Chema Coloma es un actor y director teatral, licenciado en interpretación por la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid. Su trabajo interpretativo se remonta a más de 15 años de profesión con obras teatrales reconocidas como son: «La Gaviota», «La extraña pareja» o «La leyenda del unicornio». También ha dirigido proyectos como «Inauguración. Václav Hável»  o «La estética de las cosas». En televisión le hemos podido ver en «Centro médico» o «Acacias 38», mientras que en cine ha protagonizado films como «De la piel del diablo» o «La noche al revés». En la actualidad, podemos verle en las obras: Wake Up, Woman y Acreedores.

En Cinemagavia hemos tenido la oportunidad de entrevistarle con motivo de la clausura de Acreedores en el Teatro Lara el pasado 19 de octubre. Además, vuelve el 30 de octubre «Wake Up, Woman» en el teatro NueveNorte. Nos cuenta cómo vivió la intensa obra de August Stindberg, reflexiona sobre la violencia de género con Wake Up, Woman y explica la responsabilidad social que tienen los actores. También nos confiesa sus próximos proyectos y las obras que le gustaría protagonizar.

Entrevista a Chema Coloma

Chema Coloma
Foto de Marieta Manager

Diego Da Costa/Cinemagavia: ¿Cómo llegaste a Acreedores

Chema Coloma: Ya había trabajado con Calibán y con Andrés en «El Grito de Campanilla» y «La Extraña Pareja». De pronto, Andrés me pasa un texto de Strindberg para que lo lea.

D.D./CG: ¿Sabías algo ya de Strindberg o de su obra antes de hacer Acreedores

C.C.: Estudiando arte dramático, recuerdo una escena que me dejó fascinado de «El Pelícano». Ya en un ensayo pude percibir esas relaciones “enfermas”. En este caso de una madre y sus hijos. Esa retorcida, pero a la vez tan veraz, realidad.

D.D./CG: ¿Qué es lo más complicado a nivel psicológico al interpretar a tu personaje? 

C.C.: Strindberg tiene tantos planos. Es tan real, que te ves como ser humano reflejado en muchos aspectos de tu personaje y en el de tus compañeros. En el caso de Adolf, lo más complicado fue encontrar ese equilibrio ante alguien que es vapuleado, pero al mismo tiempo, lucha con la misma fuerza que sus “contrincantes” Gustav y Tekla.

Por otro lado, la función solo iba a funcionar trabajando lo tres personajes juntos. Eso hace poner tu ego a un lado, y ser generoso siempre en escena. Algo que pasó en esta función y de lo que estoy muy orgulloso. Un equipo actoral generoso que formamos Elda García, José Emilio Vera y yo mismo. Doy gracias.

D.D./CG: En esta obra habláis en las palabras de Strindberg, pero, ¿qué autor te gustaría recuperar para hacer una obra teatral? 

C.C.: Arthur Miller me fascina. «Muerte de un viajante» sigue siendo actual. Esa búsqueda de la felicidad en el “sueño americano”. Algo ilusorio en lo que seguimos creyendo.

Foto de LR Produce

Compromiso social como actor

D.D./CG: Al igual que Adolf, ¿en algún momento has vivido que se te haya valorado más por el físico que por tu capacidad interpretativa? 

C.C.: Sobre todo he hecho teatro y en ese campo estás “desnudo” en el escenario. Con lo que el físico pasa más a un segundo plano. Lo importante es transmitir. Y eso el público lo nota inmediatamente. Exige siempre más que una imagen.

D.D./CG: Te hemos visto en varias producciones teatrales, ahora en Wake Up, Woman, ¿cómo es estar dentro de una obra relacionada con la violencia de género? 

C.C.: Wake Up, Woman va más allá de una función de teatro. Cuando hablo de esta función, más que palabras me viene emoción. Es muy triste que una función de violencia de género sea de plena actualidad. Hay que seguir sensibilizando. Yo como hombre, aprendo en esta función. En mi día a día, observo si he podido o puedo ejercer algún tipo de violencia contra la mujer, para poder corregirlo inmediatamente.

También como artista esta función es una responsabilidad, la cual me da mucha motivación para entregarme a mi personaje en cuerpo y alma. Es impresionante la emoción que existe al terminarla función, tanto en nosotros como en el público.

D.D./CG: ¿Tenéis responsabilidad social como medio artístico? 

C.C.: Mucha responsabilidad, que al mismo tiempo es todo un privilegio. Nunca sabes quién te va a ver. Qué alma se puede mover ante lo que está viendo. Con eso tengo anécdotas muy bonitas. Tipo: “¿sabes?, decidí dejarlo todo y estudiar Bellas Artes, gracias a lo que decía tu personaje”. Es emocionante.

Foto de Contracorriente Producciones y Zebra Producciones

Chema Coloma en cine y televisión

D.D./CG: ¿Es difícil hacer obras teatrales menos convencionales, más dentro del recorrido Off? 

C.C.: En esto quiero romper una lanza por toda esa gente que se dedica al teatro Off. Estoy seguro que el espectador no puede imaginar, ni de lejos, todo el esfuerzo que hay detrás para sacar un espectáculo adelante. Aquí estamos hablando de mucha entrega, de tiempo, dinero… Y sobre todo hay una fuerza impresionante por parte de todo un equipo que hace que se pueda estrenar un montaje. A veces cuando es una obra menos convencional, se te cierran algunas puertas. Pero en cuanto te abren una, ves que todo ha merecido la pena.

D.D./CG: En tu filmografía hay varias producciones independientes, ¿qué te atrae de este género? 

C.C.: Me atrae trabajar con gente a la que admiro. El poder experimentar en el medio audiovisual y sobre todo, ayudar a creadores a sacar sus películas adelante.

D.D./CG: Pero también, te hemos visto en series muy conocidas por el público como ‘Centro médico’ o ‘Acacias 38’, ¿cómo fue tu experiencia en el ritmo frenético de una serie diaria? 

C.C.: No he vivido lo que es tener que ir todos los días a un plató para grabar. Mis sesiones no fueron tan seguidas, pero si tengo compañeros que lo han vivido. No tienen casi tiempo vital, ya que el poco que tienen, lo dedican a estudiar las secuencias del día siguiente. También puede haber un poco de frustración, ya que el ritmo vertiginoso de grabación no te permite afinar más en el trabajo interpretativo. Aun así, toda mi admiración para esas producciones. Al final el resultado es estupendo.

Chema Coloma
Foto de Calibán Teatro

El futuro profesional de Chema Coloma

D.D./CG: ¿Cómo valoras tu carrera de más de 15 años?  

C.C.: La verdad que lo pienso y tengo tantos, tantos maravillosos recuerdos y personajes. Como aquel Raskólnikov en el Teatro de Cámara con Ángel Gutiérrez. Estuvimos dos temporadas en Madrid. También fuimos a Rusia con «La Gaviota». Pude interpretar a Tréplev, al aire libre, en la mismísima casa de verano del propio Chéjov, en donde se inspiró para escribir la obra.

Haber actuado bajo las estrellas en el Teatro Romano de Mérida de la mano del maravilloso Juan Margallo. O poder haberme divertido muchísimo en el género musical, llegando a estar en la Gran Vía madrileña gracias a Javier Muñoz y Jana Producciones. Son tantos recuerdos. La suerte de poder vivir de mi profesión. Solo puedo hacer un balance muy positivo y dar las gracias.

D.D./CG: Por último, ¿cuáles son tus próximos proyectos?  

C.C.: Tengo otro proyecto cinematográfico con César del Álamo y la actriz Laura Macías. Ahora volvemos con Wake Up, Woman en Madrid en teatro. Y seguimos de gira con «La Extraña Pareja» y la empezamos con Acreedores.

Puedes leer la crítica de Acreedores, obra teatral protagonizada por Chema Coloma, pulsando aquí.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí