Desde Cinemagavia, hemos tenido el gustazo de entrevistar a la actriz Ana Azorín, una de las mejores intérpretes del ámbito teatral, que existen actualmente. En esta charla que leeréis a continuación, hablamos de El móvil, una de las obras que están llevando a cabo desde la compañía teatral PasoAzorín; tenéis la crítica de dicha obra teatral AQUÍ. Una obra que se podrá disfrutar hasta el próximo 3 de abril de 2021 en el Teatro Lara de Madrid.

Entrevista a Ana Azorín

Ana Azorín actriz
Foto de la actriz Ana Azorín en “El móvil” (PasoAzorín Teatro)

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Para empezar, me gustaría que nos hablases un poco sobre El móvil.

Ana Azorín: El móvil es una comedia de chicas muy alocada y muy gamberra; con puntos de humor, muy interesantes. Me he referido a ella como una comedia para chicas, pero no es una comedia exclusivamente para chicas, sino que es una comedia para todos los públicos. Parece que cuando hablas de una comedia de chicas, la trama que va girar en torno a ella, va a ser de cosas muy frívolas, como hablar de ropa o de novios y no es el caso. El móvil es principalmente, una historia sobre la amistad y de qué valor le das a la misma.

Paso Azorín Teatro
Foto de “El móvil” (Paso Azorín Teatro)

La locura que se vive en la obra

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Pese a ser una obra muy alocada de muchas idas y venidas, la obra manifiesta un gran trasfondo narrativo y de personajes. Me gustaría que nos hablaras de la relación que tiene tu personaje con el de Ángela Peirat, porque creo que es uno de los puntos de inflexión, que maneja El móvil.

Ana Azorín: Eso es lo que me encanta de los textos de Ramón, porque aunque sea una comedia muy loca tiene mucha profundidad. Es lo que llega a pasar en El móvil, es una comedia muy divertida y de mucha carcajada, pero tiene varios momentos de nudo en el estómago; que es exactamente, lo que llega hacerla tan buena a mi parecer.

Es cierto que esa emotividad, que también existe en la obra, se da por los personajes de Susana y de Vanesa; puesto que son las que más relación han tenido y más cariño se tienen entre ellas. Una ha cuidado de la otra, pero también la otra ha cuidado de la una, por lo que se estableció una relación casi de hermana mayor. Sin embargo, su amistad ha ido poco a poco deteriorándose con el paso del tiempo, sin que ellas tampoco se dieran cuenta de ello. Hay muchas cosas que han sucedido entre las dos y nunca han sido capaces de sentarse a solas, y hablar sobre ello. Por lo que hay mucha emoción contenida entre ellas, que inevitablemente acaba explotando. ¿Por qué existe la ficción? Porque la gente no habla de determinados temas y El móvil es un ejemplo de ello.

En el caso de esta obra, hay ciertos sucesos que van ocurriendo, que desencadenan una catarsis absoluta entre nuestros personajes; manifestada con una sinceridad tremendamente aplastante. Eso conlleva que haya un conflicto dramático potente, que le añade una interesante capa narrativa a la historia.

El móvil
Foto de “El móvil” (Teatro Lara)

El primer contacto con la obra

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Tengo la curiosidad de saber qué fue lo que pensaste al leer por primera vez el borrador de esta obra. Porque personalmente he visto muchas obras llevadas a cabo por Ramón, pero esta me ha parecido la más loca de todas.

Ana Azorín: Claro, es que dices que esta es la más loca que has llegado a ver de Ramón, pero hay algunas que son bastante más locas, te lo puedo asegurar (risas). Personalmente me considero una privilegiada, porque conozco bastante bien la obra de Ramón y además normalmente muy de primera mano. Me parece que la comedia que escribe es simplemente brillante y El móvil es unas de las tantas fabulosas comedias que ha llegado a hacer.

Es verdad que esta obra es muy loca y además, conforme iba leyendo las distintas versiones de texto que me iban pasando, me resultaba casi imposible no reírme con ella. Iba viendo que la historia iba cogiendo una dirección, que lo único que se me pasaba por la cabeza, era pensar que era una auténtica locura. Y ya te pones a ensayar, te pones a hacer la función y  digamos que interiorizas un poco todo eso. Aunque, ya te digo, que leerla por primera vez, te hace pensar de lo maravillosa que es, precisamente, por lo surrealista que te llega a parecer la trama.  Aunque por otro lado, la obra llega a ser muy realista al fin y al cabo; ya que te ves reflejada de cierta forma en esa amistad o en ese grupo de amigas.

Ana Azorín actriz
Foto de la actriz Ana Azorín en “El móvil” y “La importancia de llamarse Ernesto” (Paso Azorín Teatro)

El proceso interpretativo de Ana Azorín

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Cuando vi El móvil, os había visto recientemente en La importancia de llamarse Ernesto (obra que también está dentro de la programación del Teatro Lara) y me pareció que los dos personajes que tú interpretas, son muy distintos entre sí. Lo que me gustaría saber, es cómo lo haces para pasar de un personaje a otro con tanta facilidad; ya que compagináis, muchas obras al mismo tiempo desde PasoAzorín.

Ana Azorín: Te debo confesar, que los personajes que interpreto en El móvil y en “La importancia de llamarse Ernesto”, son dos de los personajes que más me han costado. En el de El móvil, el problema que tuve con el personaje, era que me resultaba muy difícil no sonar borde; no borde de manera graciosa, sino borde de personaje que cae mal. Al principio no sabía cómo enfocarlo, pese a que Ramón me guiaba con ello. Yo le llegaba a decir a Ramón que teóricamente lo entendía perfectamente, pero luego en escena me costaba mucho encontrarle el punto.

Tengo la sensación de que los personajes, son como que un día se te meten; no me refiero en plan espectro (risas). Me refiero a que al principio no sabes muy bien por donde llevarlos, trabajas en ellos (porque esto no es magia, lógicamente esto es el resultado de muchas horas de trabajo) y de repente un día, notas que has dado con la tecla. Por otro lado, esto no sería posible sin la dirección de Ramón. Es un director tremendamente colaborador con los actores, llevándote por la dirección correcta por la que tiene que ir el personaje. De ese modo, conseguimos con el personaje de Susana en El móvil, una borde que resultara graciosa para el público.

Drácula Biografía no autorizada
Foto de “Drácula. Biografía no autorizada” (Paso Azorín Teatro)

Las versiones de clásicos

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Desde vuestra compañía, me parece muy valiente lo que hacéis, a la hora de versionar clásicos de la literatura; ya sea “Otelo”, “Drácula”, etc… Valiente porque lo normal es que te caigan palos, si no te mantienes fiel a la obra en cuestión.  A ti como actriz, ¿te llega a generar cierto respecto, interpretar según qué personajes tan reconocidos?

Ana Azorín: A ver, yo respeto mucho los textos, aunque desde la compañía tratamos de llevarlo hacia nuestro terreno. En el caso que comentas de “Otelo”, por ejemplo, no tuve tanto problema con mi personaje, debido a que era una mujer contemporánea; no tenía que sumergirme en ese periodo victoriano, de la obra de Shakespeare.

En el caso de “La importancia de llamarse Ernesto”, Ramón nos dejó claro una cosa desde el primer día; huir del tono británico, a toda costa. De ahí llevamos la obra a nuestra forma de hacer, con mucho ritmo, con mucha locura (porque en “La importancia de llamarse Ernesto”, estamos loquísimos también), pero manteniendo el espíritu de  la obra de Oscar Wilde. El texto de esta obra suya, es de lo mejor que se ha escrito en cuanto a comedia clásica, por lo cual trabajar con ello es una maravilla para cualquier actor.

También cuando hicimos “Drácula“, tuve que jugar con el personaje; ya que en un primer momento no es vampira, pero luego acaba siéndolo, por lo que tienes que jugar interpretativamente hablando. El decir, igual aquí tengo que ser un poco más clásica, pero en esta parte ya no, porque es algo contemporáneo.

En resumidas cuentas, yo me siento muy segura cuando acabo trabajando estos personajes, porque confío  mucho en el trabajo que hace Ramón, cuando versiona diferentes clásicos de la literatura.

El móvil
Foto de “El móvil” (PasoAzorín Teatro)

El 2020 para Ana Azorín

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Dejamos atrás un año difícil en general para todos y el sector de la cultura, ha sido uno de los que más ha sufrido con esta pandemia. ¿Cómo has vivido profesionalmente este pasado año tan convulso?

Ana Azorín: Obviamente este año ha sido duro, porque se han quedado muchas cosas en el camino. Desde nuestra compañía teatral, teníamos algunos proyectos preparados, que al final se quedaron en una idea ante tanta incertidumbre social. Pero, por otro lado, yo me considero afortunada, al haber estado desde julio haciendo teatro; fuimos de los primeros en volver, tras todo el confinamiento y el estado de alarma.

Es cierto que las condiciones ahora mismo son muy distintas; el aforo es reducido, la gente sigue teniendo miedo de meterse en espacios cerrados (a pesar de que en el teatro, las medidas de seguridad son extraordinarias) o el toque de queda, ha afectado drásticamente según qué funciones de la programación. Por lo que en ese aspecto, es cierto que estamos viviendo cosas que nunca antes habíamos vivido, pero al final nos hemos tenido que ir acostumbrando a la nueva situación.

También saco cosas positivas del pasado año, porque cuando volvimos a los escenarios fue como un soplo de aire fresco; es en el escenario, cuando una se olvida un poco de todo lo malo que hay fuera. Por eso recomiendo a la gente que disfrute de la cultura, porque por más que no paren de repetirlo, no deja de ser menos verdad, que es segura y que los espectadores pueden estar tranquilos cuando vayan a presenciar una función. Del mismo modo, te olvidas durante ese tiempo que dura la obra en cuestión, de los problemas del día a día. Por eso, la cultura es más necesaria que nunca en estos tiempos.Foto de “Sueños de un seductor” (Teatro Lara) Ana Azorín actriz

Ana Azorín actriz
Foto de “Sueños de un seductor” (Teatro Lara)

No poder actuar

Daniel Jiménez/Cinemagavia: Supongo que durante el tiempo de confinamiento, echaste mucho en falta como actriz subirte a los escenarios, ya no por seguir trabajando (que también), pero para la propia estabilidad emocional de una misma. ¿No es cierto?

Ana Azorín: No te imaginas cuánto, pero para nosotros fue más momentáneo que para otros compañeros de profesión. Nosotros ya estábamos en marcha desde junio, preparando el estreno de “Sueños de un seductor” en el Teatro Lara; por lo que dentro de lo malo tuvimos la suerte de volver pronto.

En el tiempo que pasamos confinados, una de las pocas cosas que pude sacar de positivo de la situación, era poder tener algo de tiempo para mí; ya que habíamos estado siete años seguidos, sin parar de trabajar. Por lo que me dije, “bueno ya que esta mierda es así, por lo menos voy a aprovechar cosas que tenía pendientes, leer ese libro que tenía tantas ganas de leer y que no podía por cuestiones de trabajo o simplemente descansar”.

Ana Azorín actriz
Foto de Ana Azorín (Twitter)

Cuestionario final de la actriz Ana Azorín

Como final de la entrevista, propusimos a la actriz Ana Azorín responder un rápido cuestionario con el fin de conocerla en mayor profundidad.

  • Película favorita: “Que ruina de función”, de Peter Bogdanovich
  • Obra de teatro que te haya marcado: “Un bar bajo la arena”
  • Actor o actriz que te haya inspirado: Amparo Baró
  • Ciudad para vivir: Madrid
  • Ciudad para perderse: Madrid
  • Un deseo para este 2021: Que venga más gente al teatro

Puedes leer la crítica de El móvil, obra teatral protagonizada por la actriz Ana Azorín, pulsando aquí.

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí