Ángel González salta a su ópera prima en la gran pantalla con Compulsión, un thriller de género que llega a las salas cine dos años después de su larga andadura por los distintos festivales de cine fantástico y de terror alrededor del mundo. Con Compulsión se estrenó en el prestigioso Festival Internacional de Cine de Sitges. De bajo presupuesto, ha llamado la atención de una buena parte del público internacional, ganando a mejor película en varias secciones oficiales como el Edmonton Festival Of Fear International Film Festival de 2018.

Diego Da Costa, en representación de Cinemagavia, he tenido el placer de entrevistarle sobre Compulsión y cómo fue el proceso de creación. También se sumerge en los entresijos de las películas independientes, su distribución y la realidad de las subvenciones en el cine español. Apasionado de su trabajo, nos cuenta cómo afectan las críticas negativas al film y cómo surgió la idea. Por último, explora y analiza el avance del cine digital y cuáles son sus próximos proyectos.



Entrevista a Ángel González

Ángel González

Diego Da Costa/Cinemagavia: Compulsión es de esas películas que van al grano, directas. ¿Cómo surgió la idea de la película y cómo se planteó la personalidad del protagonista?

Ángel González: Sí, bueno en primer lugar, podrás haberte dado cuenta que la película es autofinanciada. Mi socio José Pastor y yo estábamos decididos a intentar hacer una película, así que juntamos los recursos que teníamos y unos pocos miles de euros. Partíamos de un presupuesto mínimo a la hora de ponernos a buscar un argumento que por un lado, pudiese entrar dentro de ese margen presupuestario y por otro lado, con una premisa que pudiese generarnos interés. Nos gusta mucha el género. Estuvimos un tiempo dándole vueltas a este asunto.

Yo vivo en Madrid, en Ciudad Lineal. Me remonto al verano de 2014 con todo el tema del llamado ‘Monstruo de Ciudad Lineal’. Yo viví en primera personal aquel proceso de búsqueda de este tipo, de alguna manera, sin estar basado en el caso, sí que de alguna manera surge la idea de la premisa de un depredador que es pillado, ¿no? No me interesaba ni meterme dentro de la mente criminal, sino más bien me interesa ver el otro lado, la zona oscura. Tampoco estaba interesado en hacer un policíaco, asi que me pareció interesante ver cómo una persona de su entorno, le llega a descubrir. De alguna manera, ese es el germen del proyecto.

Ángel González

El origen del psycho-killer de Compulsión

D.D./CG: Recuperas la personalidad del asesino psicópata sin un pasado trágico que justifique sus acciones, ¿por qué te decantaste por este tipo de villano?

A.G.: La personalidad del protagonista, era un poco concedido como una persona sin moral, sin sentimiento de culpa, sin conciencia… Y en ese sentido, pensaba en alguien como muy en contacto con lo que se llama “la conciencia reptiliana”. Supuestamente, latente en todos nosotros y de cómo de alguna manera, en determinadas personas, predomina la supremacía de los impulsos sobre la razón. Acepta y asume esta condición suya sin complejos, ¿no?

Ángel González

Desde el bajo presupuesto

D.D./CG: La película cuenta con un presupuesto reducido, ¿cómo fue la aventura de poder financiar este proyecto?

A.G.: Para hacer cine se necesita mucho dinero, entrar como guionista, director o productor en la rueda es prácticamente imposible. Yo lo intenté durante un tiempo, que escribía unos guiones que moví por ahí, con presupuestos medios de 1, 1,5 y al final no llegó a fructificar. José, por su parte, trabaja en televisión y bueno, ambos sabíamos de la dificultad de acceder a la profesionalidad por estas vías. De alguna manera, en torno al 2010, 2011, como ya sabes, empiezan a surgir una serie de películas a raíz de la crisis económica y a raíz del desarrollo del cine digital, como de alguna manera con presupuesto de 30, 35 o 50 mil euros, se puede llegar a producir una película.

Otro problema es la distribución o la exhibición de esos tipos de proyectos. Teníamos claro que con un presupuesto que se moviese en esos términos, podíamos pagar los medios técnicos necesarios como al personal, más nueve, diez jornadas, que era el plan de trabajo con el que nos movimos. Cinco jornadas, más dos días de descanso, más otras cinco jornadas. Ocho o nueve minutos de imagen útil al día, que es aproximadamente el triple de lo que suele ser una producción normal. Entonces, de alguna manera fue una apuesta por nosotros mismos para ver si éramos capaces de terminar la película, que fue una auténtica odisea y en segundo lugar, tratar de comercializarla. Creo que ha sido un máster en producción audiovisual y el verdadero reto no era tanto producirlo, sino el poder llegar a distribuirla.

Ángel González

Reminiscencia de Sitges

D.D./CG: Han pasado dos años desde que se presentase en el Festival de Sitges, ¿cómo fue vivir esta experiencia y cómo habéis llevado el recorrido de festivales?

A.G.: Sí, ten en cuenta que una película de este tipo, sin valores de producción y sin nombres importantes, sin presupuesto… Genera poco interés sobre el papel. Una de las maneras o la única manera que tienen estas producciones de este tipo en concentrarse valor en sí mismas, son el ciclo en festivales. La película tiene una vida de en torno a un año, año y medio. Entonces, sabíamos que para poder distribuir la película, necesitábamos tener el reconocimiento de selecciones en Festivales y tratar de conseguir algún premio. En ese sentido, tuvimos la suerte de poder estrenar en España en Sitges, a pesar de no ser una sección oficial. Evidentemente no aspirábamos a sección oficial, pero el hecho de estar en Sitges… Es un paso para adelante muy importante.

A partir de ahí, hasta finales del año pasado, incluso creo que en 2019 hemos tenido alguna selección… Hemos estado en 38, 39 festivales en 16 países y hemos recibido 11 premios, siete de los cuáles a mejor película. De los 11 premios que hemos recibido, solo uno ha sido recibido en España.

Ángel González

Éxito en Festivales, ¿distribución segura?

D.D./CG: ¿Cómo fue el camino de la distribución después de los Festivales?

A.G.: La película ha sido muy bien recibida en la comunidad independiente del cine de género, eso ha conseguido dar el valor suficiente para que Festival Films se interesase por la película y gracias a ellos, hemos conseguido estrenar en salas de una manera muy limitada pero para nosotros, ha sido todo un logro. El hecho de poder pasar por los Festivales también permite poder tener un agente de venta. Cuando llegamos a Sitges, no teníamos agente de venta internacional. El proceso, lo ideal, es tener agente de venta desde el principio, para que el propio agente de ventas te diga los festivales y organice las ventas internacionales, al mismo tiempo que va moviéndose por diferentes selecciones.

No era nuestro caso. El agente de ventas surge después de conocernos en un festival en Alemania, en el Hard Line, donde la película gustó bastante. Una distribuidora alemana son nuestros agentes de ventas y hemos conseguido algunas ventas internacionales… Estamos esperando la respuesta de un par de plataformas. Una de ellas una especie de Netflix de género, en España no está disponible, pero tiene un catálogo bastante interesante. Para que una película de este tipo, una vez la has producido, podríamos decir que no fácil, pero que la parte que creíamos que podíamos conseguir, el tema era distribución, viene asociada al éxito en cuanto al periplo por festivales.

Ángel González

El disparadero público

D.D./CG: Compulsión ha sido ganadora en varios festivales pero también ha sido recibida negativamente por algunos críticos, ¿cómo afecta a la película?

A.G.: Con respecto a esto, de los casi cuarenta festivales en los que hemos estado… En España hemos estado en Sitges, en Molins de Rei, donde hubo una nominación a la película. Estuvimos también en el Fantástico de Bilbao. Los tres festivales de género más importantes de España, creo. También estuvimos en Murcia Fantástica, en Algeciras Fantástica… En la Plataforma de Nuevos Realizadores de Madrid… En cuanto a festivales en España ha estado muy bien.

Sin embargo, sí que es verdad con respecto a lo que dices, estuvimos en la Muestra SyFy y la verdad, era una oportunidad para tener una difusión importante. Nos ponían junto con películas como ‘Capitana Marvel’, que no tienen nada que ver en cuanto en presupuesto en primer lugar. Pero, sí, yo no he llegado a ver nada. No tengo redes sociales ni nada de esto, pero evidentemente, me ha llegado cuál ha sido la reacción del público, al menos, de ese festival. No acabo de entender muy bien. Evidentemente, me toca en primera persona.

No acabo de entender muy bien según qué tipo de críticas, obviando a lo mejor, quizás, la característica principal de esta película, que está hecha por nada. Se habla de bajo presupuesto, pero el bajo presupuesto es un concepto muy abstracto. ¿Qué es el bajo presupuesto? ¿Por debajo de un millón, por debajo de doscientos mil… ? Los ingleses, por ejemplo, lo califican muy fácilmente, para ellos el bajo presupuesto es por debajo de 500 mil, por debajo de 250 mil es ultra-low budget y por debajo de 50 mil es no-budget. Es una película sin presupuesto.

Ángel González

El dilema de la crítica

D.D./CG: Por lo que, ¿pueden afectar mucho este tipo de críticas?

A.G.: Evidentemente, yo no soy nadie para valorar la opinión de la gente sobre la película, ni mucho menos. Pero, sí que me parece que en concreto, en esa muestra… Bueno, es posible que algún que otro, no sé si críticos más o menos profesionales, o simplemente usuarios o espectadores que a través de redes sociales dan su opinión sobre la película. Me parece que ese tipo de críticas con una película que ni siquiera ha sido estrenada, que difícilmente va a llegar al gran público; esperábamos venderla en alguna televisión o plataforma; sabemos que es una película que tiene un recorrido a espectadores limitado, entonces son críticas que afectan mucho y creo que son muy injustas.

No obstante, creo que quizás se debería tener un poco más en cuenta el tipo de producción. Desde luego que afectan y mucho, ya no tanto en cuanto a lo que me pueda a mi joder personalmente, sino en cuanto cómo puede un espectador que en algún momento dado pueda sentirse interesado en verla, puede verse afectado por esa crítica de forma negativa. Hay sitios como, por ejemplo, IMDB, creo que está prohibido hacer críticas antes de que la película se estrene, porque evidentemente puedes hacer mucho daño a la película, una película que ni siquiera ha sido estrenada. Yo creo que determinadas tipo de página, quizás deberían tener un poco más en cuenta eso, cómo las valoraciones de gente anónima pueden destrozar una película.

'Compulsión'

La presión socio-cinematográfica 

D.D./CG: Influyen negativamente en el espectador, ¿no?

A.G.: Quizás haya gente que al leer una serie de críticas, pueda llegar a afectarte. En lo de SyFy una crítica mala a ‘Capitana Marvel’ es como ver llover, no le afecta absolutamente nada. Una crítica mala a nosotros, te destruye por completo. Sí es algo que me llegó a enfadar bastante y desde luego, estoy abierto a críticas. La película es criticable, por supuesto que sí, pero…

Lo que supongo que tampoco se le puede pedir a un usuario normal, me refiero que no esté relacionado con el mundo del cine, que no sabe lo que es rodar una película en diez días, lo que es rodar sin presupuesto… Alguien ajeno a todo esto, que simplemente recibe igual una superproducción como ‘Los Vengadores’ que esta película… Utiliza el mismo criterio para valorar una cosa u otra, pues, evidentemente es algo que es muy difícil de manejar. No se puede pedir peras al olmo.

Título y escena de 'Compulsión'

La realidad de la subvención en España

D.D./CG: Se habla mucho de las subvenciones económicas al cine español, pero también se habla de las desigualdades que hay hacia las pequeñas producciones, ¿cómo se vive dentro del cine?

A.G.: Un poco sabiendo cuál es la realidad del mundo de las subvenciones… Ten en cuenta que desde la ley Miró en los años 80, se deja a un lado el cine de género. El cine de género no se le valora como subvencionable. Digamos que se rige por otro tipo de criterios. O bien por su valor artístico, intelectual, literario… Se subvencionan proyectos que puedan justificar ese valor cultural. La realidad es que las subvenciones se las dan a las productoras, no a los proyectos.

Se prefiere dar una subvención a una productora solvente, que ya tiene experiencia con Hacienda, Seguridad Social, que ya conocen de antes, que es una productora fiable, sabes que te va a entregar un proyecto acabado. El proyecto ya les da un poco igual, si te lo presenta una productora determinada con unos cuantos nombres y cumple rollos como “tenemos tele”, sí. Hace falta otro tercio que entre el crédito del ICO y ahora con las AIE.

Digamos que un anónimo que quiere acceder a esa rueda, la única manera de poder acceder es intentar montártelo por tu cuenta, para que de alguna manera hacer puntos para poder entrar en ese mercado. Este tipo de película, muy de género, es algo que en ningún caso se iba a valorar como subvencionable.

'Compulsión' con Paco Manzanedo y Marina Esteve

Alternativas a la subvención

D.D./CG: ¿Podría haber otro tipo de financiación que fueran más fructíferos?

A.G.: Más allá del presupuesto, del proyecto, es un poco frustrante para la gente que quiere entrar, digamos, de manera independiente. El que quiera hacerse productor o que quieren que se le produzca un guion, es prácticamente imposible si no es a través de estas vías. Entonces, se supone que el cine en Europa depende de las subvenciones. Quizás otras posibilidades de financiación, que los gobiernos no se atreven a acabar de abordar, como lo de los incentivos fiscales. Como en Canarias llega hasta el 40%. El 40% de una película puede ser por desgravaciones fiscales y en el resto del territorio en España no llega apenas al 20%. En países como Brasil el 100% del presupuesto pueden ser de incentivos fiscales. Esto favorece mucho la producción. El Gobierno y el Ministerio de Cultura se ahorrarían esas subvenciones, también fomentarían la industria, atraerían producciones internacionales e incentivaría el medio.

Se prefiere solucionar el tema con 50, 60 millones de euros al año en subvenciones. A mi me parece que no funciona, pero es lo que tenemos. Luego, está el tema de que socialmente el español medio, lo que opina de las subvenciones, que están un poco en contra, pese a que sea una partida muy pequeña. En Francia se lo montan muchísimo mejor con los cánones, hay una parte del precio de la entrada que para un fondo para el cine y que se invierte en cine francés. Creo que para salvar aquí los españoles, sobre todo de cara a los espectadores, que tienen un mal concepto del cine español, plantearía el tema de cómo se financia una película. Y el camino que veo es el incentivo fiscal, más que las subvenciones.

Ángel González y Marina Esteve de 'Compulsión'

Directores noveles, ¿la nueva moda?

D.D./CG: ¿Es complicado abrirse las puertas en el mundo del cine? ¿Hay una intención de dar oportunidades a «sangre fresca»?

A.G.: Creo que es difícil entrar, yo como te comentaba estuve durante un tiempo estuve moviendo guiones… No digo que esos guiones fueran la hostia y mereciesen ser producidos. Pero, el porcentaje de “no” que recibes es absolutamente devastador. El sentido de por qué se dan oportunidades a nuevos directores no es otro que las subvenciones. Las subvenciones facilitan, premian al director novel. Esa es la única razón, creo sinceramente. El director novel hasta su tercera película es director novel, por eso hay mucha gente que hace una primera película y una segunda película.

Por eso, un productor que sabe cómo funciona todo este asunto, sabe que le interesa un director novel. A un director novel le puedes decir que te regale el guion para poder solo cobrar por la dirección. Un director novel no te va a hacer según qué tipo de exigencias, de personal técnico, o en cuánto a sueldo. Para un productor es más fácil trabajar con un director novel y no con un director experimentado que pide sueldo, condiciones y sabe lo que hay. Creo que ese es el motivo por el que hay tantos primeros o segundos o terceros directores, luego, ya la cosa se corta. A partir de la tercera, cuarta película… La gente que hace carrera es porque tiene talento o es porque saben moverse en el medio.

Ángel González

Netflix, ¿buen aliado?

D.D./CG: Ahora con la irrupción de plataformas como Netflix la distribución en el extranjero está siendo más fácil, ¿has pensado en marchar al extranjero para continuar tu carrera artística?

A.G.: En principio no, tengo ya la vida hecha aquí y volver a empezar en otro sitio es complicado. El tema de las plataformas, ayuda sí y no. Por un lado, desde luego que sí, porque puedes hacer una película y vendérsela después de producida, tampoco te creas que es fácil. En 2016 cuando Netflix llega a España, compraba mucha película en español porque no tenía catálogo en español, compraba de todo. Ahora mismo vender una película en Netflix es muy complicado. Por un lado, puedes llegar a acceder a la persona que se encarga de la compra de contenidos españoles, pero es casi misión imposible, incluso determinadas productoras y distribuidoras no tienen acceso en poder ofrecer su catálogo y gente como nosotros, evidentemente, gente independiente, mucho menos. La plataforma alemana que te comenté está interesada, mientras que Netflix no quiere la película. Sin embargo, hay otras plataformas que están interesadas.

Estamos en un momento en el que sí que Netflix hace tres años compraba películas independientes, pero ahora ya no está interesada. Ahora quiere películas comerciales. Puede parecer que está bien, pero no dejan de existir los mismos obstáculos. Nosotros no tenemos la factura, ni tenemos el nivel de producción de una película de un millón y medio de euros de presupuesto. Sigue siendo difícil competir contra eso. En el cine digital sí hay una democratización de la producción. Cualquiera con una cámara, con un programa de edición pueda hacer una película… Pero, ¿qué pasa luego con esa película? ¿La va a ver alguien, se va a distribuir, se va a exhibir?

Ángel González

La situación del sistema de exhibición clásico

D.D./CG: ¿Cómo ves la situación de los cines españoles?

A.G.: Evidentemente, el tema de las salas está complicado, en España sobre todo, la gente va al cine a ver comedia local, familiar y ‘Los Vengadores’ o superproducción de Hollywood. Ya ni siquiera películas de un millón y medio de euros hacen nada de cine, está muy complicado. Supongo que va a acabar desapareciendo o la exhibición en salas va a quedar para superproducciones. Lo que no tiene sentido tampoco es que nosotros estamos en los cines Golem, es que un espectador que quiere ir a ver Compulsión tenga que pagar el precio de la entrada que vale exactamente igual que ir a ver ‘Spider-Man 4’. No puedes competir contra eso.

Hay gente que habla de distribución de dos velocidades, por un lado para ver ‘Capitana Marvel’ y que te cobren 25 euros o ir a ver películas que por dos, tres euros puedas verte una sesión doble de películas como la nuestra. Segmentar un poco más al público, para que no sea un obstáculo el precio de la entrada para ver según que cosas. Ya te digo que el tema de la exhibición en España lo veo muy crudo a corto, medio plazo.

No tienes nada más que ver la asistencia a salas de películas de las tres, cuatro películas que acaban yendo a los Goya, en las que digamos el público mayoritario acaba sabiendo que existen. El presupuesto y el número de espectadores en taquilla, es totalmente deprimente. Cada año, cada dos años hay un fenómeno, en este caso ha sido ‘Campeones’. Hay una película de este tipo que maquilla los resultados de taquilla de todas las otras películas que se han estrenado en salas, cuando el más del 90 y pico por ciento han tenido una asistencia a salas limitadísima.

Ángel González

El futuro después de Compulsión

D.D./CG: Por último, ¿cuáles son tus próximos proyectos?

A.G.: En cuanto a los próximos proyectos estoy teniendo mala suerte. Tenía un par de guiones escritos y en el último año y medio se han estrenado un par de películas que son prácticamente iguales. He tenido que tirar esos guiones en la basura. Estoy trabajando en dos cosas totalmente diferentes. Una es una mezcla entre thriller y terror sobrenatural y la otra es un drama criminal. Intento diversificar.

Voy a intentar, en este caso, dar un paso más allá en cuanto a la forma de financiación, porque el tema del bajo presupuesto… Lo haces una vez porque no te queda más remedio, pero luego se te quitan las ganas. Se te quitan las ganas porque es mucho coste de personal, emocional, de tiempo… De todo. Es muy romántico, pero también es agotador. Es una película artesanal, hecha por cuatro gatos, con mucha ilusión y muchas ganas, pero también es un mundo muy ingrato. Luego, sería un éxito económicamente recuperar lo que has invertido, ya no te digo ganar dinero… Es un panorama bastante desolador. La idea es un poco que la película sirva para poder, de alguna manera, decir: “Mira, he hecho esto y creo que si tengo algo más de presupuesto, voy a poder hacer algo mejor”.

Mi ilusión es poder entrar en esa clase media de presupuestos de en torno un millón que es lo que cuesta hacer una película con lo justo. Para poder poner dinero para copias, para promoción y todo eso. Poder cobrar yo como director, guionista y productor, evidentemente, yo no he cobrado ni un duro, el resto del equipo sí, según el convenio de bajo presupuesto y seguramente, no veamos ni un euro. En cuanto tenga algo más claro, algo más avanzado, te lo contaré.

Si quieres leer la crítica de Compulsión de Ángel González, pulsa aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí