Alejandro Ibáñez realiza su ópera prima, bajo el nombre de Urubú. Ibáñez es hijo de uno de los maestros del género en España: Narciso Ibáñez Serrador. El propio realizador comentó que este film se había realizado para hacer un homenaje al cine de su padre. El pasado 22 de octubre se estrenó como película de inauguración en la séptima edición del Festival Internacional de Cine Fantástico Nocturna de Madrid. El discurso de Ibáñez fue muy emotivo, dado que recordó a su progenitor, fallecido el pasado 7 de junio. Fecha pendiente de estreno en España. Lee la entrevista realizada por Cinemagavia el mes de febrero pasado a Alejandro Ibáñez.



Crítica de ‘Urubú’

Ficha Técnica de ‘Urubú’ 

Título: Urubú
Título original: Urubú

Reparto:
Carlos Urrutia (Tomás)
Clarice Alves (Eva)
José Carabias (Enrique Díaz)
Alejandro Ibáñez (Nauta)
Jullie D’Arrigo (Andrea)

Año: 2019
Duración: 90 min
País: España
Director: Alejandro Ibáñez
Guion: Carlos Bianchi, Alejandra Heredia & Alejandro Ibáñez
Fotografía: Diego Barrero & Daniel Úbeda
Música: Arturo Díez Boscovich
Género: Terror
Productora: Prointel

Filmaffinity

IMDb

Sinopsis de ‘Urubú’

Tomás, un fotógrafo y ornitólogo venido a menos, intenta relanzar su carrera viajando a un remoto lugar de la selva amazónica para fotografiar al urubú albino, un extraño pájaro del que no hay registro en libertad. Hasta allí arrastra a su familia: Eva, su mujer, con una relación casi rota, que trata de recuperar al hombre del que se enamoró. Y Andrea, su hija, una autómata preadolescente absorbida por las nuevas tecnologías. Fotografiar al urubú pasa a ser secundario cuando Andrea desaparece. Su búsqueda conduce a Tomás y Eva a un territorio secreto y misterioso. Entrar en ese mundo tendrá graves consecuencias. Un entorno paradisíaco se convierte en un terrible escenario. Un peligro acecha y les fuerza a luchar para no perder aquello que más quieren. (FESTIVAL NOCTURNA).



Urubú
Foto de Prointel

El vuelo bajo

Alejandro Ibáñez, hijo del maestro Narciso Ibáñez Serrador, se estrena con Urubú, dentro del cine de género. Se adentra en las entrañas del Amazonas con una aventura de suspense en lo que nada es lo que parece. Tristemente, lo que parecía una premisa entretenida, se acaba convirtiendo en un puzzle narrativo que no termina de cuajar. La acción se encuentra repartida en el tiempo de una forma irregular, lo que provoca que el espectador pueda no encontrar el foco en varias ocasiones. La construcción de los personajes parte de cierto estereotipo, que enseña sus costuras en cómo se desarrollan las relaciones entre ellos. El texto se queda narrativamente en una capa demasiado superficial, por lo que no saca el jugo de una idea que tiene mucho potencial. El esqueleto de la historia está bien planteado, pero no se ha sabido ejecutar. No ha encontrado la luz en su exposición.

Con respecto a la manera de dibujar la historia principal y crear esa nube de tensión, lo consigue en ciertos momentos, pero la realidad es que abre demasiados frentes para terminar resolviéndolos en muy poco tiempo. El público puede sentirse perdido entre tanta maraña de situaciones, que luego, son ciertamente inconexas. Además, se puede notar que los recursos de alivio cómico, importantes en toda película que juega con el suspense, son chirriantes. Hay cierto aroma a un humor algo pasado de moda, como una escena con la crema solar. Se puede ver el intento de homenajear al cine de su padre, pero no lo hace de una forma que embauque al espectador. Se ven pinceladas de ese estilo tan característico de Ibáñez Serrador, pero Ibáñez hijo no crea a partir de ahí. Falta esa personalidad característica de realizador. Un sello de identidad que está en proceso.

Urubú
Foto de Prointel

Perdidos en la selva

El reparto de Urubú es multicultural, lo que provee de una riqueza a nivel humano al propio film. Sin embargo, la calidad interpretativa del equipo artístico es bastante desigual. Aun así, Carlos Urrutia está impecable como Tomás. Pese a tener en su contra el tratamiento del personaje, Urrutia conecta con el espectador y expresa creativamente esa evolución que sucede durante el film. Se convierte en el perfecto protagonista como héroe ‘survival’. La violencia en escena utiliza a Urrutia como vehículo y no se puede negar que brilla durante estas secuencias. Es la mejor interpretación de la película con naturalidad y fuerza escénica. Se echaba en falta al mítico Jesús de “Al salir de clase” en pantalla y ha sido un buen regreso, además de ser un excelente trabajo como vuelta en la gran pantalla.

A pesar de ello, Clarice Alves no destaca en su estreno en la industria cinematográfica. La actriz brasileña no se encuentra cómoda en la mayor parte de sus escenas. Interpretativamente no encuentra su lugar y en ocasiones, está ciertamente sobreactuada. Le falta mayor sentimiento en su trabajo actoral, tanto con el lenguaje corporal como la propia voz. No conecta con el público y ello provoca, menos verosimilitud hacia su personaje y las secuencias en las que participa. El propio Ibáñez realiza el papel de Nauta, correcto, con cierta socarronería, pero la propia concepción de su personaje, provoca que no se produzca una buena construcción en pantalla. Jullie D’Arrigo no termina de convencer a la audiencia, pero tiene tiempo de madurar artísticamente. Por último, es un gozo ver a Pepe Carabias. Está maravilloso y aporta energía muy positiva al film, siendo un buen anfitrión de este título.

Urubú
Foto de Prointel

La magia del Amazonas

Uno de los puntos más favorables de Urubú es su realización técnica. La calidad de la dirección fotográfica es sublime, en especial, en el tratamiento que hace con los espacios naturales. Ha sabido realizar unos planos muy artísticos y que visualmente, son muy atractivos. Además, no se puede negar que hay una buena construcción desde la dirección artística. Crea un escenario perfecto para el desarrollo de la acción y sabe colocar los elementos para convertir un paraíso natural en la cárcel del suspense. Se ha cuidado el mínimo detalle, lo que es de aplaudir dado el despliegue técnico. De modo que se puede presagiar una mejora en siguientes films a nivel narrativo, dado que en creación visual es impoluta. Hay mucha elegancia y el resultado es muy atractivo para el público.

Desgraciadamente, no ocurre lo mismo con la composición musical de la película. La banda sonora, pese a estar bien trabajada, no completa ni encuentra su química con la identidad de la cinta. En todo momento, parece estar empastada de una forma poco orgánica, lo que provoca, en ocasiones, quitar el foco del espectador y artísticamente, lo desorienta. El inconveniente es que no haya captado musicalmente la energía que sí desprende la composición audiovisual del film. Eso no quita la calidad artística de la composición, pero no conecta con lo que se ve en pantalla. Por último, el montaje realiza una labor excelente y crea buen ritmo. Únicamente, hay que comentar que las escenas durante los créditos no terminan de encajar con la naturaleza del film, en especial por cómo se desarrolla el desenlace del largometraje. Demasiado propagandístico.

Urubú
Foto de Prointel

Conclusión

Urubú es una película que parte de una premisa interesante, pero que no ha sabido desarrollarse a nivel narrativo. El guion flojea en la mayor parte de su realización y la construcción de sus personajes, a veces, es limitada. Sin embargo, hay que mencionar que en varias partes hay una buena creación del suspense. A nivel técnico visual es impecable, tiene una imagen preciosa y un cuidado por el detalle excelente. La mejor interpretación de la película es la de Carlos Urrutia, dado que las demás actuaciones son mejorables. Una carta de presentación regular, que podría ser el comienzo para una carrera fulgurante si se desarrolla en profundidad la historia. Un film que promete, pero acaba por dar un resultado muy irregular.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí