Crítica de Déjate Llevar dirigida por Francesco Amato

Déjate Llevar es una sofisticada comedia italiana dirigida por el premiado director y guionista Francesco Amato que con su primer largometraje “Ma che ci faccio qui!” (2006) obtuvo numerosos premios y fue nominado para el David Donatello y los Globos de Oro italianos como Mejor Ópera Prima. La trama de Déjate Llevar está inspirada, según palabras de su director, en las películas Billy Wilder y Woody Allen, las canciones de Duke Ellington, y sobre todo en los textos, la autobiografía y las cartas de Groucho Marx, el maestro de no tomarse nada demasiado en serio. Protagonizada en sus papeles principales por Toni Servillo (“La Gran Belleza”, “Gomorra”) y Verónica Echegui (“La niebla y la doncella”, “Yo soy la Juani“), se estrenó en Italia recaudando más de 2,2 millones de euros. Estreno en España el 2 de Febrero.



Déjate llevar

Crítica de Déjate Llevar

Ficha Técnica

Título: Déjate llevar
Título original: Lasciati andare

Reparto:
Verónica Echegui (Claudia)
Toni Servillo (Elia)
Luca Marinelli (Ettore)
Carla Signoris (Giovanna)
Claudio Pallitto
Valentina Carnelutti (Paola)
Pietro Sermonti (Roberto)
Paolo Graziosi (Rabbino)
Antonio Petrocelli (Alberto)

Año: 2017
Duración: 107 min.
País: Italia
Director: Francesco Amato
Guion: Francesco Bruni
Fotografía: Vladan Radovic
Música: Andrea Farri
Género: Comedia
Distribuidor: Adso Films

Sinopsis

Con barba y gafas al más puro estilo de Sigmund Freud el Dr. Elia Venezia (Toni Servillo) es un rígido psicoanalista con una vida tranquila y predecible. Elia está separado de su exmujer Giovanna (de la que aún sigue enamorado y tiene un hijo en común). Para más inri, son vecinos.

Elia vive una vida confortable centrada en su autocomplacencia hasta que un día es alertado por su médico y se ve obligado a cambiar su dieta y a practicar ejercicio diario. Es entonces cuando el rumbo de Elia cambiará drásticamente al conocer a Claudia (Verónica Echegui), una jovial entrenadora personal más preocupada por el culto al cuerpo que de la mente.

La energía y la espontaneidad de Claudia conducen a Elia a experimentar una sucesión de contratiempos disparatados a lo ancho y largo de la ciudad de Roma. Este soplo de vitalidad hará que Elia se replantee su existencia y vea la vida de un modo diferente (y algo más despreocupado) a lo que estaba acostumbrado. (Adso Films)



De que va

Un conocido psicoanalista judío, Elia (Toni Servillo) se ha vuelto tan inmune a las emociones que se ha convertido en un hombre aburrido e indiferente a cualquier cosa, inclusive muy distante a sus propios pacientes. Mantiene a todos a una distancia segura, incluida a su ex esposa Giovanna (Carla Signoris) que vive en el piso de al lado y con quien todavía comparte la ropa y alguna velada en la Ópera. Es demasiado tacaño como para pagar el divorcio de su atractiva ex esposa

El médico de Elia le dice que necesita ponerse en forma, y no vale ejercicios en casa, sino ir a un gimnasio donde se verá obligado a tener una rutina diaria. Allí se encuentra con la española Claudia (Verónica Echegui), monitora de Jazzercise (una combinación de coreografías de baile y jazz con ejercicios aeróbicos y fitness) que lo convence de que la necesita como entrenadora personal.

Los personajes

Déjate Llevar es la tercera película del director italiano de 39 años Francesco Amato, tras “Ma che ci faccio qui!” (2006) y “Cosimo e Nicole” (2012). Es la historia de una osmosis singular, del encuentro entre dos personajes complementarios que, a pesar de las obvias diferencias, se reconocen el uno al otro de alguna manera, se establece una influencia recíproca entre ambos. Elia y Claudia no solo son personajes totalmente diferentes, sino roles sociales aparentemente muy lejanos.

Déjate Llevar

Elia está interesado en la psique, en la mente, se cuela dentro de los traumas de sus pacientes y utiliza la hipnosis. En cambio, Claudia está dedicada al cuerpo, a fortalecer los músculos y a quemar las grasas. Francesco Amato en Déjate Llevar supera el dualismo cartesiano que separa la mente del cuerpo y crea una relación humana simple, previsible y conmovedora, nunca banal entre ambos personajes. Aunque está muy lejos de representar la clásica crisis de la mitad de la vida.

Toni Servillo y Verónica Echegui

Francesco Amato intenta crear una sofisticada comedia italiana donde Toni Servillo es el protagonista absoluto. El actor fetiche del director Paolo Sorrentino se encuentra ante su primera prueba real con una comedia. El veterano actor recoge de forma ponderada de Elia, su físico y su desencanto existencial, y añade una precisa dosis de sensibilidad y una eficaz vis cómica poco conocida en él hasta ahora en la pantalla grande. Obtiene un gran rendimiento a su interpretación. Explota inteligentemente sus tics y sus gestos, para construir un personaje odioso y divertido y convertirlo en el motor de una película creada a través de malentendidos, equívocos y diálogos ásperos y picantes.

Déjate Llevar

La española Verónica Echegui es una excelente figura femenina, complemento ideal que encaja a la perfección con el personaje de Toni Servillo. Desprende mucha frescura y espontaneidad, e interpreta muy bien ese toque de locura de Claudia. El papel de Verónica Echegui nos recordará a su primer trabajo como actriz principal en la película “Yo soy la Juani” (2006) gracias al director Bigas Luna. Debido a su inglés fluido la hemos visto en alguna producción de Hollywood como “La fría luz del Día” (2012) o en series de televisión como “Fortitude“. Recientemente se ha estrenado en las salas de cine españolas Me estás Matando Susana donde comparte protagonismo con el mexicano Gael García Bernal.

Comedia italiana

La trama de Déjate Llevar está situada en la realidad concreta de Roma y muy especialmente en su barrio judío, donde las dicotomías socioculturales están integrados en una mezcla inusual entre lo sagrado y lo secular, ricos y pobres, y donde se puede recoger los ejemplos más significativos de un mundo cada vez más neurótico y discordante.

Déjate Llevar

Francesco Amato utiliza el tono de la comedia italiana para realizar un remolino rápido de bromas pesadas y pesimistas que nos recuerdan al irresistible y neurótico, Woody Allen, e inclusive a Groucho Marx, sin olvidarnos de los hermanos Cohen, es decir a todo un bagaje internacional de humor judío.

Conclusión

A partir de una premisa tradicional, con un guion muy sólido y valiente, Francesco Amato realiza una comedia brillante que juega con seres solitarios y opuestos. A pesar de los chistes previsibles, Déjate Llevar es un film agradable, ideal para pasar un buen rato entretenido, sostenido por un ritmo decente y una dicotomía que a menudo es genuinamente divertida y amena. En definitiva, Déjate Llevar es una comedia agradable, pero por debajo de las grandes expectativas que se crearon antes del lanzamiento.

Aconsejable ver la película en versión original para escuchar a Verónica Echegui  como mezcla expresiones españolas en sus diálogos en italiano.

CALIFICACIÓN: 6/10

Reportaje de Déjate Llevar en Días de Cine TVE

Nuestra puntuación
Puntuación de los usuarios
[Total: 0 Average: 0]

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing….

Eduardo Gil Rodríguez

Mi afición por el séptimo arte y el gusanillo por escribir me llevaron a crear Cinemagavia. El cine, por supuesto, siempre que puedo, en versión original. Licenciado en Periodismo, Community Management, Ventas, Marketing....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *