Hollywood es una miniserie creada por Ryan Murphy e Ian Brennan, responsables de series de éxito (juntos o separados) como American Horror Story, Glee, Scream Queens o Nip/Tuck, a golpe de bisturí. Ahora nos acercan al Hollywood clásico y buscan darle una vuelta de tuerca a la historia del cine, combinando ficción con personajes reales.

Está protagonizada por David Corenswet, Darren Criss, Patti LuPone, Jeremy Pope, Jim Parsons, Laura Harrier, Joe Mantello, Dylan McDermott, Jake Picking, Holland Taylor y Samara Weaving. La serie se ha estrenado en Netflix y está disponible desde el día 1 de mayo de 2020.



Hollywood

Crítica de ‘Hollywood’

Ficha Técnica

Título: Hollywood
Título original: Hollywood

Reparto:
David Corenswet (Jack Castello)
Darren Criss (Raymond Ainsley)
Laura Harrier (Camille)
Joe Mantello (Dick)
Dylan McDermott (Ernie)

Año: 2020
Duración: 44 min por capítulo apróx.
País: Estados Unidos
Creador: Ryan Murphy e Ian Brennan
Guion: Ryan Murphy, Ian Brennan, Reilly Smith, Hernando Bansuelo y Janet Mock
Fotografía: Simon Dennis y Blake McClure
Género: Drama
Distribuidora: Netflix

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Hollywood’

Sinopsis de ‘Hollywood’

Recién acabada la Segunda Guerra Mundial, un grupo de ambiciosos actores y cineastas intentan triunfar en Hollywood a cualquier precio. (NETFLIX).

Donde se puede ver la serie



Hollywood
Foto de Netflix

Érase una vez… un cuento sobre Hollywood

La serie Hollywood nos propone un viaje a los años 40, a la época dorada del cine. Lo hace reinventando parte de su historia y dándole una segunda oportunidad a algunas personas que fueron menospreciadas en su época, ya fuera por su raza o sexualidad. La idea me parece loable, aunque es menos original de lo que parece. Ya lo hizo Quentin Tarantino mucho mejor en Érase una vez… en Hollywood (2019), con un ejercicio de nostalgia que también se permitía el lujo de transformar, con la magia de una película, el cruel destino real que tuvo la actriz Sharon Tate.

En Hollywood tenemos una combinación de elementos y personajes reales que se mezclan con otros totalmente ficticios. No siempre se logra un equilibrio adecuado entre ambas partes, aunque hay que reconocer que estamos ante un producto bastante entretenido y de fácil digestión.

El problema más grande que le encuentro a la serie es su tono, es cambiante y desconcertante. Gran parte de la descripción psicológica de los personajes se basa únicamente en su condición sexual o en las perversiones que se derivan de ella. Es un retrato esquemático y superficial. Hay constantes chistes sobre penes, por ejemplo, sin venir a cuento. La narrativa se aleja del respetuoso acercamiento que realizó Tarantino y convierte muchas veces la nostalgia en simple parodia.

Foto de Netflix

Más sexo que cine

Se echa en falta en la serie Hollywood, un acercamiento más realista a la vida que había en los estudios de cine y al funcionamiento de la industria y de los rodajes. Al menos, yo como cinéfilo esperaba encontrar más de eso (por ejemplo, el rodaje de la película que centra el gran conflicto de la serie, se lo ventilan en apenas medio episodio).

A Ryan Murphy e Ian Brennan les interesa sacar a relucir otros aspectos más efectistas, convirtiendo a casi todos los personajes en depredadores sexuales. Ya sabemos que la industria del cine está ligada a los escándalos y que la gente con poder hace uso de su posición para aprovecharse de personas que buscan hacerse un hueco en el mundillo. Me parece necesario plantear y denunciar esas cuestiones para que no se sigan repitiendo, no han cambiado tanto la cosas desde entonces, pero no entiendo que se conviertan en el eje principal de una serie titulada Hollywood. Hay más sexo que cine, cuando debería haber sido al revés.

Hollywood
Foto de Netflix

Realidad vs. Ficción: Peg y su película

¿Qué hay de verdad en lo que nos cuenta Hollywood? Pues hay una extraña combinación entre hechos y personajes reales, otros totalmente ficcionados y otros reiventados para lograr alcanzar ese desenlace que parece más sacado de un cuento que de una película. En Hollywood aparecen estrellas como Rock Hudson, Vivien Leigh o Hattie McDaniel y otros personajes relevantes de la época que existieron, eso sí, no siempre con un retrato amable y, exceptuando el último caso, de forma bastante caricaturesca.

La historia de Peg Entwistle es cierta. Fue una actriz británica que a la edad de 24 años participó en la película Trece mujeres (George Archainbaud, 1932). Sus secuencias fueron eliminadas por considerar que tenían un subtexto de carácter lésbico, algo inaceptable para la época. Sumida en una depresión, se suicidó tirándose de lo alto de la letra H del famoso letrero del Monte Lee.

Sin embargo, no se hizo una película sobre ella. El personaje de Camille Washington (interpretada por Laura Harrier) es ficticio. Se inspira en las actrices Lena Horne y Dorothy Dandridge. Ninguna de ellas ganó el Oscar, pero la segunda sí logró protagonizar varias películas importantes como Carmen Jones (Otto Preminger, 1954), con la que logró una nominación. La estatuilla se la arrebató Grace Kelly por La angustia de vivir (George Seaton, 1954). Todo eso sucedió casi 20 años después de los hechos narrados en Hollywood.

Hollywood
Foto de Netflix

Realidad vs. Ficción: Los personajes

La historia que se cuenta en Hollywood sobre la actriz de ascendencia oriental Anna May Wong (interpretada por Michelle Krusiec), sí es cierta. Relegada a personajes secundarios por sus rasgos físicos, fue privada de participar en la película La buena tierra (Sidney Franklin, 1937), escogiendo para ese papel a Luise Rainer que se llevó el Oscar. También la historia sobre Hattie McDaniel, la oscarizada actriz secundaria de Lo que el viento se llevó (interpretada por Queen Latifah), tiene parte de verdad. La gala de los Oscar se celebraba en un hotel que tenía la política de no dejar entrar a personas de raza negra. Tuvo dificultades para acceder al edificio y finalmente fue ubicada en una mesa apartada del resto de nominados.

Henry Wilson (interpretado por Jim Parsons) fue un cazatalentos real que tenía un sofá en el despacho donde realizaba sus propios cástings… Fue representante de varias estrellas, también de Rock Hudson (interpretado por Jake Picking), al que en Hollywood se le modifica bastante su personalidad. Ernie (interpretado por Dylan McDermott) está inspirado en Scotty Bowers, apodado Mr. Sex, que también tenía una estación de servicio que utilizaba como tapadera para ofrecer servicios sexuales a conocidas estrellas de Hollywood. El resto de personajes principales son casi todos ficticios como Jack Castello (interpretado por David Corenswet), Raymond Ainsley (interpretado por Darren Criss) o Archie Coleman (interpretado por Jeremy Pope).

Hollywood
Foto de Netflix

Listado de episodios

Hollywood es una miniserie que está compuesta por 7 episodios que oscilan entre los 45 y 58 minutos.

Conclusión

Hollywood es una miniserie creada por Ryan Murphy e Ian Brennan, responsables de series de éxito (juntos o separados) como American Horror Story, Glee, Scream Queens o Nip/Tuck, a golpe de bisturí. Se compone de 7 episodios con una duración que oscila entre los 45-58 minutos. Perfectamente podría haber durado más, ya que en la parte final se nota una precipitación innecesaria de los acontecimientos.

Hollywood nos propone un recorrido por la época dorada de la meca del cine, pero en un universo alternativo donde se combinan personajes reales con otros completamente ficticios. Es un ejercicio entre lo nostálgico y lo paródico que ofrece una segunda oportunidad a personas que no la tuvieron en la vida real. La idea funciona mejor sobre el papel y se queda muy atrás si la comparamos con lo que recientemente hizo Quentin Tarantino en Érase una vez… en Hollywood (2019).

Hollywood tiene un trabajo de ambientación impecable. La puesta en escena es resultona y tiene un reparto muy ajustado para lo que requiere, donde destaca gente como Dylan McDermott, Holland Taylor, Patti LuPone, Jim Parsons o Joe Mantello. Lo mejor que se puede decir de ella, es que resulta entretenida y se ve con facilidad. Sin embargo, pierde la oportunidad de adentrarse en un mundo fascinante y en una manera de hacer cine distinta a la actual. Su reivindicación altamente discursiva sobre la libertad sexual, así como sobre la igualdad racial o de género, acaba diluida en un contexto que escoge centrarse en los aspectos más morbosos y efectistas.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí