Vía Muerta Teatro representa Casi protagonista, obra teatral escrita por Luis García-Ferreras, dirigida por él y Mónica García-Ferreras. Además, cuenta con Pablo Remiseiro y Mónica García-Ferreras como protagonistas. Asimismo, Nora Lubetzky se encarga del vestuario, mientras que David Moreno realiza la fotografía. Este proyecto busca reivindicar la imagen de los actores, fuera del foco público y mediático. Se puede disfrutar en SOJO Laboratorio teatral los viernes a las 19:30 horas, hasta el 27 de mayo.



Casi protagonista

Crítica de 'Casi protagonista'

Ficha Técnica

Título: Casi protagonista
Título original: Casi protagonista

Reparto:
Pablo Remiseiro
Mónica García-Ferreras

Duración: 60 min. apróx.
Dirección: Luis García-Ferreras y Mónica Garcia-Ferreras
Dramaturgia: Luis García-Ferreras
Compañía: Vía Muerta Teatro
Vestuario:
Nora Lubetzky
Fotografía:
David Moreno
Producción: Vía Muerta Teatro
y La Mitocondria Films

Tráiler de 'Casi protagonista'

Sinopsis de 'Casi protagonista'

Casi protagonista nos presenta a Julia Arranz que es una actriz en horas bajas que mantiene una pelea constante con su representante para que le consiga papeles protagonistas. La visita de un extraño vendedor a domicilio le demostrará que a veces es mejor encarnar a un personaje secundario... (SOJO LABORATORIO TEATRAL). 



Casi protagonista
Foto de Vía Muerta Teatro y La Mitocondria Films

Ilusiones de artistas

Luis García-Ferreras realiza una auténtica carta de amor a la profesión artística, pero yendo más allá de la imagen de las alfombras rojas, los photocalls o los premios. Detrás de esa imagen mediática, se sostiene la lucha valiente de un colectivo de artistas que persigue su sueño de desde una visión menos mediática. Por tanto, Casi protagonista debate en torno al reconocimiento asociado a la visibilidad frente a la calidad actoral real. Asimismo, se dibuja una comedia simpática donde hay esa crítica social, pero también dejan salir distintos elementos más cercanos al puro humor comercial. Por lo cual, hay ese punto ácido, frente a una diversión más accesible para todos los públicos. En ese sentido, puede que haya un equilibrio menos regular, que influye directamente en el resultado de la propia pieza teatral.

Por un lado, el contexto en el que se mueven ambos personajes se encuentra bien planteado, lo que permite que los espectadores puedan empatizar con sus sueños, sus ilusiones y sus imperfecciones hilarantes. En este parte es donde se encuentra realmente la fuerza del texto, además de otorgar algunos momentos mágicos que provocan las risas entre los asistentes. Sin embargo, por el otro, esa mezcla con la parodia telenovelesca se convierte en un aspecto que se vuelve reiterativo por convertirse en una de las columnas vertebrales del montaje. En consecuencia, opaca, en cierta manera, la brillantez de la parte más humana del montaje. Pese a ello, la sensación que impera de forma global es de liviandad, ligereza y familiaridad. Un feel-good desde la humildad, que, indudablemente, es una de las mejores bazas de la dramaturgia.

SOJO Laboratorio Teatral
Foto de Vía Muerta Teatro y La Mitocondria Films

Ella conoce a él

La dupla formada por Mónica García-Ferreras y Pablo Remiseiro son los protagonistas de Casi protagonista. En primer lugar, Mónica García-Ferreras comprende desde el primer momento lo que se desea ver a través de su personaje. Por una parte, ese histrionismo propio de las divas en decadencia, con ese espíritu altanero que llega a la caricatura, pero de una manera muy bien ejecutada. Por ello, su entrega ante la fascinación de lo hilarante e irreverente, hace que se disfrute todo el tiempo de su labor sobre las tablas. Además, no se limita a jugar en ese arquetipo divertido, sino que también le da la suficiente verdad para que se sienta el cariño con el que envuelve a su personaje. De esta manera, se aleja de ser solo un divertimento, para otorgarle unas aristas que se disfrutan dentro de su labor artística.

Después, Pablo Remiseiro se convierte en un acompañante que contrasta con la potencia de actriz. Así, aborda su papel desde una templanza costumbrista, donde se ve una energía más tranquila, cómoda. También hay que valorar la ilusión que transmite a través de su mirada, donde se ve el disfrute que halla en su personaje. La química que presenta junto a su compañera también es de valorar, se ve la confianza entre los dos y eso hace que su trabajo en conjunto tome mayor contundencia. Sin embargo, dentro de ese carácter relajado, hay partes en las que se puede demandar mayor garra para poder impresionar a los espectadores. Por ende, hay momentos en los que se espera algo más, una pizca de vigorosidad que le daría un toque más contundente en su trabajo individual.

SOJO Laboratorio Teatral
Foto de Vía Muerta Teatro y La Mitocondria Films

Cotidianidad 

Una de las razones por las que hay que aplaudir Casi protagonista es la honestidad con la que aborda su sello de identidad desde el principio. Con lo cual, su puesta en escena sigue una personalidad acorde a ese espíritu de la batalla de los artistas que se dejan la piel sin necesidad del foco mediático. Por ello, su escenografía recuerda a cientos de hogares que podrían acoger a cualquier artista de a pie. De esta manera, hace que la cotidianidad se instale desde el primer momento. Por otra parte, se añaden elementos que, aunque podrían afinarse, resultan simpáticos. No obstante, hay que aceptar que no sacan partido del todo a ese minimalismo, lo que hace que caiga en algún momento en el amateurismo excesivo. Sin embargo, al ser una obra que aborda esa temática, termina por ser un paradoja estilística que encaja perfectamente.

Uno de los géneros por los que se presenta es el musical, lo que conlleva que plantee escenas que evoquen a dicho tipo de teatro. El problema es que estas piezas musicales se encuentran en un nivel algo irregular, donde la conjunción de voces y músicas no llegan a emocionar. Sí llegan a divertir, pero la técnica tampoco brilla todo lo que pudiera. Lo mismo sucede con la coreografía, la cual se mueve más en disfrutar del momento. Así contrasta con el diseño de iluminación, el cual sí se aprecia la estética y la intención que se quiere dar con ello. A pesar de sus flaquezas, el resultado es notable, hace pasar buenos momentos a sus espectadores y crea un ritmo ligero y disfrutable. Por ende, el montaje logra su cometido y se valora que sean capaces de resolver con los elementos que cuentan.

Casi protagonista
Foto de Vía Muerta Teatro y La Mitocondria Films

Conclusión

Casi protagonista es una comedia desenfadada que se reviste de carta de amor a la profesión. Ahí es donde logra su fuerte, al crear no solo ternura y diversión, sino también esa reivindicación a través del arte de aquello que no está en el foco público. Después, Mónica García-Ferreras realiza una labor estupenda, acompañada de un tranquilo Pablo Remiseiro, entre los dos fluye una confianza palpable. Por otro lado, la puesta en escena gana en la cotidianidad que irradia, pero abusa de cierto amateurismo, sobre todo en la parte musical. A pesar de ello, el conglomerado deja buen sabor de boca. La batalla de ser actor toma lugar en una comedia musical ligera y con un toque cercano y familiar.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

CINEMAGAVIA
7,3 / 10
73 %
Artículo anterior"Pagan Peak", llega a la temporada 2 para atrapar a un nuevo asesino
Artículo siguiente"El limpiaparabrisas": La definición del amor
Subdirector de Cinemagavia. Comunicólogo audiovisual por la UCM y Máster en Comunicación en la Red por la UNED. Miembro de EGEDA (Premios Forqué) y técnico audiovisual en Ricoh. Sueño con ver mis obras y películas acompañadas de un público emocionado. Como diría Elizabeth Taylor: "Las ideas mueven el mundo sólo si antes se han transformado en sentimientos".
casi-protagonista-critica-teatroUna comedia desenfadada que se reviste de carta de amor a la profesión. Ahí es donde logra su fuerte, al crear no solo ternura y diversión, sino también esa reivindicación a través del arte de aquello que no está en el foco público. Después, Mónica García-Ferreras realiza una labor estupenda, acompañada de un tranquilo Pablo Remiseiro. Por otro lado, la puesta en escena gana en la cotidianidad que irradia, pero abusa de cierto amateurismo, sobre todo en la parte musical. A pesar de ello, el conglomerado deja buen sabor de boca. La batalla de ser actor toma lugar en una comedia musical ligera y con un toque cercano y familiar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí