Bajo la misma piel es un thriller dramático estadounidense escrito y dirigido por Colin Krisel y James Krisel. Un hombre se obsesiona con una actriz emergente que físicamente es idéntica a su ex novia que fue asesinada por la mafia. 

Está protagonizada por Zach Avery (Curvature, Trespassers), Samara Weaving (Hollywood, Noche de bodas), Brian Cox (La autopsia de Jane Doe, Succession), Carly Chaikin (Mr. Robot, Into the dark), Udo Kier (Bacurau, Puppet Master: The Littlest Reich), Nicole Ansari-Cox y Hal Ozsan. La película no se ha estrenado en salas de cine en España y nos ha llegado directamente en VOD a través de Movistar+ el día 20 de Mayo de 2020.



Bajo la misma piel

Crítica de ‘Bajo la misma piel’

Ficha Técnica

Título: Bajo la misma piel
Título original: Last Moment of Clarity

Reparto:
Samara Weaving (Georgia)
Brian Cox (Gilles)
Carly Chaikin (Kat)
Udo Kier (Ivan)
Nicole Ansari-Cox (Gene)
Hal Ozsan (Vince)
Pasha D. Lychnikoff (Karl)
Alex Fernandez (Bill Rice)
Zach Avery (Sam)
Mark Joy (Detective Poloski)
Shiquita James (Pedestrian)
Lucky Harmon (LA Bar Patron)
Karl E. Landler (Pierre)
Annesa ann Faticoni (Background)
John S. Howell Sr. (Fotógrafo de alfombra roja)

Año: 2020
Duración: 90 min.
País: Estados Unidos
Director: Colin Krisel, James Krisel
Guion: Colin Krisel, James Krisel
Fotografía: Andrew Wheeler
Música: —–
Género: Thriller
Productora: Metalwork Pictures

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de ‘Bajo la misma piel’

Sinopsis

Sam es un neoyorquino con una vida normal que da un vuelco cuando su novia es asesinada por la mafia búlgara. Tres años después de huir a París, dónde vive atormentado por la culpabilidad, ve a una mujer aparentemente idéntica en una película. La obsesión con el amor pasado lo lleva a Los Ángeles en busca de respuestas. Con la ayuda de Kat, Sam está decidido a descubrir el misterio, pero la verdad le llevará a ponerles en peligro para desentrañar la verdad. (Inopia Films)



Con Hitchcock en el retrovisor

Los referentes hitchcockianos de Bajo la misma piel están bien claros. Desde Vértigo (De entre los muertos) (1958) a La Ventana Indiscreta (1954). Por desgracia, los hermanos Krisel no tiene el talento que tenía el maestro del suspense, ni tampoco el de alguno de sus fieles seguidores como Brian De Palma. No hay un trabajo visual especialmente destacable, un sentido del suspense adecuado o una profundización malsana en la psique humana.

Todo lo contrario, la segunda mitad el film se embarra en una historia banal que no termina por decantarse entre el drama romántico y el thriller de acción. Se abandonan pronto las enseñanzas del bueno de Alfred y se opta por una narrativa aséptica. Su único interés pasa a ser descubrir en el reparto a Samara Weaving, Brian Cox o Udo Kier, todos en personajes absolutamente desaprovechados.

Bajo la misma piel
© Metalwork Pictures

Tras la revelación del misterio, la película se cae

Bajo la misma piel tiene un punto de partida que me resulta atractivo. Vemos al protagonista, Zach Avery, atormentado con su barba hipster, por un hecho trágico que no se nos explica bien, mientras camina por el romántico Pont Neuf de París. Luego, lo vemos asistir solo a sesiones de cine en una sala semi vacía, como las que nos prometen en la nueva normalidad. En la gran pantalla aparece una actriz que es físicamente idéntica a su ex novia asesinada. Solo cambia el color de su pelo, como en Vértigo.

No es muy original, pero ese toque cinéfilo me pone bastante y hubiera podido ser el inicio de una búsqueda intrigante para descubrir la verdad. Es lo que sucedía, en otra tesitura, en la genial Enemy (Denis Villeneuve, 2013), donde un hombre descubría un doppelgänger de sí mismo, también en una película. Mientras se mantiene el misterio de quién es esa chica y de si el cerebro del protagonista sufre algún tipo de alucinación paranoica, la película más o menos funciona.

Es cuando se produce la revelación, que además llega muy pronto, cuando el poder de sugestión de la película cae en el rotundo abismo de la apatía. Es poco imaginativa y está mal planteada. También extraña mucho el uso que hacen los directores de la elipsis, escamoteando deliberadamente información al espectador que sentirá que la historia avanza como un coche con el motor gripado.

Bajo la misma piel
© Metalwork Pictures

Conclusión de ‘Bajo la misma piel’

Bajo la misma piel es un thriller de suspense hitchcockiano que nunca termina de definirse ni como una película de suspense pura, ni como un drama romántico. Está escrita y dirigida por Colin Krisel y James Krisel, en la que significa su ópera prima.

Tras un inicio de aires cinéfilos que puede captar nuestra atención mitómana, se desmonta toda la construcción de la intriga cuando se desvela la verdad. A partir de ahí, se sumerge en una trama criminal con mafiosos de cartón piedra y secuencias de acción de lo más rutinarias.

Ni siquiera la desaprovechada presencia de rostros conocidos como los de Samara Weaving, Brian Cox o Udo Kier, logran hacer remontar una historia que puede servir como entretenimiento efímero, pero que se olvida en los propios créditos finales.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí