Woody Allen dirigió y escribió Blue Jasmine, estrenada en España el pasado 15 de noviembre de 2013. La cinta fue protagonizada por Cate Blanchett, Alec Baldwin, Bobby Cannavale y Sally Hawkins, entre otros. El film se alzó en los Premios Óscar con el premio a la mejor actriz protagonista para Blanchett y estuvo nominado a mejor actriz de reparto y a mejor guion.

En los Globos de Oro también se galardonó a Blanchett a la mejor actriz protagonista de drama y se nominó a Hawkins a mejor actriz de reparto. Sin duda, la mayor agasajada fue Blanchett con multitud de premios que ganó, incluyendo el BAFTA, el Screen Actors Guild Awards y el Film Independent Spirit Awards.



Blue Jasmine

 

Crítica de ‘Blue Jasmine’

Ficha Técnica

Título: Blue Jasmine
Título original: Blue Jasmine

Reparto:
Cate Blanchett (Jasmine)
Alec Baldwin (Hal)
Sally Hawkins (Ginger)
Bobby Cannavale (Chili)
Peter Sarsgaard (Dwight)

Año: 2013
Duración: 98 min
País: Estados Unidos
Director: Woody Allen
Guion: Woody Allen
Fotografía: Javier Aguirresarobe
Música: Varios
Género: Comedia
Distribuidora: Warner Bros. Pictures

Filmaffinity

IMDb

Tráiler de ‘Blue Jasmine’

 

Sinopsis de ‘Blue Jasmine’

Blue Jasmine nos presenta a Jasmine, una mujer rica y glamourosa de la alta sociedad neoyorquina, que se encuentra de repente sin dinero y sin casa. Decide entonces mudarse a San Francisco a vivir con su hermana Ginger, una mujer de clase trabajadora que vive con su novio en un pequeño apartamento. Jasmine, que atraviesa el momento más crítico de su vida, se dedica a tomar antidepresivos y a recordar su antigua vida en Manhattan. (FILMAFFINITY).

Premios

  • Premios Óscar. 1 premio: mejor actriz protagonista (Cate Blanchett) y 2 nominaciones: mejor actriz de reparto y mejor guion original. 2014.
  • Premios BAFTA. 1 premio: mejor actriz principal (Cate Blanchett) y 2 nominaciones: mejor actriz de reparto y mejor guion original. 2014.
  • Globos de Oro. 1 premio: mejor actriz principal de drama y 1 nominación: mejor actriz de reparto. 2014.
  • Premios Screen Actors Guild: mejor actriz protagonista. Cate Blanchett. 2014.
  • David de Donatello: nominada a mejor película extranjera. 2014.
  • Premios César: nominada a mejor película extranjera. 2014.

Donde puedo ver la película



Blue Jasmine
Foto de Warner Bros. Pictures

La pomposidad del desastre

Woody Allen no fallaba a su cita anual de 2013 con Blue Jasmine, un film que narra la caída a los infiernos de una socialité de Park Avenue. El guionista trae una historia llena de comicidad inteligente, sin dejar de lado la excentricidad que acompañan a sus personajes más extravagantes. Además, se formula un relato lleno de irreverencia, que consigue provocar las carcajadas en el espectador. Desde el primer momento se percibe ese sello tan único del director neoyorquino, esa forma de exponer las vísceras de personajes tan esperpénticos y obsesivos. Por otro lado, realiza una observación de los estilos de vida y la repercusión de la caída de un estatus social elevado. Sin embargo, Allen ofrece un giro de guion que se aleja de esta motivación externa y hace que todavía se vea una implicación emocional excelsa.

La concepción del propio personaje de Jasmine es excelente. Paradójicamente, para el espectador no es complicado conectar con él y evoluciona de tal forma que se une a una familiaridad caótica que fascina. Por lo tanto, se puede disfrutar de un retrato coherente, lleno de histrionismo e histeria, pero siguiendo una estructura verosímil. Por otra parte, la némesis de Jasmine es su propia hermana, Ginger. No obstante, según se entrelazan sus historias, hay unos matices sentimentales y con cierta profundidad que se distancian del estereotipo de la lucha de clases. Por lo que, terminan desencadenando una secuencia de relatos en paralelo que son tan certeros y creíbles como la propia vida. No es extraño que Allen realice un puzzle complejo, pero sin buscar el enrevesado innecesario. Una muestra más de la capacidad del guionista de fabricar historias, aparentemente sencillas, en las que subyace un mensaje reflexivo y completo.

Foto de Warner Bros. Pictures

El talento inagotable de Blanchett

El alma de Blue Jasmine es, sin duda, Cate Blanchett. Es inimaginable otra actriz que hubiera encarnado a Jasmine con la maestría con la que lo realiza. En primer lugar, la australiana muestra una versatilidad en escena, pudiendo navegar entre dos estilos de energía muy diferentes. Por un lado, da esa teatralidad fatal dramática, con unos puntos de comedia disparatada y socarrona y por otro, es coherente con la elegancia y la suntuosidad que envuelve la personalidad de su personaje. Además, es todo un gozo ver la ruptura con la realidad en su interpretación, lo que evoca a un carácter intenso, que deja en alto nivel su trabajo actoral. Blanchett comprende el mundo de Allen a la perfección y muestra de ello es haber resuelto con una excelencia interpretativa este film.

Después, la otra gran protagonista es Sally Hawkins. La actriz concibe a su personaje desde un prisma muy diferente al que ofrece Blanchett, pero sirve para equilibrar toda la potencia que hay en escena. Sin embargo, se pueden ver esas pinceladas de peculiaridad en su personaje, haciendo que Hawkins las canalice desde una interpretación orgánica y alejada de cualquier atisbo de superficialidad. Por otro lado, aplaudir la labor de Bobby Cannavale y Alec Baldwin. Por su parte, Baldwin ofrece una participación que se desarrolla de una forma más pausada, pero sin perder ese carisma que combina a la perfección con Blanchett. Luego, Cannavale está excelente en varias secuencias, siendo burlón e impredecible, pero, en algunos momentos, no termina de hacerlo con una naturalidad innata y desconecta de la fluidez del resto del reparto.

Foto de Warner Bros. Pictures

La rapidez cinematográfica

En el cine de Woody Allen hay grandes obras como “Medianoche en París” o “Annie Hall”, aunque también ha tenido resultados menos positivos como la infame “Vicky Cristina Barcelona”. Uno de los principales motivos que separan unas de otras es la calidad técnica y es que Allen es un soberbio escritor de guiones, pero no siempre sabe llevarlo a nivel visual. Por suerte, en Blue Jasmine ha sabido encontrar el equilibrio y aunque no ofrece un experimento creativo rompedor, se mantiene en connotación con el espíritu del realizador. Por lo cual, se puede ver ese cuidado por los exteriores y la importancia de situar al espectador en el espacio. Al mismo tiempo, ofrece una dirección fotográfica interesante, que destaca por la combinación con el resto de elementos técnicos y no por sí sola.

Por otro lado, el montaje es una maravilla, siguiendo un ritmo frenético que no decae, pero tampoco se atraganta. De esta forma, sabe ofrecer el dinamismo que está plasmado en el guion, pero sin abusar de la vertiginosidad del relato. Luego, hay que destacar la banda sonora, uno de los elementos fundamentales en la filmografía de Allen. En este caso, vuelve a ser un acompañante perfecto para el público y, además, se combina a la perfección con la imagen. Sirve de punto de unión y ofrece una combinación audiovisual excelente. Asimismo, la elección de los colores hace que se evoque a esa frialdad impostada de la denominada alta cultura, sin dejar los colores más cálidos en la bajada a la tierra. Por último, destacar la elección de la dirección artística, ya que esos parajes, tanto de exteriores como de interior, narran en sí mismos la esencia intrínseca del film.

Blue Jasmine
Foto de Warner Bros. Pictures

Conclusión

Blue Jasmine es un film que tiene todos los elementos positivos del cine de Woody Allen. Por lo cual, entrega una historia en la que se crea un puzzle complejo emocional, en el que no faltan histrionismo, obsesión y ese atisbo de humor irreverente. Además, sabe controlarlo y ofrece un relato coherente e interesante. Por otro lado, Cate Blanchett es un diamante, que brilla por sí solo y eleva la calidad del film a grandes niveles. Vuelve a demostrar porque es una de las mejores actrices de todos los tiempos.

A nivel técnico, hay un montaje rápido que sabe combinarse con una buena dirección fotográfica y artística, que utiliza la banda sonora como perfecto punto de engranaje. Una bajada a los infiernos llena de comicidad e inteligencia, que permite al espectador conectar con la historia. La romantización del dramatismo intenso y formidable sin dejar ese atisbo de picaresca necesaria.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí