Blanco de verano (2020) es la primera película del director mexicano Rodrigo Ruiz Patterson. Ya ha sido presentada en los Festivales de Sundance, Morelia y Málaga.

La película cuenta la historia de Rodrigo, un adolescente, hijo único muy unido a su madre, Valeria, abandonada por su marido. Tiempo después ella conoce a Fernando, comenzando una relación de amistad que, luego, acaba convirtiéndose en su pareja.

La evolución del cambiante comportamiento de Rodrigo, según avanza la nueva relación de pareja de su madre, es el tema fundamental, que se desarrolla en el largometraje.



Blanco de verano

Crítica de ‘Blanco de verano’

Ficha Técnica

Título: Blanco de verano
Título original: Blanco de verano

Reparto:
Adrián Rossi (Rodrigo)
Sophie Alexander-Katz (Valeria)
Fabián Corres (Fernando)

Año: 2020
Duración: 85 min
País: México
Dirección: Rodrigo Ruiz Patterson
Guion: Raúl Sebastián Quintanilla y Rodrigo Ruiz Patterson
Fotografía: Sarasvati Herrera
Género: Drama
Producción: Centro de Capacitación Cinematográfica y FOPROCINE

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Blanco de verano’

Sinopsis de ‘Blanco de verano’

Blanco de verano nos presenta a Rodrigo, un adolescente solitario. Es el rey de la vida de su madre. Todo cambia cuando ella lleva a vivir a su nuevo novio a su pequeña casa en las afueras de Ciudad de México. Rodrigo se debate entre aceptar a la nueva familia o recuperar su trono, aunque sea a costa de la felicidad de quien más quiere. (FESTIVAL DE MÁLAGA).

Premios

  • Festival de Sundance: Sección oficial películas internacionales a concurso. 2020
  • Festival de Málaga: Mejor film iberoamericano, Guion y Actor sec. (Corres). 2020


Blanco de verano
Foto de Centro de Capacitación Cinematográfica y FOPROCINE

Simbiosis entre Rodrigo y Valeria

En las afueras de la superpoblada e inmensa ciudad de México D.F., vive Valeria con su único hijo ya adolescente Rodrigo. Hace algún tiempo fueron abandonados por la pareja de Valeria y viven muy apegados emocionalmente.

La relación cuasi simbiótica, que describe el guión elaborado por el director y por Raúl Sebastián Quintanilla, nos retrata al solitario adolescente, teniendo una buena relación con su madre.

Rodrigo Ruiz Patterson, tras estudiar en el Centro de Capacitación Cinematográfica, realizó cortometrajes desde 2013 hasta 2019. El año pasado filma su primer documental y en 2020 su primera película Blanco de verano (Summer White) proyectada en la Sección Oficial del pasado 23º Festival de Málaga.

Durante la primera parte de la acción no hay grandes acontecimientos ni problemas en la relación entre madre e hijo, sólo se percibe una soledad no deseada por Valeria. Algunos pequeños detalles de la trama apuntan a la conflictiva relación con su anterior pareja y padre de Rodrigo. Ella trata de paliar su sentimiento de soledad afectiva volcada en el trabajo y en su hijo que, aunque solitario, no es problemático.

La fotografía realista y sencilla de María Sarasvati Herrera se centra en encuadrarnos sus vidas rutinarias en una vivienda modesta en uno de los barrios del extrarradio de la gran metrópolis. Poco más muestra para así recalcar la relación cerrada entre madre e hijo. Algunas secuencias se centran en describir el juego solitario, o la ausencia de amistades de Rodrigo, para ilustrar sobre su mundo personal.

Summer White
Foto de Centro de Capacitación Cinematográfica y FOPROCINE

La relación entre Rodrigo y Fernando

Un día la madre conoce a Fernando, con quién empieza a simpatizar y se siente a gusto hablando. Se ven varias veces de manera informal hasta que la relación afectiva crece y se va consolidando. Finalmente, un día, Valeria invita a su nueva pareja a ir a su casa. Allí le presenta a su hijo, mostrándose entre ambos una buena acogida inicial.

Poco a poco la nueva pareja acude con más frecuencia a la casa a invitación de Valeria. Esto sigue siendo aceptado por el solitario adolescente. La buena actitud de Fernando hacia el chico facilita la relación venciendo algunas, en ocasiones, desconfianzas de Rodrigo. El buen guion de Blanco de verano desarrolla la dinámica de la evolución de su comunicación secuencialmente.

Los planos muestran a Rodrigo con una asistencia y participación pasiva en su centro escolar y sus distracciones en solitario en solares vacíos cercanos a su casa. Paralelamente, la narración va dando más peso a la relación creciente de la nueva pareja. Completa la visión las interacciones de los tres comiendo o realizando otras actividades cotidianas en la vivienda.

En su afán de implicarse para ganarse el afecto del adolescente, Fernando se ofrece a enseñarle a manejar (conducir) su propio coche. Al chico le gusta esta propuesta al hacerle sentirse más adulto, siguiendo las clases prácticas durante algunos días.

Algunos contratiempos en la conducción acaban en discusiones acaloradas por el carácter reactivo irascible del adolescente. Con mucha empatía y paciencia, Fernando trata de reconducir la situación para evitar más conflictos ante la rivalidad larvada del chico.

Blanco de verano
Foto de Centro de Capacitación Cinematográfica y FOPROCINE

Un drama familiar en ascenso

A medida que Blanco de verano continúa, el acertado guión va sacando a la superficie la ambivalencia del adolescente que fluctúa entre la buena relación y la conflictividad. La madre se mantiene entre ambos, tratando de ser equidistante para que no se deteriore la relación emocional triangular. Fernando desarrolla una gran paciencia propia del Santo Job hasta extremos casi heroicos.

La dosificación de la trama va haciendo cada vez más visibles los encontronazos del absorbente adolescente, que acrecienta sus celos con la nueva pareja de su madre. Un buen estudio psicológico de los personajes, que refleja la situación compleja de la nueva familia.

Este tipo de conflictos son cada vez más frecuente en las actuales nuevas familias reconstituidas en las sociedades occidentales. El núcleo descriptivo es el mismo, ya ocurra en México D. F., Madrid, París o cualquier otra ciudad, más o menos grande.

Conforme el largometraje desarrolla la segunda parte y avanza hacia el final, los comportamientos del adolescente se vuelven cada vez más conflictivos, subiendo el tono dramático de la película con acontecimientos más violentos hasta un final bien resuelto. El riesgo de fallar en el cierre de la película es bien solventado por el director.

Un acertado guión complementado con correctas interpretaciones a cargo del reducido reparto principal con Sophie Alexander-Katz (Valeria), actriz de teatro, cine y televisión, Fabián Corres (Fernando), actor y director de series. Además de Adrián Rossi (Rodrigo).

En el 23.º Festival de Málaga a Blanco de verano le fueron concedidos la Biznaga de Oro a la Mejor Película Iberoamericana, la Biznaga de Plata al Mejor Guión así como la Biznaga de Plata al Mejor Actor de Reparto para Fabián Corres.

Blanco de verano
Foto de Centro de Capacitación Cinematográfica y FOPROCINE

Conclusión

Sin duda, estamos ante una gran obra dramática del debutante director mexicano Rodrigo Ruiz Patterson. Con un excelente guión y buena dirección actoral que completa la gran interpretación de Fabián  Corres (Fernando). Largometraje que ha sido justo merecedor del premio a la mejor película iberoamericana y al mejor guion.

Blanco de verano es una película de corte psicológico que deposita su gran peso dramático en el triángulo familiar, con un adolescente de 14 años que trata de boicotear la nueva pareja de su madre. Su acentuado egocentrismo pugna por todos los medios para recuperar la centralidad en el afecto de su madre.

El abordaje de este caso, cada vez más corriente en la vida real, es bien plasmado por el guión escrito magistralmente por el propio director y por Raúl Sebastián Quintanilla.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí