Con un arrasador estreno en el Festival de San Sebastián, Jon Garaño, Aitor Arregi y José Mari Goenaga presentan con la película La Trinchera Infinita un desasosegante y pleno de angustia viaje psicológico a la más dura posguerra mostrada a través del matrimonio recién casado de Higinio (Antonio de la Torre) y Rosa (Belén Cuesta), afincado en Andalucía, quienes verán amenazada su estable vida tras el estallido de la guerra civil en el 1936. Con el bando nacional tras sus pasos, Higinio se verá en la obligación de esconderse en un agujero oculto bajo las escaleras de su casa en un encierro que se extenderá por más de 30 años. Puedes leer otras críticas realizadas por Cinemagavia de esta película AQUÍ y AQUÍ. Estreno el 31 de Octubre.



La Trinchera Infinita

Crítica de la película La Trinchera Infinita

Ficha Técnica

Título: La Trinchera Infinita
Título original: La Trinchera Infinita

Reparto:
Antonio de la Torre (Higinio Blanco)
Belén Cuesta (Rosa)
Vicente Vergara (Gonzalo)
José Manuel Poga (Rodrigo)
Emilio Palacios (Jaime)
José María del Castillo
Carlos Bernardino (Falangista)

Año: 2019
Duración: 147 min.
País: España
Director: Jon Garaño, Aitor Arregi, José Mari Goenaga
Guion: Luiso Berdejo, José Mari Goenaga
Fotografía: Javier Agirre Erauso
Música: Pascal Gaigne
Género: Drama
Distribuidor: Entertainment One Films Spain

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de la película La Trinchera Infinita

Sinopsis

Higinio (Antonio de la Torre) y Rosa (Belén Cuesta) llevan pocos meses casados cuando estalla la Guerra Civil y la vida de él pasa a estar seriamente amenazada. Con ayuda de su mujer decidirá utilizar un agujero cavado en su propia casa como escondite provisional. El miedo a las posibles represalias, así como el amor que sienten el uno por el otro les condenará a un encierro que se prolongará durante más de 30 años.

Premios

  • Festival de San Sebastián: 4 premios, incluyendo Mejor dirección y guión. 2019


Diccionario de realidades

Una imagen vale más que mil palabras, sin embargo en ocasiones son necesarias miles de palabras para incidir en un único significado. Así, La Trinchera Infinita se ve fragmentada y enmarcada por cortas pero imprescindibles definiciones, algunas un tanto polémicas debido a su actualidad como la acepción de «exhumar» vinculada al término «desenterrar». De esta manera, el filme presenta un diccionario de narrativa visual tan crudo como amplio, empleando diferentes expresiones en determinadas escenas dejando al espectador descansar apenas unos segundos de la agobiante reclusión en la que Higinio se ha prestado voluntario a permanecer.

El cine a menudo proyecta un claroscuro sobre la realidad, mostrando una visión parcial del tema que representa. Este largometraje cuenta con la peculiaridad de no tratar la sociedad sino los individuos, de manera que se aleja de tópicos y debates. No se evalúa la maldad de unos o la mezquindad de otros, sino el sufrimiento de un hombre con el único delito de perseguir sus ideales.

La Trinchera Infinita
Copyright EOne Films Spain

El miedo infinito

Represalias, revancha, odio, venganza, persecución, mentiras; muerte. En numerosas ocasiones se ha adaptado la guerra civil al contexto cinematográfico, sin embargo, pocas veces de una manera tan íntima. Realmente se está hablando de la guerra sin hablar de la guerra. Se está hablando del miedo. Atendiendo a este aspecto, se presenta como el punto clave del filme, palpable en todos y cada uno de los personajes.

Más que notable en el protagonista, Antonio de la Torre interpreta de manera magistral a un ‘topo’, los eternos escondidos de la guerra. Con incluso una recompensa por su cabeza, Higinio —evidentemente— teme por su vida lo cual le obliga a permanecer emparedado durante años. Nunca, jamás en los más de treinta años que permanece en su escondite, piensa en que podrá salir libremente; ni siquiera tras la amnistía dada en el 1969 a los crímenes de republicanos durante la guerra siente las fuerzas necesarias como para pisar la calle.

Su miedo se ha prolongado tanto en el tiempo que lo ve como parte indispensable de su día a día y al final termina sintiendo un profundo temor por tener que recuperar una vida que, en realidad, no existe. Higinio no conoce proceder fuera de ayudar a su mujer cosiendo y permanecer tras una falsa pared. En definitiva, no ha sabido, querido ni podido ser una persona ‘normal’.

Otro miedo similar pero distinto es el que muestran los personajes de Rosa y Jaime, ella en mayor medida que él. Al comienzo de la película, el mayor pánico de la joven mujer es perder a su marido, sin embargo conforme la trama avanza es el pavor a nunca terminar con su deplorable situación familiar lo que la hace recluirse en sí misma y rodearse de un halo de hastío que acaba agrietando la estrecha relación sentimental inicial. Su hijo, por su parte, comparte sentimientos con Rosa desde una perspectiva menos involucrada con Higinio. La relación padre-hijo es extremadamente complicada y, a veces, casi que parecen compañeros de piso en vez de familiares. Este hecho aunado al no poder disfrutar de una familia unida y libre de mentiras es el que hace que el personaje muestre un cansancio y un enfado que terminará haciéndole explotar.

Sin embargo, no son únicamente los principales quienes denotan un carácter tiznado de terror, también lo muestra un personaje odioso, rencoroso y obsesionado como Gonzalo, con quien en algún momento llegamos a empatizar. Este, tan obstinado se encuentra con que Higinio es el principal responsable de la muerte de su hermano, que le es imposible desistir en su misión. Muestra un pánico latente por una ‘vuelta de tuerca’ en la que el bando republicano recupere su liderazgo sobre el sublevado, por lo que pretende erradicar todo pensamiento y persona que claudique con lo contrario a su ideología, sin mostrar favoritismos por amigos o vecinos.

Copyright EOne Films Spain
Copyright EOne Films Spain

El amor infinito

La Trinchera Infinita ha sabido demostrar con creces lo que es un amor real, desgastado y cruel; difícil. Destacando la actuación de Belén Cuesta, no resulta complicado comprender todos los puntos de vista que se exponen durante el filme. Por un lado, la perspectiva del propio protagonista, abrumado y asustado ante la situación en la que más que vive, sobrevive. Y por el otro lado la de Rosa y, posteriormente, Jaime, quienes terminan quemados y enfadados por tener que vivir una vida en el interior y otra completamente diferente de puertas hacia fuera.

Desechando los estereotipos de amor edulcorado, los directores apuestan por una relación tan dura como la situación que están viviendo. Con un comienzo pasional y desbordado de esperanza, con el paso de los años el núcleo familiar se encuentra consumido y agotado. Rosa ha perdido la ilusión de poder tener un marido ‘normal’, salir a pasear, poder hablar de él. Higinio, por su parte, ve imposible el salir del ‘zulo’ en el que habita. La soledad de ambos personajes combinado con la frialdad con la que mantienen conversaciones y lo impersonal de las secuencias sexuales, donde en la oscuridad Higinio mantiene relaciones con su mujer sin el mínimo tacto, casi como si fueran meros objetos con el fin de la reproducción.

No obstante, pese a la pésima etapa en la que se encuentra el matrimonio, la esperanza y la costumbre mantienen vivo el vínculo entre los dos, de manera que cuando es posible el ‘regreso a la vida’ de Higinio, este termina sucumbiendo a la oportunidad de tener lo que siempre había querido.1 de

La Trinchera Infinita
Copyright EOne Films Spain

Conclusión de La Trinchera Infinita

En definitiva, la película La Trinchera Infinita proporciona 147 minutos cargados de tensión que ahondarán en lo más profundo de nuestra mente en una travesía psicológica de lo más agobiante.

Mostrando la guerra sin mostrarla, el terror entre la valentía y el amor entre los escombros, se alza como una intima y delicada visión de quienes permanecieron muertos en vida por temor a morir viviendo.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí