Extraños en un tren, dirigida por Alfred Hitchcock, se situó en el top-10 del año 1951 del National Board of Review. El mago del suspense fue nominado como Mejor Director por el Sindicato de Directores. Sin embargo, la Academia de Cine le ignoró, quizás en parte, por la crudeza moral del guion.

La película es un adaptación libre de la novela homónima con la que se dio a conocer la escritora Patricia Highsmith. Con el dinero que Hitchcock pagó por los derechos del libro la novelista pudo dedicarse de pleno a su pasión por la literatura.



Extraños en un tren

Crítica de ‘Extraños en un tren’

Ficha Técnica

Título: Extraños en un tren
Título original: Strangers on a Train

Reparto:
Farley Granger (Guy Haines)
Ruth Roman (Anne Morton)
Robert Walker (Bruno Antony)
Leo G. Carroll (Sen. Morton)
Patricia Hitchcock (Barbara Morton)
Howard St. John (Police Capt. Turley)
Marion Lorne (Mrs. Antony)

Año: 1951
Duración: 101 min.
País: Estados Unidos
Director: Alfred Hitchcock
Guion: Raymond Chandler, Czenzi Ormonde (Novela: Patricia Highsmith)
Fotografía: Robert Burks (B&W)
Música: Dimitri Tiomkin
Género: Intriga. Thriller
Productora: Entertainment Warner Bros

Filmaffinity

IMDB

Tráiler de Extraños en un tren

Donde comprar la película

Extraños En Un Tren Blu-Ray [Blu-ray]
11 Opiniones
Extraños En Un Tren Blu-Ray [Blu-ray]
  • Farley Granger, Ruth Roman, Robert Walker (Actors)
  • Alfred Hitchcock (Director)
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades

Donde comprar la novela Extraños en un tren

Oferta
Extraños en un tren (Compactos)
3 Opiniones

Sinopsis

Inspirada en la novela homónima de Patricia Higsmith. Durante un viaje en tren, Guy, un joven campeón de tenis (Farley Granger), es abordado por Bruno (Walker), un joven que conoce su vida y milagros a través de la prensa. Inesperadamente, le propone un doble asesinato, pero intercambiando las víctimas con el fin de garantizarse recíprocamente la impunidad. Así podrían resolver sus respectivos problemas: él suprimiría a la mujer de Guy (que no quiere concederle el divorcio) y, a cambio, Guy debería asesinar al padre de Bruno para que éste pudiera heredar una gran fortuna y vivir a su aire.

Premios

  • Nominada al Oscar: Mejor fotografía (Blanco & Negro). 1951
  • Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director. 1951
  • National Board of Review: Top 10 Mejores películas. 1951


Referencias cinematográficas de Extraños en un tren

En el año 1951 Hollywood estrenó dos películas con premisas similares. Ambas estaban enmarcadas con el cine negro como telón de fondo. Una de ella fue Un lugar en el sol de la que ya hablamos en Cinemagavia. Y hoy analizaremos Extraños en un tren, que también engarza de alguna manera con Match Point del maestro Woody Allen.

Las tres películas citadas en el párrafo anterior cuentan con elementos comunes en su narrativa. Estos giran en torno al amor, los celos, los trastornos de la personalidad, el posicionamiento social y la investigación policial. También se abordan los crímenes pasionales y, con ellos, aparecen los personajes siniestros.

En el caso de Extraños en un tren, Hitchcock quedó muy impactado con la novela homónima de Patricia Highsmith y ordenó a Raymond Chandler la escritura del guion para adaptar la novela al cine. La cinta supuso el exitoso debut cinematográfico del mago del suspense con Warner Bros.

Después, con el mismo estudio, llegaron Yo confieso y Crimen Perfecto. Una vez ya consagrado, firmó con Paramount Pictures para realizar La ventana indiscreta con los inolvidables James Stewart y Grace Kelly.

Extraños en un tren
© 1951 – Warner Bros. Todos los derechos reservados.

La presentación del filme es magistral

Extraños en un tren comienza con una deliciosa secuencia con la cámara siguiendo los zapatos de los dos protagonistas masculinos. En un momento dado sus pies chocan en un acomodado vagón de tren. Esos dos extraños son Guy (Farley Granger) y Bruno (Robert Walker). El primero es un conocido tenista profesional en proceso de separación matrimonial. El segundo es un joven vividor con problemas psicológicos que odia a su padre. Sin embargo, adora a su extravagante madre.

En un momento de la conversación, Bruno propone al joven tenista un intercambio de crímenes. Él, se encargará de matar a la esposa de Guy y el deportista a cambio tendría que matar al padre de Bruno. El objetivo de este siniestro personaje es heredar los bienes de su padre y facilitar de facto el divorcio del hombre al que acaba de conocer.

El joven tenista no hace caso a la extravagante propuesta y la declina no sin antes escucharla. Al cabo de unos días la esposa de Guy aparece asesinada y Bruno se presenta en casa del joven. El objetivo de la visita consistía en reclamar para sí la parte un trato que solo existía en su imaginación.

Extraños en un tren
© 1951 – Warner Bros. Todos los derechos reservados.

Diferencias entre la novela y la película

La película muestra algunas diferencias con la novela. Estas se centran, entre otras cosas, en el personaje de Guy. Él, en la novela es un joven arquitecto mientras que en la película es un deportista. Además, en el libro (más negro, doloroso y reiterativo que el largometraje) este personaje si acepta el plan de Bruno. Pero a Hitchcock no le convencía esa parte y optó por dar al personaje de Guy un halo de ambigüedad.

Incluso se escribieron tres finales distintos. De ellos, se rodaron dos. De hecho, hay una copia alternativa británica firmada por el propio mago del suspense en la que la resolución es sutilmente distinta. Para realizar esta retro-reseña he podido ver las dos copias (la americana y la británica) y aunque los dos finales alternativos no cambian nada relevante son distintos. Es decir, no es una leyenda urbana.

Strangers on a Train
© 1951 – Warner Bros. Todos los derechos reservados.

Narrativa y la semilla de Norman Bates

En cualquier caso Extraños en un tren trata de establecer una conversación directa con el espectador sobre la codicia, el amor, el crimen y el egoísmo. Aunque el filme está en la órbita del cine negro, la investigación policial no es lo que prevalece en el libreto adaptado.

Más bien es una película centrada en la psicología de los personajes en los que ya asoman los primeros ribetes del film Psicosis. Y es que con el personaje de Bruno podemos apreciar como Hitchcock siembra la primera semilla de los significantes del mítico Norman Bates. De hecho, las relaciones edípicas ya aparecen con fuerza en el argumento central del filme.

El reparto y los personajes

El reparto de la película encuentra un desigual soporte sobre la base de sus dos personajes principales. Farley Granger se mete de una manera un tanto encorsetada en la piel del tenista que es presionado a tres bandas.

La primera fuente de presión proviene de su actual esposa que no consiente en divorciarse de él a pesar de que ya no le ama. Buena interpretación de Kasey Rogers que aparece con gafas en la cinta. A través del reflejo de las lentes de la actriz, Hitchcock filma el asesinato clave de la cinta de una manera muy original.

La segunda fuente de presión para Guy se sustenta sobre la nueva relación amorosa que ha comenzado tras romper con su esposa. Este papel es interpretado con delicadeza por la diva hollywoodiense Ruth Roman.

Y la tercera y más importante fuente de presión proviene de Bruno. Este intensifica cada vez más sus contactos con Guy para que el tenista cometa el intercambio de asesinatos.

En el papel de Bruno nos encontramos con la mejor interpretación de Extraños en un tren. Se encargó de llevarla a cabo un gran Robert Walker. Por último, y como curiosidad adicional, cabe señalar que Patricia Hitchcock tuvo un pequeño papel haciendo de la hermana de la nueva enamorada de Guy. Tampoco quiero dejar de recordar el habitual cameo del propio Alfred Hitchcock subiendo al tren con un enorme instrumento musical.

Strangers on a Train
© 1951 – Warner Bros. Todos los derechos reservados

Breves aspectos adicionales de ‘Extraños en un tren’

En los apartados técnicos la película fue nominada al Óscar en la categoría de Mejor Fotografía en Blanco y Negro. Otro aspecto a destacar es la gran dirección de arte en la recreación de los trenes y el buen diseño de producción en el diseño del parque de atracciones, que es el círculo concéntrico del filme. De hecho, el centro de recreo cobra mayor importancia que el propio tren que da título a la filmación.

Conclusión 

Extraños en un tren es una gran adaptación de la novela con la que Patricia Highsmith deslumbró en su debut literario. La cinta es un compendio de los gustos tanto de la escritora como del director. En definitiva, nos encontramos ante un filme seco, siniestro y a la vez divertido. Una película que nos habla de tragedias, chantajes emocionales y que nos deja un sarcástico mensaje final: «nunca hables con extraños».

Este artículo también lo puedes leer con otro formato en Cine y críticas marcianas

Únete a nuestro CANAL DE TELEGRAM

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí