptación y amor indudables.

En definitiva, principio a fin es una pieza con una belleza de incalculable valor. Una verdadera joya y un documental que va a pasar a la historia convirtiéndose en un símbolo e icono de tolerancia, respeto y amor. 

Reportaje de Una niña (Little Girl) en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

Creación Guiones

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí