Earwig y la bruja es la nueva apuesta del célebre estudio de animación japonés, Studio Ghibli. Supervisada por el ilustre Hayao Miyazaki y dirigida por su hijo Goro Miyazaki, está basada en la novela homónima de la escritora británica Diana Wynne, donde relata la peculiar historia de la pequeña Erica Wigg o Earwig. La joven protagonista, llega a un orfanato inglés con apenas unos días de vida, a manos de una atractiva mujer pelirroja que huye de sus compañeras nada más y nada menos que otras brujas como ella.

Años más tarde, Erica se convierte en una niña que vive feliz e integrada en la institución, incluso se podría decir que controla y en cierto modo manipula a sus convivientes: consigue que el cocinero prepare sus platos favoritos como el pastel de carne o que la propia directora del orfanato le traiga exclusivamente a ella regalos de la ciudad y sobre todo y contra todo pronóstico no desea ser adoptada.

Estreno en salas de cine españolas el 30 de abril de 2021.



Earwig y la bruja

Crítica de ‘Earwig y la bruja’

Ficha Técnica

Título: Earwig y la bruja
Título original: Aya to Majo

Reparto Voces Japonés:
Shinobu Terajima (Bella Yaga)
Etsushi Toyokawa (Mandrágora)
Gaku Hamada (Thomas)
Kokoro Hirasawa (Earwig)
Sherina Munaf (Madre de Earwig)

Año: 2020
Duración: 82 min.
País: Japón
Director: Goro Miyazaki
Guion: Keiko Niwa Emi y Gunji (Novela: Diana Wynne Jones)
Planificación: Hayao Miyazaki 
Música: Satoshi Takebe
Productora: NHK, NEP, Studio Ghibli
Género: Animación. Fantasía
Distribuidor: Vértigo Films

FilmAffinity

IMDb

Tráiler de ‘Earwig y la bruja’

Dónde se puede comprar la novela

Oferta
Earwig y la bruja (Alfaguara Clásicos)
  • Wynne Jones, Diana (Author)

Sinopsis de ‘Earwig y la bruja’

Earwig, una niña de 10 años, tiene la habilidad de manipular a los demás para que todos hagan lo que quiera. Huérfana desde bebé, lleva una vida agradable y muy feliz en un hogar para niños donde todos atienden a sus caprichos.

Un buen día, un hombre y una mujer de aspecto extraño la adoptan. “Mi nombre es Bella Yaga. Soy una bruja”, le dice su nueva madrastra a Earwig. “Te he traído a mi casa porque quiero que seas mi ayudante”. Por su parte, el hombre extraño solo aparece para almorzar. Está siempre de mal humor y tiene la costumbre de decir “No me molestéis”.

Por primera vez en su vida, Earwig se topará con unas personas que no se rinden ante sus deseos. Vivirá una serie de aventuras y situaciones que harán que descubra el enorme potencial que siempre ha guardado en su interior. (VÉRTIGO FILMS)



Earwig y la bruja
Foto de Distribución Vértigo Films

La llamada del mundo adulto y el universo mágico

La vida de Erica da un giro cuando acuden al hospicio dos seres misteriosos. Otra bruja llamada Bella Yaga y el demonio Mandrake. Sin dudarlo ni un segundo, se ofrecen a llevarla en adopción a su casa y tratarla como ayudante de Bella Yaga, en vez de como a una hija.

El lugar en el que estos viven aparentemente es una modesta casita de campo, sin embargo por dentro es una especie de hogar mágico en el que las puertas desaparecen o las estancias ocultan cosas y cambian a menester del propio Mandrake, quien parece tener la voz cantante en aquel curioso lugar. Allí, Erica tendrá que aprender a hacer magia por su cuenta con la ayuda de un adorable gato parlanchín llamado Thomas, quien será su compañero de aventuras en lo que parece una especie de micromundo mágico.

Earwig y la bruja
Foto de Distribución Vértigo Films

Nuevo aspecto, misma esencia

Earwig y la bruja se presenta como la nueva puesta en escena de las películas venideras con las que nos sorprenderá el reconocido mundialmente estudio japonés. En cuanto a la realización y su nueva forma de diseño por ordenador, cabe señalar que aunque el CGI no molesta porque las texturas y los contornos, tanto de los personajes como de los paisajes y objetos, están muy logradas, sin duda es cierto que se pierde el romanticismo y la nostalgia que suponía para los amantes del cine de antaño, el dibujo a mano alzada y con él, a su vez, su seña de identidad.

La técnica de animación en 2D de antaño, que tanto lo había diferenciado (a la vez que apartado) de sus competidores americanos, se abandona en lo que parece un intento (por otra parte comprensivo) por adaptarse a los nuevos tiempos y gustos de un público más joven o de gustos más modernos y actuales.

A la vez, supone la búsqueda de su propio lugar y voz dentro de la industria, frente a gigantes ya consolidados en este tipo de animación como Pixar o Disney, pero intentando mantener su espíritu narrativo y sus bonitas y originales historias. Conserva de su anterior diseño el gusto por los paisajes de gran vegetación y los colores muy variados y contrastados, que combina a la perfección con esas estancias recargadas de toda clase de objetos y formas.

Los elementos fantásticos y sobrenaturales, junto a los recursos de origen mágico, siguen siendo los pilares fundamentales con los que este estudio combina con otros de carácter más realista y cotidiano de la vida de los personajes que protagonizan sus historias. También se apoya en ellos para acompañar en su devenir a los personajes y hacerles partícipes de sus acciones y decisiones.

Aya to Majo
Foto de Distribución Vértigo Films

Una película para todos los públicos

Uno de los aspectos positivos de Earwig y la bruja es su amplio target. Bajo la sombra de las películas de Hayao, Studio Ghibli regresa para ofrecernos una vez más una preciosa y moralizadora historia sobre el crecimiento personal y la infancia que queda atrás, pero no lo hace de solo, sino que se apoya en una serie de referentes previos que ya hemos disfrutado en otras ocasiones. Su amplio colorido y sus escenas algo rocambolescas presentan un tono atractivo tanto para el público más joven, como para el público más adulto y exigente.

La película, Earwig y la bruja, tiene tintes de elementos de algunos clásicos tan importantes y conocidos como: Alicia en el país de las maravillas (1951), por ese doble universo que presenta entre la vida plácida en el orfanato y la vida intrépida y aventurera dentro de la casa de las criaturas mágicas, de Los mundos de Coraline (2009), en cuanto a que trata la supervisión de los adultos casi de manera algo tenebrosa y sobrecogedora en especial en la figura de la bruja Bella Yaga y el demonio Mandrake y sus diablillos.

También, tiene algún que otro guiño a películas anteriores de este mismo estudio. Tales como El Viaje de Chihiro (2001) y El Castillo Ambulante (2004), con todo el tema de las brujas y los demonios, tal vez como una especie de mensaje oculto que indique al espectador que no se olvidan de su antigua esencia, ni mucho menos reniegan de ella, sino que se trata de una evolución o actualización de la misma.

Aya to Majo
Foto de Distribución Vértigo Films

La música y la fantasía: los grandes aliados

La atmósfera musical de Earwig y la bruja  está compuesta por un diseño sonoro, original y novedoso, que sin duda constituye uno de los puntos fuertes del film. Earwig no solo es el nombre mágico de la protagonista, también es el nombre de una peculiar banda de rock formada por la bruja Bella Yaga, el demonio Mandrake y la madre de Erica. A través de escenas donde suena el tema central de la película (una canción de lo más pegadiza), el espectador va conectando el pasado de la protagonista (y el de la bruja pelirroja) con la narración del presente.

Como se menciona en anteriores apartados, es una historia sobre el crecimiento y desarrollo personal de un personaje que es imperfecto con sus problemas y defectos. Así, el director nos pretende mostrar las posibilidades y oportunidades del futuro inmediato de Erica. A través de su personalidad atrevida y pícara, nos dice que hay esperanza si se lucha con tesón por lo que se persigue. Melodías de estribillo muy pegadizo y rockero, acompañan a esta trama. Aunque a veces el montaje logra confundir en cierto modo al espectador por como integra este aspecto musical en la vida de los personajes.

Por otra parte, la música de Earwig y la bruja está bien acompañada por un ambiente constante de fantasía. El famoso ayudante de las brujas, el gato negro, aparece como un simpático y parlante compañero de aventuras de la joven aprendiz de bruja que ya aparecía en otra película de la casa, en la cinta Nikki, aprendiz de bruja (1989).

Earwig y la bruja
Foto de Distribución Vértigo Films

Escasa duración y ausente progresión narrativa

Como ocurre casi siempre en la vida, no todo es positivo y tampoco en Earwig y la bruja. Su principal inconveniente es su corta duración, tan solo 82 minutos de metraje. Como consecuencia de este hecho, el resultado es un final algo precipitado y desconcertante, en el que el espectador no puede evitar tener la sensación de que falten aún muchas cosas por contar y suceder.

Otro de los puntos algo negativos de Earwig y la bruja, es que parece que no busca crear una historia de gran novedad u originalidad, pues no se aprecia en ella una progresión narrativa, sino más bien una especie de diario infantil en el que la protagonista busca a toda costa hacerse con el control de la situación y conseguir el favor de todo aquel que le rodea, ayudándose como no podía ser de otra manera, para conseguirlo, de la magia.

Ante este hecho, es fácil pensar que podría tratarse de una especie de película expositiva. Una cierta declaración de intenciones o simple muestra de lo que será a partir de ahora este nuevo universo del estudio de animación japonesa.

Earwig y la bruja
Foto de Distribución Vértigo Films

Las mujeres: los personajes nucleares de Studio Ghibli

Una de las principales y atractivas características de este estudio cinematográfico, ha sido siempre la importancia y el peso que le da a sus personajes femeninos. Ya sean protagonistas o antagonistas, de todas las edades pero atendiendo especialmente a la infancia y adolescencia, los personajes femeninos, tienen mayor importancia, peso y relevancia en la trama.

Ellas son las heroínas de la historia, las que salvan a los hombres ya sean príncipes o bandidos y las que se sacan solas las castañas del fuego y logran alzar su voz frente al resto de personajes de la historia. Además, les dota de una gran fuerza y valor, no solo a nivel psicológico, sino también a nivel narratológico.

Earwig y la bruja mantiene esa premisa en la figura de su valiente, divertida y traviesa protagonista, que a pesar de su pronta edad, jamás logra amilanarse y lejos de rendirse, se supera día a día parar lograr lo que se propone: someter a los adultos a su voluntad y tenerles comiendo de la palma de su mano.

Earwig y la bruja
Foto de Distribución Vértigo Films

Conclusión de ‘Earwig y la bruja’

Earwig y la bruja es una película de aspecto tal vez infantil pero sin duda de contenido y mensaje adulto. Es en definitiva, una especie de homenaje a la superación de uno mismo, en la que la música tiene una doble función, ya que además de acompañar a la acción, es parte de la propia historia y vida de sus personajes.

Studio Ghibli renueva su imagen y su cine de la mano de una agradable historia llena de magia y aprendizaje que, manteniendo su espíritu, gustará a los amantes del CGI y sorprenderá por igual a los nostálgicos del dibujo tradicional.

Aya to Majo
Foto de Distribución Vértigo Films

Reportaje de Earwig y la bruja en Días de Cine TVE

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí