Magnífico estreno de la obra Blanco Weiss en el Teatro Echegaray de Málaga. De la sugestiva pluma de Herminia Luque y la espléndida dirección de Toñi Martín, surge esta hermosa pieza teatral. Interesante por tratarse sobre la corta vida llena de obstáculos de Rosario Weiss Zorrilla, ahijada del célebre pintor Goya.

La sencilla pero cuidadosa puesta en escena, junto a una extraordinaria interpretación de Anaïs Bleda, dan como resultado una auténtica delicia para el espectador.

No solamente atrae la desconocida biografía de la joven pintora, sino la manera de transmitirla. Un largo y preciso monólogo, que en ningún momento resulta pesado o aburrido. Destaca además, la permanente pero discreta participación de otros personajes fundamentales.

Por un lado se trata de “Amargor“, metafóricamente su otro “yo” en forma de serpiente que la acompaña desde el infierno. Por otro, el “Médico“, símbolo de la poderosa presencia masculina del tiempo en que le tocó vivir.



Blanco Weiss

Crítica de ‘Blanco Weiss’

Ficha Técnica

Título: Blanco Weiss
Título original: Blanco Weiss

Reparto:
Anais Bleda (Rosario)
Irene Márquez (Amargor)
Manuel Pró (Médico)

Duración: 100 min. apróx.
Dirección: Toñi Martín
Dramaturgia: Herminia Luque
Diseño de iluminación: Pilar Velasco
Diseño de escenografía y vestuario: 
Isabel Alba
Coreografías:
Ximena Carnevale
Composición de banda sonora: 
Carmen García Jara
Asistencia de dirección: 
María Elena Sivera
Fotos agradecimiento:
Museo Carmen Thyssen
Producción: Factoría Echegaray

Tráiler de ‘Blanco Weiss’

Sinopsis de ‘Blanco Weiss’

Blanco Weiss trata la accidentada vida y prematura muerte de Rosario Weiss Zorrilla, ahijada de Goya, pintora del siglo XIX y maestra de dibujo de la reina niña Isabel II. Rosario Weiss -fallecida ya- y Amargor, la mujer serpiente traída consigo desde los infiernos, hacen una visita al médico de la familia real, que tiene que redactar el acta de defunción de Rosario. Amargor y Rosario son la partitura de lo femenino. Pero también de lo femenino roto. Juntas son la geometría del desequilibrio en la asimetría del espacio. El médico es la molicie de la corte y a la vez la presencia siniestra y tiránica de los poderosos. Los tres conforman una tríada en conflicto continuo, en el que las asimétricas relaciones hombre-mujer y las encarnizadas luchas políticas de nuestra historia más reciente extienden sus ecos hasta la actualidad. (TEATRO ECHEGARAY).



Blanco Weiss
Foto de Teatro Echegaray

Sensibilidad y tesón

La misógina sociedad en aquella época, primera mitad del siglo XIX, causó numerosos obstáculos a la joven e ilusionada pintora. Desde su más tierna infancia contó con la maestría y enseñanzas de Francisco de Goya, durante su estancia en Burdeos.

Hija del ama de llaves del ya anciano genio, una mujer de fuerte carácter y con ideas liberales, contrarias al déspota rey Fernando VII. Le enseñó a ser una mujer independiente, a valerse por sí misma, aunque se le fuera la vida en ello.

De manera casual, la niña “Weiss” va a ser testigo de las relaciones carnales que mantenían su madre y el pintor. Por ello será llamada “hija bastarda“, habladurías y murmuraciones que le van a hacer mucho daño.

Fuera cierto o no, tras la muerte de Goya, quien no les dejó absolutamente nada de herencia, tuvieron que regresar a Madrid. Cuando también había fallecido el rey. Los obstáculos continuaron, esta vez en forma de penurias y hambre.

Teatro Echegaray
Foto de Teatro Echegaray

La difícil condición de ser mujer

Pero la entusiasta joven, obstinada, comenzó a participar de manera activa y habitual en el “Liceo Artístico y Literario de Madrid“. Dedicándose a dibujar litografías y miniaturas para la burguesía liberal. Allí conocería a la entonces bella y admirada novelista nacida en Cuba: Gertrudis Gómez de Avellaneda.

El ambiente de suficiencia, paternalista y machista, rodeaba todo lo que hiciera. Mientras otros medraban y sus obras eran muy bien remuneradas, a ella la “honrarían” con el título de “Académica de mérito por la pintura“.

Sin embargo, el peor obstáculo al que tendría que hacer frente, el que sería causa de su prematura muerte, llegaría poco después.

En 1842 fue nombrada “Maestro de dibujo” de la reina, una niña entonces, Isabel II, y de su hermana, la infanta Luisa Fernanda. Para conseguir aquel importante puesto, tuvo que acceder a la petición del hombre encargado en elegir al idóneo para aquel trabajo. Decisión nefasta, pero en aquel momento necesaria.

Tras el repaso de toda su breve pero intensa vida, volviendo fugazmente del otro mundo, se va a lamentar del poco tiempo que tuvo para desarrollar su talento.

¿Qué hubiera podido llegar a ser? ¿Qué hubiera conseguido a lo largo de la evolución que todo artista experimenta con el tiempo? ¿Hubiera conocido el amor?

Teatro Echegaray
Foto de Teatro Echegaray

Conociendo a los intérpretes

Anaïs Bleda” es decir Rosario Weiss, es una joven malagueña, tremendamente preparada, no sólo en interpretación, sino también en bellas artes, música y danza. En este seductor personaje, por su arduo e ignoto pasado, demuestra su gran capacidad para transmitir emoción al espectador. Su monólogo, de unos noventa minutos de duración, está provisto de numerosas inflexiones de voz. Desde dulces e ingenuas, hasta firmes y desgarradoras, todas ellas haciendo captar la atención en todo momento.

Sin duda una buena elección de la directora, quien la escogió entre casi doscientos aspirantes. Esto dice mucho a favor de la premiada en numerosas ocasiones Toñi Martín. Licenciada en Filología Hispánica por la Facultad de Filosofía y Letras de Málaga. Licenciada en Arte dramático, especializada en Dirección Escénica y licenciada en Comunicación Audiovisual. Un completísimo “Curriculum” para obtener muchos éxitos, como éste último con Blanco Weiss.

Como también lo ha sido con Irene Márquez en su papel de Amargor, sugerente nombre para mucho más que un personaje. Se trata de una metáfora, en realidad, del lado oscuro de la vida. De la parte de la personalidad que todos tenemos y tratamos de ocultar. Sus Grandes dotes de bailarina, con su esbelta figura, no podían ser más idóneas para realizar el contoneo de una serpiente. La serpiente es el “perro” de los muertos, el animal más apropiado de compañía.

La figura masculina, testigo y causa de todos los infortunios de la protagonista, es a su vez apropiadamente expresado por Manuel Pró. Su inesperado desnudo integral al final de la obra, además de acertado y oportuno, es un tributo a la “Mujer” de otros tiempos. Cuando únicamente su cuerpo era considerado indiscutible “objeto de deseo”.

Por último, pero no menos importante, la increíble pluma de Herminia Luque. Nacida en Granada, licenciada en Geografía e Historia y docente en un instituto. Autora de varias antologías poéticas y novelas, ganadora de varios premios en Cádiz, Málaga y Barcelona. Es especialista en crear y desarrollar personajes con voz propia.

Blanco Weiss
Foto de Teatro Echegaray

Conclusión

Blanco Weiss es una deliciosa obra de teatro, donde no sólo los personajes son fundamentales, así mismo la forma de transmitir los muchos obstáculos de la protagonista Rosario Weiss.

Esta “peculiar” forma, denominada “Teatro de sombras” o “Sombras chinescas”, constituye una romántica manera de introducir a otros personajes. Llegaría a la Península Ibérica a principios del siglo XIX y sería admirado tanto por el pueblo llano como por la aristocracia. El propio Goya se sintió muy atraído, inspirando en él algunas de sus composiciones.

De cualquier manera, si este tipo de “imágenes” ha sido o no elegido a propósito debido al interés del pintor, lo cierto es que no podía ser más acertado.

Resumiendo, muy recomendable por ser entretenida, emotiva y didáctica. Una agradable manera de presentar a un personaje no muy reconocido en la historia de la pintura en España. Un canto a la tenacidad y fortaleza de otras muchas mujeres que se han visto ocultas en sus diversas actividades.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí